Conéctate a nuestras redes
Pearl Jam Pearl Jam

Artículos

Especial Lollapalooza Chile 2018: Pearl Jam

Publicado

en

Cuando Kurt Cobain lucía su polera con la leyenda “Grunge is dead” en 1993, seguramente no tenía idea de la potencia que tendría esa frase más de dos décadas después. Para ese entonces, la muerte ya se había llevado a Andy Wood, vocalista de Mother Love Bone, y años más tarde también apagó la voz del histórico de Nirvana. Le siguieron en línea recta los decesos de Shannon Hoon en 1995, Layne Staley en 2002, Scott Weiland en 2015 y Chris Cornell en 2017. Hoy en día, a más de 25 años de la explosión del grunge, todos los ojos están puestos sobre Pearl Jam como los grandes sobrevivientes de un aullido generacional que supo lavarle la cara al rock en la última década del siglo XX, con un cancionero insuperable que perdura hasta el día de hoy en la vida de millones de fanáticos.

Justamente son ellos los que saben que ningún concierto de la banda es igual al otro: cambios en el setlist, covers, invitados especiales, todo puede pasar, y sus cinco conciertos en nuestro país hasta la fecha dan cuenta de ello. La doble jornada en San Carlos de Apoquindo en 2005 aún se recuerda con la emoción de la primera vez e incluye aderezos inolvidables, como la llovizna durante “Black” en el show del 22 de noviembre, lo que le dio una atmósfera aún más íntima a la vitoreada balada, o la inclusión de canciones inesperadas como “In My Tree” o “State Of Love And Trust”, que hicieron gritar a más de algún fanático acérrimo en la jornada siguiente. Seis años después, la algarabía de los miles de espectadores que se congregaron en el Estadio Monumental volvió a demostrar esa conexión emocional e idílica que la agrupación tiene con sus fanáticos, desde el comienzo con la emotiva “Unthought Known”, pasando por las imperdibles de siempre, como “Jeremy” o “Even Flow”, hasta lados B como “I Got Id” o estruendos como “Animal” o “Once”, un lazo forjado a puro corazón.

La historia se volvió a repetir por tercera vez en 2013, cuando más de 65.000 personas repletaron la elipse del Parque O’Higgins para verlos cerrar la primera noche de un Lollapalozza soñado, que incluyó nombres tan insignes como Queens Of The Stone Age, The Black Keys, A Perfect Circle, Franz Ferdinand, The Hives, Kaiser Chiefs, Alabama Shakes y Tomahawk. De hecho, los mismísimos Perry Farrell y Josh Homme se unieron para interpretar la original de Neil Young “Rockin’ In The Free World”, cover que ya casi le pertenece a los liderados por Vedder y que además calza de manera perfecta con su actitud perseverante a través de los años, en los que no han hecho otra cosa que aumentar su público: no sólo son capaces de renovar sus huestes, sino que además mantienen cautivos a los de siempre.

Muestra de ello fue su primer concierto en el Estadio Nacional en noviembre de 2015, en el que los símbolos de madurez, tanto sónica como escénica, hicieron vibrar el coloso de Ñuñoa bajo el amparo de un disco sólido como fue “Lightning Bolt” (2013) y de sus clásicos imperecederos. Los asistentes a esa maratónica clase rockera de casi tres horas pudieron ser testigos, a 10 años de su debut en Chile, de un grupo en pleno estado de confianza, con un dominio de masas extraordinario, a pesar de haber experimentado episodios tan dolorosos en su carrera, como el de Roskilde en 2000, donde nueve personas murieron aplastadas por una enorme multitud debido a graves fallas en la organización del recital, como detalla el guitarrista Stone Gossard en el libro “Everybody Loves Our Town: A History Of Grunge” (2011) de Mark Yarm, el que recoge la historia oral del grunge: “La barrera estaba a treinta metros del escenario, había anochecido y llovía. Algunas personas cayeron al suelo y no teníamos idea. Formamos parte de un acontecimiento mal organizado a todos los niveles”.

Pese a las adversidades tan mayúsculas como lo ocurrido en aquella fatídica jornada, de haber batallado con las críticas de muchos que los catalogaban como parte de la ola del momento en los 90, del conflicto con Ticketmaster que los llevó a niveles de estrés inconmensurables, de ver cómo muchos de sus pares generacionales y amigos caían en batalla por los excesos, los oriundos de Seattle se mantienen hasta el día de hoy con la moral de Fugazi y la perseverancia de los Stones. Sobran las razones para apreciar la contundencia de la base compuesta por Cameron, Ament y Gaspar en batería, bajo y teclados, respectivamente, experimentar en carne propia la solidez de Gossard y el virtuosismo de McCready en las guitarras, y deslumbrarse con la energía incombustible del entrañable Vedder el próximo viernes 16 de marzo en Lollapalooza 2018.

No cabe duda de que la emoción saldrá tanto de los parlantes arriba del escenario, como de las miles de personas que corearán todas y cada una de las canciones, porque se sabe que cada reunión con la banda es una velada imperdible, una que marca diferencia con actos maqueteados hasta la saciedad. Pearl Jam no sólo ha sido capaz de resistir estoico el paso del tiempo, sino que sorteó los embates del rock manteniendo un discurso coherente, que además nutre su carrera en vivo, lo que lo vuelve un número imperdible en cualquier momento de su carrera. Supieron evolucionar –y lo seguirán haciendo– para ver todo más claro desde su espejo retrovisor.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Las tres etapas de The Raconteurs

Publicado

en

Raconteurs

No debería ser tan adecuado catalogar a Jack White como el líder de The Raconteurs, pero sin duda él es su cara más visible. Más allá de eso, la banda ha forjado una imparable carrera desde 2005, transformándose en uno de los proyectos más interesantes del oriundo de Detroit, con tres álbumes de estudio hasta la fecha que sonarán fuerte el próximo 13 de noviembre cuando el conjunto llegue por primera vez a Chile con un concierto en Coliseo Santiago. Desde sus inicios hasta ahora, The Raconteurs ha ido quemando diferentes etapas, desde las exploradoras canciones de su primer LP, pasando por el rock más radial en el segundo, hasta derechamente las composiciones con carácter de stadium rock de su tercera placa. El proyecto es, sin duda, el punto de encuentro entre músicos que van adquiriendo experiencias por fuera en sus distintas entregas musicales, forjando en conjunto su sabiduría y carácter al encontrarse aquí reunidos.

Lo que surgió como una idea entre Jack White y Brendan Benson, se vio materializada en el primer disco de la banda, “Broken Boy Soldiers” (2006), con el dúo acompañándose de Jack Lawrence y Patrick Keeler para desarrollar un trabajo donde fueron explorando distintas veredas del rock, pasando por la psicodelia y el garage, entre otros estilos, lo que generó toda una novedad debido a la variada instrumentación, algo poco habitual para White en sus trabajos con The White Stripes hasta “Get Behind Me Satan” (2005), obra que sirvió como puntapié inicial para que el músico ampliara la paleta de instrumentos y estructuras que maneja en sus composiciones. Además de sencillos más conocidos como “Steady, As She Goes”, “Broken Boy Soldiers” o “Level”, este álbum cuenta con algunas gemas escondidas, como “Hands”, “Store Bought Bones” o “Blue Veins”, donde se demuestra lo bien que funciona cada pieza del conjunto cuando trabajan a paso firme, cómodos y totalmente cómplices de cada movimiento que se ejecuta.

Fue así como la banda incorporó más elementos del blues y un rock mucho más radial en “Consolers Of The Lonely” (2008), un trabajo que llegó de manera sorpresiva con un anuncio apenas la semana anterior a su lanzamiento. Con los ojos de la crítica ya sobre su figura, la banda mantuvo la vara en alto en términos de calidad compositiva, destacando el mega hit “Salute Your Solution” y otros pilares fundamentales de su catálogo, como “Old Enough”, “Top Yourself” o “Carolina Drama”, donde los factores acústicos del country son incorporados a la manera en que la banda ya acostumbraba a operar. Todo eso, gracias a la unión de Benson y White, donde se encuentran dos mundos completamente diferentes, permitiendo que la banda diera sus primeros indicios hacia el rock más clásico tipo Led Zeppelin o The Who, algunas de las principales comparaciones que se hicieron al momento de que publicaran su segundo trabajo, el que vino acompañado de un silencio discográfico que se prolongó por poco más de una década.

Help Us Stranger

En algún punto de ese período comenzó a gestarse el regreso triunfal con “Help Us Stranger”, álbum que los traerá por primera vez a Sudamérica y donde la banda toma riesgos para beneficiarse de un sonido mucho más maduro y estructurado, recordando mucho al rock de estadios que desarrollaron durante la década del 90 bandas como Guns N’ Roses o The Rolling Stones, utilizando muchas estrategias, como la combinación de guitarras acústicas con eléctricas, coros de doble voz y un teclado cada vez más prominente no sólo en este trabajo, sino que también en el resto del repertorio. Dichas canciones tienen una ventaja particular a la hora de enfrentarse al show en vivo, y esa es que la banda entiende muy bien cómo adaptar la música a diferentes contextos, cambiando los tempos, incorporando pasajes de improvisación o simplemente modificando la forma en que estas son interpretadas.

Ya con tres álbumes a su haber, The Raconteurs parece finalmente haber encontrado su norte en el rock que pretende hacer. Y no es que hayan tardado toda su carrera en concretar algo como esto, sino más bien es un reflejo de la madurez sonora que la banda fue adoptando cada vez mejor a medida que sus otros proyectos le tomaban el tiempo entre un álbum y otro. Muchas veces se ha debatido de si Jack White es un innovador o simplemente reinterpreta estilos, lo cierto es que tiene mucho de ambos, por lo cual no se le debe quitar méritos cuando se analiza su obra. Eso sí, cuando hablamos del cuarteto (o quinteto en vivo, si se considera a Dean Fertita dentro de la alineación), nos damos cuenta de inmediato que son cuatro fuerzas que, más que opacarse entre ellas, se combinan a la perfección para conformar un combo imparable, el que de seguro derribará Coliseo Santiago cuando la banda repase estas tres importantes obras en el mes de noviembre.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 4 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 2 semanas

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 2 semanas

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 2 semanas

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 2 semanas

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 3 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 3 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas