Conéctate a nuestras redes
David Byrne David Byrne

Artículos

Especial Lollapalooza Chile 2018: David Byrne

Publicado

en

Lo que el escocés naturalizado estadounidense David Byrne creó –le guste o no a él mismo como sea llamado– es un epítome del denominado art rock, una corriente musical muchas veces criticada por un supuesto elitismo que se origina y prejuicia desde el prisma y el afán de dotar a la música de referencias de otras corrientes artísticas, desde donde justamente fueron compuestas las canciones de Talking Heads, una de las bandas más seminales del estilo y una de las menos convencionales al estilo que frecuentaba CBGB, uno de los clubes de punk más insignes de Nueva York.

Byrne se encargaba de crear música obtusa y a contrapelo de sus compañeros de época, donde primaba la furia y la visceralidad, pero compartiendo el mismo escenario y el mismo círculo lo que lo dotó de cierta irreverencia y soltura a la hora de crear álbumes, una suerte de rebelión a su propia manera, incluso cuando Talking Heads terminó su carrera en 1991. Talking Heads, y en particular Byrne querían hacer cosas distintas a su escena, y pocos podrían ufanarse de haber escrito un libro sobre cómo entender la música o de la multiculturalidad que le dio andar en bicicleta por el mundo sin sonar pretenciosos.

Primero, generó un paradigma en lo que se gestó como el punk neoyorkino, anotando un número que no deseaba destruir lo que le rodeaba, sino decorarlo. Y no se trata de un invento naive, es lo que cualquiera podría pensar, pero el arte es prog-rock, es punk rock, es pop, y Byrne supo mezclar sus influencias, y cuando lo hizo en solitario se desató. Lo de “Rei Momo” (1989) no tiene precedentes en la música de aquel entonces, un músico salido del punk y del indie haciendo sus propias invenciones de merengue, mambo, son cubano, cha cha cha y múltiples ritmos afines. Byrne siempre ha sido desprejuiciado en ese sentido, capturando lo que en los barrios de Nueva York sonaba marginalmente y explotándolo, dotándolo de una vitrina y una nueva energía.

Si hay una persona que puede encarnar al menos masivamente el espíritu de la world music –junto con Peter Gabriel– es Byrne. Creó su propio sello, Luaka Bop, albergando desde rock, pop, funk, ritmos latinos y africanos o soul, y ese mismo afán camaleónico es el que le ha hecho rodearse de experimentados y creativos músicos durante toda su carrera. Conocida es su relación artística con Brian Eno en álbumes como “My Life In The Bush Of Ghosts” (1981) o “Everything That Happens Will Happen Today” (2008), dentro del cual se produjo el primer encuentro formal entre Annie Clark, más conocida como St. Vincent, el cual se materializó finalmente en “Love This Giant” (2012), un LP colaborativo y disperso, tal como ellos mismos.

Byrne también ganó un Oscar colaborando con Ryuichi Sakamoto y Cong Su por su trabajo musical para “The Last Emperor” de Bernardo Bertolucci, grabó “Here Lies Love” (2010), un álbum colaborativo con Fatboy Slim, y la lista podría seguir: aportes en teatro, ballet, cine. Incluso entró en la historia de la tecnología con su canción “Like Humans Do”, la que servía como música de muestra en el sistema operativo Windows XP. El bagaje creativo de Byrne inclusive le permite darse el lujo de enseñarnos cómo funciona la música, en su cabeza y en términos generales, en “How Music Works” (2012), una colección de ensayos donde abarca distintos aspectos de la música, desde arquitectura de escenarios hasta cómo funcionan los contratos discográficos, y una larga lista de tips que sólo alguien como David Byrne podría dar. Sus números, su obra y su historia lo avalan, y lo ponen como uno de los shows más importantes del festival Lollapalooza Chile 2018. Un lujo que tendremos aquel viernes 16 de marzo.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 11 horas

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 1 día

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas