Contáctanos

En Vivo

Venom en Chile

Publicado

en

Prometedora se veía la jornada del recién pasado miércoles 9 de diciembre, una tripleta de bandas extremas con Venom a la cabeza liderando el cartel para lo que sería quizás una de las visitas más esperadas en lo que a materia de metal extremo de culto se refiere. Y es que la ya mítica agrupación liderada por Cronos en las voces y que ha cambiado tanto de alineación como mujer cambia de zapatos, sólo había venido una vez en el pasado a Sudamérica en el distante año ’86 y sólo a Brasil, con Exciter y unos jóvenes Sepultura como teloneros. Recién en el presente año por fin sería la oportunidad de Chile.

El show daría inicio un poco pasado de las 20 horas con los locales de Atomic Aggressor quienes desde el Chile Metal Fest (donde tocó Obituary más Sadus) no se les veía pisar un gran escenario para telonear a una banda internacional. Con toda la garra que los caracteriza, estas leyendas del metal nacional se las jugaron con clásicos de Bloody Ceremonial, Resurrection y su más reciente material Rise Of The Ancient Ones. De esta forma la banda se luciría en vivo frente al poco pero presente público que iba en crecimiento a medida que pasaban los minutos.

A las nueve de la noche, sería el turno de los malditos Pentagram que reunidos este año sólo para tocar un par de fechas en Chile y Europa se darían el lujo de ser la antesala de una de las bandas que más los influenció a la hora de componer allá en los ochentas. Estos verdaderos dinosaurios primigenios del Death/Thrash local se ganarían al público desde el primer momento con cortes clásicos y conocidos por la masa chascona chilensis como Profaner, Fatal Predictions, Demented, la grindcore Pigs, y Demoniac Possession entre varias otras que decoraron una presentación muy parecida a la que fue para su show de reunión el pasado Agosto. Divertido fue el hecho de que Anton, el vocalista, destacara la “cagá” que quedó la vez pasada con los mosh en varias canciones y que ahora estaba gustoso de volver a verlas. Al parecer el público chileno en ese sentido le gana por lejos en respuesta a los pasivos europeos.

Bien pasados de las diez de la noche, un foco rojo potente se centraría en la figura omnipresente del macho cabrío, también conocido como satanás, que se ubicaba en el fondo del telón mientras una estrepitosa intro daba la bienvenida a una verdadera leyenda en vida como lo es Cronos quien acompañado de los leales Rage en guitarras y Danté en batería darían vida a una jornada de blasfemia, ocultismo y por supuesto toda la cuota de metal pesado, hard rock, y punk como sólo el sonido de Venom lo puede lograr.

El inicio con Black Metal era lo que muchos esperaban, y los círculos de mosh se armaron en un dos por tres. Continuarían rápidamente con Welcome to Hell y el sonido no era el más pulcro para la jornada, algo mejoraría con la llegada de Bloodlust pero en entrega y aguante la banda no se quedaba atrás. Puntos extras para la increíble iluminación que pudimos presenciar aquella noche, dando a todo el evento un toque lúgubre y misterioso de destacar. Que increíble era escuchar por fin estos temas en vivo, quizás tocados algo más sucios pero que va, y más chacal era ver a un prendidísimo Cronos que vociferaba “South America needs some Venom”, ¿alguna duda de esto?

La noche avanzaba y el ánimo del público no se apagaba ni por un segundo, los torbellinos de gente se dividían en cancha al ritmo de tonadas tales como Hell, Seven Gates Of Hell, Straight To Hell (y varias otras con Hell jajajá), pero el real caos se generó en Countess Bathory, tema clásico del trío que destaca por lo ganchero y pegajoso que resulta y más todavía porque debe ser uno de los temas que siempre Pentagram hace cover (y en este ocasión por razones obvias no lo hicieron). El público saltando y en las tribunas todos levantando los brazos al ritmo de los oscuros riffs del grupo.

Sorprendente fue la inclusión en el setlist de temas tales como In Nomine Satanas y Don’t Burn The Witch, canciones que hasta el momento no se habían tocado al parecer en este tour, nadie los esperaba realmente y fue muy grato que sorprendieran con este as bajo la manga.

La velada llegaba a su fin y con Metal Black se alejaban los músicos de escena por un momento, para luego a pedido del público volver a salir a las tablas y deleitarnos con las últimas sorpresas de la noche: In League With Satan y Witching Hour, canciones con las que el alboroto tomó un carácter masivo, y el desorden en cancha se vivió como pocas veces pasa en el Caupolicán. Las luces se encienden, la banda se despide, y luego de la tormenta vuelve la calma, sólo el grito de un emocionado Cronos irrumpía en la escena mientras aullaba “We’ll Be Back!” y todos aplaudían mientras se retiraban felices a sus casas luego de sendo espectáculo.

PD: Como dato gracioso, notable el final con el sonido de cierre de sistema de Windows que se escuchó a todo lo ancho y largo del Teatro. ¡Detalles que se escapan a los sonidistas!

Fotos por Jorge González Guerra

[nggallery id=14]

Publicidad
7 Comentarios

7 Comentarios

  1. Fabian

    13-Dic-2009 en 12:42 pm

    Muy Bueno el Show!!.,..increíble
    habían personas que decían que no iban porque solo venía Cronos…a mi parecxer se perdieton tremendo Recital

    Flack..muye Buenas Fotos!!!

    y lo de Windows al final…me hizo reir mucho…como que le quito la mistica del momento…jaja

  2. Sol Oróstica Trejo

    13-Dic-2009 en 4:50 pm

    RT @HumoNegro: Review: VENOM EN CHILE http://bit.ly/7oTQYo

  3. mantas

    14-Dic-2009 en 11:56 am

    muy buen review compadre, el recital buenísimo, no podia creer que estaba viendo tanto clasico junto, GRANDE VENOM !!!

  4. jose

    14-Dic-2009 en 5:44 pm

    que increible cronos weon..cuantos años tiene?..una polenta de la san puta el viejo….

  5. Luchifer

    15-Dic-2009 en 1:43 am

    El 2do mejor show de mi vida, los estaba esperando desde los 80’s…

    Respecto a lo del cierre de windows, yo lo vi en primera fila… el netbook que tenia el tecnico de escenario al lado izquierdo, donde tenian todos los efectos, introducciones, etc… lo apago, y en el momento que va a cerrar la pantalla, se escucha la fanfarria estupida de windows… jjajajaja

    A los que se lo perdieron, una lastima… a los que no quisieron ir pensando que seria una perdida de lucas por tener solo “1 miembro original” les digo: IDIOTAS… se perdieron un show de lujo, un clasico de clasicos… un deber… el show con el mejor frontman del metal de todos los tiempos.

    Luchifer

  6. Ricardo

    27-Dic-2009 en 3:50 pm

    Increible, la raja, un privilegio haber sido parte de este infierno. No falto ni sobro nadie, creo que estubieron los que debian.
    Junto dos generaciones de chascones esta banda. Lo bueno es que no hubo ni possers ni nerds metal.
    Cronos sigue cantando como siempre. Este es el metal de satan para hombres no para señoritas con su new metal melodico y pintadas como perras.

  7. Ignacio Machuca F.

    14-Ene-2010 en 4:04 pm

    @nicollapse WTF->http://tinyurl.com/ygqzq7o

Responder

En Vivo

Rod Stewart: Directo al ángulo

Publicado

en

Rod Stewart

Muchas veces se critica a los artistas que, teniendo una trayectoria grandiosa y extensa, no viven un presente que les permita preservar adecuadamente su legado. Salvo casos paradigmáticos como el de Chuck Berry en sus últimos años, en general esa crítica tiene que ver con una cosa muy chilena: ver en los artistas que alcanzan (o están cerca de) la tercera edad a seres inútiles cuyo tiempo ya pasó. Hay una situación estructural que sustenta la limitada visión de Chile hacia los mayores de 60 años, desde lo organizacional hasta el trato diario, entonces de antemano hay prejuicios ante una persona en cualquier ámbito. Más aún cuando se para en un escenario.

Por eso hace bien ver cuando alguien “viejo” –según el pasaporte– denota más frescura que muchos actos que se ven copiándose mutuamente en festivales y proscenios varios. Rod Stewart no es un niño, pero intenta (y muchas veces logra) moverse como tal. No es un dotado vocalmente, pero cuando necesita dejar en claro que tiene garganta y cuerdas, lo hace. Rod no es un gran creador, pero sí es un tremendo intérprete, y eso queda en claro cuando se revisa cómo estuvo su retorno a Chile, en una fresca noche de 18 de febrero en un Movistar Arena a un 90 por ciento de su capacidad, que pudo ver la puntualidad excesiva de este londinense, quien partió su show poco antes de la hora convenida.

A las 20:56 ingresó la banda, compuesta por una docena de intérpretes, a tocar “Soul Finger”, original de The Bar-Kays, para luego dar paso a Rod, la algarabía de la gente (en especial al frente) y una versión de ajuste vocal para Stewart de “Infatuation”. Luego de sortear ese escollo con éxito, la mesa estaba servida para la fiesta, y así prosiguió con clásicos de su repertorio como “Having a Party” y “Tonight’s The Night”, además de covers a hits como “Have You Ever See The Rain?” de Creedence Clearwater Revival. Las pantallas, los movimientos y cambios entre los músicos y las coristas, los propios movimientos de Stewart, todo era hecho para dar cuenta de un sentido de espectáculo, sin perder una sensación de urgencia juvenil que rara vez se ve en un concierto de temas que, en su gran mayoría, tienen más de un cuarto de siglo de vida. Los cambios de tempo son muy ligeros y los arreglos son prístinos, lo que se escapa del esquema de la nostalgia como mina de oro cuando las canciones se vuelven lentas y cansinas, perdiendo una chispa que Rod sí puede seguir prendiendo a su antojo.

Los movimientos de Rod siguen siendo los del muchacho que tocara con Jeff Beck o que formara Faces, entreteniéndose y, a la vez, generando reacciones de un público que, desde un respeto por el espectáculo, mostró fervor en varios pasajes del show. Stewart entiende que no por haber vendido centenares de millones de discos va a tener la tarea hecha con sólo pararse en el piso pintado como tablero de ajedrez en el proscenio, sino que debe hacer algo relevante para seguir ahí, con la adrenalina y la satisfacción de sentirse vivo en vivo. Por eso maneja a la gente, la hace cantar, aplaudir, sentarse, pararse, y también le entrega un show con momentos diferentes, como cuando tras un doblete lleno de sentimiento con una versión renovada entre el country y el alt rock de “Forever Young” y la belleza del cover de Tom Waits de “Downtown Train”, pidió atención, sentó a casi toda su banda, e incluso a su dinámico e inquieto cuerpo, en taburetes plásticos para una sesión acústica.

Lo futbolero no se le irá jamás a Rod, quien en “You’re In My Heart (The Final Acclaim)” no sólo mostró goles del Celtic a su archirrival Glasgow Rangers, sino que también instó a corear como en el estadio, mientras un sector de fans ataviados de camisetas albiverdes respondían entusiastas al llamado. Tampoco más adelante, cuando en “Hot Legs” patearía más de una decena de pelotas autografiadas al público. Además, incluyó temas tan clásicos como “The First Cut Is The Deepest” de Cat Stevens, o “Have I Told You Later” de Van Morrison, un “bastardo” según Rod, quien sonreía al presentar la canción.

La confianza que Stewart tiene en su banda es tal, que, más allá de trucos que usan algunos para cambiarse de ropa como hacer veinte solos y cuarenta juegos con el público, con toda tranquilidad fue tras bambalinas, sus coristas tomaron la voz e hicieron una vibrante versión de “Proud Mary”, que luego –como todo buen blanco criado con música negra en los 60– tendría un necesario homenaje a Muddy Waters con “Rollin’ And Tumblin’”. Con esta inyección de fuerza llegó la sección final del show, con “Hot Legs”, la omnipresente “Da Ya Think I’m Sexy?” sonando a estos tiempos, y “Baby Jane” cerrando la parte central del show.

Dos minutos después, Stewart volvía a comandar el karaoke masivo con “Sailing”, y con el coro convertido en una especie de mantra se cerró el telón tras 103 minutos de espectáculo pensado, ensayado y ejecutado con respeto al público y los artistas. El mayor gol de un show así es el entendimiento cabal de las limitaciones de Rod Stewart, y de esa forma poder aprovechar sus puntos fuertes, dejando en claro que se puede confiar en su capacidad en el escenario, esa área donde el olfato de un artista no se extingue.

Setlist

  1. Soul Finger (original de The Bar-Kays)
  2. Infatuation
  3. Having A Party (original de Sam Cooke)
  4. Have You Ever See The Rain? (original de Creedence Clearwater Revival)
  5. Rhythm Of My Heart (original de Marc Jordan y John Capek)
  6. Some Guys Have All The Luck (original de Jeff Fortgang)
  7. Tonight’s The Night (It’s Gonna Be Alright)
  8. Forever Young
  9. Downtown Train (original de Tom Waits)
  10. You’re In My Heart (The Final Acclaim)
  11. People Get Ready (original de The Impressions)
  12. The First Cut Is The Deepest (original de Cat Stevens)
  13. I Don’t Wanna Talk About It (original de Crazy Horse)
  14. Have I Told You Later (original de Van Morrison)
  15. Proud Mary (original de Creedence Clearwater Revival)
  16. Rollin’ And Tumblin’ (original de Hambone Willie Newbern)
  17. Hot Legs
  18. Da Ya Think I’m Sexy?
  19. Baby Jane
  20. Sailing (original de Sutherland Brothers)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 2 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: