Conéctate a nuestras redes

Entrevistas

Sergio “Tilo” González y Francisco “Pancho” Sazo de Congreso: “Nosotros seguimos aprendiendo”

Publicado

en

El 24 de agosto pasado, Congreso celebró sus 50 años desde el momento exacto en que la agrupación por primera vez dio un concierto. Esa noche fue de aventuras, épocas, y celebración, pero el estallido social que inició en octubre pasado hizo cambiar los planes de la gira “Congreso en todas las esquinas” que tendría su culminación en una jornada de jazz y diálogos musicales únicos en el Teatro Municipal de Santiago el 8 de diciembre.

La decisión implicó suspender el show, moverlo de fecha para el próximo lunes 9 de marzo, y mantener el ánimo en alto, tocar en plazas, escenarios de distintas partes del país, y seguir en la lucha, como expresó la banda al darse a conocer ese cambio de planes. Ahora, con el show del 9 de marzo más cerca, pudimos conversar con los miembros fundadores de Congreso, Sergio “Tilo” González y Francisco “Pancho” Sazo, no sólo sobre las particularidades que tendrá ese espectáculo irrepetible, sino también sobre cómo han podido leer lo que pasa en las calles, cómo el arte puede observar y generar crónicas que permiten ver cómo pasan las cosas, y mucho más.

¿Cómo les vino esta suspensión forzosa por la situación nacional del que iba a ser el concierto de cierre de las celebraciones de los 50 años de Congreso?

Pancho Sazo: Si uno lo mira por el lado positivo es una especie de regalo del pueblo de Chile, en estos 50 años. Lógicamente estoy ironizando, pero ésta es una época en la que se abre mucha esperanza. En ese sentido, creo que el posponer un recital, seguir tocando en otros lados, no con la regularidad que queríamos, es parte de la causa.

Tilo González: Era un cierre de celebraciones con un show distinto al resto de los conciertos que usualmente damos, y obviamente no eran los momentos de celebrar, y por ello se movió la fecha, esta vez para el 9 de marzo, también complicado según se viene el panorama, pero ya no lo vamos a posponer más. Lo vamos a hacer.

También es un reencuentro de ustedes con el Municipal donde ya han tenido otras experiencias.

TG: Hemos tenido ahí cosas muy especiales, desde 1971 con el Festival de la Nueva Canción Chilena, al ser uno de los pocos grupos de provincia invitados a tocar, con Víctor Jara, los Inti, los Parra. Algo muy especial. Luego hicimos un ballet en el Municipal, difícil de replicar en otros escenarios. Después “Parra 100pre” en homenaje a Nicanor Parra en su centenario. Luego también con la Orquesta del Teatro un concierto sinfónico. Han sido conciertos muy especiales y este no está fuera de ese ámbito, con Quintessence que es una de las bandas que recoge a los mejores jazzistas del país, al menos en la capital, con la generosidad de ellos de haberse fijado en nuestro repertorio, de querer hacer algo juntos. Muchos de ellos además hacen arreglos para orquestas y más.

¿Ellos son los que se encargaron de eso para este show?

TG: Hay bastantes arreglos que los armó la gente de la banda (Quintessence), hay de mi hijo Simón y hay un par mío.

Todavía parece ser un hito tener un show netamente de música popular en el Teatro Municipal De Santiago, incluso teniendo nexos con el jazz, pero falta esa apertura de espacios geniales para la música.

TG: El Municipal es hermoso en su escenario, en lo técnico, y sí se está abriendo un poco a lo popular, de hecho Los Tres estarán pronto el 1 de marzo, pero también es un teatro bastante caro en cuanto a la cantidad de gente que trabaja ahí, entonces las entradas tampoco pueden ser tan accesibles. Esa es una cosa medio extraña, siendo un teatro de carácter municipal (risas), es muy raro, pensando que cualquier cosa municipal debiera ser de libre acceso, pero en Santiago un grupito de gente va a la ópera y los conciertos porque los boletos son muy caros, comparando con todos los teatros municipales de Chile.

Es parecido a cuando se habla de la educación, con las universidades estatales que se deben pagar igual que la privada. Y hablando de la educación, ¿qué es lo que este proceso que vive el país le está enseñando a maestros como ustedes, con su experiencia y su visión de la comunidad?

PS: Yo creo que, como dices, uno vive aprendiendo. Existe abundante literatura al respecto, pero los procesos sociales no son iguales. Hay cosas parecidas, pero en otras operan desde el cambio que, esperamos, tenga una salida política, y lo primero viene de la mano de un cambio de la Constitución, y desde ahí hay que armar todo de nuevo, si de eso se trata, pero como te digo, Tilo estará de acuerdo conmigo, nosotros estamos aprendiendo. No hay una especie de receta para decir que esto va para tal o cual lado, hay una inquietud, y un amasijo de posibilidades que se abren. Es más bien la esperanza, mirar la cosa de soslayo, pero ahora, a uno le gustaría que todo fuera lo más racional posible, pero los procesos sociales son extraños, uno está sumergido de repente, y debemos ver cómo nos organizamos. Eso sí, como viejito uno tiene las ganas de decir que esto tiene que tener una salida política.

¿Cómo han visto a la gente desde el escenario, en los conciertos que han hecho en estos meses? ¿Cómo ha cambiado el diálogo y el intercambio de energía?

PS: Cuando la cosa es transversal, permea en toda la sociedad, no es una cuestión limitada. Ahora, hay que soplar el agua a la superficie para ver la profundidad. Con eso hay que trabajar, lidiar, aprender, todos los verbos en tránsito, pero esa es la gracia. Qué se puede modificar, hay que estar más atentos. Nosotros seguimos mirando, observando cómo ocurre todo.

TG: A pesar de que nuestras canciones siempre apuntan a la cosa social, “viva la libertad en todas las esquinas”, por el derecho de los niños, siempre ha estado en la pluma de Pancho, entonces aunque nos pilla por sorpresa lo fecundo de este movimiento, era algo que nosotros imaginábamos y avizoramos que las cosas no estaban tan bien, porque como dice Pancho, se estaba metiendo la basura debajo de la alfombra, y eso significa que hoy salió todo a la luz. La violencia diaria de los noticieros es una respuesta a la violencia de muchos años, subterránea, que la gente sufrió, alzas de precios, salud, educación.

PS: Una discriminación activa que no corresponde a gente del siglo XXI.

Ustedes también han trabajado con gente de otras partes en la música, y pensando ese mestizaje en el sonido, ¿cómo ven la discriminación desde lo xenofóbico que igualmente se ha visto?

PS: Mira, la xenofobia y el racismo siempre son caldo de cultivo para las personas que quieren que el status quo siga igual. Se nos olvida a nosotros que durante la dictadura salió al extranjero más de un millón de chilenos. Exilio político, económico, entonces los migrantes también tienen derechos humanos, y a la gente se le olvida eso. Derecho a trabajar, a tener la familia reunida, derecho a ser bien tratados. No hay que cavar muy lejos. En el siglo XVII, el 30% de la gente que vivía en Santiago eran africanos. El tratamiento que hemos tenido con los pueblos originarios no es algo que nos pueda enorgullecer. Es cosa de ver cómo lo ha hecho el Estado y también nosotros mismos. Somos mestizos, pero no nos hemos visto reflejados en ese espejo obnubilado, como diría Elicura Chihuailaf. Son cosas que tenemos que aprender, como a respetarnos los unos a los otros, más allá del color de piel o el acento. Esto no pasa con los alemanes o los norteamericanos, sino que pasa con haitianos, peruanos. Como Congreso tenemos esa visión, la de que todos venimos de los mismos padres, entonces cuando alguien trata mal a un otro, es estar escupiendo a las propias raíces.

Cuando pensamos en la apuesta de llevar jazz al Municipal… 

PS: Te interrumpo porque mira, justo, el jazz es lo más mestizo de todo. Toda la música es mestiza de por sí, como la barroca, la clásica, entonces primero que todo es una visión de humanidad y esperanza. Cuando músicos de distintas partes del mundo se ponen de acuerdo en las partituras y las partes que van a tocar cada uno, y logran dialogar, es un regalo de educación cívica.

Es que el jazz involucra talento que, en el escenario, logra dialogar y generar algo distinto, entonces es una celebración de la posibilidad de compartir

TG: Se crea comunidad y generosidad. Los músicos de Quintessence son unos de los mejores solistas en la región, y al final existe en este lenguaje un espacio para la creación, por lo que cada concierto es distinto. Existe la base de la canción, es cierto, pero el resto depende mucho de cómo se arma la comunidad con los músicos que están en el escenario.

PS: Son temas elegidos para ser desbordados, claro que sin perder tampoco la música que tenemos. No es algo aleatorio.

TG: El concepto del jazz es la libertad y eso está, aunque nosotros a veces no tengamos el formato jazzístico, siempre tenemos la visión de que un músico puede hacer su comentario.

PS: Esa es la gracia de lo vivo, de tocar en vivo, a diferencia del disco que siempre es un fósil. Quedó así, no se puede mover. En vivo hay matices, descansado, emotivo, llorón, se van a salir otras formas de expresarse.

Esa debe ser la gracia de un concierto que no podrá ser repetido

PS: Tú lo has dicho.

TG: Ese es el riesgo, porque puede salir mal, o puede convertirse en una obra de arte.

¿Y el repertorio? Porque la celebración en el Caupolicán tuvo de todo, en cambio en el Municipal imagino que será diferente

TG: Claro, porque en ese show quisimos tener representadas todas las etapas de la historia de Congreso, en cambio para este show en el Municipal se dio algo muy especial porque el repertorio fue elegido a pulso de los arregladores.

PS: Ellos son los que armaron de entrada el menú (risas).

TG: Tienen una visión de nuestro repertorio más clásico, y están “Todas Las Esquinas”, “Nocturno”, curiosamente está “Maestranzas de Noche” que es el primer tema que grabamos, con un arreglo que es una maravilla.

PS: Está “Premio de Consuelo” también, del nuevo disco (“La Canción Que Te Debía”, 2017). Es un eclecticismo bien interesante.

TG: Pero la decisión venía desde cómo se metía mano desde la elección de los arreglos.

Lo que comentan se asemeja a la curatoría en exposiciones de artes estéticas, más retrospectivas, pero ahora ante los sonidos

TG: Y mirando desde afuera, desde otra agrupación musical. Hay de todo, porque está (Federico) Dannemann que tocó con Aznar, Carlitos Cortés que toca rock y fusión, son jazzistas pero también tiene una mirada amplísima de la música. El mismo director, Francisco Núñez, lidera orquestas sinfónicas y toca tango además. A nosotros nos ha dirigido conciertos sinfónicos, también. Gente muy joven y con mucha experiencia.

Pensando que el arte es colaboración, ¿Hay algún nexo que les falte por cumplir, alguna aventura más?

TG: Nunca he pensado en artistas específicos. Se han dado cosas. Hace 25 años grabamos con León Gieco. Hoy hicimos “Manifiesto” con Pedro Aznar, León, Nano Stern, Magdalena Matthey, y se da no de forma fortuita sino porque es la gente que tenía que estar en el momento que debía ser. No sé con quién quisiera cantar Pancho.

PS: Se nos han cumplido todos los deseos, pero siempre queda algo. A mi me encantaría grabar con una mujer o compañero anglo, con gente del África, del Asia, me gustaría tener una Naciones Unidas, pero yo me considero un tipo bendito porque he tocado y cantado con personas que en la vida me hubiera imaginado. Estuvimos con Peter Gabriel en Amnistía. Con los Inti Illimani, que nosotros los veíamos desde abajo del escenario, o los Quila, que ahora son compañeros de la música. Me gustaría que estuviera vivo Víctor Jara, que estaría viejito ya, pero conversar con él, con Violeta Parra, pero yo me considero alguien bendito en haber logrado los sueños en vida.

TG: Y de adolescente. Recuerda que nosotros éramos un grupo de provincia, entonces todos estos eran referentes, y de repente estar con ellos, algo que pasa desde hace tiempo es muy bonito, y con extranjeros también. Hemos grabado y tocado en vivo con Nino Mestre, Pedro Aznar, gente que además admiramos, porque ya no estamos en compañías de discos, pero antes te obligaban a cantar con gente de la misma compañía, para hacer negocio.

PS: Nos falta cantar trap, por ahí, no sé (risas).

Y viendo ahora, ustedes son un referente, un sueño de poder trabajar

PS: Y lo hacemos, porque hemos podido trabajar y cantar con montón de gente, desde discos de thrash en adelante, en aventuras muy gratas. Ese es el futuro, porque el arte es compartir, y no sólo es algo para mi.

Les agradecemos el tiempo y las palabras. Nos vemos el 9 de marzo en el Municipal

PS: Muchas gracias a ustedes.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Laura Marling: “Este disco es una expresión de cuánto amo el oficio de la composición de canciones”

Publicado

en

Laura Marling

Con uno de los mejores discos del año a su haber, la artista inglesa tal vez no necesita mayor reconocimiento, pero encontró en la respuesta a “Song For Our Daughter” (2020) una prueba más de que, a veces, la percepción propia es engañosa.

Lanzando el álbum antes de lo previsto, aprovechando la cuarentena, Laura Marling entera siete LPs, además de proyectos paralelos como LUMP, sin embargo, pareciera que recién ahora, luego de ese trabajo y de lo logrado sólidamente en “Semper Femina” (2017), opera con más libertades que opresiones.

Tuvimos la oportunidad de conversar con Laura Marling, entrevista que te dejamos completa a continuación.

Hola, Laura.

¡Hola!

¿Me escuchas bien?

Sí, muy bien. ¿Y tú a mí?

Excelente, también. Lo primero que quería preguntarte es por la decisión de adelantar el lanzamiento, que es algo al contrario del resto de la industria que está prefiriendo retrasar. Entonces, quería saber qué sentimientos estuvieron asociados a tomar una decisión como esta.

Fue primariamente porque no hubo garantía de cómo iban a estar las cosas y de si es que la situación estaría como para hacerlo de la forma tradicional. La razón por la que creo que otra gente está retrasando lo suyo es por la gran maquinaria económica; así es como la industria musical funciona y la gente quiere hacer un buen trabajo promocionando lo que tiene. Creo que lo mío tiene que ver con que estoy habituada a lanzar discos cada dos o tres años, y no siento que tenga mayor presión para ser tan exitosa en absoluto. Por otro lado, creo que este es un tiempo muy bueno para escuchar más música, que es algo que pensé cuando definí adelantar mi lanzamiento. Yo he estado escuchando álbumes completos, todos los días, porque hay tiempo y es algo más difícil de hacer cuando debes ir al trabajo o algo así. Es algo que encuentro muy agradable, no sé si te ha parecido lo mismo a ti.

Absolutamente. Y en estos tiempos hemos visto cómo la gente ha revalorizado la cultura y las artes, no sólo la música, pero hay chance de ir más allá en valorar esto. Una duda más que tenía era respecto al sonido del disco, porque en “Semper Femina” te fuiste a otros territorios, luego tuviste más proyectos, y ahora vuelves a una especie de raíces. ¿Qué te llevó a regresar a este sonido?

Creo que estás en lo correcto, porque en el intertanto tuve LUMP, otra banda, entonces, tras lanzar “Semper Femina” grabamos y lanzamos de inmediato ese otro registro. Y fue un alivio para mí, me sacó mucha presión de la especie de “personalidad” Laura Marling. Se siente raro decirlo así (risas), pero mi terapeuta puede apoyarme con eso. Eso me sacó una porción de presión importante y me hizo ver que no debía reinventar nada. En lo que respecta a mi visión de este disco, definitivamente no reinventa la rueda, pero sí es una expresión de cuánto amo el oficio de la composición y el trabajo detrás de escribir canciones. Lo que hice con LUMP es una muy diferente experiencia psicodélica y surreal. Me siento satisfecha con lo hecho ahí sónicamente. Otro elemento clave para el sonido del disco es que por fin, por primera vez en la vida, tengo un estudio propio a disposición, y no es que todo se haya grabado ahí, pero mucho fue grabado por mí en ese estudio. Lo que hicimos en formato banda, grabando todos a la vez, fue con ingeniería de Dom Monks, con el que he trabajado mucho, y que es de lo más talentoso con quien me he relacionado, porque tiene esta capacidad increíble de capturar de forma perfecta la intimidad en un cuarto, lo que es muy difícil de hacer. Entonces, es una mezcla de todas esas cosas.

Eso es el sonido, pero también hay profundidad en las letras, desde la historia en “Alexandra”, el desgarro en “The End Of The Affair” o la lucha que se grafica en “Only The Strong”. ¿Qué te inspiró a entrar en esos registros para las canciones de este disco?

Mi experiencia con el mundo es desde la perspectiva de una mujer. Eso es obvio, pero vale la pena siempre decirlo. Creo que, mientras me voy volviendo más vieja, me hago más consciente de los puntos de fricción que convergen entre la sociedad y la personificación de una mujer. Cuando pienso en “Alexandra Leaving” no es una crítica a Leonard Cohen, porque lo adoro y amo la forma en la que él escribía de las mujeres, pero sí me obsesionó esa fachada que disponen quienes sobreviven a experiencias complejas. Y también “The End Of The Affair” tiene eso de alguna forma, porque está vagamente inspirada por la sensación que una mujer tiene cuando se siente un objeto de obsesión por parte de un hombre con el que tiene una aventura. No daré detalles específicos de qué inspira o spoilers porque aquí alguien lo podría leer (risas), pero sí opera sobre un evento que le pone fin a ese affair, entonces ahí me quería meter en su mundo interior, y en el de él, que también se relacionaba a mi atribulada experiencia. Al final, noto que lo que ocurre con otras mujeres no se acerca a lo que mi propio mundo interior me indica, por lo que sus formas de ver las cosas me parecen interesantes de plasmar en el álbum también.

Algo que me llamó la atención en el disco es el lugar de la voz, quizás más limpia, más clara, más protagonista. Luego de siete discos, tal vez hay una mayor confianza en ese instrumento, pensando en que a estas alturas nadie puede negar tu discografía ni tu trabajo. Puede ser también una mayor confianza para hacer que las canciones suenen y sean tal cuál las necesitas, ¿verdad?

Sí, eso es muy astuto de tu parte porque realmente siento una mayor confianza y es principalmente producto de que haya hecho seis álbumes antes y lo de LUMP. Así que, sí me ha tomado todo este tiempo y trabajo tener la confianza para saber que la gente comprende lo que quiero hacer siendo una compositora. Da igual lo que signifique, o por qué, pero es así. La presión por hacer este disco ahora fue mínima porque en un principio creí que lo haría por completo sola, en mi casa, producido por mí, y en el último momento me di cuenta de que no quería eso, no quería pasar por esto sola, y por eso llamé a Ethan (Johns), mi colaborador de tanto tiempo, para que coprodujera junto con Dom (Monks) en la grabación. Teníamos tres cerebros trabajando en el sonido, y creo que esa fue la mejor decisión, pero fue una situación difícil para mí y para Ethan porque esta fue la primera vez donde yo tenía una idea absoluta de lo que quería, y parte de ello exigía un acercamiento diferente a cómo debiéramos hacer las cosas. Él es más de juntar a todo el mundo y hacerlo todo en una toma, sin usar ningún tipo de dispositivo moderno, y yo por un largo tiempo estuve bajo ese conjuro, también. Pero al trabajar con gente como Blake Mills en “Semper Femina”, Mike (Lindsay) en LUMP, y más, te vas dando cuenta que cerrarte a un solo tipo de forma de grabar es dispararse en el pie (risas) y es aburrido quedarte en ese mundo. Fue un poco de negociación diplomática ver cómo trabajaríamos uno con el otro. Tuve que aferrarme a mis propias armas y obtener lo que yo quería para tener los resultados que esperaba, lo que fue doloroso, pero era lo que debía hacer para que fuera lo que se escucha.

Y eso se nota, al dejar las canciones al descubierto, al entregarle a la canción el protagonismo. No sé cómo has visto la recepción al disco, porque ha sido llamativa y muy buena, quizás porque es perfecto para la cuarentena que muchos están viviendo. ¿Qué has sentido acerca de ese recibimiento?

Es divertido. Es la primera vez que estoy en redes sociales cuando lanzo un disco porque he hecho tutoriales en línea y eso fue muy decisivo para mí, ya que nunca lo había hecho antes. He leído y visto más reacciones que nunca de la gente, lo que te estresa y te llena de nervios. No debería decir esto, pero también parte de las razones que me hicieron lanzar este disco antes era que no creía que era mi mejor disco ni cerca y estaba lista para dejarlo pasar y ver si es que podía hacer algo mejor más rápido (risas). Sin embargo, me maravilló y me voló la cabeza la reacción de la gente, no lo podía creer. Pero nunca le acierto, nunca adivino bien cómo van a resultar las cosas, cómo se va a sentir todo.

Debo decirte que “Song For Our Daughter” es un gran disco, muchos han comentado cómo calza muy bien con estos tiempos. Probablemente, este y “Fetch The Bolt Cutters” de Fiona Apple. ¿Lo pudiste escuchar?

Sí, lo he escuchado, dos veces. Todos los días desde que salió (risas). Es algo asombroso ese álbum. Es un disco de una vez de la vida.

Bueno, Laura, se nos acaba el tiempo. Muchas gracias y felicitaciones por el trabajo. Y esperemos verte post pandemia en Sudamérica y en Chile.

Me encantaría. No amaría nada más que poder llegar por allá. Que tengan buen día y cuídense.

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Punisher Punisher
DiscosHace 13 horas

Phoebe Bridgers – “Punisher”

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la...

Años En Infierno Años En Infierno
DiscosHace 1 día

Xibalba – “Años En Infierno”

La identidad, como concepto, es un conjunto de características que hacen que algo o alguien se pueda diferenciar con el...

Rough And Rowdy Ways Rough And Rowdy Ways
DiscosHace 2 días

Bob Dylan – “Rough And Rowdy Ways”

Es la voz cansada y áspera que abre “I Contain Multitudes” un chispazo del largo aliento que hay tomar para...

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 1 semana

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 1 semana

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 1 semana

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 2 semanas

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 2 semanas

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 3 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Publicidad
Publicidad

Más vistas