Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Venom en Chile

Publicado

en

Prometedora se veía la jornada del recién pasado miércoles 9 de diciembre, una tripleta de bandas extremas con Venom a la cabeza liderando el cartel para lo que sería quizás una de las visitas más esperadas en lo que a materia de metal extremo de culto se refiere. Y es que la ya mítica agrupación liderada por Cronos en las voces y que ha cambiado tanto de alineación como mujer cambia de zapatos, sólo había venido una vez en el pasado a Sudamérica en el distante año ’86 y sólo a Brasil, con Exciter y unos jóvenes Sepultura como teloneros. Recién en el presente año por fin sería la oportunidad de Chile.

El show daría inicio un poco pasado de las 20 horas con los locales de Atomic Aggressor quienes desde el Chile Metal Fest (donde tocó Obituary más Sadus) no se les veía pisar un gran escenario para telonear a una banda internacional. Con toda la garra que los caracteriza, estas leyendas del metal nacional se las jugaron con clásicos de Bloody Ceremonial, Resurrection y su más reciente material Rise Of The Ancient Ones. De esta forma la banda se luciría en vivo frente al poco pero presente público que iba en crecimiento a medida que pasaban los minutos.

A las nueve de la noche, sería el turno de los malditos Pentagram que reunidos este año sólo para tocar un par de fechas en Chile y Europa se darían el lujo de ser la antesala de una de las bandas que más los influenció a la hora de componer allá en los ochentas. Estos verdaderos dinosaurios primigenios del Death/Thrash local se ganarían al público desde el primer momento con cortes clásicos y conocidos por la masa chascona chilensis como Profaner, Fatal Predictions, Demented, la grindcore Pigs, y Demoniac Possession entre varias otras que decoraron una presentación muy parecida a la que fue para su show de reunión el pasado Agosto. Divertido fue el hecho de que Anton, el vocalista, destacara la “cagá” que quedó la vez pasada con los mosh en varias canciones y que ahora estaba gustoso de volver a verlas. Al parecer el público chileno en ese sentido le gana por lejos en respuesta a los pasivos europeos.

Bien pasados de las diez de la noche, un foco rojo potente se centraría en la figura omnipresente del macho cabrío, también conocido como satanás, que se ubicaba en el fondo del telón mientras una estrepitosa intro daba la bienvenida a una verdadera leyenda en vida como lo es Cronos quien acompañado de los leales Rage en guitarras y Danté en batería darían vida a una jornada de blasfemia, ocultismo y por supuesto toda la cuota de metal pesado, hard rock, y punk como sólo el sonido de Venom lo puede lograr.

El inicio con Black Metal era lo que muchos esperaban, y los círculos de mosh se armaron en un dos por tres. Continuarían rápidamente con Welcome to Hell y el sonido no era el más pulcro para la jornada, algo mejoraría con la llegada de Bloodlust pero en entrega y aguante la banda no se quedaba atrás. Puntos extras para la increíble iluminación que pudimos presenciar aquella noche, dando a todo el evento un toque lúgubre y misterioso de destacar. Que increíble era escuchar por fin estos temas en vivo, quizás tocados algo más sucios pero que va, y más chacal era ver a un prendidísimo Cronos que vociferaba “South America needs some Venom”, ¿alguna duda de esto?

La noche avanzaba y el ánimo del público no se apagaba ni por un segundo, los torbellinos de gente se dividían en cancha al ritmo de tonadas tales como Hell, Seven Gates Of Hell, Straight To Hell (y varias otras con Hell jajajá), pero el real caos se generó en Countess Bathory, tema clásico del trío que destaca por lo ganchero y pegajoso que resulta y más todavía porque debe ser uno de los temas que siempre Pentagram hace cover (y en este ocasión por razones obvias no lo hicieron). El público saltando y en las tribunas todos levantando los brazos al ritmo de los oscuros riffs del grupo.

Sorprendente fue la inclusión en el setlist de temas tales como In Nomine Satanas y Don’t Burn The Witch, canciones que hasta el momento no se habían tocado al parecer en este tour, nadie los esperaba realmente y fue muy grato que sorprendieran con este as bajo la manga.

La velada llegaba a su fin y con Metal Black se alejaban los músicos de escena por un momento, para luego a pedido del público volver a salir a las tablas y deleitarnos con las últimas sorpresas de la noche: In League With Satan y Witching Hour, canciones con las que el alboroto tomó un carácter masivo, y el desorden en cancha se vivió como pocas veces pasa en el Caupolicán. Las luces se encienden, la banda se despide, y luego de la tormenta vuelve la calma, sólo el grito de un emocionado Cronos irrumpía en la escena mientras aullaba “We’ll Be Back!” y todos aplaudían mientras se retiraban felices a sus casas luego de sendo espectáculo.

PD: Como dato gracioso, notable el final con el sonido de cierre de sistema de Windows que se escuchó a todo lo ancho y largo del Teatro. ¡Detalles que se escapan a los sonidistas!

Fotos por Jorge González Guerra

[nggallery id=14]

Publicidad
7 Comentarios

7 Comments

  1. Fabian

    13-Dic-2009 en 12:42 pm

    Muy Bueno el Show!!.,..increíble
    habían personas que decían que no iban porque solo venía Cronos…a mi parecxer se perdieton tremendo Recital

    Flack..muye Buenas Fotos!!!

    y lo de Windows al final…me hizo reir mucho…como que le quito la mistica del momento…jaja

  2. Sol Oróstica Trejo

    13-Dic-2009 en 4:50 pm

    RT @HumoNegro: Review: VENOM EN CHILE http://bit.ly/7oTQYo

  3. mantas

    14-Dic-2009 en 11:56 am

    muy buen review compadre, el recital buenísimo, no podia creer que estaba viendo tanto clasico junto, GRANDE VENOM !!!

  4. jose

    14-Dic-2009 en 5:44 pm

    que increible cronos weon..cuantos años tiene?..una polenta de la san puta el viejo….

  5. Luchifer

    15-Dic-2009 en 1:43 am

    El 2do mejor show de mi vida, los estaba esperando desde los 80’s…

    Respecto a lo del cierre de windows, yo lo vi en primera fila… el netbook que tenia el tecnico de escenario al lado izquierdo, donde tenian todos los efectos, introducciones, etc… lo apago, y en el momento que va a cerrar la pantalla, se escucha la fanfarria estupida de windows… jjajajaja

    A los que se lo perdieron, una lastima… a los que no quisieron ir pensando que seria una perdida de lucas por tener solo “1 miembro original” les digo: IDIOTAS… se perdieron un show de lujo, un clasico de clasicos… un deber… el show con el mejor frontman del metal de todos los tiempos.

    Luchifer

  6. Ricardo

    27-Dic-2009 en 3:50 pm

    Increible, la raja, un privilegio haber sido parte de este infierno. No falto ni sobro nadie, creo que estubieron los que debian.
    Junto dos generaciones de chascones esta banda. Lo bueno es que no hubo ni possers ni nerds metal.
    Cronos sigue cantando como siempre. Este es el metal de satan para hombres no para señoritas con su new metal melodico y pintadas como perras.

  7. Ignacio Machuca F.

    14-Ene-2010 en 4:04 pm

    @nicollapse WTF->http://tinyurl.com/ygqzq7o

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

What The Dead Men Say What The Dead Men Say
DiscosHace 1 día

Trivium – “What The Dead Men Say”

Existe un concepto dentro del relato de Philip K. Dick en el que está inspirado este álbum, el que hace...

Making A Door Less Open Making A Door Less Open
DiscosHace 6 días

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el...

I Am Not A Dog On A Chain I Am Not A Dog On A Chain
DiscosHace 1 semana

Morrissey – “I Am Not A Dog On A Chain”

¿Es posible pasar por alto las divagaciones y controvertidas declaraciones y actitudes de Morrissey? Durante el últipo tiempo, algunos dichos...

Verminous Verminous
DiscosHace 1 semana

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 2 semanas

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 2 semanas

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 2 semanas

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 3 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Earth Earth
DiscosHace 3 semanas

EOB – “Earth”

Bajo perfil, escudero de Radiohead y uno de sus pilares creativos, Ed O’Brien asoma con su esperado lanzamiento en solitario...

Guardians Guardians
DiscosHace 3 semanas

August Burns Red – “Guardians”

La consistencia en una banda se relaciona con la habilidad para desarrollar una identidad que evite que cada trabajo discográfico...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: