Conéctate a nuestras redes

Entrevistas

Juana Molina: “Ya no me dicen que estoy loca por la música que hago”

Publicado

en

Hablar de Juana Molina es hablar de una historia llena de puntos de giro. Desde ser una comediante, hija de un cantante de tango, Juana decidió ser una cantante, colgarse la guitarra y sacar “Rara” el ’96, y también darle con muchos sonidos más, marcando su camino con huellas de una búsqueda de los matices incansables y con una historia llena de incomprensión, tanto en su Argentina natal, como desde los públicos masivos e incluso desde los propios músicos. Pero con “Un Día” (2008) y “Wed 21” (2013) Juana Molina ganó adeptos, elogios, y también ganó un poquito de comprensión en lo que hace. Algo es algo, y la persistencia en lo suyo trajo resultados, aunque ella casi ni lo note.

La tuvimos en Chile por segunda vez, en el GAM, tocando en el Festival Neutral el pasado 01 de marzo donde, sin duda alguna, armó uno de los mejores y más desconcertantes shows, con problemas y todo.

Acá la conversación que tuvimos con ella, donde queda claro que con Juana Molina las certezas son evanescentes y la genialidad de la cantautora prevalece:

juana_molina

Cuando revisaba material de otras entrevistas me fijé que todo el mundo estaba obsesionado con la categorización de tu música, buscando en qué te defines en materia de estilos. Entonces, no se cuánto pudo haber afectado a la percepción de tu música que te hayan tratado de meter en cajas chiquititas…

(Interrumpe) Y que no lo lograron (sonríe).

…y que no lo lograron, en el tema de no dejarte en medio de un nicho muy chiquito.

Yo no lo siento así, sino que lo siento al revés: como no se me puede clasificar entonces pertenezco a más géneros, aunque creo que no pertenezco a ninguno. Pero no, no, no, no es un problema mío.

Es un problema de la gente.

Sí. Eso es.

El proceso de notoriedad de tu música ha sido difícil. Después de tanto tiempo, recién tienes un reconocimiento transversal, con “Wed 21”, que antes venía de grupos más pequeños. Cómo fue encontrarse con esto ahora.

No me doy cuenta de eso que dices, tan de esa forma.

Tú te concentrabas en lo tuyo.

Es que no me di cuenta que las cosas eran tan así. Sí me di cuenta que tuve más prensa, pero menos nota de calificación, cosa que me alegra. Más comentarios de gente y menos reportajes.

¿Y cuál fue tu proceso para “Wed 21”, en su creación?

La diferencia más grande radica en las estrucutras y las dinámicas de las canciones. Puede ser un poco la química también, pero los elementos son casi todos los mismos desde el segundo disco (“Segunda”). Es difícil a veces poder describir lo que se hace porque uno está a diario consigo mismo, entonces uno no se da mucho cuenta de lo que va cambiando paulatinamente ni lo ve como un cambio repetino. Pero como te decía, para mi la gran diferencia es la dinámica y la estructura.

JuanaMolina_hair2

En ese sentido, ahora se nota que hay un cuidado en los matices y en la dinámica que existe en tu trabajo, que también se condice con una escena que hoy está atiborrada de chicas como Julia Holter, Cate Le Bon, St. Vincent, y no sé si has notado cómo ha cambiado el panorama.

No conozco a ninguna de ellas. Yo me empecé a meter en esto en el 97, 98, entonces no noto cuando hay más o menos gente. Y sí, claro que ha cambiado la cosa para mi. Lo principal es que ya no me dicen que estoy loca. Me daba rabia porque me parecía que lo decían para indicarme que lo que hacía era una porquería. ‘Ay, mirá lo que hacés’ era una forma simpática de decir algo horrible. Muchos músicos con los que hablaba me preguntaban de vuelta ‘¿Estás segura de que quieres sacar esto?’ cuando escuchaban “Segundo”, que para mi es el disco que marcó el camino. ‘Por qué no los trabajás un poquito’, me decían también. Y bueno, esas cosas después se van repitiendo y haciendo más comunes, y la gente inconscientemente va identificando como suyo un sonido así, pero bueno, qué se yo. Me acuerdo que un amigo en 2004 me dijo ‘ay, se puso de moda la música que hacés vos’, no era mi música la que se había puesto de moda, sino que la prensa había decidido que estuviera de moda. Y bueno, qué rabia, qué se le va a hacer.

Por lo menos ahora existe una conciencia de tu música. Una valoración que quizás pasó porque tu música estaba, quién sabe, adelantada a su tiempo.

Eso yo no lo sé. Antes, cuando yo terminaba de tocar, la mitad de la gente se quedaba después del show para ver qué era lo que tenía en el escenario, para ver cómo lo hacía. Antes era realmente muy novedoso. No se si eso me conviene.

Juana-Molina

El proceso de armado de tus canciones debe ser más personal, lo que me hace pensar en la diferencia que marca el hecho de plasmarlas en un espectáculo en vivo.

El único pensamiento sólo viene en el momento de armarlo para el show, porque en el momento de componerlo no hay una idea previa a la canción, y pasando ese momento yo siento que es un caudal de información que me va llegando, que estoy recibiendo y que voy acumulando, así lo pienso como un bordado y me puse a hacer el bordado, y lo que está rosa por acá queda rosa, y celeste por allá arriba (hace gestos como bordando), luego veo si ese celeste le saco o agrego unos puntos y todo queda en ese mismo momento. No es que yo grabe unas cosas y luego vea qué hago con eso. Cada cosa que llega se acomoda, como cuando haces la valija: llega, te instalas, desde la repisa, son entidades que ya están ahí. Por eso a veces cuando conectan mal los cables, al revés, y no suena stereo, yo digo ‘¿Qué pasó?’. No es lo mismo que una canción que no tenga esa estructura pictórica esté así, porque no está sino al revés. El equilibrio se me cambia y por eso no puedo escucharlo cuando está al revés.

Se te descompone el cuerpo.

Sí (risas). Y bueno, después en el momento cuando el disco está editado, salió y pienso ‘¿Cómo voy a representar esto para que la gente lo reconozca?’. Al principio creí que era una tarea imposible, y ponía todo y estaba con pistas y duró dos, tres conciertos. Luego me empecé a fijar en qué es lo esencial, eso que hace a la canción, porque hay algunas que están llenas de cosas como “El Perro” que está en “Segundo”, y esa canción la puedo tocar con la guitarra sola, y la gente siente que estoy tocando “El Perro”. Y casi cualquier canción la puedo definir en esos sonidos mínimos, y por eso toqué sola muchos años. Lo que no me permitió este disco fue la dinámica de las canciones para hacerlo sola. Necesitaba músicos, primero estaba con Marín el tecladista y realmente estuvimos semanas para descubrir cómo dejar la canción intacta aunque sea otra cosa, sin que parezca otra cosa.

O sea, la composición por sobre la forma.

Sí. Que por más que cambien elementos, la canción siga ahí, porque no falta quién pensaría ‘ay, entró antes’, ‘ese sonido no es’, y yo quiero decir que la canción tiene un desarrollo con la misma identidad, para decirlo con una palabra pretenciosa, que la canción grabada. Eso con algunas canciones de este disco fue muy difícil. Fueron semanas de elucubrar qué hacer. Incluso hay temas que todavía no tocamos porque todavía no encontramos la forma, aunque estamos cerca. Si me hace el click me doy cuenta, ‘ay, lo que debemos hacer es esto’, y sale una versión que representa a la versión del disco. Son sus representantes en vivo (risas).

Juana_Molina_03_by_Marcelo_Setton_and_Alejandro_Ros_hires_zps4fb8f91f

En tu último show en Buenos Aires tocaste casi completo “Wed 21”.

Es que estoy presentando el disco (risas)

Y ahora nos encontraremos con algo similar.

Sí, y me pasó cuando me encontré con gente que me preguntaba ‘¿Vas a tocar esta canción?’ y yo respondía ‘No’. ‘¿Y está otra?’, ‘Tampoco’. Y qué le voy a hacer. El tiempo es acotado y acabo de sacar un disco, y no puedo presentar temas de discos más antiguos. Igual me cuesta porque a mi no me gusta hacer shows muy largos, cuando siento que se acabó, ya está, es suficiente y a veces, no sé si es una percepción errada, pero siento que la tensión, todo lo que la gente puso y lo que puse yo llegó a un límite, y que ahí se acaba el show, y en general eso se cumple luego de la hora, hora y diez, cuando mucho, y para hacer todas las canciones que me gustan, tendría que hacer mínimo un show de dos horas. No da para eso. Hay gente que toca como tres. No se cómo lo hacen.

También, quizás, te queda más cómodo así.

No sé, quizás. No quiero invadir. Porque hay momentos en los que pienso ‘todo bien, todo bien, todo bien’, y de pronto temo a que alguien mire con cara de ‘¿Cuánto más va a tocar?’. Porque para tocar tres horas debes tener canciones para que valga tres horas. Paul McCartney toca tres horas, pero es Paul McCartney. Cada canción renace la esperanza en la felicidad, no sé. No es mi caso. Si fuera un show para los ultrafans, en que estén ultra contentos todos, como en el de Buenos Aires que indicaste, donde toqué hora y media. Si no es así, no, y además que presentamos “Wed 21” que es lo que nos convoca y con lo que estoy feliz.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Romualdo Arias

    07-Jul-2014 en 6:36 pm

    Dios mio, que vieja pretenciosa de mierda, viene susurrando pelotudeces de forma desganada sobre loops desde hace una decada y se cree super “rarita” y especial.
    Que alguien le de clases de humildad a esta mujer snob porfavor.

Responder

Entrevistas

Miyavi: “Estoy muy entusiasmado de ver a mi gente de Chile de nuevo”

Publicado

en

Miyavi

Luego de casi siete años de ausencia en los escenarios locales, el japonés Miyavi volverá a Chile para presentar esta nueva etapa de su carrera, más ligada al dance y la electrónica, pero sin dejar de lado los furiosos guitarrazos que despliega en el escenario. Será este próximo 29 de mayo en Club Blondie cuando el nipón realice su cuarta presentación en nuestro país, anotándose con hitos como el primer artista masivo de su país en presentarse en Chile con un repleto Teatro Teletón en 2008, así como también el primero en llegar a un festival como Maquinaria 2011, donde resaltó siendo la gran sorpresa de la segunda jornada. Ahora esos días, acompañado de un colectivo musical, una banda de rock e incluso sólo con batería, han quedado atrás, ya que Miyavi mira hacia el futuro con una configuración completamente diferente, privilegiando los sonidos electrónicos.

Esa necesidad de estar a la vanguardia e ir siempre avanzando –algo casi innato del país asiático– es lo que mantiene a Miyavi en la órbita, transformándose poco a poco en un artista que traspasa las barreras de su tierra. Todo eso fue motivo suficiente para sentarnos a conversar con el guitarrista, quien nos habló de sus recuerdos de Chile, su carrera como actor, la influencia de otros músicos japoneses en su vida, entre otras cosas, en una entrevista exclusiva que te dejamos de manera integra a continuación.

El 21 de mayo se cumplieron 10 años desde la primera vez que tocaste en Santiago. Obviamente, no fue la última, ya que regresaste en 2009 y 2011, pero quiero preguntarte específicamente sobre la primera vez. ¿Qué recuerdas de esa experiencia?

Bueno, fue extraño para mi ir la primera vez, jamás imaginé que todo fuera tan asombroso. Siempre recuerdo el apoyo que me dieron, incluso ahora que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que fui. Han sido de mucho apoyo por muchísimos años, recuerdo que incluso fui a visitar esa estatua que tienen en la cima de un cerro, la ciudad se veía hermosa desde esa altura. Tengo los mejores recuerdos de Santiago.

Ahora vuelves luego de casi siete años de ausencia, con un nuevo estilo y, además, con una nueva banda en escena. ¿Qué puedes contarnos sobre esta gira?

Bueno, ya sabes, tenemos una mejor producción, además de un nuevo estilo, con baterías, un DJ y una corista. Obviamente haremos tracks nuevos, pero también algunos más antiguos, siento que será un encuentro muy importante porque tendremos ese preciado reencuentro, donde miraremos juntos hacia el futuro. De cierta forma, tanto el público como yo hemos crecido juntos, así que estoy muy entusiasmado de ver a mi gente de Chile de nuevo, ha pasado mucho tiempo desde que estuve ahí. Su apoyo es tremendo; de hecho, no teníamos planeado llevar esta gira a Sudamérica, no pudimos llegar a acuerdo con los promotores locales, pero los fans comenzaron a pedirlo y hacer sentir su voz fuertemente, y luego logramos un buen trato y así podremos ir. Los fans lo hicieron posible; si no se manifestaban, era muy probable que no pudiera volver allá.

Es interesante que menciones eso de mirar al futuro juntos. Pasaste por un período eléctrico con el álbum “Miyavizm” (2005), luego acústico en “Miyaviuta -Dokusou-” (2006), después te acercaste al hip hop en “This Iz The Japanese Kabuki Rock” (2008), estando ahora en otra etapa completamente diferente a todas las anteriores. ¿Qué versión de Miyavi veremos ahora?

Bueno, esto es un poco complejo, ya que siempre estoy experimentando. Diría que en cierta forma sigo siendo acústico, incluso con el shamisen, que lo volví a tocar hace un tiempo en un evento del que fui parte en Kyoto, donde se hizo conciencia del cuidado de nuestro planeta. No es que haya dejado esas cosas de lado, sólo que ahora me enfoco en lo nuevo, un poco más dance y EDM, con la guitarra siempre presente, por supuesto. Creo que, si quieres hacer algo nuevo, la guitarra es muy importante, siempre debe estar presente. Ya sea en América o en Japón, es difícil que canciones con guitarra se hagan populares en las radios. Mi intención es hacer de la música con guitarras algo interesante.

Considerando que siempre estás experimentando, ¿crees que en el futuro veamos otra fase completamente distinta en tu música?

No lo sé, siempre estoy enfocado en el presente. Es divertido, porque nunca sabes que vendrá después. Si lo pienso, creo que he estado aferrado a este estilo por muchos años, quizás sea la dirección que estaba buscando, no lo sé.

Quisiera preguntarte una curiosidad: he notado que muchos de tus álbumes no están en servicios de streaming, como Spotify, sobre todo los de la primera etapa de tu carrera. ¿Es esto por querer potenciar más tu presente musical?

¡Oh! ¿No están disponibles? La verdad no lo sabía (risas). Me encantaría que estuviera toda mi música disponible, le preguntaré a mi staff sobre eso. La verdad no tengo idea, le preguntaré a mi gente sobre eso, quizás sólo están disponibles en algunas zonas del mundo, no es mi intención omitir ninguno de esos discos.

Hablando de eso, quiero que reflexionemos sobre el álbum “This Iz The Japanese Kabuki Rock” (2008), que cumple 10 años desde su lanzamiento. En este disco experimentaste por primera vez con un montón de estilos diferentes, creando una obra que, en mi opinión, es el mejor álbum de tu discografía. ¿Sientes que marcó un precedente en tu carrera?

Sí, sí, fue muy divertido. Quería mostrar la cultura japonesa, pero además mezclar la música moderna con un toque diferente. En esos momentos teníamos un montón de gente en el escenario: un beatboxer, un bailarín de tap, un DJ, en fin, una mezcla muy diversa. También fue un experimento en toda su forma, de verdad que fue un desafío muy grande para mí, lo que me ayudó a ampliar mucho más mis capacidades.

Bueno, ya que soy seguidor de la música japonesa desde mi infancia, quisiera preguntarte a ti sobre tus bandas favoritas. ¿Qué artistas creciste escuchando?

Bueno, principalmente escuchaba guitarristas como hide, Tomoyasu Hotei, ya sabes, los músicos más destacados de Japón en aquellos años. También fui muy seguidor de Masayoshi Takanaka, uno de los mejores guitarristas de Japón, todos ellos me inspiraron a tocar la guitarra, gracias a ellos me fui formando como guitarrista.

Sé que tocas un cover de hide en esta gira, “Pink Spider”, canción que versionarás en “hide TRIBUTE IMPULSE” (2018), próximo álbum en su honor. ¿Cuán grande su influencia en tu música?

Me inspiré mucho en su actitud, su música y la relación que hacía entre diferentes elementos. Realmente admiro su actitud, cómo tenía la capacidad de plasmarla en sus creaciones, es algo verdaderamente asombroso. Cuesta creer que ya pasaron 20 años desde que falleció, por lo que es un honor para mí tener la oportunidad de tocar una de sus canciones.

Pasemos a otro tema: interpretaste el papel de Kuchiki Byakuya en la película live action del animé “Bleach” (“Bleach”, Shinsuke Sato, 2018), que está pronto a estrenarse. ¿Cómo fue la experiencia de darle vida a un personaje tan icónico como este?

Fue muy entretenido, no estaba seguro de aceptar el rol porque jamás esperé interpretar a un personaje de animé, pero sé que muchos de mis fans adoran la serie y también me interesé en la relación que el personaje tiene con su hermana, la forma en que él quiere e intenta protegerla es muy parecida al cariño que tengo yo por mi hermana, así como también por mis hijas. Se ve como un tipo duro, pero en el fondo es dulce y sobreprotector con sus cercanos, esos sentimientos que él tiene son muy interesantes para mí, por eso quise intentar el papel.

Obviamente, esta no es tu primera película, ya que también has actuado en algunos filmes americanos (“Unbroken”, “Kong: Skull Island”). ¿Tienes algún proyecto a futuro?

Sí, claro. Además de “Bleach”, se viene “Gangoose” (“Yu Irie”, 2018), que también está basado en un animé. Trata sobre la vida en los guetos, donde hay chicos que deben sobrevivir haciendo cosas malas, pero que ven como una forma de hacer justicia. Incluso en Japón, que es considerado un país rico, todavía hay muchísimos problemas; la brecha entre ricos y pobres es muy notoria, la manera en que estos chicos de la película sobreviven es una situación completamente real. El personaje que interpreto es un villano, es el jefe de una pandilla en Tokio, que se comporta muy locamente.

Bueno, Miyavi, esa fue la última pregunta. Te agradezco por el tiempo que te tomaste para hablar con nosotros. Para finalizar: ¿te gustaría enviar un mensaje a tus fans en Chile?

Primero que todo, realmente estoy muy muy agradecido por su apoyo, perdónenme por tardar tanto en regresar, pero ahora prepárense, porque estoy listo para rockear con ustedes de nuevo. Hemos crecido juntos y estoy muy feliz de compartir esta nueva visión con ustedes. Les llevaré muchas canciones nuevas, todas con una perspectiva diferente, pero también tendré algunas antiguas. El punto es que no estamos viviendo del pasado, estamos avanzando y creando un futuro juntos, espero que podamos compartir eso y sentir cómo todos nos movemos para avanzar hacia otros tiempos. Muchas gracias por todo.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 días

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 3 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 meses

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: