Contáctanos

Entrevistas

Juan Pablo Abalo: “Me gusta hacer música sin deberle nada a nadie”

Publicado

en

El año pasado sacó uno de los mejores discos que se hayan editado en Chile en los últimos tiempos, al unir el misterio con el amor y la elegancia. Juan Pablo Abalo cree en la importancia del disco como obra completa de arte, y “Como Un Animal” se convirtió en un álbum que explora la canción popular y la balada, en una clave única y propia. Pudimos conversar con el compositor acerca de esto, sus próximos pasos y las dificultades y ventajas de trabajar de forma independiente.

Juan Pablo Abalo exhibe en su currículo estudios en composición musical, es candidato a doctor en Filosofía con mención en Estética, pero él prefiere que le digan que es arreglista, músico y compositor. Su último lanzamiento fue el excelente “Como Un Animal” que, desde la elegancia, lo cachondo y lo misterioso, construía relatos de amor y oscuridad, con baladas muy únicas.

Nos juntamos en un café a conversar sobre este disco, parte de los destacados 2014 de HumoNegro, y empezamos a hablar del concepto detrás de “Como Un Animal”, cuyo subtítulo es “Nueve baladas de amor y misterio”. Abalo explica que “con el tiempo he trabajado en los discos como una idea grande. No me acomoda el conglomerado de canciones. Se pierde algo. Me interesa el disco como objeto material y concreto”.

JUAN PABLO ABALO 01Abalo no piensa en singles, sino que en álbumes, y cree que “seguramente mi idea va totalmente a contramano de los tiempos, es en general lo que me pasa, pero no estoy pensando en ello”, lo que le ha llevado a hablar de temas complejos como el abuso de niños por parte de sacerdotes, como en “Canciones De Misa” (2012). “Incluso, alguien me preguntó una vez ‘¿Por qué haces un disco de un tema tan asqueroso?’. Ahora hacen películas de la cuestión”, agrega el artista.

¿Por qué surge la idea de hacer un disco como “Como Un Animal”?

-Este disco surge a partir de las infinitas ganas que yo tenía de hacer un trabajo de baladas, que es un género que me gusta mucho. Para mí, desde un inicio, el subtítulo era la idea central del disco: amor y misterio. Hay una balada que para mí fue clave, “Sycamore Trees” de Jimmy Scott, que aparece en Twin Peaks, llena de misterio y de amor oscuro, fantástico y tenebroso, y esa idea estuvo ahí picando hasta que concretamente aparecieron las canciones. Si alguien me escuchara decir que quería hacer un disco de baladas y no me conociera, pensaría que es un disco de balada pop, onda Chayanne, Luis Miguel, lo que está perfecto, pero no es eso.

¿Cómo era tu acercamiento al armado de las canciones?

-Yo empiezo a trabajar haciendo la música, haciendo garabatos de la música, y de ahí de a poco las palabras empiezan a aparecer y comienzan a encontrarse con la música. Le di muchas vueltas, porque hablar del amor puede sonar muy tonto, y yo no sé si lo logré, pero al menos traté, diciendo algo muy simple de forma no tan obvia.

También el sonido del disco es sensual y atrayente

-Esa era la apuesta, una cosa bien difícil de lograr. Y si se logró, qué bueno, porque la idea era que tuviera un ánimo seductor, calentón, incluso con todas estas tragedias del amor. Se compone desde el ritmo. Eso lo cambió Stravinski con “La Consagración de la Primavera”, cuando revirtió lo histórico de componer desde la armonía y la melodía, y en vez de eso hacerlo desde el ritmo. Construí “Como Un Animal” desde ideas rítmicas, sin exageración.

JUAN PABLO ABALO 02Para Abalo también es todo un tema la generación de posibilidades para mostrar la música, y por ello fue cuidadoso al elegir sacar un stock limitado de vinilos, en vez de CDs, tanto por lo económico como por el control sobre el proceso. Explica que “yo decidí hacer la cadena de producción completa, desde el contacto con los gringos en la fábrica, hasta entregarlo al público. Ver cuánto sale, y ver si vale la pena tanta inversión, y fue un gran aprendizaje. Muy agotador, pero se aprende”.

Elegir un formato más análogo en un mundo digital es una especie de declaración de principios.

-De hecho, el digital y el vinilo son los polos opuestos. El vinilo realmente exige toda la experiencia física. En cambio, con el CD y lo digital le pones play en el computador con esos parlantitos cagones y haces todo, y el disco se escucha de fondo. Corre ese riesgo. Hay que volver a los hábitos de escucha de los álbumes. O sea, ahora está eso de que le mandas el disco a alguien y a la media hora te dice que estaba increíble. Con una escucha nadie es capaz de evaluar un disco, y ahora eso pasa tan fácilmente. Este exceso de novedades hace que muchos escuchen los discos una sola vez.

Has trabajado con gente del pop como De Janeiros (Pablo Muñoz y Milton Mahan) o Dënver.

-Yo hice los arreglos de “Fuera De Campo” (2013) y del lanzamiento de ese disco, y me entiendo súper bien con ellos. Tuve una formación clásica entremedio en mi historia, pero partí desde la música popular, y desde ahí tuve un desvío a lo clásico por un momento. Hay diferencias formales, pero no son grandes. En el siglo XXI todo está muy en la batidora. La música clásica era popular antiguamente, entonces hay mucho equívoco ahí. Esas separaciones sirven sólo para llenar los formularios del Fondart o similares. En Chile gusta mucho esa cosa ordenadita, separando a unos de otros. A mí no me va ni me viene.

¿Has pensado en tocar en vivo “Como Un Animal”?

-Sí, pero es caro hacerlo porque requiere de infraestructura y mucho más. No se suele hablar de esto, pero contratar a un cuarteto de cuerdas es plata y tiene un valor, y las cosas cuestan plata. Arrendar una sala cuesta plata. Lo que pasa aquí es que se corta la cadena cuando tú sacas el disco, porque la infraestructura musical no da. Tocar es costoso, requiere tiempo e inversión, y si no tienes un grupo de apoyo se hace imposible. Sólo los que tienen un sello y un booking detrás pueden, pero no los artistas completamente independientes.

No hay un apoyo importante al proceso posterior a los lanzamientos.

-Ahí hubo un invento concertacionista, porque el poder de lo cultural quedó a cargo de gestores culturales que entienden poco y nada, y la gestión quedó en poder de gente que se informa con El Mercurio. Van demasiado atrás y rara vez van a anticiparse a las cosas, y ahí se fue todo a la chucha. Cuando la maquinaria cultural está a cargo de gente que hizo un diplomado de gestión cultural y punto, se encargan de poner más obstrucciones que de simplificar las cosas. Al final te toca buscar caminos alternativos y saltarte todo eso. Hay que saltarse el Fondart, porque si no lo haces quedas a disposición de los tiempos de los administradores de la cultura, y ahí quedaste frito.

Se quedan con esas diferencias en los formularios, con las categorías y punto.

-Lo más interesante, y que produce más cambios, es lo indeterminado, y esas obras no tienen lugar en los formularios, entonces queda afuera una enorme cantidad de cosas muy interesantes, que se deben mover por sí mismas, y a mí personalmente me gusta eso, esa libertad, no tener que deberle nada a nadie y poder hacer música.

JUAN PABLO ABALO 03Para evitarse problemas, Abalo ya piensa en los siguientes pasos. “Este nuevo proyecto está pensado desde la facilidad que implica tener a tres personas tocando, y nada más”, explica el arreglista. Se trata de Los Días Contados, proyecto que une a Juan Pablo con “Cerebro” (ex Mostro), y Luis Felipe Saavedra, quienes ya están grabando su disco debut que se va a llamar “Tocaciones”, y que debutará en vivo probablemente en abril. Abalo dice, con una gran sonrisa en el rostro, que “son canciones lentas y algo misteriosas, también en clave de balada. Mucho más electrónicas. Está entretenido”.

Con los nombres metidos en Los Días Contados, el ritmo debe ser importante.

-Totalmente. Cerebro toca el bajo, un bajo muy rítmico. La junta es muy entretenida con el Luisfe y conmigo en los teclados, y me gusta mucho cómo va eso. Se va a mover de forma más fácil.

Un monstruo de tres cabezas.

-El proceso involucró que yo escribí las canciones y luego las llevé y las reacomodamos. Pasan cosas muy buenas. Comienzan a mutar las canciones, a cambiar y es rico ese proceso. Estamos en la primera etapa y nos están grabando los De Janeiros. Eso me tiene muy contento porque yo quiero seguir haciendo música, no perder tiempo haciendo otras cosas como la administración. No tengo una personalidad particularmente abnegada ni nostálgica, miro más para adelante, y este nuevo proyecto me tiene muy contento.

Abalo sonríe. El entusiasmo por lo que se viene es evidente, aunque al caminar para la sesión de fotos hablamos de lo folklórico que es el blues y de lo necesario que es el escuchar música. Aunque es un músico, Abalo suena a profe, o quizás es la emoción que destila al hablar de estos temas. Posa para las fotos, echa unas cuantas tallas y se despide, probablemente a seguir haciendo música, con la libertad de la independencia en sus manos.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Entrevistas

Paulo Jr. de Sepultura: “La reunión con alineación clásica no pasará nunca”

Publicado

en

Si hay una cosa segura a la hora de hablar de Sepultura, es el hecho de cómo se han adaptado al traicionero paso del tiempo. Pues claro, la banda en la actualidad mantiene a solamente dos de sus integrantes originales, redireccionando su estilo en el proceso, además de hacer caso omiso a las insistentes consultas sobre una reunión con los hermanos Max e Igor Cavalera, miembros originales de una agrupación que pasó a la historia como una verdadera leyenda del metal brasileño.

Esa historia ha tenido varios capítulos con nuestro país, donde sin duda son una de las agrupaciones más queridas por el público local. Este próximo 21 de octubre, Sepultura llegará al Teatro Cariola para presentar “Machine Messiah” (2017), su aclamado nuevo álbum de estudio, el que se enmarca dentro de un contexto más conceptual y sinfónico que ese agresivo thrash que profesaban durante sus inicios. Por ese motivo, conversamos con su bajista, Paulo Jr., quien nos comentó acerca del estado actual de la banda, sus inicios en la música, su relación con los fans chilenos y por qué no sería posible una reunión de la formación original, entre otras cosas, en esta entrevista que te dejamos a continuación.

Comencemos hablando de “Machine Messiah”, el último álbum de Sepultura. ¿Cómo fue el proceso para este disco? ¿Qué buscaban transmitir con él?

Bueno, el concepto del disco es sobre la robotización de la sociedad en estos días. Es básicamente como si todos viniéramos de una máquina, y que esa máquina viniera a la Tierra haciendo que todos regresáramos a ella. Ese es el concepto de las letras y la música también, intentamos usar instrumentos que no hayamos usado antes. Ya sabes, cada álbum de Sepultura es un paso adelante y tratamos de hacer lo mismo con “Machine Messiah”, quisimos tener un entorno diferente, trabajar con otro productor. Toda la composición fue hecha en Brasil, luego viajamos a Suecia para grabar en el estudio de Jens Bogren, que fue el productor perfecto para lograr lo que queríamos con este álbum.

Ya que lo mencionas, ¿por qué decidieron trabajar con Jens Bogren? ¿Fue por alguna recomendación o sólo buscaban un productor diferente?

Bueno, las referencias siempre están. Él ha producido un montón de bandas suecas y, en cuanto al sonido, buscábamos algo diferente a “The Mediator Between Head And Hands Must Be The Heart” (2013). Tuvimos una conversación con Jens y de inmediato entendió el concepto, supo cómo enfrentar el proceso. Comprendió la idea de la música, y trabajó muy duro para lograr lo que todos deseábamos.

 

Cuando la banda comenzó, Brasil estaba en medio de un complicado escenario político. Bajo ese contexto, ¿qué te motivó en esos días para ser un músico?

Sí, bueno, en los ochenta estábamos finalizando una dictadura aquí en Brasil, pero no creo que nosotros estuviéramos tan preocupados por eso, éramos sólo unos chicos. Por supuesto que estábamos en un contexto y vida diferente, no como los jóvenes en el Brasil de estos días. Nuestra idea siempre fue hacer música, eso nos motivaba lo suficiente. Los niños de nuestra edad se dedicaban a salir los fines de semana, ir de compras y todo eso, en cambio nosotros nos quedábamos encerrados en casa escuchando música, intentando tocar los instrumentos, tratábamos de emular a nuestros ídolos. Desde ahí las cosas empezaron a tomarse más en serio, lo que derivó en el inicio de lo que somos hoy en día (risas).

Sudamérica fue presa de muchas dictaduras en aquellos años. Aquí en Chile, de hecho, estábamos en una. ¿Crees que eso tenga algo en común con el hecho de que muchas bandas de metal se formaron en Sudamérica en ese tiempo?

Quizás. Creo que, de cierta forma, el escenario político en Sudamérica ayudó bastante a la música, permitió que más gente quisiera expresarse. Hasta estos días se habla mucho del contexto político, por supuesto que hay diferentes puntos de vista, por lo que nosotros usamos nuestra música para que la gente olvide un poco eso y pueda darle un respiro a su mente. Definitivamente creo que sí tuvo que ver, y no solo acá, en muchas partes del mundo igual, en distintas culturas o contextos hubo quienes buscaban una alternativa a lo que vivían, incluso en la actualidad.

Voy a saltar hasta “Chaos A.D.” (1993). Ese fue el quinto álbum de Sepultura, y del que siguen tocando mucho hasta estos días. ¿Por qué resalta tanto para ustedes, más incluso que otros álbumes antiguos de la banda?

Es porque los fans nos fuerzan a tocarlo. No, estoy bromeando (risas). La verdad es que nos gusta mucho, no nos gusta dejarlo de lado. Cuando se arma un setlist es muy difícil escoger entre tantos álbumes, incluso a veces pensamos que sería genial darse el lujo de tocar algún álbum completo en un show. También hemos llegado a tener tres setlist diferentes para un solo concierto, porque siempre habrá que pensar en el material nuevo. Por cierto, en esta gira estamos tocando más de la mitad de “Machine Messiah”, eso es algo que no habíamos hecho con ningún álbum anterior. Llegamos a un punto que tenemos tantos discos, que cada vez es más difícil darle cabida al material muy antiguo.

Estuvieron tocando en Rock In Río hace unos días, ¿qué tal fue volver a presentarse ahí?

Sí, Rock In Río siempre es un show muy especial. Como es un festival, sólo tenemos una hora, así qué hay que concentrar bastante lo que tocaremos y que sea para todo tipo de público, mezclando lo nuevo y lo antiguo. Para este año tuvimos ayuda de Familia Lima, quienes tocaron los violines en las canciones del nuevo álbum, y también de Renato Zanuto, que fue el maestro de la orquesta y grabó con nosotros en “Machine Messiah”, así como en nuestros álbumes anteriores también. Su trabajo realmente logra reflejar en vivo lo que es el álbum, algo muy positivo sin duda.

Sepultura es una de las bandas de metal más populares en Chile, lo que genera el hecho de que en esta gira tocarán por primera vez en Coquimbo, además de Santiago. ¿Te gustaría enviarles un mensaje a tus fans chilenos?

Será genial estar ahí por primera vez, siempre hemos tenido una gran audiencia en Chile. Tenemos muchos fanáticos allá que apoyan nuestra música y nos han acompañado durante todos estos años, a pesar de todo. Siempre esperamos lo mejor de ustedes y estamos muy felices de volver una vez más, estoy seguro de que serán dos shows muy buenos. Espero también tener algo de tiempo para poder recorrer cuando esté allá (risas).

Paulo, me gustaría hablar de la iniciativa de caridad “Jogo de Estrelas”, que realizas hace varios años. ¿Qué nos puedes contar sobre ella?

Bueno, estamos haciendo esto hace mucho tiempo. La idea es jugar un partido de exhibición cuyas ganancias sean donadas a la caridad, por lo general se hace con jugadores retirados, en especial del equipo de mi ciudad, el Club Atlético Mineiro. La idea de esto es recolectar comida para los pobres, y para nosotros (los músicos) es el poder jugar fútbol con nuestros ídolos. Lo pasamos bien mientras hacemos una labor social; lo hemos estado haciendo por muchos años, y ya estamos trabajando para la edición del próximo año.

Es una gran labor la que hacen, los felicito por eso…

Muchas gracias, nos toma bastante trabajo porque todos estamos fuera del país y es muy difícil reunirnos al mismo tiempo y organizarnos. De hecho, ahora estoy en casa y pretendo ver si podemos comenzar a coordinar algo para el próximo año, espero que sea posible.

Y felicitaciones por el último álbum también; en HumoNegro creemos que es uno de los mejores álbumes de metal del año. Personalmente, estoy muy expectante por escuchar cómo suena en vivo.

¿En serio? Qué bueno saber eso. Qué bueno que les haya gustado, nosotros también estamos muy felices con este álbum, así que de seguro tocaremos varias canciones de él para ustedes.

Paulo, sé que mucha gente te pregunta esto todo el tiempo, pero debo hacerlo también. Sobre la reunión con la alineación clásica de Sepultura, Max (Cavalera) dijo una vez…

(Interrumpe) No, no pasará nunca.

¿Por qué no pasará? Max dijo que tú eres el único que no quiere la reunión, ¿es cierto eso?

Por supuesto que no, nadie quiere hacer la reunión. Todo el mundo lo pide, pero no pasará, estamos muy felices con la banda que somos ahora. Tocamos muy bien, somos muy unidos, no creo que sea sano para ninguno de nosotros recrear algo que ya no existe y que no existirá nunca más. Es un tema de pasión, esa pasión se perdió y no hay una razón para volver a buscarla y forzar algo que ya no está. No haré eso por dinero, ni por nada, porque ya fue. Hacer algo como eso no tiene ningún sentido para mí, creo que sería muy irrespetuoso tanto para nosotros como para nuestros fans.

Comprendo, Paulo, la decisión siempre pasará por ustedes.

Así es. Si hubiera una razón para volver a reunirse sería diferente, pero no hay nada, excepto el dinero y no creo que sea una razón suficiente para hacerlo. Nos sentimos cómodos así, queremos representar la historia de Sepultura haciendo lo que hacemos en estos días, eso es más importante.

Bien, Paulo, gracias por tu tiempo. Fue un honor hablar contigo, nos vemos en el show.

Muchas gracias a ti, nos veremos muy pronto. ¡Adiós!

Por Manuel Cabrales

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 14 horas

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas