Contáctanos

Entrevistas

Juana Molina: “Ya no me dicen que estoy loca por la música que hago”

Publicado

en

Hablar de Juana Molina es hablar de una historia llena de puntos de giro. Desde ser una comediante, hija de un cantante de tango, Juana decidió ser una cantante, colgarse la guitarra y sacar “Rara” el ’96, y también darle con muchos sonidos más, marcando su camino con huellas de una búsqueda de los matices incansables y con una historia llena de incomprensión, tanto en su Argentina natal, como desde los públicos masivos e incluso desde los propios músicos. Pero con “Un Día” (2008) y “Wed 21” (2013) Juana Molina ganó adeptos, elogios, y también ganó un poquito de comprensión en lo que hace. Algo es algo, y la persistencia en lo suyo trajo resultados, aunque ella casi ni lo note.

La tuvimos en Chile por segunda vez, en el GAM, tocando en el Festival Neutral el pasado 01 de marzo donde, sin duda alguna, armó uno de los mejores y más desconcertantes shows, con problemas y todo.

Acá la conversación que tuvimos con ella, donde queda claro que con Juana Molina las certezas son evanescentes y la genialidad de la cantautora prevalece:

juana_molina

Cuando revisaba material de otras entrevistas me fijé que todo el mundo estaba obsesionado con la categorización de tu música, buscando en qué te defines en materia de estilos. Entonces, no se cuánto pudo haber afectado a la percepción de tu música que te hayan tratado de meter en cajas chiquititas…

(Interrumpe) Y que no lo lograron (sonríe).

…y que no lo lograron, en el tema de no dejarte en medio de un nicho muy chiquito.

Yo no lo siento así, sino que lo siento al revés: como no se me puede clasificar entonces pertenezco a más géneros, aunque creo que no pertenezco a ninguno. Pero no, no, no, no es un problema mío.

Es un problema de la gente.

Sí. Eso es.

El proceso de notoriedad de tu música ha sido difícil. Después de tanto tiempo, recién tienes un reconocimiento transversal, con “Wed 21”, que antes venía de grupos más pequeños. Cómo fue encontrarse con esto ahora.

No me doy cuenta de eso que dices, tan de esa forma.

Tú te concentrabas en lo tuyo.

Es que no me di cuenta que las cosas eran tan así. Sí me di cuenta que tuve más prensa, pero menos nota de calificación, cosa que me alegra. Más comentarios de gente y menos reportajes.

¿Y cuál fue tu proceso para “Wed 21”, en su creación?

La diferencia más grande radica en las estrucutras y las dinámicas de las canciones. Puede ser un poco la química también, pero los elementos son casi todos los mismos desde el segundo disco (“Segunda”). Es difícil a veces poder describir lo que se hace porque uno está a diario consigo mismo, entonces uno no se da mucho cuenta de lo que va cambiando paulatinamente ni lo ve como un cambio repetino. Pero como te decía, para mi la gran diferencia es la dinámica y la estructura.

JuanaMolina_hair2

En ese sentido, ahora se nota que hay un cuidado en los matices y en la dinámica que existe en tu trabajo, que también se condice con una escena que hoy está atiborrada de chicas como Julia Holter, Cate Le Bon, St. Vincent, y no sé si has notado cómo ha cambiado el panorama.

No conozco a ninguna de ellas. Yo me empecé a meter en esto en el 97, 98, entonces no noto cuando hay más o menos gente. Y sí, claro que ha cambiado la cosa para mi. Lo principal es que ya no me dicen que estoy loca. Me daba rabia porque me parecía que lo decían para indicarme que lo que hacía era una porquería. ‘Ay, mirá lo que hacés’ era una forma simpática de decir algo horrible. Muchos músicos con los que hablaba me preguntaban de vuelta ‘¿Estás segura de que quieres sacar esto?’ cuando escuchaban “Segundo”, que para mi es el disco que marcó el camino. ‘Por qué no los trabajás un poquito’, me decían también. Y bueno, esas cosas después se van repitiendo y haciendo más comunes, y la gente inconscientemente va identificando como suyo un sonido así, pero bueno, qué se yo. Me acuerdo que un amigo en 2004 me dijo ‘ay, se puso de moda la música que hacés vos’, no era mi música la que se había puesto de moda, sino que la prensa había decidido que estuviera de moda. Y bueno, qué rabia, qué se le va a hacer.

Por lo menos ahora existe una conciencia de tu música. Una valoración que quizás pasó porque tu música estaba, quién sabe, adelantada a su tiempo.

Eso yo no lo sé. Antes, cuando yo terminaba de tocar, la mitad de la gente se quedaba después del show para ver qué era lo que tenía en el escenario, para ver cómo lo hacía. Antes era realmente muy novedoso. No se si eso me conviene.

Juana-Molina

El proceso de armado de tus canciones debe ser más personal, lo que me hace pensar en la diferencia que marca el hecho de plasmarlas en un espectáculo en vivo.

El único pensamiento sólo viene en el momento de armarlo para el show, porque en el momento de componerlo no hay una idea previa a la canción, y pasando ese momento yo siento que es un caudal de información que me va llegando, que estoy recibiendo y que voy acumulando, así lo pienso como un bordado y me puse a hacer el bordado, y lo que está rosa por acá queda rosa, y celeste por allá arriba (hace gestos como bordando), luego veo si ese celeste le saco o agrego unos puntos y todo queda en ese mismo momento. No es que yo grabe unas cosas y luego vea qué hago con eso. Cada cosa que llega se acomoda, como cuando haces la valija: llega, te instalas, desde la repisa, son entidades que ya están ahí. Por eso a veces cuando conectan mal los cables, al revés, y no suena stereo, yo digo ‘¿Qué pasó?’. No es lo mismo que una canción que no tenga esa estructura pictórica esté así, porque no está sino al revés. El equilibrio se me cambia y por eso no puedo escucharlo cuando está al revés.

Se te descompone el cuerpo.

Sí (risas). Y bueno, después en el momento cuando el disco está editado, salió y pienso ‘¿Cómo voy a representar esto para que la gente lo reconozca?’. Al principio creí que era una tarea imposible, y ponía todo y estaba con pistas y duró dos, tres conciertos. Luego me empecé a fijar en qué es lo esencial, eso que hace a la canción, porque hay algunas que están llenas de cosas como “El Perro” que está en “Segundo”, y esa canción la puedo tocar con la guitarra sola, y la gente siente que estoy tocando “El Perro”. Y casi cualquier canción la puedo definir en esos sonidos mínimos, y por eso toqué sola muchos años. Lo que no me permitió este disco fue la dinámica de las canciones para hacerlo sola. Necesitaba músicos, primero estaba con Marín el tecladista y realmente estuvimos semanas para descubrir cómo dejar la canción intacta aunque sea otra cosa, sin que parezca otra cosa.

O sea, la composición por sobre la forma.

Sí. Que por más que cambien elementos, la canción siga ahí, porque no falta quién pensaría ‘ay, entró antes’, ‘ese sonido no es’, y yo quiero decir que la canción tiene un desarrollo con la misma identidad, para decirlo con una palabra pretenciosa, que la canción grabada. Eso con algunas canciones de este disco fue muy difícil. Fueron semanas de elucubrar qué hacer. Incluso hay temas que todavía no tocamos porque todavía no encontramos la forma, aunque estamos cerca. Si me hace el click me doy cuenta, ‘ay, lo que debemos hacer es esto’, y sale una versión que representa a la versión del disco. Son sus representantes en vivo (risas).

Juana_Molina_03_by_Marcelo_Setton_and_Alejandro_Ros_hires_zps4fb8f91f

En tu último show en Buenos Aires tocaste casi completo “Wed 21”.

Es que estoy presentando el disco (risas)

Y ahora nos encontraremos con algo similar.

Sí, y me pasó cuando me encontré con gente que me preguntaba ‘¿Vas a tocar esta canción?’ y yo respondía ‘No’. ‘¿Y está otra?’, ‘Tampoco’. Y qué le voy a hacer. El tiempo es acotado y acabo de sacar un disco, y no puedo presentar temas de discos más antiguos. Igual me cuesta porque a mi no me gusta hacer shows muy largos, cuando siento que se acabó, ya está, es suficiente y a veces, no sé si es una percepción errada, pero siento que la tensión, todo lo que la gente puso y lo que puse yo llegó a un límite, y que ahí se acaba el show, y en general eso se cumple luego de la hora, hora y diez, cuando mucho, y para hacer todas las canciones que me gustan, tendría que hacer mínimo un show de dos horas. No da para eso. Hay gente que toca como tres. No se cómo lo hacen.

También, quizás, te queda más cómodo así.

No sé, quizás. No quiero invadir. Porque hay momentos en los que pienso ‘todo bien, todo bien, todo bien’, y de pronto temo a que alguien mire con cara de ‘¿Cuánto más va a tocar?’. Porque para tocar tres horas debes tener canciones para que valga tres horas. Paul McCartney toca tres horas, pero es Paul McCartney. Cada canción renace la esperanza en la felicidad, no sé. No es mi caso. Si fuera un show para los ultrafans, en que estén ultra contentos todos, como en el de Buenos Aires que indicaste, donde toqué hora y media. Si no es así, no, y además que presentamos “Wed 21” que es lo que nos convoca y con lo que estoy feliz.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Romualdo Arias

    07-Jul-2014 en 6:36 pm

    Dios mio, que vieja pretenciosa de mierda, viene susurrando pelotudeces de forma desganada sobre loops desde hace una decada y se cree super “rarita” y especial.
    Que alguien le de clases de humildad a esta mujer snob porfavor.

Responder

Entrevistas

Kurt Brecht de D.R.I.: “Esta vez es un productor diferente, definitivamente tocaremos en Chile”

Publicado

en

Kurt Brecht

Es increíble pensar que la única vez que D.R.I. estuvo en nuestro país fue en 2002, dificultándose su regreso en una buena cantidad de ocasiones luego de ese show. Con múltiples cancelaciones, problemas con las productoras, entre otros inconvenientes, la banda nunca logró encontrar el norte para poder volver a presentarse en tierras sudamericanas, lo que está pronto a cambiar con su esperado concierto el próximo 8 de abril en el Teatro Caupolicán. Con motivo de esta visita, conversamos con Kurt Brecht, quien nos relató sobre los difíciles inicios de la banda, lo que hace cuando no está en el escenario, su opinión sobre la escena metal de la actualidad, entre otras cosas, en esta sesión de preguntas y respuestas que te dejamos a continuación.

Qué tal, Kurt. Intentaron muchas veces venir, pero ahora por fin están regresando a Chile. ¿Cómo se sienten de regresar después de 15 años?

Sí, tienes razón. Ese fue nuestro único concierto allá, estamos muy expectantes por aquello. Como imaginarás, nos sentimos igual que los fanáticos cada vez que nuestra visita a Chile falló, nos entusiasmamos, nos preparamos y de pronto nos enteramos de que no íbamos. Esta vez por suerte es diferente, definitivamente tocaremos en Chile, es un productor diferente y todo está arreglado para que salga bien.

¿Siempre fueron problemas con productoras locales o hubo otros motivos ajenos?

Si, creo que eso es lo que pasó. Cosas de negocios.

La respuesta de la gente aquí ha sido increíble, los fans están muy entusiasmados por que vengan por fin a tocar. ¿Qué están tramando para el show?

¡Oh, qué bien! Tocamos alrededor de una hora y media presentando canciones de todos nuestros álbumes, incluyendo el nuevo EP, que tocaremos por completo. Será una recopilación de las mejores canciones de todos nuestros discos. No sé con quiénes tocaremos ese día, supongo que todas son bandas de Chile, ¿no es así?

Aún no tenemos noticias sobre eso, no sabría decirte con exactitud. Quisiera preguntarte sobre el último EP, llamado “But Wait… There’s More!” (2016). ¿Por qué eligieron ese título?

Fue porque la gente siempre decía que jamás sacaríamos un disco nuevo, por ende, nuestra respuesta fue “¡esperen, hay más”. Eso es todo, sólo una divertida anécdota (risas).

¿Hay planes de tener música nueva? Su último disco fue “Full Speed Ahead”, lanzado en 1995.

No sabemos todavía, tenemos que hablar con el sello discográfico. El EP fue una especie de prueba para ver como irían las ventas, por lo que no sé. Lo estuvimos vendiendo en los shows y le fue muy bien, pero respecto a las compañías discográficas, no sé cuánto pretenden vender, o si quieren pagar por un nuevo álbum.

¿Por qué no hicieron un disco en todo este tiempo?

Fue porque al hacer la gira de ese álbum, las ventas no anduvieron muy bien. En los noventa el thrash metal no era muy popular en Estados Unidos, luego surgió el grunge y ese tipo de rock alternativo comenzó a crecer mucho, mientras el thrash moría lentamente. Gastamos un montón de tiempo, esfuerzo y dinero en lograr que “Full Speed Ahead” fuera lanzado, así que no queríamos volver al estudio y luego pasar nuevamente por eso. En cambio, decidimos seguir girando, luego nos tomamos algunos años libres y finalmente volvimos, ahí nos dimos cuenta que de la nada el thrash era popular nuevamente. Ahora hemos estado girando por todo el mundo durante los últimos años y creo que lo haremos por última vez.

¿Qué piensas sobre el estado actual del metal y el hardcore?

Se ve bastante sano, a mi parecer. Tocamos con un montón de bandas amigas, todos siguen girando y nos encontramos alrededor del mundo muy seguido. Chicos como Agnostic Front, que han estado en Sudamérica también, así como muchas otras bandas, aún siguen en pie.

¿Sientes que quizás no hay bandas nuevas, sino más bien es la “vieja guardia” quienes siguen vigentes todavía?

No lo sé, tocamos con muchas bandas locales cuando hacemos giras, pero no sé si serán nuevas o no. Si te refieres a bandas populares, bueno, a veces toma tiempo lograrlo. Cuando hicimos nuestra primera gira, las cuatro o cinco personas que estaban sólo se quedaron parados mirando, para el siguiente había más gente, y así, todo fue creciendo.

Kurt, quisiera hablar de cosas extra musicales. ¿Qué haces en un día normal cuando no estás en el escenario?

Puede que suene extraño, pero me dedico a criar conejos (risas). De hecho, apenas termine de hablar contigo debo ir a una ciudad cercana a buscar algunos conejos, estoy comenzando mi criadero y ya tengo las jaulas y otras cosas construidas. En estos momentos tengo sólo un conejo, pero hoy iré a buscar tres más, pretendo criarlos y generar algo de dinero extra. También me dedico a la compra y venta de pistolas y otras armas, además tengo un enorme jardín de vegetales en mi patio trasero, toda planta que hay ahí es comestible.

Ya que lo mencionas, he notado que en tu Instagram sueles postear fotos de vegetales y ese tipo de cosas, se ve que llevas una vida tranquila.

Si, tienes razón. Esas fotos son de mi casa, ahí se puede ver mi jardín, entre otras cosas.

Leí en una entrevista que tuviste un trabajo normal a la par con la banda. ¿Sigues en eso o ahora te enfocas sólo en la música?

En estos momentos no tengo otro trabajo, eso fue cuando dejamos de girar por cuatro años.

¿Cuál crees que sea el elemento clave en la longevidad de la banda?

Todavía disfrutamos tocando y viajando, nos gusta mucho hacer giras, supongo que eso es lo más clave. Es bueno que tengamos eso en común, todos en la banda quieren girar y tocar en vivo, además de conocer gente. Tenemos amigos en todo el mundo, así que nos gusta salir de gira para encontrarnos con ellos de nuevo, salir un rato, beber cerveza, lo que sea.

Kurt, quisiera preguntarte por tus libros. Ya has publicado cuatro a la fecha, ¿tienes planes para otro más en el futuro?

No la verdad, pero nunca digas nunca. Por ahora no tengo esos planes, incluso sabiendo que varias bandas sacarán sus libros pronto, no estoy en eso por ahora. Si hiciera otro libro, quizás sería una biografía de D.R.I., eso estaría genial.

¿Por qué quisiste escribir libros en su momento?

Bueno, ya escribía una bitácora de la banda desde antes. Cuando D.R.I. comenzó no ganábamos mucho dinero, por lo que pasé hambre en su momento, ahí comencé a escribir entre las giras, ya que vi a muchas bandas que hacían eso y luego los vendían en sus shows. Después de eso no volví a pasar hambre, ya que siempre vendía libros y tenía dinero para comprar algo de comida.

Quisiera preguntarte por el primer álbum de la banda, “Dirty Rotten LP” (1983). D.R.I. recién llevaba cuatro meses cuando decidieron hacer este disco, ¿qué querían expresar en ese momento?

En ese momento estábamos intentando tocar tan rápido como podíamos, manteniendo las canciones en ese ritmo. Las grabamos en la sala donde practicábamos, pero la calidad del sonido no era buena, así que fuimos a un estudio y pudimos saber cómo realmente sonábamos. Fue genial la experiencia de conocer un estudio, tener acceso a equipos reales y todo eso, es difícil de explicar, pero es un sonido muy diferente. Si lo escuchas ahora suena muy mal en comparación a nuestros discos anteriores, pero en su momento fue lo mejor que teníamos. Ahora nos reímos de nosotros mismos por lo rápido que suena, pensamos que no es música, sino más bien puro ruido (risas). Es como una maquina metiendo ruido, como una moledora, es por eso que después lo bautizaron como grindcore, ya que era un sonido como rechinado (grind).

Ustedes suenan muy diferentes comparados a otras bandas de ese tiempo. ¿Se inspiraron en alguien para crear ese tipo de música?

Oh, sí. Estaba la banda M.D.C. (Millions Of Dead Cops), que eran de Texas, nos gusta mucho su álbum, los íbamos a ver a sus shows y tratábamos de emularlos. Luego terminamos en su sello y tocamos con ellos en algunas ocasiones. En el caso de Spike, nuestro guitarrista, al ser de Nueva York tiene influencias de Ramones y todo ese sonido neoyorquino. Yo estaba más en el estilo de Los Angeles: T.S.O.L., Black Flag, también Minor Threat, Dead Kennedys, y todo eso. Nos gustaban las bandas que tocaban rápido, queríamos tocar así de rápido, pero creo que lo hicimos aún más acelerado que ellos (risas).

Su música es siempre catalogada como crossover thrash. ¿Se sienten creadores de un movimiento nuevo?

No, la verdad. Sé que tenemos una gran variedad de sonidos, en nuestro show se aprecia más eso. Podemos tocar hardcore, metal, o cualquier cosa entre medio. Y, a raíz de eso, somos invitados a tocar en diferentes tipos de festivales, a diferencia de otras bandas que no tienen la oportunidad de lograr eso. Hemos encabezado festivales de grindcore, metal, punk rock, y es genial tener esa oportunidad.

Bien, Kurt, se nos acaba el tiempo. Quisiera finalizar esta entrevista dándote el espacio para que le envíes un mensaje a quienes los esperan en Chile.

Si, estamos muy entusiasmados por ir a tocar allá, tenemos muchas canciones increíbles para que disfrutemos juntos, será una noche muy buena. Nos veremos pronto.

Gracias por todo, Kurt. Nos vemos en el show.

Gracias a ustedes, cuídense mucho. Nos vemos.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 2 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: