Conéctate a nuestras redes
Nick Cave Nick Cave

Entrevistas

Una mañana con Nick Cave

Publicado

en

Es una agradable y soleada mañana de octubre en la capital, cuando en uno de los salones del lujoso Hotel Sheraton la prensa espera ansiosa por el arribo de Nick Cave, quien citó a los medios nacionales para una conferencia donde se abordarían diferentes temas, desde su estatus como artista de culto, sus recuerdos del accidentado debut en Chile en 1996, además de su percepción sobre el mundo del arte, entre otras cosas.

Lo primero que llama la atención del australiano es su semblante y figura estilizada y elegante, como un vampiro por el cual parecieran no pasar los años. Cave llega, saluda amigablemente, da instrucciones para apagar la música y pide algunas fotos a los gráficos, todo eso en el transcurso de un fugaz minuto, donde toma asiento, con un café y botella de agua al costado, y entrega la oportunidad para escuchar a los presentes y responder sus consultas. Entre lo más destacado que ocurrió en la conferencia, la prensa interrogó al músico sobre diversos temas, como los siguientes:

Sobre su primer show en Chile con The Bad Seeds en 1996 y por qué tardó tanto en volver a presentarse en nuestro país:

“No sabía que la gente escupía porque querían ver a Cypress Hill, estoy más molesto ahora (risas). Hemos tratado de venir por mucho tiempo, pero es difícil llegar hasta acá, principalmente por factores financieros y logísticos. Estábamos planeándolo por mucho tiempo, pero este show es muy diferente al otro, sentimos que era importante llevar este espectáculo en particular a todos lados. Es esencial llevarlo adonde no hemos estado. Por cierto, todo el mundo nos escupía al principio; una vez en Glasgow la audiencia orinaba desde el balcón. Es ridículo pensar que no volvíamos a Chile por lo que pasó (risas)”.

Sobre las fotos que subió su esposa a Instagram, donde lo muestra trabajando en el estudio:

“Mi esposa siempre postea cosas, no puedo controlar su adicción a Instagram (risas). Hemos estado en el estudio en California, pero ahora no puedo decir mucho, lo único que les afirmaré es que estamos componiendo un nuevo disco, actualmente estamos en mitad de la composición, revisando las ideas y viendo lo que se genera a partir de ellas”.

Abordando la experiencia personal e íntima que se genera en sus shows. ¿Es algo que tiene una intención o se requiere para cantar estas canciones más oscuras de su último disco?

“Como sabrán, mi hijo murió hace tres años. Esto generó un gran impacto y cambió mi vida, después de eso llevé un proceso para abrirme y ser más receptivo con las cosas, la audiencia responde igual y eso es importante porque es algo que nos ha hecho girar en todos lados. Todo es una combinación, la verdad. De igual manera las canciones requieren ese intercambio con el público para ser interpretadas”.

Su trabajo en la música, el cine y literatura. ¿Considera al arte como una influencia en el comportamiento de la sociedad?

“Por supuesto, para mí el arte vive fuera del resto, vivimos en un mundo racional y el arte está fuera de ese mundo, como en otra dimensión. Los artistas cumplimos la función de ir a este otro mundo paralelo, volver con mensajes y traspasarlos al resto de la humanidad, es toda una ocupación porque sin eso el mundo no sería lo mismo”.

Sobre la aparición de su música en la serie “Peaky Blinders” y como eso ha generado una apertura en su público.

“Es algo extraordinario, tocamos para una audiencia joven en la actualidad, hay gente de todo tipo, con este álbum en particular la gente respondió de muy buena manera, a pesar de que es un tanto tranquilo. Hay aspectos de un disco que la gente joven detecta mejor, no sé por qué será”.

Hablando de sus shows en vivo, su antigua banda The Birthday Party era más agresiva, en contraste a la conexión más emocional con la gente que tiene ahora como frontman.

“Creo que lo del frontman es una idea que está casi muerta, ya no quedan muchos actualmente. Personalmente me gusta, crecí siguiendo a estas figuras centrales como Bowie, ya saben, esa gente que trae un mensaje. Hay un propósito para la figura principal, la audiencia se fija en un solo punto, es algo que pasa. Al momento de conectar con ellos es como conectarse a una fuente de poder, es tremendo lo que genera eso en mí, sobre todo a mis 61 años”.

Por supuesto, en HumoNegro tuvimos la oportunidad de intercambiar palabras con el artista, consultándole por su relación creativa junto a Warren Ellis, su compinche en la banda, a lo que el músico, de muy buen humor y con su particular ironía, nos respondió lo siguiente:

“No lo llamaría un compinche, eso es más para Batman y Robin (risas). Lo veo como alguien igual a mí porque me puedo apoyar mucho en él a la hora de hacer música, nunca he tenido eso con otro miembro, una relación tan cercana como esta. Es muy importante y estoy al tanto de que esto no durará para siempre, es algo normal en las colaboraciones, a veces se desinflan, pero nosotros hacemos mucho para mantener nuestra relación viva, y eso es realizar cosas fuera de la banda. Ambos tenemos proyectos por nuestro lado, por lo que realizamos en conjunto es nuestro punto de unión. Admiro mucho a Warren, lo que hace en el último disco es increíble, es un privilegio trabajar con él, es un maldito genio y un gran músico, es un regalo tenerlo junto a mí, ya sabes, ¡es mi compinche! (risas).

Acerca de su rol como novelista, la diferencia entre los procesos para componer música y para escribir un libro.

“Diría que la dedicación es algo fundamental, si no te dedicas de verdad a algo mejor no lo hagas. Lo más difícil al escribir un libro es pensar la idea de lo que quieres, al menos para mí. En un libro tienes esa idea y la plasmas escribiendo libremente, en cuanto a las canciones, hay veces en que la creas, tienes una maqueta y te enfrentas a la terrible situación de qué hacer con ella. Es algo mucho más complejo y dramático, pero igualmente funciona de forma abstracta”.

Sobre la premisa en “Push The Sky Away”, donde hay una línea que habla sobre como el rock & roll salva vidas.

“Si, diría que mi vida ha sido salvada por estos conciertos. No es exageración, el poder de la audiencia ha sido de mucha ayuda para mí”.

Cuando una periodista le consulta acerca de que se sabe todo antes sobre un concierto con sólo entrar a internet y qué piensa él de que no tengamos más sorpresas en los shows:

“Si, podrías simplemente no entrar a internet, (risas generales). Hay opciones, simplemente podrías no entrar, siempre tocamos el mismo set, no hay necesidad de que no sepan eso. La narrativa y proyección del set es la misma, la emocionalidad es importante, no es sólo subir y tocar un par de canciones, tenemos partes en el set que cambiamos instrumentos, etcétera. Pero la emoción es la misma, tocamos ese tipo de show, hay un gran propósito detrás, no es que no nos preocupemos de hacer el mismo setlist o que seamos flojos, es todo un concepto que está detrás, independiente de que las canciones sean las mismas”.

Lo interactivo del show, momento en que sube gente al escenario.

“Esto no es algo que hayamos planeado, de pronto la gente comenzó a subir en un show y pensamos “oh, ok, no hay problema” (risas). De pronto comenzamos a hacerlo, pero muchas veces se salía de control. Ahora suben cuando yo digo, pero hubo problemas una vez, ya que alguien cayó del escenario y se tuvieron que tomar medidas a contar de ese momento, porque no es algo bueno. No sé qué pasará hoy, la verdad, pero de seguro subiremos gente”.

Sobre el show de la noche y como las sillas pueden afectar la experiencia

“No es lo ideal tener sillas, pero tampoco es lo ideal tener un mar de gente que no vea nada. No me preocuparía mucho de eso. ¿Preguntas porque tienes un mal asiento? (risas). No soy un profesor de escuela, no puedo decirle a la gente que no se suba o lo que sea. Los asientos VIP sí son un problema: tienes una primera fila completa de gente que no presta atención y eso es un problema. Erradicamos eso y ya no nos preocupa”.

Finalmente, se le consultó sobre sus actividades en Santiago:

“Creo que me iré mañana, así que visitaré la ciudad. Quiero conocer y caminar, siempre que viajo a un lugar consigo un auto y un conductor local al que le pido que me lleve al sector más rico y al sector más pobre de la ciudad y que me cuente sobre él. Es interesante hacer eso, no sé si acá sea buena idea ir al sector más pobre, ¿qué dicen ustedes? Quizás debería quedarme en el auto (risas). Es bueno para saber sobre la ciudad, además que trabajo escribiendo mientras viajo, lo tomo como una oficina móvil que me lleva por una ciudad desconocida que no conozco, es algo que me gusta hacer donde sea que vayamos”.

Nick Cave & The Bad Seeds se presentará esta noche en el Teatro Caupolicán, con entradas absolutamente agotadas. Atentos a nuestro review del show.

IR A LA GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Jim Reid de The Jesus And Mary Chain: “Nunca encajamos, existíamos en nuestro propio rincón”

Publicado

en

Mary Chain

Muchas veces han sido denominados como “la única verdadera banda indie”, y es bien cierto que The Jesus And Mary Chain no se aleja mucho de ese apelativo. Luego de estar separados por casi diez años, la banda regresó a los escenarios en 2007, mucho más maduros y dejando de lado todas las peleas que los hicieron distanciarse en un momento y publicando el álbum “Damage & Joy” (2017) como una muestra de aquello. Ahora, el conjunto integrado por los hermanos Jim y William Reid llegará nuevamente a nuestro país para encabezar la primera edición del festival Antena, siendo el encargado de cerrar la jornada del día 29 de junio, en su regreso a Santiago luego de haberse presentado por última vez en 2014.

Para amenizar la espera a este anhelado regreso, es que nos sentamos al teléfono junto al guitarrista Jim Reid, quien, de manera muy introvertida y serena, conversó con nosotros sobre una serie de temas en torno a la banda, tales como la grabación de su primer álbum en 20 años, el dolor de cabeza que significó trabajar en el disco “Munki” antes de su separación, su opinión sobre la música actual y las bandas que se sintieron inspiradas por The Jesus And Mary Chain, entre muchas cosas más, en una entrevista que te dejamos a continuación:

Obviamente, de lo primero que hablaremos es de este regreso a Chile luego de cinco años. ¿Cómo ven esta próxima visita al país?

Estoy expectante por regresar, ya han pasado cinco años. La audiencia chilena es muy entusiasta, es uno de los mejores públicos que hemos tenido, por lo que espero experimentar eso de nuevo.

Vienen con el álbum “Damage & Joy” de 2017, el primero luego de casi 20 años. ¿Qué tan diferente fue hacer un álbum en la actualidad, comparado con “Munki” que apareció en 1998?

Sí, supongo que es bien parecido, pero más rápido, ya que la tecnología ha avanzado demasiado. Antiguamente tenías una idea, como el uso de sintetizadores o una sección de cuerdas, y querías aplicarla, tomaba un día completo arreglar todo para que funcionara, pero ahora puedes hacer todo eso en un computador en cosa de minutos, sin tener que mover nada, por lo que las ideas fluyen más rápido, aunque esencialmente es lo mismo: un grupo de tipos en el estudio elaborando canciones y tratando de sacar lo mejor de ellas en el proceso.

En este disco trabajaron con Youth, bajista de Killing Joke, como productor. ¿Cómo se sintieron con una mirada externa hacia su trabajo?

Fue la primera experiencia con un productor, tomamos esa decisión porque estábamos muy nerviosos por entrar al estudio de nuevo, ya que grabar “Munki” fue una experiencia dolorosa y todavía era un recuerdo fresco en nuestras mentes, a pesar de todo el tiempo que pasó. Estar en el estudio es algo claustrofóbico a veces, temíamos estar atrapados mucho tiempo sin llegar a ningún punto claro y que volviéramos a lo mismo que pasó esa vez. Incluso, pese a que llevábamos tiempo girando juntos, ahí se adquiere experiencia y te unes más con la banda, pero en el estudio es algo mucho más personal. Pensamos que tener otra presencia en el estudio nos ayudaría a mantener las cosas en orden, así que lo analizamos mucho, además de que nos ayudaría con todos los aspectos tecnológicos que se utilizan al grabar un disco.

¿Por qué describes la experiencia de haber grabado “Munki” como algo doloroso?

Lo fue, temíamos que podía ser así desde antes. En este último disco nos hicimos amigos con William, al punto que nos unimos mucho más que antes, hablábamos de todo, conversábamos sobre el disco de manera constructiva, discutimos, sí, pero siempre de manera pacífica, acerca de la música y cosas así. Es lo normal que se produce en una relación creativa como la que tenemos; eran sólo temas de música y nada más. Con “Munki” llegó un punto en que discutíamos por todo, en cambio ahora fue más de ir juntos en la misma dirección.

Entiendo que no grabaron juntos durante el proceso de ese disco, pero ¿hubo algún momento en que trataron de trabajar los dos en el mismo estudio?

Comenzamos haciéndolo juntos, pero rápidamente se desintegró. William y yo nos pasábamos gritando el uno al otro, ni siquiera podíamos comenzar a grabar lo que teníamos compuesto. Finalmente él terminó grabando con la banda las canciones que ya tenía, mientras que yo hacía las mías aparte, fue como tener dos miradas distintas de la banda en un solo álbum.

En esta próxima visita a Santiago tocarán en un festival, encabezando la primera noche luego de algunas bandas locales, prácticamente todas jóvenes. ¿Te gusta estar al tanto de los nuevos sonidos? ¿Hay alguna banda nueva que disfrutes?

Probablemente debería, lo sé, pero no lo hago. Tengo cientos y cientos de álbumes pendientes, pero cada vez que escucho nuevas bandas, no me conecto, no he encontrado una banda nueva que me guste desde hace mucho. Para serte honesto, no escucho radio ni nada, he escuchado cosas buenas de repente cuando tocamos en algún festival, algo que suene en un escenario quizás, pero probablemente estoy pasado de moda, ya no es mi tiempo.

¿Sientes que quizás la música ya no es lo mismo de antes?

De alguna forma lo siento, pero quizás es porque soy muy viejo. Hay chicos de 17 o 18 años que piensan que esta es la mejor época de la música, y quizás tienen razón, porque todos suelen decir que la música con la que creces es la que consideras la mejor. Creo que debería escuchar más música, eso lo tengo claro.

Estando en una banda como The Jesus And Mary Chain de seguro que suelen decirte “tu música ha inspirado a esta, y esta, y esta otra banda”. ¿Se han visto reflejados en alguna de esas bandas inspiradas por su música?

Sí, me ha pasado, pero no mencionaré a ninguna porque no sería justo. He escuchado la esencia de The Jesus And Mary Chain en algunas bandas, y no creo que eso sea algo malo, el rock & roll se trata de eso. Nada es original, absolutamente nada, esto se trata de tomar distintas piezas y reorganizarlas a tu gusto. The Rolling Stones trató de ser algo como Chuck Berry en sus inicios; The Stooges trató de ser The Doors, pero necesitaban algunas lecciones de guitarra para lograrlo, ya sabes, tienes que poner algo de ti sobre la mesa, no puedes ser una copia de otra banda, tienes que sentirte inspirado por ellas y hacerlo a tu propia manera. Es un poco deprimente escuchar bandas que suenan exactamente como otras, de eso no se trata esto.

Jim, hablamos sobre las diferencias entre hacer un álbum en los 90 y hacerlo ahora, por lo que te repito la pregunta, pero esta vez hablando de los shows en vivo. ¿Cómo enfrentan esta nueva era donde los teléfonos y las redes sociales cambian la percepción a la hora de hacer un show en vivo?

Sí, tienes razón, es diferente, no hay duda de eso. Desde un punto de vista artístico prefiero mucho más la manera antigua, te sentías menos expuesto y mucho más confidente de lo que estás haciendo. Soy un tipo tímido, estar en el escenario y ser el centro de atención es todo un tema para mí, pero tenía una actitud muy punk cuando empezamos, quería ser como Iggy Pop; nunca podría ser eso, pero lo deseaba. La única forma en que podía estar arriba del escenario era si me emborrachaba antes. Toqué sin estar sobrio durante décadas, cada show, algunas veces ni siquiera podía mantenerme en pie, pero ya no bebo desde hace dos años y medio. Aún soy tímido y torpe, pero es mucho más profundo, puedo encasillarme más en la música y comprometerme y enfocarme en hacerlo cada vez mejor.

En una entrevista dijiste “no hay un lugar en el mundo para nosotros”, refiriéndote a la banda. ¿Qué quisiste decir con eso?

Nunca encajamos, existíamos en nuestro propio rincón. William y yo éramos los Mary Chain, y cuando pasó el grunge no teníamos nada que ver con eso; cuando llegó el brit pop no teníamos nada que ver con ellos, todos estos géneros que iban apareciendo nos excluían. Creo que para tener la atención de todos tuvimos que patearlos en las bolas, ya sabes a lo que me refiero. La canción “Amputation” precisamente habla de eso, de ese sentimiento de no estar conectados al resto de movimientos.

Este año se cumplen 30 años desde el lanzamiento de “Automatic”. ¿Planean alguna actividad especial para celebrarlo?

No hay planes, pero quién sabe, estamos abiertos a ideas. Lo único que puedo decir es que no tenemos nada pensado por el momento.

¿Por qué optaron por una producción más minimalista en ese álbum?

En esos momentos estábamos escuchando mucha música electrónica, por lo que queríamos hacer un álbum que sonara así. No hay bajo en el disco, todo está programado, hay drums machines y guitarras. Fue como nuestra carta de presentación para llegar a Estados Unidos. Cuando hicimos ese disco, estábamos tratando de sonar en las radios estadounidenses, y ese sonido nos acercó.

Bueno, Jim, se nos acaba el tiempo. ¿Hay algo que quieras decir a tus fans en Chile?

The Jesus And Mary Chain irá pronto a tocar para todos ustedes. Tenemos un set donde tocaremos canciones de todos nuestros discos. Si aman a la banda, estoy seguro de que les encantará el concierto, así que espero verlos ahí.

Muchas gracias por tu tiempo, nos vemos en el show.

Ok, muchas gracias a ti. Nos vemos.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 6 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 año

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas