Conéctate a nuestras redes
Flying Lotus Flying Lotus

Artículos

Especial SUE 2018: Flying Lotus

Publicado

en

Dentro del rimbombante retorno del Festival SUE a nuestra capital el próximo 11 de abril en el Estadio Nacional, con Radiohead como el gran cabeza de cartel, se asoma un número que quizás no despierte las mismas pasiones que los británicos en nuestro país, pero cuya presencia dentro del cartel es un lujo que muchos estábamos esperando desde hace bastante tiempo. Porque el debut en Chile de Steven Ellison, más conocido por el nombre de Flying Lotus, es otra de las citas imperdibles a las que nos convoca el certamen capitalino en su sexta edición.

Con cinco discos bajo el brazo, siendo el más reciente “You’re Dead!” (2014), el músico y productor estadounidense aterrizará en nuestro país en su momento más prolífico. Nacido en el seno de una familia de reconocidos jazzistas, entre ellos John y Alice Coltrane, Ellison comenzó su carrera musical como rapero bajo el seudónimo de Captain Murphy, para luego dedicarse de lleno a Flying Lotus, proyecto en el cual oficia más como un arquitecto que como músico, poniéndose detrás de las perillas y dirigiendo a los destacados personajes que colaboran en su música. Desde el mismísimo Thom Yorke, pasando por Herbie Hancock, hasta llegar a Kendrick Lamar, son algunos de los nombres que se han puesto bajo las órdenes del afroamericano, en composiciones espaciales, donde todo puede pasar al antojo del maestro de ceremonias.

Para corroborar lo anterior, sólo basta echar mano a cualquiera de los sencillos que el músico ha lanzado para reconocer la misma esencia manifestada en diferentes estilos y sonidos. Ahí tenemos la divina “Never Catch Me”, el minimalismo sicodélico de “Zodiac Shit”, o la hipnótica simpleza de “Putty Boy Strut”. La versatilidad del norteamericano queda aún más patente al revisar sus discos en profundidad, tomando, por ejemplo, su última obra, “You’re Dead!”, la cual es una odisea de estímulos musicales, a ratos celestial y en otros terrorífica, en un álbum conceptual que nos habla de las drogas y la muerte, con el jazz como gran pilar del que surgen los diecinueve cortes que lo componen.

Pero no sólo en el ámbito musical brilla Flying Lotus como virtuoso creador de productos que remecen nuestros sentidos. El año pasado, durante la realización del Festival de Cine de Sundance, Ellison presentó su primer filme: “Kuso”. La comedia de terror gore cuenta en diferentes secuencias la historia de los sobrevivientes a un devastador terremoto en la ciudad de Los Angeles, siendo “reconocida” por la crítica como una de las películas más asquerosas de 2017. Y los vínculos de Flying Lotus con el cine no terminan ahí, ya que también el año pasado fue elegido para componer la banda sonora del cortometraje “Blade Runner: Black Out 2022”, una de las tres obras que sirvió como precuela para “Blade Runner 2049” de Denis Villeneuve.

Si queremos sumar más credenciales a la carrera del estadounidense, también podemos mencionar que fue uno de los productores del vanagloriado disco “To Pimp A Butterfly” (2015) de Kendrick Lamar, y también de otros artistas menos conocidos, pero igual de notables, como el rapero Hodgy y el multi instrumentalista Thundercat. Pero, en cuanto concierne a su carrera musical como Flying Lotus y a lo que veremos sobre el escenario del Estadio Nacional el próximo 11 abril, es el show de un hombre que, armado de sintetizadores y otras consolas y apoyado de un gran show audiovisual, nos deslumbrará con un sonido que parece extraído de otro mundo. Flying Lotus en SUE, es una experiencia que no se puede dejar pasar.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Las tres etapas de The Raconteurs

Publicado

en

Raconteurs

No debería ser tan adecuado catalogar a Jack White como el líder de The Raconteurs, pero sin duda él es su cara más visible. Más allá de eso, la banda ha forjado una imparable carrera desde 2005, transformándose en uno de los proyectos más interesantes del oriundo de Detroit, con tres álbumes de estudio hasta la fecha que sonarán fuerte el próximo 13 de noviembre cuando el conjunto llegue por primera vez a Chile con un concierto en Coliseo Santiago. Desde sus inicios hasta ahora, The Raconteurs ha ido quemando diferentes etapas, desde las exploradoras canciones de su primer LP, pasando por el rock más radial en el segundo, hasta derechamente las composiciones con carácter de stadium rock de su tercera placa. El proyecto es, sin duda, el punto de encuentro entre músicos que van adquiriendo experiencias por fuera en sus distintas entregas musicales, forjando en conjunto su sabiduría y carácter al encontrarse aquí reunidos.

Lo que surgió como una idea entre Jack White y Brendan Benson, se vio materializada en el primer disco de la banda, “Broken Boy Soldiers” (2006), con el dúo acompañándose de Jack Lawrence y Patrick Keeler para desarrollar un trabajo donde fueron explorando distintas veredas del rock, pasando por la psicodelia y el garage, entre otros estilos, lo que generó toda una novedad debido a la variada instrumentación, algo poco habitual para White en sus trabajos con The White Stripes hasta “Get Behind Me Satan” (2005), obra que sirvió como puntapié inicial para que el músico ampliara la paleta de instrumentos y estructuras que maneja en sus composiciones. Además de sencillos más conocidos como “Steady, As She Goes”, “Broken Boy Soldiers” o “Level”, este álbum cuenta con algunas gemas escondidas, como “Hands”, “Store Bought Bones” o “Blue Veins”, donde se demuestra lo bien que funciona cada pieza del conjunto cuando trabajan a paso firme, cómodos y totalmente cómplices de cada movimiento que se ejecuta.

Fue así como la banda incorporó más elementos del blues y un rock mucho más radial en “Consolers Of The Lonely” (2008), un trabajo que llegó de manera sorpresiva con un anuncio apenas la semana anterior a su lanzamiento. Con los ojos de la crítica ya sobre su figura, la banda mantuvo la vara en alto en términos de calidad compositiva, destacando el mega hit “Salute Your Solution” y otros pilares fundamentales de su catálogo, como “Old Enough”, “Top Yourself” o “Carolina Drama”, donde los factores acústicos del country son incorporados a la manera en que la banda ya acostumbraba a operar. Todo eso, gracias a la unión de Benson y White, donde se encuentran dos mundos completamente diferentes, permitiendo que la banda diera sus primeros indicios hacia el rock más clásico tipo Led Zeppelin o The Who, algunas de las principales comparaciones que se hicieron al momento de que publicaran su segundo trabajo, el que vino acompañado de un silencio discográfico que se prolongó por poco más de una década.

Help Us Stranger

En algún punto de ese período comenzó a gestarse el regreso triunfal con “Help Us Stranger”, álbum que los traerá por primera vez a Sudamérica y donde la banda toma riesgos para beneficiarse de un sonido mucho más maduro y estructurado, recordando mucho al rock de estadios que desarrollaron durante la década del 90 bandas como Guns N’ Roses o The Rolling Stones, utilizando muchas estrategias, como la combinación de guitarras acústicas con eléctricas, coros de doble voz y un teclado cada vez más prominente no sólo en este trabajo, sino que también en el resto del repertorio. Dichas canciones tienen una ventaja particular a la hora de enfrentarse al show en vivo, y esa es que la banda entiende muy bien cómo adaptar la música a diferentes contextos, cambiando los tempos, incorporando pasajes de improvisación o simplemente modificando la forma en que estas son interpretadas.

Ya con tres álbumes a su haber, The Raconteurs parece finalmente haber encontrado su norte en el rock que pretende hacer. Y no es que hayan tardado toda su carrera en concretar algo como esto, sino más bien es un reflejo de la madurez sonora que la banda fue adoptando cada vez mejor a medida que sus otros proyectos le tomaban el tiempo entre un álbum y otro. Muchas veces se ha debatido de si Jack White es un innovador o simplemente reinterpreta estilos, lo cierto es que tiene mucho de ambos, por lo cual no se le debe quitar méritos cuando se analiza su obra. Eso sí, cuando hablamos del cuarteto (o quinteto en vivo, si se considera a Dean Fertita dentro de la alineación), nos damos cuenta de inmediato que son cuatro fuerzas que, más que opacarse entre ellas, se combinan a la perfección para conformar un combo imparable, el que de seguro derribará Coliseo Santiago cuando la banda repase estas tres importantes obras en el mes de noviembre.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 2 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 2 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 2 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 2 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 1 semana

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 1 semana

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 1 semana

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 1 semana

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 4 semanas

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 4 semanas

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas