Conéctate a nuestras redes

Entrevistas

Fredrik Åkesson de Opeth: “El público chileno es un gran coro”

Publicado

en

Desde el año 2000 en adelante es posible hablar de la consagración de algunas bandas dentro del mundo metal, gracias a la publicación de trabajos desafiantes que poco a poco, o explosivamente en varios casos, pavimentaron un camino que les llevó al reconocimiento y a la admiración mundial. Una de esas agrupaciones es Opeth que, a nuestro parecer, se convirtió en uno de los actos superlativos en la historia de la música extrema, llegando incluso a audiencias que no tienen relación alguna con el metal.

En la actualidad ostentan un lugar de privilegio en el panorama mundial y acaparan gran parte de la atención de la prensa cuando lanzan algún material o cuando se presentan en vivo. Es así como llegan a nuestro país por tercera vez, para promocionar su último larga duración a la fecha, “Pale Communion” (2014), que ha cosechado críticas de toda índole, algo de lo que hablamos con Fredrik Åkesson, guitarrista de la banda desde 2007, quien desde Suecia compartió sus apreciaciones respecto a la banda y todo lo que les rodea, además de adelantar algo de lo que veremos en su show en el Teatro Caupolicán el próximo 17 de julio, en una entrevista que sostuvimos hace unos días y que les mostramos a continuación.

Han pasado 8 años desde que te uniste a Opeth. ¿Cuál fue la razón principal que provocó tu decisión de quedarte?

Primero vi que conforman una sólida unidad; disfruto tocando con ellos y por sobre todo me encanta la música. Y, como dije antes, es todo un desafío no saber qué será lo que viene, debido a que aún hay muchas áreas musicales que no hemos visitado y que nos parecen interesantes. Aún siento esa “hambre”, si entiendes a lo que me refiero.

Has participado en los últimos tres discos de Opeth, lo que significa que te uniste a la banda justo al comienzo de la gran transición desde la música de un principio hacia el sonido actual, algo que resultó controversial para los seguidores y la prensa. ¿Cómo manejan la crítica negativa de los fanáticos más acérrimos?

Cuando me uní, aún estaban las voces guturales y todo eso, porque en el primer disco en el que participé (“Watershed”, 2008) todavía había elementos del death metal, ahí está parte del material más extremo que Opeth haya creado, como la canción “Heir Apparent”, seguramente una de las más pesadas de Opeth, por lo tanto estoy feliz de haber grabado un álbum que aún tenía ese tipo de canciones. Respondiendo la segunda parte de tu pregunta, lidiamos con ello básicamente de acuerdo a como Mikael se sienta al respecto, debido a que es el compositor principal; todos concordamos con él e, independiente de si nos gustan o no las reseñas, lo que hacemos es buena música. Después de “Heritage” (2011), todos necesitábamos que lo nuevo fuera diferente, y Mikael es muy enfático en que no debemos repetir la misma fórmula y hacer los mismos trabajos una y otra vez, lo que constituye la razón fundamental por la que nos decidimos por un cambio tan experimental y no porque ya no nos guste la música extrema, de hecho diría que un 70 por ciento de lo que tocaremos será del material más denso y de la “vieja escuela”, así que si vas a nuestro concierto, te garantizo que recibirás tu dosis de death metal. Aún creo que mantendremos lo que se hizo en los tres discos anteriores a que yo entrara al grupo; me gusta esa mezcla entre agresividad con partes calmadas y cómo se alimentan las unas de las otras, algo que todavía está en los nuevos trabajos, pero de manera diferente, puesto que Mikael no usó un registro vocal brutal, a pesar de que en un principio sí hablamos de incluirlo, pero a medida que él avanzó en la composición, no quedó espacio para eso, por lo que entendemos que no todos estén felices. En resumen, sólo se trata de gustos, así es que estoy orgulloso de lo que hicimos en estos dos últimos larga duración, que son una gran diferencia con el resto y, como dije antes, aún somos “metaleros” y amamos esta música, solo que componemos en relación a lo que Mikael quiere, y depende de nosotros apoyar esa perspectiva o no, a pesar de que algunas veces sentimos que nos alejemos mucho. Sin embargo, al final el trabajo es brillante y me entusiasma tener esas canciones densas junto con estas recientes, que las considero igual de extremas porque son aún más difíciles de tocar. Especialmente para mí es un todo un reto, porque hay más partes donde debo cantar, al igual que Joakim (tecladista) y ocupamos distintos tempos, entonces estamos en un constante desarrollo sónico, a pesar de que hayamos cambiado: algo ocurre todo el tiempo, y eso tiene mucho que ver con la vibra de los primeros días, donde se buscaba que cada álbum no se pareciera a otro. Posterior a “Watershed”, Mikael se decidió por hacer algo distinto, lo que no significa que no volvamos a incluir voces guturales más adelante, no sabemos que hay en el futuro y si grabaremos algo más pesado o no. Así que esta es nuestra propuesta ahora.

Sus trabajos más recientes están muy distantes del resto, lo que se considera un cambio extremista si se comparan entre sí, sin embargo, se vislumbra un camino lógico de acuerdo a las influencias musicales de la banda y el desarrollo artístico. Si esta es su nueva perspectiva, un cambio radical, ¿qué nos depara el futuro para los próximos discos?

No me gusta mucho lo que diré, pero la verdad es que no lo sabemos (risas). Y eso es lo que me entusiasma, y a Mikael también. Tenemos algunas maquetas muy pesadas, de hecho, pero es algo prematuro porque estamos enfocados en las giras y en lo que queda del año. Recién en 2016 veremos qué ocurre con un nuevo disco. No sabemos a qué sonará, pero sabemos que será diferente en comparación a los dos últimos discos, así que ahí radica lo emocionante. Tampoco será una vuelta a lo que ya se hizo en “Blackwater Park” o “Deliverance”, pero está la convicción de que sea brutal en alguna forma que no se haya experimentado antes, de lo contrario estaríamos retrocediendo, y eso no forma parte de la identidad de Opeth.

El álbum de 2001, “Blackwater Park”, marcó el comienzo de la relación artística entre Opeth y Steven Wilson como productor a cargo, y para mucha gente es el mejor disco hasta la fecha. ¿Cuánto de la nueva dirección de la banda se le puede atribuir a la influencia de Wilson?

Se sabe que son buenos amigos con Mikael, pero en el caso de “Pale Communion”, por ejemplo, él sólo hizo la mezcla; no participó con nosotros en el estudio, ni en arreglos ni en la producción. Entiendo que lo preguntes por el trabajo que ha hecho junto a Mikael, incluyendo lo de Storm Corrosion, pero más allá de eso, diría que su rol no pasa de ahí.

¿Cuál es la principal diferencia entre tu trabajo en Opeth y lo que hiciste en otras bandas?

No estoy seguro, pero personalmente siempre me comporto igual sin importar donde esté tocando. Siempre fui un seguidor de Opeth y mi convicción es recoger la verdadera intención de la composición y luego ver qué es lo que soy capaz de hacer para contribuir a mejorar el tema. Es simple la forma en que veo mi participación y esta banda lo facilita porque su música es excitante; lo que Mikael compone es un desafío para mí como músico, por eso al principio cuesta un poco acostumbrarse por la extensión de las canciones y sus partes complejas que contienen arreglos de guitarras difíciles de tocar, como riffs pesados o las secciones más calmadas y acústicas. Todo resulta muy motivante.

¿Cuál dirías que fue el momento exacto en el que la banda (o Mikael, en su posición de compositor principal) visualizó el camino a seguir en la construcción de “Pale Communion”, pero por sobre todo, en esta nueva era?

Ese momento fue justo después de “Watershed” (2008). Mikael llegó con algunas canciones muy pesadas –que en lo personal me gustaron bastante cuando me las mostró en su estudio- para un eventual nuevo disco y Martín Méndez (bajista) le dijo que eran una continuación de lo hecho en aquel disco, que le sonaban muy parecidas, y que él creía que era la ocasión de hacer algo totalmente nuevo y diferente. Ese diría que fue el instante preciso, porque Mikael dijo “Oh, oh, tienes razón” y borró esos temas y empezó todo de nuevo.

Opeth ha actuado dos veces antes en Chile, ¿hay algo que recuerdes particularmente de esos shows?

Primero que todo, recuerdo que Santiago es muy bello, pero lo principal fue el público. En muchas entrevistas nos preguntan cuál es el país dónde más nos ha gustado tocar y siempre nuestra respuesta es Chile, y es verdad. Sudamérica en general se muestra más entusiasta en los conciertos que el resto del mundo, a pesar de que hay algunos lugares por ahí que sí llegan a un nivel parecido, pero el público chileno es un gran coro y canta todo junto a la banda, lo que es muy emocionante para nosotros. Esa energía que nos devuelven es formidable.

¿Qué podemos esperar de esta nueva visita? ¿Habrá algo especial en el setlist, por ejemplo, para conmemorar el aniversario número 25 de “Orchid”, el primer disco?

No, pero tocaremos algunas canciones que no hemos tocado en Chile, más de la vieja escuela, por lo que hablamos de un show bastante pesado: un 70% del repertorio apunta hacia el death metal, aparte hay tres cortes del último disco, lo que garantiza un balance entre el material nuevo y el clásico con más densidad, como “Deliverance” (2002). Tratamos de tocar una canción de cada álbum, pero esta vez no creo que ejecutemos algo de “Orchid”, sin embargo, los seguidores más acérrimos tendrán lo que esperan.

Por Hans Oyarzún

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Mark Lanegan: “Creo que toda esa cosa del streaming es una operación criminal”

Publicado

en

Mark Lanegan

Sin duda que una extensa carrera como la suya, ha hecho que Mark Lanegan guste de ir innovando y cambiando de dirección en cada trabajo que realiza, por lo que su álbum “Somebody’s Knocking” (2019) es una muestra perfecta de todas las distintas influencias que el músico ha ido adquiriendo con los años, donde la música que escuchaba en su juventud parece no dejarlo de lado a la hora de buscar inspiración para crear sus propias canciones. Con una obra tan amplia en términos sonoros, Lanegan tiene muy claro qué camino seguir cuando se trata de estructurar un disco a su medida, y bajo el contexto de este nuevo álbum, el músico se tomó un tiempo para conversar con HumoNegro sobre distintos aspectos de este disco.

Desde el proceso de composición, las inspiraciones detrás de algunos tracks puntuales del álbum, la forma en que elabora su repertorio cuando debe incluir nuevas canciones, la música que está escuchando durante el último tiempo y sus intenciones de visitar Sudamérica, entre otras cosas, es que conversamos con Mark en una entrevista que te dejamos de manera integra a continuación.

Acabo de escuchar tu último disco y está increíble. Así que quiero que partamos hablando un poco del proceso detrás de él. ¿Cómo fue toda la preparación de este trabajo?

Un montón de la música fue hecha por un amigo mío llamado Rob Marshall, guitarrista-compositor británico. Escribimos un montón de canciones para “Gargoyle” juntos y él puso la idea en mi cabeza de hacer un álbum doble, cosa que yo había querido hacer por bastante tiempo. Nos pusimos en marcha y coescribí un montón de música con él. Luego, también un amigo mío danés, llamado Sietse Van Gorkom, quien ha tocado cuerdas en mis álbumes y en un disco que hice en 2014 llamado “Phantom Radio”, coescribió una canción titulada “The Killing Season” conmigo. Entre él y Rob escribimos la mayoría del disco juntos. También compuse una de las canciones con Martin Jenkins, un tipo británico que graba bajo el pseudónimo de Pye Corner Audio; es un artista electrónico. Y luego escribí mi canción favorita con Alain Johannes, mi productor de hace muchos años. Todo está coescrito con otras personas. Quise hacer un álbum doble porque quería específicamente poner tantas canciones descaradamente pegajosas que podrían ser sencillos en él solamente, porque es algo que nunca había hecho antes. Probablemente nunca lo volveré a hacer, pero creo que he logrado mi meta y estoy feliz con ello.

¿Adaptaste más canciones o usaste el material descartado de otros discos? 

No, para nada, todo es totalmente nuevo, excepto por una canción, “Penthouse High”, que escribí con Alain Johannes, y que habíamos compuesto originalmente para “Gargoyle” y luego, mientras armábamos el disco, nos dimos cuenta de que realmente no encajaba con ese álbum. Pero esa fue escrita literalmente unos pocos meses antes de que empezáramos a trabajar en este disco, sólo que no terminó en el disco anterior. Fue la única canción que no era “totalmente nueva”, todo lo demás fue escrito al mismo tiempo que lo grabábamos.

Hablando de esa canción, leí en una entrevista que te inspiraste en New Order para hacer este track.

New Order, Depeche Mode, el synth-pop clásico que disfruté en los 80 y 90. Básicamente, quería hacer mi versión de una canción disco y Alain me ayudó a concretarlo, así que quedé muy satisfecho. Este disco tiene una vibra muy oscura, como la de algunas bandas de los ochenta.

Además de las mencionadas, ¿qué otras bandas fueron las influencias más grandes de este álbum?

Bueno, este disco para mí es una caja de sorpresas de influencias. Digo, puedo escuchar a The Stooges en él, a Love, a Joy Division, a Bauhaus o a New Order, un montón de las bandas que amo. Siempre he llevado mis influencias a flor de piel y no me avergüenza decir de donde mierda pido cosas prestadas. Y este disco es sólo mi versión de toda la música que he amado a lo largo de los años.

¿Qué estás escuchando ahora mismo, en estos días?

En estos días estoy escuchando principalmente música electrónica underground, un montón de cosas que no incluyen nada de canto. Principalmente es donde mi corazón está. O sea, aún escucho muchos favoritos del post-punk, ya sabes, como Joy Division, Siouxsie And The Banshees, Bauhaus, todo ese tipo de cosas.

Mark, entiendo que te gusta tener una sensación constante en todos tus discos, una vibra. Siento que este nuevo disco la tiene, pero estoy un tanto curioso por preguntarte: ¿cómo adaptas eso en sets en vivo cuando no tocas todas las canciones de principio a fin o de un álbum?

Armar un set en vivo es como armar una secuencia para un disco, que es algo que yo considero una forma de arte, algo que ya no es desafiante, ya que la mayoría de la gente consigue música vía streaming. Pero cuando armo un disco lo pienso a la vieja escuela: las primeras canciones que escribo son el principio y el final del disco, y de ahí incluyo el medio. Y es de la misma manera que cuando escribo un setlist, es como hacer un disco más grande que incluye registros o canciones de tus otros discos, pero es lo mismo, es la misma habilidad. Es sólo una cuestión de hacer que la mierda fluya, que tenga un auge y caída, esos momentos dramáticos. Sólo lo pienso de la misma manera, pero en un sentido más grande. De hecho, obtengo más oportunidad de disfrutar de esa parte del proceso cuando armo un setlist que cuando armo un disco, porque generalmente un disco tiene menos canciones y yo toco durante una hora y media. Aún no he hecho un disco de treinta canciones, pero he hecho setlist de treinta canciones (risas).

Leí que dices que hacer esto para un álbum es como hacer un setlist que dure para siempre, es decir, no puedes cambiar eso. Pero con plataformas de streaming como que, no sé, la gente no disfruta de los álbumes completos en la actualidad. ¿Qué piensas de eso?

Bueno, para empezar, creo que toda esa cosa del streaming es una operación criminal y que los artistas son los que están siendo arruinados. Las compañías discográficas han hecho tratos con estas compañías y ellos están ganando millones, pero los artistas están ganando menos que en los días en los que Bo Diddley comercializó todas sus ediciones para “Cadillac”. Puedo lograr 500 mil reproducciones en Spotify y ganar más dinero trabajando part-time en McDonald’s, eso es lo que pienso sobre el streaming. Y, además, eso no va a cambiar mientras viva, nunca va a cambiar porque no son solamente las compañías de streaming y las discográficas, sino que ahora tenemos una tercera generación de gente que ha crecido pensando que esta es la forma en la que consigues música. ¿Va la gente a empezar, de un momento a otro, a pagar por comprar discos? No, eso está en un futuro lejano. Pero, desafortunadamente, ha hecho que sea extremadamente difícil para artistas como yo, que dependía de la venta física de discos y que obtenemos menos del porcentaje de un centavo por cada reproducción. Entonces no ganamos nada por el streaming; nosotros no somos quienes ganamos dinero por eso. Spotify y las discográficas son los que están ganando. Creo que es un crimen, es un puto crimen.

Lo es. Es también como un mundo diferente. Recuerdo que una canción de Drake fue la más reproducida el año pasado, pero yo nunca he escuchado esa canción, y eso que, por mi trabajo, escucho música todo el tiempo. Es verdaderamente un mundo aparte del resto.

No sé, esto está hecho para ganar dinero gracias a los artistas. No lo entiendo, para ser honesto, no entiendo toda esta industria discográfica estos días.

¿Piensas que tal vez algún día todo el concepto de un álbum cambiará para siempre, que quizás los artistas no lanzarán discos en el futuro?

Por supuesto. Digo, ese parece ser el camino hacia donde todas las cosas están apuntando. Pero sí sé esto: la forma en la que yo gano la mayor parte de mi dinero es con los bootlegs que yo mismo grabo en vinilo. En otras palabras, yo mismo grabo mis shows, creo mis propios vinilos y los vendo en mis conciertos. Y así es como realmente me sostengo económicamente. Entonces, hay gente ahí fuera que siempre comprará álbumes. Habrá menos a medida que pasan los años. Ojalá haya suficientes para mantener un ingreso hasta que esté muerto. O sea, mira: ni siquiera creo que vaya a haber un país habitable en cien años, así es cómo me siento sobre las cosas. Hacia allá siento que van las cosas. Esa es la violación de este mundo hecha por estos políticos que están destruyendo la atmósfera. Los Angeles será inhabitable, Nueva York estará sumergida bajo el agua, estará tan caluroso en todos lados, que la gente no podrá producir cultivos, no habrá cosas para comer. Esa es mi visión del futuro. Entonces, cualquier cosa que pase en el negocio de la música, es insignificante. Ojalá esté muerto para cuando todas estas situaciones entren en juego, porque eso es lo que creo que está pasando en este futuro. Odio ser un aguafiestas, pero es lo que se nos viene.

Mark, quiero volver a cuando estábamos hablando de tu disco. Dices que siempre haces la primera y la última canción, y después empiezas a llenar el espacio vacío en el álbum. ¿Es así como siempre has trabajado?

Sí, así es como he trabajado siempre. Busco la primera o la última canción, y luego trato de rellenarlo. Porque hay ciertas canciones que naturalmente sientes que será la primera en el disco, y luego hay otras que naturalmente sientes que podría ser la última, porque para mí es la primera, la última, quizás la tercera o la cuarta canción en un disco las que son las más importantes. La primera es la más importante porque es tu introducción. “Esto es de lo que se va a tratar este disco, esto es lo primero que la gente va a oír”. Y en la tercera o cuarta canción es generalmente donde pongo el que considero es el sencillo más fuerte, la que puede tener la mejor oportunidad de ser tocada en la radio porque ahí es donde naturalmente pertenece en mi mente. Y luego, la última canción es la más importante para mí porque esa es en la que realmente digo “adiós”, y puede que sea por última vez porque nunca sabes lo que va a pasar en este mundo o cuál va a ser tu último disco. Trato de hacer de ese tema una canción importante, una que sea significativa para mí y, ojalá, para otra gente.

Has dicho que trabajas con letras instintivas. ¿Eso quiere decir que siempre la música vino antes y luego empiezas a escribir las letras?

Bueno, depende. Si estoy escribiendo una canción solo, ambas salen al mismo tiempo. En otras palabras, cuando estoy haciendo sonidos en un instrumento, también estoy haciendo sonidos con mi voz, y es el mismo método si alguien más me entrega la música. Cuando estoy escuchando música por primera vez, también estoy haciendo mi mapa vocal por primera vez, y usualmente termina siendo casi igual a lo que empecé haciendo la primera vez. Eso quiere decir que no estoy necesariamente escribiendo palabras, pero estoy haciendo sonidos y frases sin saber realmente hacia dónde la música va a ir, especialmente si, por supuesto, alguien más ha escrito la música, no sé dónde están los cambios. Yo sólo la sigo instintivamente y luego pongo las palabras que parecen ser las apropiadas para esa pieza de música y esa melodía. Nunca con el pensamiento de sobre lo que trata o lo que significa. A veces, sólo años después descifro lo que estaba diciendo, pero a veces no sé lo que estoy diciendo. La mayoría de las veces siento que estoy solamente invocando a alguien más. Por ejemplo, si alguien me entrega una pieza de música, en diez minutos puedo tener una parte vocal y letras escritas para ella. Soy rápido, soy así de rápido, pero no soy realmente yo. Sólo siento que es algo que viene a través de mí desde otra parte.

Mark, me gustaría terminar esta entrevista preguntando si tendremos la oportunidad de escuchar estas nuevas canciones en vivo aquí en Sudamérica en el futuro cercano.

Ciertamente, espero que sea así. Amo ir a Santiago, es una de mis ciudades favoritas de todos los tiempos y amo el público allá. Generalmente voy una vez cada tres años, más o menos, pero con el favor de Dios estaré allá tan rápido como pueda porque es uno de mis lugares favoritos.

Muy bien, esperamos verte acá. Gracias por tu tiempo, fue un placer.

El placer es mío. Un agrado hablar contigo.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 2 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 2 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 2 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 2 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 1 semana

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 1 semana

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 1 semana

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 1 semana

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 4 semanas

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 4 semanas

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas