Conéctate a nuestras redes

Entrevistas

Juan Pablo Abalo: “Me gusta hacer música sin deberle nada a nadie”

Publicado

en

El año pasado sacó uno de los mejores discos que se hayan editado en Chile en los últimos tiempos, al unir el misterio con el amor y la elegancia. Juan Pablo Abalo cree en la importancia del disco como obra completa de arte, y “Como Un Animal” se convirtió en un álbum que explora la canción popular y la balada, en una clave única y propia. Pudimos conversar con el compositor acerca de esto, sus próximos pasos y las dificultades y ventajas de trabajar de forma independiente.

Juan Pablo Abalo exhibe en su currículo estudios en composición musical, es candidato a doctor en Filosofía con mención en Estética, pero él prefiere que le digan que es arreglista, músico y compositor. Su último lanzamiento fue el excelente “Como Un Animal” que, desde la elegancia, lo cachondo y lo misterioso, construía relatos de amor y oscuridad, con baladas muy únicas.

Nos juntamos en un café a conversar sobre este disco, parte de los destacados 2014 de HumoNegro, y empezamos a hablar del concepto detrás de “Como Un Animal”, cuyo subtítulo es “Nueve baladas de amor y misterio”. Abalo explica que “con el tiempo he trabajado en los discos como una idea grande. No me acomoda el conglomerado de canciones. Se pierde algo. Me interesa el disco como objeto material y concreto”.

JUAN PABLO ABALO 01Abalo no piensa en singles, sino que en álbumes, y cree que “seguramente mi idea va totalmente a contramano de los tiempos, es en general lo que me pasa, pero no estoy pensando en ello”, lo que le ha llevado a hablar de temas complejos como el abuso de niños por parte de sacerdotes, como en “Canciones De Misa” (2012). “Incluso, alguien me preguntó una vez ‘¿Por qué haces un disco de un tema tan asqueroso?’. Ahora hacen películas de la cuestión”, agrega el artista.

¿Por qué surge la idea de hacer un disco como “Como Un Animal”?

-Este disco surge a partir de las infinitas ganas que yo tenía de hacer un trabajo de baladas, que es un género que me gusta mucho. Para mí, desde un inicio, el subtítulo era la idea central del disco: amor y misterio. Hay una balada que para mí fue clave, “Sycamore Trees” de Jimmy Scott, que aparece en Twin Peaks, llena de misterio y de amor oscuro, fantástico y tenebroso, y esa idea estuvo ahí picando hasta que concretamente aparecieron las canciones. Si alguien me escuchara decir que quería hacer un disco de baladas y no me conociera, pensaría que es un disco de balada pop, onda Chayanne, Luis Miguel, lo que está perfecto, pero no es eso.

¿Cómo era tu acercamiento al armado de las canciones?

-Yo empiezo a trabajar haciendo la música, haciendo garabatos de la música, y de ahí de a poco las palabras empiezan a aparecer y comienzan a encontrarse con la música. Le di muchas vueltas, porque hablar del amor puede sonar muy tonto, y yo no sé si lo logré, pero al menos traté, diciendo algo muy simple de forma no tan obvia.

También el sonido del disco es sensual y atrayente

-Esa era la apuesta, una cosa bien difícil de lograr. Y si se logró, qué bueno, porque la idea era que tuviera un ánimo seductor, calentón, incluso con todas estas tragedias del amor. Se compone desde el ritmo. Eso lo cambió Stravinski con “La Consagración de la Primavera”, cuando revirtió lo histórico de componer desde la armonía y la melodía, y en vez de eso hacerlo desde el ritmo. Construí “Como Un Animal” desde ideas rítmicas, sin exageración.

JUAN PABLO ABALO 02Para Abalo también es todo un tema la generación de posibilidades para mostrar la música, y por ello fue cuidadoso al elegir sacar un stock limitado de vinilos, en vez de CDs, tanto por lo económico como por el control sobre el proceso. Explica que “yo decidí hacer la cadena de producción completa, desde el contacto con los gringos en la fábrica, hasta entregarlo al público. Ver cuánto sale, y ver si vale la pena tanta inversión, y fue un gran aprendizaje. Muy agotador, pero se aprende”.

Elegir un formato más análogo en un mundo digital es una especie de declaración de principios.

-De hecho, el digital y el vinilo son los polos opuestos. El vinilo realmente exige toda la experiencia física. En cambio, con el CD y lo digital le pones play en el computador con esos parlantitos cagones y haces todo, y el disco se escucha de fondo. Corre ese riesgo. Hay que volver a los hábitos de escucha de los álbumes. O sea, ahora está eso de que le mandas el disco a alguien y a la media hora te dice que estaba increíble. Con una escucha nadie es capaz de evaluar un disco, y ahora eso pasa tan fácilmente. Este exceso de novedades hace que muchos escuchen los discos una sola vez.

Has trabajado con gente del pop como De Janeiros (Pablo Muñoz y Milton Mahan) o Dënver.

-Yo hice los arreglos de “Fuera De Campo” (2013) y del lanzamiento de ese disco, y me entiendo súper bien con ellos. Tuve una formación clásica entremedio en mi historia, pero partí desde la música popular, y desde ahí tuve un desvío a lo clásico por un momento. Hay diferencias formales, pero no son grandes. En el siglo XXI todo está muy en la batidora. La música clásica era popular antiguamente, entonces hay mucho equívoco ahí. Esas separaciones sirven sólo para llenar los formularios del Fondart o similares. En Chile gusta mucho esa cosa ordenadita, separando a unos de otros. A mí no me va ni me viene.

¿Has pensado en tocar en vivo “Como Un Animal”?

-Sí, pero es caro hacerlo porque requiere de infraestructura y mucho más. No se suele hablar de esto, pero contratar a un cuarteto de cuerdas es plata y tiene un valor, y las cosas cuestan plata. Arrendar una sala cuesta plata. Lo que pasa aquí es que se corta la cadena cuando tú sacas el disco, porque la infraestructura musical no da. Tocar es costoso, requiere tiempo e inversión, y si no tienes un grupo de apoyo se hace imposible. Sólo los que tienen un sello y un booking detrás pueden, pero no los artistas completamente independientes.

No hay un apoyo importante al proceso posterior a los lanzamientos.

-Ahí hubo un invento concertacionista, porque el poder de lo cultural quedó a cargo de gestores culturales que entienden poco y nada, y la gestión quedó en poder de gente que se informa con El Mercurio. Van demasiado atrás y rara vez van a anticiparse a las cosas, y ahí se fue todo a la chucha. Cuando la maquinaria cultural está a cargo de gente que hizo un diplomado de gestión cultural y punto, se encargan de poner más obstrucciones que de simplificar las cosas. Al final te toca buscar caminos alternativos y saltarte todo eso. Hay que saltarse el Fondart, porque si no lo haces quedas a disposición de los tiempos de los administradores de la cultura, y ahí quedaste frito.

Se quedan con esas diferencias en los formularios, con las categorías y punto.

-Lo más interesante, y que produce más cambios, es lo indeterminado, y esas obras no tienen lugar en los formularios, entonces queda afuera una enorme cantidad de cosas muy interesantes, que se deben mover por sí mismas, y a mí personalmente me gusta eso, esa libertad, no tener que deberle nada a nadie y poder hacer música.

JUAN PABLO ABALO 03Para evitarse problemas, Abalo ya piensa en los siguientes pasos. “Este nuevo proyecto está pensado desde la facilidad que implica tener a tres personas tocando, y nada más”, explica el arreglista. Se trata de Los Días Contados, proyecto que une a Juan Pablo con “Cerebro” (ex Mostro), y Luis Felipe Saavedra, quienes ya están grabando su disco debut que se va a llamar “Tocaciones”, y que debutará en vivo probablemente en abril. Abalo dice, con una gran sonrisa en el rostro, que “son canciones lentas y algo misteriosas, también en clave de balada. Mucho más electrónicas. Está entretenido”.

Con los nombres metidos en Los Días Contados, el ritmo debe ser importante.

-Totalmente. Cerebro toca el bajo, un bajo muy rítmico. La junta es muy entretenida con el Luisfe y conmigo en los teclados, y me gusta mucho cómo va eso. Se va a mover de forma más fácil.

Un monstruo de tres cabezas.

-El proceso involucró que yo escribí las canciones y luego las llevé y las reacomodamos. Pasan cosas muy buenas. Comienzan a mutar las canciones, a cambiar y es rico ese proceso. Estamos en la primera etapa y nos están grabando los De Janeiros. Eso me tiene muy contento porque yo quiero seguir haciendo música, no perder tiempo haciendo otras cosas como la administración. No tengo una personalidad particularmente abnegada ni nostálgica, miro más para adelante, y este nuevo proyecto me tiene muy contento.

Abalo sonríe. El entusiasmo por lo que se viene es evidente, aunque al caminar para la sesión de fotos hablamos de lo folklórico que es el blues y de lo necesario que es el escuchar música. Aunque es un músico, Abalo suena a profe, o quizás es la emoción que destila al hablar de estos temas. Posa para las fotos, echa unas cuantas tallas y se despide, probablemente a seguir haciendo música, con la libertad de la independencia en sus manos.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Oskar Carls de Viagra Boys: “Siempre tratamos de hacer cosas que nos permitan renovarnos”

Publicado

en

Oskar Carls de Viagra Boys

Con tan solo siete años de carrera, Viagra Boys se ha ido alzando poco a poco como uno de los nombres de referencia para la actual escena híbrida de post punk que se ha generado en Europa, permitiendo que, con tres álbumes de estudio, puedan expandir su popularidad mucho más allá de su natal Suecia. Ahora, luego de cosechar excelentes críticas con “Street Worms” (2018) y “Welfare Jazz” (2021), la banda no pierde tiempo y está de regreso con “Cave World” (2022), álbum que los ve explorar tópicos como la pandemia del COVID-19, la violencia en el uso de armas en Estados Unidos y las teorías conspirativas, entre otros aspectos de la podrida sociedad de este siglo.

Con el objetivo de conversar y abordar un poco más acerca de la creación de este nuevo disco, es que nos tomamos el tiempo de platicar a distancia con Oskar Carls, saxofonista de la banda y pieza clave en el sonido que el conjunto liderado por Sebastian Murphy ha ido desarrollando a través de su discografía. Desde el proceso creativo de este LP, los haters de redes sociales, la energía desatada por la audiencia en los shows, hasta su entusiasmo por visitar Sudamérica, los pros y contras de internet, y otros temas, es que conversamos con el músico en una entrevista que te dejamos a continuación.

Hola, Oskar, ¿cómo estás?

¡Hola, Manuel! Estoy bien, muy bien. ¿Cómo estás tú?

Muy bien también, gracias. Quiero que conversemos sobre algunas cosas, partiendo por la gira que están haciendo actualmente, con muchos shows durante las últimas semanas y varias apariciones en festivales. ¿Cómo va todo eso? ¿Qué tal ha reaccionado el público a las canciones nuevas?

La gente las ha apreciado muy bien, la verdad. Como hemos dicho varias veces, siempre tratamos de hacer cosas que nos permitan renovarnos un poco, eso siempre es una apuesta, pero la gente ha reaccionado muy bien. Además de esto, luego del Covid, donde todos estuvieron en sus casas esperando por salir a conciertos, hay una energía que se está liberando y realmente puedes sentir eso con el público.

Vienen a tocar en Santiago con “Cave World”, su nuevo álbum. Cuéntanos un poco de las sesiones para componer y grabar este trabajo discográfico.

Fue una mezcla de diferentes sesiones. Fueron tres sesiones durante un período de dos años desarrollando este álbum. Por supuesto, también eso involucra diferentes puntos de vista, porque hemos estado girando mucho y no tenemos todo el tiempo del mundo para hacer lo que queremos en nuestro lugar de ensayo. Algunas canciones las hicimos en nuestra sala de ensayo, otras salieron de algunas ideas y demos que hacíamos por separado en casa. Siempre es una mezcla, además que Sebastian (Murphy, vocalista) espera hasta el último minuto para escribir las letras (risas).

Leí en una parte, creo que fue en el comunicado de prensa de este disco, que optaron por regrabar las canciones cuando el álbum estaba listo.

Sí, fue algo así, de hecho.

¿Por qué decidieron cambiar todo cuando ya estaba finalizado?

Hicimos algo así como una semana de trabajo en el legendario Silence Studio de Suecia, mucha buena música se compuso ahí. Sentimos que teníamos un buen álbum, así que se lo enviamos a nuestro productor, Pelle Gunnerfeldt, quien quiso regrabar algunas cosas, y además que en el intertanto compusimos algunas canciones más. No es realmente que hayamos regrabado todo, sólo fueron algunas canciones y otras nuevas que surgieron también durante el proceso.

Oskar, este disco está inspirado por las cosas que están pasando actualmente en todo el mundo. ¿Qué temas en particular influyeron en esta obra?

Principalmente es la separación que se ha generado en la gente con la pandemia del COVID-19; hay personas que no creen en el virus y hay muchas teorías conspirativas, creo que ese fue el comienzo de la temática para este disco. Sebastian, además, ha estado indagando en otros temas que puedes escuchar en las canciones, como en “Troglodyte”, que toca la violencia con las armas en Estados Unidos, el deterioro de la sociedad, también el fenómeno del capitalismo tardío.

Para este disco, ustedes dicen que optaron por “consumir el caos y destilarlo en las canciones”, lo que se refleja muy bien en las letras. En cuanto a la forma en que tocas tu instrumento, ¿cómo reflejaste esto?

Para mí, que toco el saxofón, es un rol más libre. Vengo del mundo del free jazz y la música improvisada antes de tocar con Viagra Boys y siempre trato de aportar desde esa vereda, mantener mi instrumento presente y tocar lo que sea necesario para que la canción se mantenga viva. ¿Esto responde tu pregunta? (risas).

Sí, por supuesto.

De acuerdo, muy bien (risas).

Cuando escucho la música de Viagra Boys, siento que tu instrumento es el que marca la diferencia en comparación al sonido de otras bandas de la misma escena. ¿Cómo empezaste a involucrarte más en el desarrollo de las canciones?

Ha sido siempre teniendo presente mi situación. Estoy consciente de que tocar el saxofón en una banda de rock es difícil porque la historia del instrumento en estas bandas ha sido solamente haciendo un solo, o cosas por el estilo. Intento usarlo más como un instrumento rítmico y ser un elemento más de la banda.

Quiero preguntarte por la canción “Troglodyte”, la que obviamente es muy satírica, pero también bien clara en su mensaje. Ese tipo de gente que aborda la canción está presente en todos los países y, en base a esto, ¿cómo crees que deberíamos actuar frente a ese tipo de personas que dañan a la sociedad con sus actitudes?

Sí, es difícil lidiar con eso. Generalmente es gente solitaria, la que no se muestra mucho porque, si tomamos como ejemplo a los haters de internet, generalmente son personas anónimas. No lo sé, amigo, supongo que tenemos que poner de nuestra parte para entregar positivismo a los que están a nuestro alrededor y tener la esperanza de que eso se extienda a todos. Es difícil hacer las cosas por cuenta propia, tenemos que entre todos esforzarnos para crear el mundo en que queremos vivir.

Sebastian dijo una vez que los animales tienen un sentido de sociedad más desarrollado en comparación con los humanos, lo que es totalmente cierto.

Si, totalmente. Esa frase resume todo, de alguna forma.

No importa lo que digas o hagas en internet, siempre habrá alguien anónimo criticando. Es algo que he visto en las redes de la banda, de hecho, comentarios de odio y cosas así. Lo primero que uno se pregunta es ¿qué estás haciendo aquí?

Sí, eso me hace pensar que tampoco uno sabe cómo deshacerse de esas conductas. Uno de los principales problemas de esto es la falta de empatía que sienten, además de que nunca logras verle las caras cuando están comentando cosas. Nunca obtienes una reacción clara porque es todo desde el anonimato.

Es mejor ignorar ese tipo de actitudes, creo yo.

Totalmente. Quizás es una de las cosas malas que vienen con el amplio uso de internet en la actualidad. El internet todavía es muy nuevo, creo que todavía no logramos entenderlo por completo (risas).

Oskar, vendrán por primera vez a Sudamérica en noviembre. Acá en Santiago harán dos shows, uno en el festival Primavera Sound y otro más pequeño en un club o teatro de la ciudad, del que aún no tenemos detalles.

Oh, vaya, supongo que sabes más que yo sobre esto (risas).

Bueno, con el ticket del festival tienes acceso al evento y a estos shows más pequeños que se harán por distintas partes de la ciudad. Ustedes son uno de esos shows, pero no se ha anunciado cuándo ni dónde será.

¡Muy bien, genial! Suena muy divertido todo esto.

¿Prefieres los shows de festival o los conciertos más pequeños? La energía en ambos puede ser muy diferente.

Sí, es diferente, pero un buen festival es otra cosa. Quizás prefiero un show pequeño y acalorado, son mis favoritos. De esos cuando hace tanto calor, que tienes que empezar a quitarte la ropa, esos son mis shows favoritos (risas).

Siendo una banda tan nueva, ya están viniendo a tocar a esta parte del mundo. Hay mucha gente esperando por ustedes, ¿qué sienten de venir hasta acá por primera vez?

Es genial, nos sorprende el cariño que recibimos desde Sudamérica. Estamos muy entusiasmados por ir, hemos estado en Norteamérica algunas veces y es genial poder seguir recorriendo, esperábamos ir para allá y ahora se cumplirá.

Bueno, Oskar, se nos acaba el tiempo. Muchas gracias por conversar con nosotros, que estés muy bien. Nos vemos en noviembre.

Gracias a ti, nos vemos en noviembre, Manuel. ¡Cuídense todos por allá!

Foto por Ulrika Lovén.

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 5 días

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 3 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 3 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 4 semanas

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 mes

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 1 mes

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 2 meses

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 2 meses

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas