Conéctate a nuestras redes

Entrevistas

Sergio González y Francisco Sazo de Congreso: “Nosotros seguimos aprendiendo”

Publicado

en

El 24 de agosto pasado, Congreso celebró sus 50 años desde el momento exacto en que la agrupación por primera vez dio un concierto. Esa noche fue de aventuras, épocas, y celebración, pero el estallido social que inició en octubre pasado hizo cambiar los planes de la gira “Congreso en todas las esquinas” que tendría su culminación en una jornada de jazz y diálogos musicales únicos en el Teatro Municipal de Santiago el 8 de diciembre.

La decisión implicó suspender el show, moverlo de fecha para el próximo lunes 9 de marzo, y mantener el ánimo en alto, tocar en plazas, escenarios de distintas partes del país, y seguir en la lucha, como expresó la banda al darse a conocer ese cambio de planes. Ahora, con el show del 9 de marzo más cerca, pudimos conversar con los miembros fundadores de Congreso, Sergio “Tilo” González y Francisco “Pancho” Sazo, no sólo sobre las particularidades que tendrá ese espectáculo irrepetible, sino también sobre cómo han podido leer lo que pasa en las calles, cómo el arte puede observar y generar crónicas que permiten ver cómo pasan las cosas, y mucho más.

¿Cómo les vino esta suspensión forzosa por la situación nacional del que iba a ser el concierto de cierre de las celebraciones de los 50 años de Congreso?

Pancho Sazo: Si uno lo mira por el lado positivo es una especie de regalo del pueblo de Chile, en estos 50 años. Lógicamente estoy ironizando, pero ésta es una época en la que se abre mucha esperanza. En ese sentido, creo que el posponer un recital, seguir tocando en otros lados, no con la regularidad que queríamos, es parte de la causa.

Tilo González: Era un cierre de celebraciones con un show distinto al resto de los conciertos que usualmente damos, y obviamente no eran los momentos de celebrar, y por ello se movió la fecha, esta vez para el 9 de marzo, también complicado según se viene el panorama, pero ya no lo vamos a posponer más. Lo vamos a hacer.

También es un reencuentro de ustedes con el Municipal donde ya han tenido otras experiencias.

TG: Hemos tenido ahí cosas muy especiales, desde 1971 con el Festival de la Nueva Canción Chilena, al ser uno de los pocos grupos de provincia invitados a tocar, con Víctor Jara, los Inti, los Parra. Algo muy especial. Luego hicimos un ballet en el Municipal, difícil de replicar en otros escenarios. Después “Parra 100pre” en homenaje a Nicanor Parra en su centenario. Luego también con la Orquesta del Teatro un concierto sinfónico. Han sido conciertos muy especiales y este no está fuera de ese ámbito, con Quintessence que es una de las bandas que recoge a los mejores jazzistas del país, al menos en la capital, con la generosidad de ellos de haberse fijado en nuestro repertorio, de querer hacer algo juntos. Muchos de ellos además hacen arreglos para orquestas y más.

¿Ellos son los que se encargaron de eso para este show?

TG: Hay bastantes arreglos que los armó la gente de la banda (Quintessence), hay de mi hijo Simón y hay un par mío.

Todavía parece ser un hito tener un show netamente de música popular en el Teatro Municipal De Santiago, incluso teniendo nexos con el jazz, pero falta esa apertura de espacios geniales para la música.

TG: El Municipal es hermoso en su escenario, en lo técnico, y sí se está abriendo un poco a lo popular, de hecho Los Tres estarán pronto el 1 de marzo, pero también es un teatro bastante caro en cuanto a la cantidad de gente que trabaja ahí, entonces las entradas tampoco pueden ser tan accesibles. Esa es una cosa medio extraña, siendo un teatro de carácter municipal (risas), es muy raro, pensando que cualquier cosa municipal debiera ser de libre acceso, pero en Santiago un grupito de gente va a la ópera y los conciertos porque los boletos son muy caros, comparando con todos los teatros municipales de Chile.

Es parecido a cuando se habla de la educación, con las universidades estatales que se deben pagar igual que la privada. Y hablando de la educación, ¿qué es lo que este proceso que vive el país le está enseñando a maestros como ustedes, con su experiencia y su visión de la comunidad?

PS: Yo creo que, como dices, uno vive aprendiendo. Existe abundante literatura al respecto, pero los procesos sociales no son iguales. Hay cosas parecidas, pero en otras operan desde el cambio que, esperamos, tenga una salida política, y lo primero viene de la mano de un cambio de la Constitución, y desde ahí hay que armar todo de nuevo, si de eso se trata, pero como te digo, Tilo estará de acuerdo conmigo, nosotros estamos aprendiendo. No hay una especie de receta para decir que esto va para tal o cual lado, hay una inquietud, y un amasijo de posibilidades que se abren. Es más bien la esperanza, mirar la cosa de soslayo, pero ahora, a uno le gustaría que todo fuera lo más racional posible, pero los procesos sociales son extraños, uno está sumergido de repente, y debemos ver cómo nos organizamos. Eso sí, como viejito uno tiene las ganas de decir que esto tiene que tener una salida política.

¿Cómo han visto a la gente desde el escenario, en los conciertos que han hecho en estos meses? ¿Cómo ha cambiado el diálogo y el intercambio de energía?

PS: Cuando la cosa es transversal, permea en toda la sociedad, no es una cuestión limitada. Ahora, hay que soplar el agua a la superficie para ver la profundidad. Con eso hay que trabajar, lidiar, aprender, todos los verbos en tránsito, pero esa es la gracia. Qué se puede modificar, hay que estar más atentos. Nosotros seguimos mirando, observando cómo ocurre todo.

TG: A pesar de que nuestras canciones siempre apuntan a la cosa social, “viva la libertad en todas las esquinas”, por el derecho de los niños, siempre ha estado en la pluma de Pancho, entonces aunque nos pilla por sorpresa lo fecundo de este movimiento, era algo que nosotros imaginábamos y avizoramos que las cosas no estaban tan bien, porque como dice Pancho, se estaba metiendo la basura debajo de la alfombra, y eso significa que hoy salió todo a la luz. La violencia diaria de los noticieros es una respuesta a la violencia de muchos años, subterránea, que la gente sufrió, alzas de precios, salud, educación.

PS: Una discriminación activa que no corresponde a gente del siglo XXI.

Ustedes también han trabajado con gente de otras partes en la música, y pensando ese mestizaje en el sonido, ¿cómo ven la discriminación desde lo xenofóbico que igualmente se ha visto?

PS: Mira, la xenofobia y el racismo siempre son caldo de cultivo para las personas que quieren que el status quo siga igual. Se nos olvida a nosotros que durante la dictadura salió al extranjero más de un millón de chilenos. Exilio político, económico, entonces los migrantes también tienen derechos humanos, y a la gente se le olvida eso. Derecho a trabajar, a tener la familia reunida, derecho a ser bien tratados. No hay que cavar muy lejos. En el siglo XVII, el 30% de la gente que vivía en Santiago eran africanos. El tratamiento que hemos tenido con los pueblos originarios no es algo que nos pueda enorgullecer. Es cosa de ver cómo lo ha hecho el Estado y también nosotros mismos. Somos mestizos, pero no nos hemos visto reflejados en ese espejo obnubilado, como diría Elicura Chihuailaf. Son cosas que tenemos que aprender, como a respetarnos los unos a los otros, más allá del color de piel o el acento. Esto no pasa con los alemanes o los norteamericanos, sino que pasa con haitianos, peruanos. Como Congreso tenemos esa visión, la de que todos venimos de los mismos padres, entonces cuando alguien trata mal a un otro, es estar escupiendo a las propias raíces.

Cuando pensamos en la apuesta de llevar jazz al Municipal… 

PS: Te interrumpo porque mira, justo, el jazz es lo más mestizo de todo. Toda la música es mestiza de por sí, como la barroca, la clásica, entonces primero que todo es una visión de humanidad y esperanza. Cuando músicos de distintas partes del mundo se ponen de acuerdo en las partituras y las partes que van a tocar cada uno, y logran dialogar, es un regalo de educación cívica.

Es que el jazz involucra talento que, en el escenario, logra dialogar y generar algo distinto, entonces es una celebración de la posibilidad de compartir

TG: Se crea comunidad y generosidad. Los músicos de Quintessence son unos de los mejores solistas en la región, y al final existe en este lenguaje un espacio para la creación, por lo que cada concierto es distinto. Existe la base de la canción, es cierto, pero el resto depende mucho de cómo se arma la comunidad con los músicos que están en el escenario.

PS: Son temas elegidos para ser desbordados, claro que sin perder tampoco la música que tenemos. No es algo aleatorio.

TG: El concepto del jazz es la libertad y eso está, aunque nosotros a veces no tengamos el formato jazzístico, siempre tenemos la visión de que un músico puede hacer su comentario.

PS: Esa es la gracia de lo vivo, de tocar en vivo, a diferencia del disco que siempre es un fósil. Quedó así, no se puede mover. En vivo hay matices, descansado, emotivo, llorón, se van a salir otras formas de expresarse.

Esa debe ser la gracia de un concierto que no podrá ser repetido

PS: Tú lo has dicho.

TG: Ese es el riesgo, porque puede salir mal, o puede convertirse en una obra de arte.

¿Y el repertorio? Porque la celebración en el Caupolicán tuvo de todo, en cambio en el Municipal imagino que será diferente

TG: Claro, porque en ese show quisimos tener representadas todas las etapas de la historia de Congreso, en cambio para este show en el Municipal se dio algo muy especial porque el repertorio fue elegido a pulso de los arregladores.

PS: Ellos son los que armaron de entrada el menú (risas).

TG: Tienen una visión de nuestro repertorio más clásico, y están “Todas Las Esquinas”, “Nocturno”, curiosamente está “Maestranzas de Noche” que es el primer tema que grabamos, con un arreglo que es una maravilla.

PS: Está “Premio de Consuelo” también, del nuevo disco (“La Canción Que Te Debía”, 2017). Es un eclecticismo bien interesante.

TG: Pero la decisión venía desde cómo se metía mano desde la elección de los arreglos.

Lo que comentan se asemeja a la curatoría en exposiciones de artes estéticas, más retrospectivas, pero ahora ante los sonidos

TG: Y mirando desde afuera, desde otra agrupación musical. Hay de todo, porque está (Federico) Dannemann que tocó con Aznar, Carlitos Cortés que toca rock y fusión, son jazzistas pero también tiene una mirada amplísima de la música. El mismo director, Francisco Núñez, lidera orquestas sinfónicas y toca tango además. A nosotros nos ha dirigido conciertos sinfónicos, también. Gente muy joven y con mucha experiencia.

Pensando que el arte es colaboración, ¿Hay algún nexo que les falte por cumplir, alguna aventura más?

TG: Nunca he pensado en artistas específicos. Se han dado cosas. Hace 25 años grabamos con León Gieco. Hoy hicimos “Manifiesto” con Pedro Aznar, León, Nano Stern, Magdalena Matthey, y se da no de forma fortuita sino porque es la gente que tenía que estar en el momento que debía ser. No sé con quién quisiera cantar Pancho.

PS: Se nos han cumplido todos los deseos, pero siempre queda algo. A mi me encantaría grabar con una mujer o compañero anglo, con gente del África, del Asia, me gustaría tener una Naciones Unidas, pero yo me considero un tipo bendito porque he tocado y cantado con personas que en la vida me hubiera imaginado. Estuvimos con Peter Gabriel en Amnistía. Con los Inti Illimani, que nosotros los veíamos desde abajo del escenario, o los Quila, que ahora son compañeros de la música. Me gustaría que estuviera vivo Víctor Jara, que estaría viejito ya, pero conversar con él, con Violeta Parra, pero yo me considero alguien bendito en haber logrado los sueños en vida.

TG: Y de adolescente. Recuerda que nosotros éramos un grupo de provincia, entonces todos estos eran referentes, y de repente estar con ellos, algo que pasa desde hace tiempo es muy bonito, y con extranjeros también. Hemos grabado y tocado en vivo con Nino Mestre, Pedro Aznar, gente que además admiramos, porque ya no estamos en compañías de discos, pero antes te obligaban a cantar con gente de la misma compañía, para hacer negocio.

PS: Nos falta cantar trap, por ahí, no sé (risas).

Y viendo ahora, ustedes son un referente, un sueño de poder trabajar

PS: Y lo hacemos, porque hemos podido trabajar y cantar con montón de gente, desde discos de thrash en adelante, en aventuras muy gratas. Ese es el futuro, porque el arte es compartir, y no sólo es algo para mi.

Les agradecemos el tiempo y las palabras. Nos vemos el 9 de marzo en el Municipal

PS: Muchas gracias a ustedes.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Oskar Carls de Viagra Boys: “Siempre tratamos de hacer cosas que nos permitan renovarnos”

Publicado

en

Oskar Carls de Viagra Boys

Con tan solo siete años de carrera, Viagra Boys se ha ido alzando poco a poco como uno de los nombres de referencia para la actual escena híbrida de post punk que se ha generado en Europa, permitiendo que, con tres álbumes de estudio, puedan expandir su popularidad mucho más allá de su natal Suecia. Ahora, luego de cosechar excelentes críticas con “Street Worms” (2018) y “Welfare Jazz” (2021), la banda no pierde tiempo y está de regreso con “Cave World” (2022), álbum que los ve explorar tópicos como la pandemia del COVID-19, la violencia en el uso de armas en Estados Unidos y las teorías conspirativas, entre otros aspectos de la podrida sociedad de este siglo.

Con el objetivo de conversar y abordar un poco más acerca de la creación de este nuevo disco, es que nos tomamos el tiempo de platicar a distancia con Oskar Carls, saxofonista de la banda y pieza clave en el sonido que el conjunto liderado por Sebastian Murphy ha ido desarrollando a través de su discografía. Desde el proceso creativo de este LP, los haters de redes sociales, la energía desatada por la audiencia en los shows, hasta su entusiasmo por visitar Sudamérica, los pros y contras de internet, y otros temas, es que conversamos con el músico en una entrevista que te dejamos a continuación.

Hola, Oskar, ¿cómo estás?

¡Hola, Manuel! Estoy bien, muy bien. ¿Cómo estás tú?

Muy bien también, gracias. Quiero que conversemos sobre algunas cosas, partiendo por la gira que están haciendo actualmente, con muchos shows durante las últimas semanas y varias apariciones en festivales. ¿Cómo va todo eso? ¿Qué tal ha reaccionado el público a las canciones nuevas?

La gente las ha apreciado muy bien, la verdad. Como hemos dicho varias veces, siempre tratamos de hacer cosas que nos permitan renovarnos un poco, eso siempre es una apuesta, pero la gente ha reaccionado muy bien. Además de esto, luego del Covid, donde todos estuvieron en sus casas esperando por salir a conciertos, hay una energía que se está liberando y realmente puedes sentir eso con el público.

Vienen a tocar en Santiago con “Cave World”, su nuevo álbum. Cuéntanos un poco de las sesiones para componer y grabar este trabajo discográfico.

Fue una mezcla de diferentes sesiones. Fueron tres sesiones durante un período de dos años desarrollando este álbum. Por supuesto, también eso involucra diferentes puntos de vista, porque hemos estado girando mucho y no tenemos todo el tiempo del mundo para hacer lo que queremos en nuestro lugar de ensayo. Algunas canciones las hicimos en nuestra sala de ensayo, otras salieron de algunas ideas y demos que hacíamos por separado en casa. Siempre es una mezcla, además que Sebastian (Murphy, vocalista) espera hasta el último minuto para escribir las letras (risas).

Leí en una parte, creo que fue en el comunicado de prensa de este disco, que optaron por regrabar las canciones cuando el álbum estaba listo.

Sí, fue algo así, de hecho.

¿Por qué decidieron cambiar todo cuando ya estaba finalizado?

Hicimos algo así como una semana de trabajo en el legendario Silence Studio de Suecia, mucha buena música se compuso ahí. Sentimos que teníamos un buen álbum, así que se lo enviamos a nuestro productor, Pelle Gunnerfeldt, quien quiso regrabar algunas cosas, y además que en el intertanto compusimos algunas canciones más. No es realmente que hayamos regrabado todo, sólo fueron algunas canciones y otras nuevas que surgieron también durante el proceso.

Oskar, este disco está inspirado por las cosas que están pasando actualmente en todo el mundo. ¿Qué temas en particular influyeron en esta obra?

Principalmente es la separación que se ha generado en la gente con la pandemia del COVID-19; hay personas que no creen en el virus y hay muchas teorías conspirativas, creo que ese fue el comienzo de la temática para este disco. Sebastian, además, ha estado indagando en otros temas que puedes escuchar en las canciones, como en “Troglodyte”, que toca la violencia con las armas en Estados Unidos, el deterioro de la sociedad, también el fenómeno del capitalismo tardío.

Para este disco, ustedes dicen que optaron por “consumir el caos y destilarlo en las canciones”, lo que se refleja muy bien en las letras. En cuanto a la forma en que tocas tu instrumento, ¿cómo reflejaste esto?

Para mí, que toco el saxofón, es un rol más libre. Vengo del mundo del free jazz y la música improvisada antes de tocar con Viagra Boys y siempre trato de aportar desde esa vereda, mantener mi instrumento presente y tocar lo que sea necesario para que la canción se mantenga viva. ¿Esto responde tu pregunta? (risas).

Sí, por supuesto.

De acuerdo, muy bien (risas).

Cuando escucho la música de Viagra Boys, siento que tu instrumento es el que marca la diferencia en comparación al sonido de otras bandas de la misma escena. ¿Cómo empezaste a involucrarte más en el desarrollo de las canciones?

Ha sido siempre teniendo presente mi situación. Estoy consciente de que tocar el saxofón en una banda de rock es difícil porque la historia del instrumento en estas bandas ha sido solamente haciendo un solo, o cosas por el estilo. Intento usarlo más como un instrumento rítmico y ser un elemento más de la banda.

Quiero preguntarte por la canción “Troglodyte”, la que obviamente es muy satírica, pero también bien clara en su mensaje. Ese tipo de gente que aborda la canción está presente en todos los países y, en base a esto, ¿cómo crees que deberíamos actuar frente a ese tipo de personas que dañan a la sociedad con sus actitudes?

Sí, es difícil lidiar con eso. Generalmente es gente solitaria, la que no se muestra mucho porque, si tomamos como ejemplo a los haters de internet, generalmente son personas anónimas. No lo sé, amigo, supongo que tenemos que poner de nuestra parte para entregar positivismo a los que están a nuestro alrededor y tener la esperanza de que eso se extienda a todos. Es difícil hacer las cosas por cuenta propia, tenemos que entre todos esforzarnos para crear el mundo en que queremos vivir.

Sebastian dijo una vez que los animales tienen un sentido de sociedad más desarrollado en comparación con los humanos, lo que es totalmente cierto.

Si, totalmente. Esa frase resume todo, de alguna forma.

No importa lo que digas o hagas en internet, siempre habrá alguien anónimo criticando. Es algo que he visto en las redes de la banda, de hecho, comentarios de odio y cosas así. Lo primero que uno se pregunta es ¿qué estás haciendo aquí?

Sí, eso me hace pensar que tampoco uno sabe cómo deshacerse de esas conductas. Uno de los principales problemas de esto es la falta de empatía que sienten, además de que nunca logras verle las caras cuando están comentando cosas. Nunca obtienes una reacción clara porque es todo desde el anonimato.

Es mejor ignorar ese tipo de actitudes, creo yo.

Totalmente. Quizás es una de las cosas malas que vienen con el amplio uso de internet en la actualidad. El internet todavía es muy nuevo, creo que todavía no logramos entenderlo por completo (risas).

Oskar, vendrán por primera vez a Sudamérica en noviembre. Acá en Santiago harán dos shows, uno en el festival Primavera Sound y otro más pequeño en un club o teatro de la ciudad, del que aún no tenemos detalles.

Oh, vaya, supongo que sabes más que yo sobre esto (risas).

Bueno, con el ticket del festival tienes acceso al evento y a estos shows más pequeños que se harán por distintas partes de la ciudad. Ustedes son uno de esos shows, pero no se ha anunciado cuándo ni dónde será.

¡Muy bien, genial! Suena muy divertido todo esto.

¿Prefieres los shows de festival o los conciertos más pequeños? La energía en ambos puede ser muy diferente.

Sí, es diferente, pero un buen festival es otra cosa. Quizás prefiero un show pequeño y acalorado, son mis favoritos. De esos cuando hace tanto calor, que tienes que empezar a quitarte la ropa, esos son mis shows favoritos (risas).

Siendo una banda tan nueva, ya están viniendo a tocar a esta parte del mundo. Hay mucha gente esperando por ustedes, ¿qué sienten de venir hasta acá por primera vez?

Es genial, nos sorprende el cariño que recibimos desde Sudamérica. Estamos muy entusiasmados por ir, hemos estado en Norteamérica algunas veces y es genial poder seguir recorriendo, esperábamos ir para allá y ahora se cumplirá.

Bueno, Oskar, se nos acaba el tiempo. Muchas gracias por conversar con nosotros, que estés muy bien. Nos vemos en noviembre.

Gracias a ti, nos vemos en noviembre, Manuel. ¡Cuídense todos por allá!

Foto por Ulrika Lovén.

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 4 días

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 5 días

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 2 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 2 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 3 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 3 semanas

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Big Time Big Time
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “Big Time”

Proponerse crear a partir de la crisis y los tiempos tumultuosos es una práctica riesgosa porque, si no llega a...

Omnium Gatherum Omnium Gatherum
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Omnium Gatherum”

El 17 de abril de 2020, Bob Dylan lanzaba “I Contain Multitudes”, el segundo sencillo de lo que sería “Rough...

Cruel Country Cruel Country
DiscosHace 1 mes

Wilco – “Cruel Country”

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria...

CLOSURE / CONTINUATION CLOSURE / CONTINUATION
DiscosHace 1 mes

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca...

Publicidad
Publicidad

Más vistas