Conéctate a nuestras redes

Entrevistas

Sergio “Tilo” González y Francisco “Pancho” Sazo de Congreso: “Nosotros seguimos aprendiendo”

Publicado

en

El 24 de agosto pasado, Congreso celebró sus 50 años desde el momento exacto en que la agrupación por primera vez dio un concierto. Esa noche fue de aventuras, épocas, y celebración, pero el estallido social que inició en octubre pasado hizo cambiar los planes de la gira “Congreso en todas las esquinas” que tendría su culminación en una jornada de jazz y diálogos musicales únicos en el Teatro Municipal de Santiago el 8 de diciembre.

La decisión implicó suspender el show, moverlo de fecha para el próximo lunes 9 de marzo, y mantener el ánimo en alto, tocar en plazas, escenarios de distintas partes del país, y seguir en la lucha, como expresó la banda al darse a conocer ese cambio de planes. Ahora, con el show del 9 de marzo más cerca, pudimos conversar con los miembros fundadores de Congreso, Sergio “Tilo” González y Francisco “Pancho” Sazo, no sólo sobre las particularidades que tendrá ese espectáculo irrepetible, sino también sobre cómo han podido leer lo que pasa en las calles, cómo el arte puede observar y generar crónicas que permiten ver cómo pasan las cosas, y mucho más.

¿Cómo les vino esta suspensión forzosa por la situación nacional del que iba a ser el concierto de cierre de las celebraciones de los 50 años de Congreso?

Pancho Sazo: Si uno lo mira por el lado positivo es una especie de regalo del pueblo de Chile, en estos 50 años. Lógicamente estoy ironizando, pero ésta es una época en la que se abre mucha esperanza. En ese sentido, creo que el posponer un recital, seguir tocando en otros lados, no con la regularidad que queríamos, es parte de la causa.

Tilo González: Era un cierre de celebraciones con un show distinto al resto de los conciertos que usualmente damos, y obviamente no eran los momentos de celebrar, y por ello se movió la fecha, esta vez para el 9 de marzo, también complicado según se viene el panorama, pero ya no lo vamos a posponer más. Lo vamos a hacer.

También es un reencuentro de ustedes con el Municipal donde ya han tenido otras experiencias.

TG: Hemos tenido ahí cosas muy especiales, desde 1971 con el Festival de la Nueva Canción Chilena, al ser uno de los pocos grupos de provincia invitados a tocar, con Víctor Jara, los Inti, los Parra. Algo muy especial. Luego hicimos un ballet en el Municipal, difícil de replicar en otros escenarios. Después “Parra 100pre” en homenaje a Nicanor Parra en su centenario. Luego también con la Orquesta del Teatro un concierto sinfónico. Han sido conciertos muy especiales y este no está fuera de ese ámbito, con Quintessence que es una de las bandas que recoge a los mejores jazzistas del país, al menos en la capital, con la generosidad de ellos de haberse fijado en nuestro repertorio, de querer hacer algo juntos. Muchos de ellos además hacen arreglos para orquestas y más.

¿Ellos son los que se encargaron de eso para este show?

TG: Hay bastantes arreglos que los armó la gente de la banda (Quintessence), hay de mi hijo Simón y hay un par mío.

Todavía parece ser un hito tener un show netamente de música popular en el Teatro Municipal De Santiago, incluso teniendo nexos con el jazz, pero falta esa apertura de espacios geniales para la música.

TG: El Municipal es hermoso en su escenario, en lo técnico, y sí se está abriendo un poco a lo popular, de hecho Los Tres estarán pronto el 1 de marzo, pero también es un teatro bastante caro en cuanto a la cantidad de gente que trabaja ahí, entonces las entradas tampoco pueden ser tan accesibles. Esa es una cosa medio extraña, siendo un teatro de carácter municipal (risas), es muy raro, pensando que cualquier cosa municipal debiera ser de libre acceso, pero en Santiago un grupito de gente va a la ópera y los conciertos porque los boletos son muy caros, comparando con todos los teatros municipales de Chile.

Es parecido a cuando se habla de la educación, con las universidades estatales que se deben pagar igual que la privada. Y hablando de la educación, ¿qué es lo que este proceso que vive el país le está enseñando a maestros como ustedes, con su experiencia y su visión de la comunidad?

PS: Yo creo que, como dices, uno vive aprendiendo. Existe abundante literatura al respecto, pero los procesos sociales no son iguales. Hay cosas parecidas, pero en otras operan desde el cambio que, esperamos, tenga una salida política, y lo primero viene de la mano de un cambio de la Constitución, y desde ahí hay que armar todo de nuevo, si de eso se trata, pero como te digo, Tilo estará de acuerdo conmigo, nosotros estamos aprendiendo. No hay una especie de receta para decir que esto va para tal o cual lado, hay una inquietud, y un amasijo de posibilidades que se abren. Es más bien la esperanza, mirar la cosa de soslayo, pero ahora, a uno le gustaría que todo fuera lo más racional posible, pero los procesos sociales son extraños, uno está sumergido de repente, y debemos ver cómo nos organizamos. Eso sí, como viejito uno tiene las ganas de decir que esto tiene que tener una salida política.

¿Cómo han visto a la gente desde el escenario, en los conciertos que han hecho en estos meses? ¿Cómo ha cambiado el diálogo y el intercambio de energía?

PS: Cuando la cosa es transversal, permea en toda la sociedad, no es una cuestión limitada. Ahora, hay que soplar el agua a la superficie para ver la profundidad. Con eso hay que trabajar, lidiar, aprender, todos los verbos en tránsito, pero esa es la gracia. Qué se puede modificar, hay que estar más atentos. Nosotros seguimos mirando, observando cómo ocurre todo.

TG: A pesar de que nuestras canciones siempre apuntan a la cosa social, “viva la libertad en todas las esquinas”, por el derecho de los niños, siempre ha estado en la pluma de Pancho, entonces aunque nos pilla por sorpresa lo fecundo de este movimiento, era algo que nosotros imaginábamos y avizoramos que las cosas no estaban tan bien, porque como dice Pancho, se estaba metiendo la basura debajo de la alfombra, y eso significa que hoy salió todo a la luz. La violencia diaria de los noticieros es una respuesta a la violencia de muchos años, subterránea, que la gente sufrió, alzas de precios, salud, educación.

PS: Una discriminación activa que no corresponde a gente del siglo XXI.

Ustedes también han trabajado con gente de otras partes en la música, y pensando ese mestizaje en el sonido, ¿cómo ven la discriminación desde lo xenofóbico que igualmente se ha visto?

PS: Mira, la xenofobia y el racismo siempre son caldo de cultivo para las personas que quieren que el status quo siga igual. Se nos olvida a nosotros que durante la dictadura salió al extranjero más de un millón de chilenos. Exilio político, económico, entonces los migrantes también tienen derechos humanos, y a la gente se le olvida eso. Derecho a trabajar, a tener la familia reunida, derecho a ser bien tratados. No hay que cavar muy lejos. En el siglo XVII, el 30% de la gente que vivía en Santiago eran africanos. El tratamiento que hemos tenido con los pueblos originarios no es algo que nos pueda enorgullecer. Es cosa de ver cómo lo ha hecho el Estado y también nosotros mismos. Somos mestizos, pero no nos hemos visto reflejados en ese espejo obnubilado, como diría Elicura Chihuailaf. Son cosas que tenemos que aprender, como a respetarnos los unos a los otros, más allá del color de piel o el acento. Esto no pasa con los alemanes o los norteamericanos, sino que pasa con haitianos, peruanos. Como Congreso tenemos esa visión, la de que todos venimos de los mismos padres, entonces cuando alguien trata mal a un otro, es estar escupiendo a las propias raíces.

Cuando pensamos en la apuesta de llevar jazz al Municipal… 

PS: Te interrumpo porque mira, justo, el jazz es lo más mestizo de todo. Toda la música es mestiza de por sí, como la barroca, la clásica, entonces primero que todo es una visión de humanidad y esperanza. Cuando músicos de distintas partes del mundo se ponen de acuerdo en las partituras y las partes que van a tocar cada uno, y logran dialogar, es un regalo de educación cívica.

Es que el jazz involucra talento que, en el escenario, logra dialogar y generar algo distinto, entonces es una celebración de la posibilidad de compartir

TG: Se crea comunidad y generosidad. Los músicos de Quintessence son unos de los mejores solistas en la región, y al final existe en este lenguaje un espacio para la creación, por lo que cada concierto es distinto. Existe la base de la canción, es cierto, pero el resto depende mucho de cómo se arma la comunidad con los músicos que están en el escenario.

PS: Son temas elegidos para ser desbordados, claro que sin perder tampoco la música que tenemos. No es algo aleatorio.

TG: El concepto del jazz es la libertad y eso está, aunque nosotros a veces no tengamos el formato jazzístico, siempre tenemos la visión de que un músico puede hacer su comentario.

PS: Esa es la gracia de lo vivo, de tocar en vivo, a diferencia del disco que siempre es un fósil. Quedó así, no se puede mover. En vivo hay matices, descansado, emotivo, llorón, se van a salir otras formas de expresarse.

Esa debe ser la gracia de un concierto que no podrá ser repetido

PS: Tú lo has dicho.

TG: Ese es el riesgo, porque puede salir mal, o puede convertirse en una obra de arte.

¿Y el repertorio? Porque la celebración en el Caupolicán tuvo de todo, en cambio en el Municipal imagino que será diferente

TG: Claro, porque en ese show quisimos tener representadas todas las etapas de la historia de Congreso, en cambio para este show en el Municipal se dio algo muy especial porque el repertorio fue elegido a pulso de los arregladores.

PS: Ellos son los que armaron de entrada el menú (risas).

TG: Tienen una visión de nuestro repertorio más clásico, y están “Todas Las Esquinas”, “Nocturno”, curiosamente está “Maestranzas de Noche” que es el primer tema que grabamos, con un arreglo que es una maravilla.

PS: Está “Premio de Consuelo” también, del nuevo disco (“La Canción Que Te Debía”, 2017). Es un eclecticismo bien interesante.

TG: Pero la decisión venía desde cómo se metía mano desde la elección de los arreglos.

Lo que comentan se asemeja a la curatoría en exposiciones de artes estéticas, más retrospectivas, pero ahora ante los sonidos

TG: Y mirando desde afuera, desde otra agrupación musical. Hay de todo, porque está (Federico) Dannemann que tocó con Aznar, Carlitos Cortés que toca rock y fusión, son jazzistas pero también tiene una mirada amplísima de la música. El mismo director, Francisco Núñez, lidera orquestas sinfónicas y toca tango además. A nosotros nos ha dirigido conciertos sinfónicos, también. Gente muy joven y con mucha experiencia.

Pensando que el arte es colaboración, ¿Hay algún nexo que les falte por cumplir, alguna aventura más?

TG: Nunca he pensado en artistas específicos. Se han dado cosas. Hace 25 años grabamos con León Gieco. Hoy hicimos “Manifiesto” con Pedro Aznar, León, Nano Stern, Magdalena Matthey, y se da no de forma fortuita sino porque es la gente que tenía que estar en el momento que debía ser. No sé con quién quisiera cantar Pancho.

PS: Se nos han cumplido todos los deseos, pero siempre queda algo. A mi me encantaría grabar con una mujer o compañero anglo, con gente del África, del Asia, me gustaría tener una Naciones Unidas, pero yo me considero un tipo bendito porque he tocado y cantado con personas que en la vida me hubiera imaginado. Estuvimos con Peter Gabriel en Amnistía. Con los Inti Illimani, que nosotros los veíamos desde abajo del escenario, o los Quila, que ahora son compañeros de la música. Me gustaría que estuviera vivo Víctor Jara, que estaría viejito ya, pero conversar con él, con Violeta Parra, pero yo me considero alguien bendito en haber logrado los sueños en vida.

TG: Y de adolescente. Recuerda que nosotros éramos un grupo de provincia, entonces todos estos eran referentes, y de repente estar con ellos, algo que pasa desde hace tiempo es muy bonito, y con extranjeros también. Hemos grabado y tocado en vivo con Nino Mestre, Pedro Aznar, gente que además admiramos, porque ya no estamos en compañías de discos, pero antes te obligaban a cantar con gente de la misma compañía, para hacer negocio.

PS: Nos falta cantar trap, por ahí, no sé (risas).

Y viendo ahora, ustedes son un referente, un sueño de poder trabajar

PS: Y lo hacemos, porque hemos podido trabajar y cantar con montón de gente, desde discos de thrash en adelante, en aventuras muy gratas. Ese es el futuro, porque el arte es compartir, y no sólo es algo para mi.

Les agradecemos el tiempo y las palabras. Nos vemos el 9 de marzo en el Municipal

PS: Muchas gracias a ustedes.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Randy Bradbury de Pennywise: “Como ciudadanos tenemos que alzarnos por nuestros derechos”

Publicado

en

Pennywise

Las vueltas de la vida hicieron que Pennywise enfrentara su tragedia más potente en 1996, cuando Jason Thirsk, bajista del conjunto, se suicidara dejando a la banda en una posición de incertidumbre, donde incluso se evaluó el fin de esta. Afortunadamente, Randy Bradbury, quien había ingresado en reemplazo del bajista, pudo seguir adelante, transformándose en un miembro más de la familia y participando activamente del conjunto hasta la actualidad.

Ahora, Pennywise acompañará a The Offspring en una nueva visita a Santiago, este sábado 14 en Movistar Arena, por lo que Randy se sentó al teléfono para conversar con nosotros sobre una serie de temas relacionados a su carrera en la banda, entre otras cosas, en una entrevista que te dejamos a continuación.

Randy, primero quiero hablar sobre el show en Santiago. La favorable recepción hizo que el show se cambie a un recinto de mayor capacidad, ¿cómo se siente en la banda previo a un nuevo concierto en Chile?

¡Qué bueno oír eso! Nos encanta Chile, Sudamérica en realidad nos gusta mucho. La energía es enorme, es uno de los lugares que más nos gusta ir.

Full Circle” (1997) fue el primer disco en que eras parte de la banda. ¿Qué recuerdas de ese periodo en particular?

Bueno, de hecho, ese fue el segundo álbum que toqué, muy pocos lo saben. Estuve también en “Unknown Road” de 1993, pero sólo como músico de sesión reemplazando a Jason. Estuve un año y volví en 1995 en plena gira del álbum “About Time”. Fue algo muy especial porque bandas como The Offspring y Green Day pasaban por distintos momentos y la escena del punk rock cambiaba mucho. Mirando hacia atrás, es increíble pensar en lo mucho que todo ha crecido, estoy muy feliz de estar en Pennywise.

Sé que te gusta mirar el show de otras bandas cuando tocas en festivales, ¿planeas hacer lo mismo cuando estés acá?

¿Qué bandas estarán con The Offspring y nosotros?

Una es de Chile, llamada BBS Paranoicos, y la otra es Eterna Inocencia de Argentina.

Oh, me encantan los nombres (risas). Me imagino que deben ser bandas muy interesantes, me intriga saber cómo suenan

Sí, ambas tocan un muy buen punk rock.

Genial. Todo depende de nuestro itinerario. Si nos quedamos lejos del lugar del show quizás no alcance, pero, de lo contrario, definitivamente iré a ver estos shows. Me gusta poder conocer bandas nuevas, sobre todo si tocamos con ellas.

Quisiera preguntarte sobre “Never Gonna Die” (2018), el último álbum de la banda. ¿El nombre es un estamento o sólo algo que suena cool?

No lo sé, puede ser un estamento, o quizás es algo que sonaba apropiado al momento de buscar el nombre del disco. Cada vez que estamos en pleno ciclo de un álbum, son muchas cosas las que van apareciendo, y el nombre a veces llega al final. No sé si acá fue el caso, no lo recuerdo, ni tampoco si fue a propósito, pero se adapta muy bien al hecho de que llevamos 30 años y seguimos adelante.

Entiendo que el plan original cuando llegaste es que ibas a pasar a la guitarra rítmica una vez que Jason regresara. ¿Es cierto eso?

Bueno, Jason era un miembro importante de la banda, él es responsable de alcanzar la forma en que suena Pennywise, él es una de las razones por las que la banda comenzó. Todos sus problemas de alcoholismo afectaron mucho. Cuando me involucré fue para ayudar a los chicos; comenzamos a tocar juntos, pero no lo echarían, queríamos que volviera y la idea era que yo me pasara a la guitarra rítmica mientras él regresaba al bajo. No estuve involucrado en esas conversaciones, pero sé que ese era el plan, el que lamentablemente no salió como queríamos.

¿Qué puedes contarnos del show en Santiago? He revisado los últimos setlist y han tocado en especial el álbum “Straight Ahead” (1999) por su 20° aniversario el año pasado. ¿Veremos algo similar o más bien una selección de la banda?

No lo sé, no hemos discutido eso aún. Tenemos muchas opciones, sobre todo de este disco, probablemente varias de las 17 canciones de ese disco las toquemos, siempre son muy bien recibidas. Si te soy sincero, creo que será una mezcla de lo mejor de nuestro material.

Cuéntame sobre tu tatuaje de Jack Bruce.

Oh, ¿cómo sabes de eso? (risas).

Está en tu página de Wikipedia.

(Risas) Sí, me hice un tatuaje, es una historia divertida. Tenía 17 años, vivía cerca de muchos estudios de tatuajes y como éramos punks con mis amigos, estábamos en la música y un día vi un disco con Jack Bruce en la portada, y eso fue. Estaba ebrio, debo reconocerlo (risas).

Pero supongo que te gusta Cream…

Bueno, me gusta Cream, pero estaba más interesado en la forma en que tocaba bajo, los solos y todo eso. Estaba muy metido en el punk rock en esos años, fue en 1981 más o menos. Sólo lo hice porque se veía genial. Él era un bajista tan increíblemente bueno, que me enorgullecía tenerlo, pero ahora ya lo cubrí.

Bueno, todos hacemos esas cosas. Yo tengo un tatuaje de “Los Simpson”. Son cosas que hacemos cuando somos chicos.

¿En serio? (risas). Me gusta saber que no soy el único.

En tu Instagram publicas muchas fotos en familia y con tus hijos. ¿Qué piensan ellos de que su padre sea un músico de punk rock que toca por todo el mundo?

Les gusta, pero saben muy poco al respecto. Para ellos soy sólo “papá”. Obviamente ellos son lo más importante de mi vida, y cuando pienso en mi carrera como músico, eso cambia cuando tienes hijos, reestructura lo que piensas de la vida.

¿Se han interesado por la música? ¿O por los deportes, quizás?

Los mantenemos muy ocupados, practican deportes y hacen otras cosas. Tengo dos hijos mayores, de 20 y 18, y dos menores. Mi hija de 10 años toca piano y practica en el colegio, pero no los presiono a nada, quiero que hagan las cosas que aman. Si no les gusta lo que hacen, pueden dejar de hacerlo. Creo que lo mejor es que ellos elijan lo que desean hacer con su vida, yo los apoyaré siempre.

No sé si estas enterado de lo que está pasando en Chile, hemos tenido problemas desde octubre con protestas contra el gobierno y una represión policial muy dura. El punk rock siempre traerá esas ganas de seguir luchando para la gente, ¿qué le dirías a aquellos chilenos que se inspiran con la música de Pennywise?

Sí, he visto algunas noticias y es lamentable. El mundo está muy loco actualmente, apesta, hay problemas en casi todos los países, es difícil afrontar todo lo que pasa. Hay una élite que está abusando y haciendo lo que es mejor sólo para ellos, por lo que nosotros como ciudadanos tenemos que progresar juntos y alzarnos por nuestros derechos. Tenemos que ser inteligentes y muy cuidadosos con esta gente, no podemos perder nuestra actitud positiva de hacer nuestras vidas mejores, no importa lo que pase. No sé si eso sea algo que motiva el punk o el instinto de sobrevivencia, pero al menos es como yo lo veo al enfrentarme a todo el panorama.

Bueno, Randy, se nos acaba el tiempo. Muchas gracias por conversar con nosotros.

Muchas gracias a ti, Manuel, fue muy grato conversar contigo. ¡Cuídense mucho y los veré a todos el sábado!

Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

F8 F8
DiscosHace 4 días

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 5 días

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 6 días

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Mind Hive Mind Hive
DiscosHace 4 semanas

Wire – “Mind Hive”

Se suele decir que una banda es “de culto” cuando se habla de una agrupación que, ya habiendo cesado sus...

Quadra Quadra
DiscosHace 4 semanas

Sepultura – “Quadra”

Con más de tres décadas de historia y establecidos como referentes a nivel mundial, Sepultura continúa siendo una máquina imparable...

Publicidad
Publicidad

Más vistas