Contáctanos

Entrevistas

Cristián Del Campo, director de La Primavera De Chile: “El gran triunfo del movimiento, fue despertar a un país dormido”

Publicado

en

En la oficina de “El Faro Producciones” el frío no calaba tan hondo. Afiches del documental y varios computadores editando trailers del estreno del próximo 17 de mayo en el Cine Arte Alameda, son el paisaje que exuda trabajo y convicción. Cristián del Campo, director de “La Primavera De Chile”, habló con HumoNegro no sólo del documental, sino que también del país donde se instala este relato que, en 110 minutos, explica lo acontecido durante las movilizaciones del año pasado desde un punto de vista que “no toman los medios masivos”; los triunfos y desafíos de un movimiento que le tocó observar. Además, cuenta los detalles de la producción y realización de este documental, el primero que se realiza sobre el tema y cuyo preestreno en Berlín fue muy bien recibido.

¿Qué dificultades tuvieron en la realización de este documental?

Si tú ves el artículo 1° de la ley de prensa, cualquier chileno, sea periodista o no, puede registrar todo lo que acontece en la vía pública, en vista de la responsabilidad de informar el quehacer político, y eso es un derecho. El otro día los pacos querían registrar a un escolar y voy y le saco una foto, me pide el carné y me quería llevar, le digo que el hecho de poder registrar lo que pasa en la vía pública es derecho y deber de los ciudadanos. Perdimos una cámara producto de las mojadas del guanaco, una Z1 cagó. No sé si este año vamos a reportear, porque el soporte económico con el que grabamos el documental ahora no está.

¿Cómo se solventó este proyecto?

En realidad fue un documental bien barato. Hubo un donante anónimo que creyó en el proyecto, por ejemplo, dentro de lo que te puedo mencionar, que nos pasó plata de sus ahorros con la idea de que lo podamos recuperar del cine, DVDs, concursos, festivales. Otra parte, fue con aportes de organizaciones sociales que no nos pidieron nada a cambio y que, si bien no era mucha plata, sumaba y sumaba fondos poquito a poquito. Más el aporte nuestro como El Faro. Básicamente fue un proyecto autogestionado, pero tampoco tuvimos nunca como objetivo tener al Gobierno, por ejemplo, como financista, porque queríamos trabajar con independencia, sin ataduras, ni de Gobierno ni de partidos políticos ni actores que nos cortaran contenidos.

¿Cuán importante para un trabajo como este es la independencia?

En realidad, siendo riguroso, también el Fondart no te ve nada, pero igual es poco coherente tener para un proyecto como este el logo del Gobierno de Chile. Es un documental “contra” el Gobierno. Básicamente, el documental se encarga de contar lo que pasó desde la voz de los cabros, o sea, de los estudiantes, profesores, trabajadores y algunas otras organizaciones sociales, como la Asociación Nacional de pobladores, algunos sindicatos e incluso la CUT, entendiendo que todos esos tienen diferencias entre ellos, pero básicamente queríamos que fuera la historia contada por ellos y esa fue la lógica para este documental.

¿De dónde sale el concepto Primavera de Chile?

Cuando yo tenía 20 años, pensaba que los hitos duraban lo que duraba un año escolar. Cuando pasas los 40 -como es el caso mío- te das cuentas que esos procesos son largos, muy largos. Como ejemplo, la municipalización de la educación fue el año 86, la LOCE es impuesta por Pinochet el día antes de dejar el poder y aparece recién la LGE el 2008, entonces el proceso para cambiar de LOCE a LGE demoró 19 años, y estos son procesos que no se han resuelto y ya hubo una marcha con adherencia muy grande, lo que indica que este puede ser un año lleno de movilizaciones y tomas donde todo puede pasar. Desde 2006 se marca un salto en la movilización, porque antes no se veía una orgánica y con los pingüinos ya se marcó una diferencia y hubo muchos otros momentos importantes, pero es un hito y como tal, es diferente a otros. Por ejemplo, ya no es Vallejo la presidenta de la Fech, ahora es Boric, este es un año electoral también, entonces se marca la existencia de un movimiento que se enfrenta a una derecha empresarial, a diferencia de la derecha política que era en la práctica la Concertación, aunque se ponga nombres como socialistas o socialdemócratas, en la práctica también son derecha. Con Piñera está la derecha dura. Los secundarios son trasgresores y estructurales en sus demandas. No plantean becas o rebajas en los créditos, sino que la desmunicipalización, fin al lucro, congelamiento de los decretos para los subvencionados e incluso algunos plantean la vuelta de los subvencionados. Entonces este hito es único y no se resolverá hasta que en el país haya, por ejemplo, una asamblea constituyente. Pero lo que pasa el año pasado marca una antes y un después y marca mucho. Es un salto. No hubo ni siquiera en dictadura una movilización como las del Parque O’Higgins, que aglutinó un millón de personas. Entonces las razones por las que la gente salió a la calle son distintas a las que usualmente hemos escuchado. En los últimos 20 años si decías que 200 mil personas marcharían frente a la Moneda pidiendo asamblea constituyente, plebiscito, no te hubieran creído. Tomamos el nombre La Primavera de Chile porque fue el concepto que acuñaron los mismos estudiantes. También porque es el que se utilizó en el mundo. También porque hay un despertar que se manifiesta en las calles y entre diferentes generaciones, me sorprendía cuando veía que las generaciones de ahora escuchaban a gente de 50, 60 años venir a decirles “pero si yo estudié gratis” y los cabros no lo creían. Entonces está tan internalizado que hay que pagar por todo, que no se entiende que la educación es un derecho. Para nosotros, los que vivimos la dictadura y la transición, esto fue despertar también.  En Chile estaba penalizado el carnaval, que la gente se expresara en las calles con alegría, colores.Quizás lo diferente de este movimiento, fue notar que las demandas iban más allá de las narices de quienes exigen cambios, como en este caso son los estudiantes.

Hay un testimonio que no está en el documental, pero que me llamó la atención. Una profesora de Ciencias que decía que lo que tú dices que cuando las personas son capaces de expresar demandas que van más allá de su beneficio personal y comienzan a pensar en un beneficio social, de las futuras generaciones, ese proceso, es un proceso complejo porque la persona se debe dar cuenta que hay algo más allá de su individualidad. Y eso fue lo que se naturalizó en los 90. Que el Estado no podía ser paternalista, que el desarrollo personal podía ser alcanzado, como si eso se disociara de lo social, entonces se elaboró una lógica/filosofía social donde cada uno se rascaba con sus propias uñas. Eso se cambió. No es que sea de un día para otro. Llega un punto que en Concepción, en el gremio de los Trabajadores de la Salud, plantean que el mejor reajuste es la Educación Gratuita, nada de sueldos, sino que educación gratis. Por lo mismo, si tú ves este paradigma social que cambia y te replantea cómo se benefician todos. Lo que se expresa en la calle es eso y por eso ves a tantas generaciones juntas. Rescato otra cosa: la clase política de este país está muy disociada de la gente y se ha encerrado en su burbuja. Hace años que la clase política viene en lo mismo, de pensar en maquillajes a lo ya existente y evitar las reformas estructurales.

Hay varios ejemplos en los que se puede denotar la desigualdad y la disociación entre políticos y ciudadanía, que me imagino puede desprestigiar a la política.

Pienso que la ciudadanía se está dando cuenta también de que los senadores, diputados, son meros muñecos de los poderes fácticos. Por eso, incluso diría que lo de los 2 millones del Senado es un chiste al lado de las platas que manejan las grandes fortunas y los grandes grupos económicos, quienes son también los que están en todo orden de cosas. Yo creo que las personas se están dando cuenta incluso que los políticos con cargos son un chiste. Las diferencias son, como dice Marcel Claude en el documental, entre el 5% más rico y el 5% más pobre de más de 400 veces en los ingresos. Entonces, en Chile se siente un nivel feroz de desigualdad. No somos pobres. Somos un país rico con pésima distribución del ingreso. Eso lo ve la ciudadanía, que ha tomado una conciencia de mayor nivel. Estamos en un proceso de reflexión como país para definir qué es lo que queremos. Lo que le ha faltado al movimiento, creo, es entender que lo que se pide es muy grande y se deben dar muchos pasos, más allá de lo que ya se han dado. Es un movimiento extraordinariamente fuerte en las demandas, pero le falta entender que la negociación con los que detentan el poder no llegará a nada.

Y tú justamente puedes tener una mirada desde afuera de todo este proceso.

Miro también con un afán de aprendizaje, por ejemplo, con el asambleísmo como forma de democracia. Nosotros venimos de una generación post-dictadura que no creía en eso, sino que en representantes que eligen por ti. Sin embargo, veo una cuota de inocencia en pensar que gente que trabajó 30 años en pos de este modelo, lo van a sacar de la noche a la mañana. No lo harán ellos. La única forma es que la misma ciudadanía establezca sus propias formas de movilización y de llegar al poder. El Gobierno no iba a hacer cambios con Lavín, Piñera, Bulnes, Beyer, Larroulet. Incluso si vas a la Concertación, los Aylwin también tienen sociedades en colegios. Varios políticos o afines a ellos son parte de los directorios de instituciones privadas de educación. Es muy difícil que ellos hagan los cambios que la educación necesita. En ese sentido, a este movimiento le faltó un arrojo que en verdad espero que lo logre. No encuentro descabellada la idea de la asamblea constituyente, considerando que es una forma de lograr cambios estructurales como los pide buena parte de la sociedad y no los cambios cosméticos que se han planteado. Y muchos piensan que va a quedar la cagada, pero yo creo que no y gran parte de la ciudadanía espera que alguien se la juegue. Hay una tremenda minoría que supo maniatar a una gran mayoría y dominarla, y vastos sectores no entienden bien lo que pasa en la sociedad. En el fondo, los Gobiernos creen en la economía de libre mercado, de educación de mercado, y puedes ejercer la oferta y demanda, las cuales pueden ser subsidiadas desde el Estado.

¿Y qué pasa con los otros movimientos? ¿Ayudan a la consecución de los objetivos de los estudiantes o no tienen relación con ellos?

Un mensaje muy potente fue “Todos Somos Aysén”. Ya no existe la idea de que Santiago es Chile y nada más. ¿Cuántos chilenos conocen Aysén? Muy pocos, y la mayoría no conoce nada y no tiene nada que ver con la vida del centro o norte del país. En el fondo te das cuenta que la ciudadanía no ve el problema en “su” jardín, sino que en “nuestro” jardín, sociedad, patio, donde estamos todos. La prensa, la política, no dan el ancho para hablar con la ciudadanía. Existe una cultura de síntesis absoluta que tiende al corte. Por ejemplo, el documental debió durar menos de lo que queríamos por la estructura de la industria, porque hay una tendencia al brief, al pasar superficialmente por los contenidos, sin dar espacio a la reflexión o al contexto, sin estudiar qué hay detrás de los hechos. Hoy puedes ver lo que quieras gracias a Internet. No debes estar sometido a los horarios de los canales, entonces esta televisión acotada que te secuestra y no te muestra las problemáticas, no debiera estar tan segura de ser lo predominante. Lo que pasó en Canal 13, que se atreven a revelarse, te marca un hito gigante y que tengan la solidaridad de los conductores del noticiero, y el canal lo borró de Youtube, pero al final educativamente estos son hechos muy potentes y marcan hitos. E incluso la gente en la casa ya no cree cuando los noticieros no muestran una marcha, porque lo ven al pasar, entonces sienten que hubo algo que no cuadra entre lo que muestran en la TV y en su propia realidad.

¿Ponerse de acuerdo con los matices es una dificultad para la izquierda que es más heterogénea que la derecha?

Encuentro espectacular cuando los movimientos no se estancan y hay alternancia como lo que pasó con Camila y Boric, porque indica que existe una sana competencia, no como pasa con los políticos tradicionales que se apernan en sus cargos y siempre estamos hablando de los mismos.

¿Y la igualdad de dónde sale como demanda?

Yo entiendo que, por ejemplo, el tema de la gratuidad no estaba instalado en el Confech, que hubo divergencias fuertes y eso lo planteamos, de que hubo dirigentes que en su momento se la jugaron, desde los secundarios y las universidades más precarizadas como la de Playa Ancha o la UTEM, y lo plantearon y supieron llevar la problemática. La impusieron porque tuvo resonancia en las grandes mayorías y los matices son buenos, pero lo que pasa es que hay que saber construir con ellos un camino que esperen las grandes mayorías. Pero eso hoy no se da como una vinculación entre el mundo social, entre obreros, estudiantes y profesores, entre otros. Los universitarios tienen mucho que aprender del mundo popular, y con un proceso así, con mayor razón, los diferentes matices congeniarán y permearán en la población.

¿Cuáles son los triunfos del movimiento social?

Lo principal que nos movió, fue que nos sentimos vivos de nuevo a través de la movilización como ciudadanos de a pié, que para nosotros fue hermoso ver esto y quisimos hacer un registro con cariño a los cabros que convocaron esto, pero también para entender que lo del año pasado sí fue un triunfo. No se acabó la estructura del sistema contra el que se protestaba, pero se instaló la noción de que lo que había era necesario cambiarlo, y requieres mucho tiempo para hacerlo. El primer paso fue el más difícil, que era volver a movilizar a la gente. Recordemos que la sociedad chilena fue desmovilizada por los gobiernos de la Concertación en su afán de transición, porque para mantener los privilegios de la dictadura, la Concertación desmovilizó a la gente con la vía de la política institucionalizada y de los acuerdos. Este país era un país “niño”, porque había muchas cosas que no te dejaban hacer y otras que aprendiste de a poco, como las tarjetas de crédito por ejemplo, y la sociedad comenzó a creer que el consumo era la vía a la libertad. Diez años después tuviste, por tanto, a una sociedad empobrecida y además desmovilizada. El proceso de La Primavera de Chile no fue de un momento para otro, porque fueron 10 años de reconstrucción de ese espíritu, y si no se hubiera logrado, eso sí que hubiera sido un fracaso.

¿Qué se puede esperar la gente del documental y quién crees tú que debe ver el documental?

Llamaría a todos los que estuvieron ahí porque fueron parte del documental, dado que una parte es la explicación de la instauración del modelo y después el documental pone como eje la cronología de los hechos, y es bueno revivir esos hitos. Intentamos retratar esto que parte con las movilizaciones de abril y luego vienen las tomas, los flashmobs, las marchas, entonces es el recorrido del movimiento. Y obvio que también llamaría a que lo vieran todos los que no formaron parte de esto. Lo más potente del documental es que en el fondo nosotros, de forma patuda, nos colgamos de la historia de estos muchachos, con una historia con su nudo dramático propio, y es increíble como va in crescendo, porque paso a paso más gente se suma. Este documental también devela lo que pasa en la sociedad chilena. Hicimos seguimiento a las asambleas y también seguimos a los dirigentes universitarios y secundarios.

¿Hay algún otro formato que tengan en mente?

Lamentablemente el cine chileno hizo que con su política de películas “cortas” tuviéramos que pensar en el DVD como una opción para mostrar el trabajo completo. Aunque la idea es que por lo menos tengamos el documental un par de meses en salas de cine. Vamos a asistir a muchos festivales, donde incluso en Berlín tuvimos un predebut bastante exitoso.

¿Qué más cambió en la forma de trabajar en algo tan complejo como un documental como “La Primavera de Chile”?

Podemos generar nuevas plataformas y nuevos contenidos, pero lo que pasa es que hay que socializarlos, y en la medida que trabajemos en eso, es que vamos a contribuir a la comunicación y luego le puedes disputar a los grandes medios de comunicación, que no mostraban el carnaval de la movilización e incluso mostraron denuncias de carabineros encapuchados, porque Internet acorrala a los canales, ya que los flujos de información van rapidísimo.

¿Qué se puede esperar de este año de movilización?

Más conciencia social. Ese fue el gran triunfo y es difícil que eso se pierda de un año para otro.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Julio

    16-May-2012 en 12:46 am

    Muy buena propuesta de HM, ojala tengan perseverancia y los lectores se interesen.

  2. israel

    03-Sep-2012 en 1:06 am

    igual fome que no lo suban a la web así todos tendríamos la posibilidad de verlo sobre todo en regiones

Responder

Entrevistas

Peter Hayes de Black Rebel Motorcycle Club: “Hemos logrado dejar nuestros egos de lado”

Publicado

en

Peter Hayes

En el rock & roll no se necesita de mucho para poder propagar un mensaje, tal como Black Rebel Motorcycle Club lo ha demostrado durante dos décadas de trayectoria. Siempre que lo que se comunique sea fuerte y claro, basta con tener un norte dilucidado sobre cómo hacer las cosas, en contra de cualquier parámetro preestablecido por la industria. Con un sonido rebelde, callejero e incluso psicodélico, los californianos derrochan actitud junto a una imagen que podría caer en clichés del género, como las chaquetas de cuero, los anteojos de sol o el constante cigarrillo en la boca, pero que increíblemente deja esa atractiva caracterización en segundo plano para enfocar toda la atención en lo bien que tocan sus instrumentos, generando una catarsis colectiva conducida por una tonalidad garage distorsionada y consistente sonoramente.

Luego de pasar por algunos momentos bastante complicados, B.R.M.C. regresa a la acción con “Wrong Creatures” (2018), el octavo álbum de su carrera. Gracias a un sonido en constante evolución, los norteamericanos desarrollaron un álbum impregnado de la vibra que siempre predomina en sus composiciones, entregando un rock agresivo y directo, apelativos predominantes en sus veinte años de existencia. Bajo la promoción de este nuevo trabajo, es que conversamos en exclusiva con Peter Hayes, uno de los componentes de este power trio, quien nos comentó muy pausadamente (y quizás con algo de resaca) sobre el proceso detrás de este nuevo trabajo, sus prácticamente nulos recuerdos en torno a sus visitas a Chile, su mirada de la situación política actual de Estados Unidos, entre otras cosas, en una conversación que dejamos de manera integra a continuación.

Hola, Peter, ¿cómo estás?

Muy bien, Manuel. ¿Cómo estás tú?

Muy bien también, gracias. Quisiera preguntarte primero por la última época de la banda. Hace algunos años falleció el padre de Robert, quien fue como un mentor para ustedes, luego ocurrió la cirugía de Leah, por lo que no han sido tiempos muy fáciles. ¿Cómo han logrado llevar estas situaciones?

Esa es una pregunta razonable, y creo que es porque hacemos lo que amamos, sabemos muy bien cómo hacerlo (risas). Nos enfocamos en tocar música y comprender desde dónde viene y cómo se refleja el apoyo que aquello nos da durante tiempos difíciles, así como también lo hace la música de otras personas. Cuando tocas, se convierte en una voz para expresar lo que piensas; la música nos ha ayudado a darnos cuenta de las cosas y la vida en general.

Este año será el aniversario número veinte de la banda. ¿Cómo evalúas la experiencia de tocar junto a Robert por tantos años?

Él es como mi hermano, se convirtió en mi familia. Nos conocemos hace mucho tiempo y, en cierta forma, estoy orgulloso de que hayamos sobrevivido todo este tiempo con altos y bajos, peleas y altercados. Hemos logrado dejar nuestros egos de lado y solucionar todo siempre.

Cuando comenzaron la banda, tocaste paralelamente junto a Anton Newcombe en The Brian Jonestown Massacre, yéndote con ellos en su primera gira norteamericana. Considerando que estabas recién iniciándote en el mundo de la música, ¿qué aprendizaje obtuviste de esa experiencia?

Cuando comencé con ellos ya estaba haciendo música con Robert, así que lo tomé como una oportunidad para saber qué se sentía salir de gira. La idea era hacer un tour y conocer esas experiencias, siempre estuvo la intención de seguir junto a Robert, pero fue una experiencia muy divertida, más aún porque era fan de la banda. Creo que me enseñaron qué hacer y qué no hacer, aunque claramente hay lecciones que no aprendí muy bien (risas). Nunca me sentí parte de la banda ni tampoco quise serlo realmente, siempre estuve ahí con la intención de apoyar. Todos esperaban que el guitarrista original regresara, yo sólo fui un reemplazo.

Estuve escuchando el último disco, “Wrong Creatures”, y debo decirte que está muy bueno. “Echo” es una de mis canciones favoritas, pero también me llamó la atención “Circus Bazooko”, que es muy diferente a lo que suelen hacer. ¿Cuál fue la intención detrás de ese sonido?

Muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Sobre la canción, surgió un día que yo iba atrasado al ensayo, Robert y Leah comenzaron a improvisar sobre esa idea mientras me esperaban, y se hizo en base a capas de guitarra, con un pedal que hace loops, así que lo que tú escuchas en realidad son muchas capas de guitarra, no hay un órgano sonando ahí. La idea era experimentar con los sonidos de la guitarra, algo que solemos hacer, buscábamos tener una canción que se basara en el sonido y no fuera sólo una sucesión de acordes, por ende, sentimos que funcionó muy bien.

¿Qué significa el nombre del álbum?

Teníamos algunas ideas para el nombre y esa fue la menos abstracta y que, a la vez, podía ir dirigida en varias direcciones, nos gusta hacer eso. Preferimos dejar todo a la interpretación, mantener las cosas lo más abstractas posibles, a veces puede ser personal, otras veces puede que el nombre refleje lo que el álbum es, aunque en este caso no creo que quiera decir que está todo mal (risas). Depende del día.

Peter, ya has estado varias veces en Chile, tocando desde shows en solitario hasta festivales. ¿Qué recuerdos tienes de nuestro país?

(Piensa) A ver, no recuerdo el festival. ¿Cómo se llamaba?

Fue en 2011, se llamaba Maquinaria. Tocaron alrededor de las tres de la tarde bajo un sol terrible. Estaba Alice In Chains y Faith No More, también.

Ah, sí, sí, creo que recuerdo eso. Hubo algunos festivales que hicimos en Sudamérica junto a ellos. Tuvimos unos días libres en Santiago, no recuerdo claramente nada de eso, pero creo que no hice nada malo (risas).

¿Qué hay de la última vez? Eso fue apenas en 2016.

Si, tampoco lo recuerdo muy bien. Tuvimos algo de tiempo libre, pero… (piensa). No, no puedo. No me acuerdo de nada, lo siento (risas).

No hay problema. Peter, todos queremos saber lo siguiente: ¿volverán a Chile con este nuevo álbum?

Esperamos que sí. Y si no nos invitan, nosotros trataremos de ir para allá. Siempre nos gusta ir a Sudamérica, esperamos que alguien nos invite. Aunque, de todos modos, si nos llevan a un festival o algo así, la idea sería poder realizar un show aparte por nuestra cuenta, nos gusta hacer eso.

Recuerdo que para la última vez de la banda aquí anunciaron un show en Argentina y todos nos lamentábamos, porque la fecha se acercaba y no teníamos novedades de un concierto en Santiago. Luego lo anunciaron con muy poco tiempo de anticipación, así que nos sentimos aliviados de que sí venían.

Genial, qué bueno que nos esperaban (risas).

En 2008, la primera vez, yo tenía sólo 15 años y me quedé embobado con la puesta en escena de la banda, es increíble que se mantengan así de frescos por tanto tiempo.

¡Vaya! Qué bueno que aún recuerdes eso después de tanto tiempo (risas). ¿Cuánto llevas trabajando en esto que estás haciendo ahora?

Tres años, algo así.

¿Te gusta esto? ¿Todo ha ido bien? Me imagino que tienes la oportunidad de ir a un montón de conciertos y todo eso.

Si, mucho. De hecho, el último show de B.R.M.C. en Santiago fue mi primer review de un show en vivo.

Oh, ¿en serio? ¡Qué increíble coincidencia! (risas)

Sigamos con la entrevista, Peter. B.R.M.C. se destaca por tener un sonido en vivo muy potente, ¿cómo logran capturar esa esencia dentro del estudio?

La verdad es que eso es algo que todavía tratamos de lograr, no podemos hacer que nuestros discos suenen diferentes al show en vivo, se trata de capturar la energía del ambiente. Para un álbum en vivo es divertido capturar esa complicidad con la audiencia, pero en estudio es muy diferente, el ambiente es otra cosa. Para mí es como tener tres mundos: el show en vivo como tal, el disco en vivo y el disco en estudio. Son tres oportunidades para hacer algo completamente diferente, y eso está bien. Aunque al grabar un disco en vivo nunca capturarás realmente la forma en que sonamos, debes estar ahí para sentirlo. También en un álbum de estudio es algo completamente experimental.

Se nos está acabando el tiempo, pero quisiera preguntarte algo más. En 2003, el álbum “Take Them On, On Your Own” fue lanzado en medio de la administración de George Bush como presidente, por ende, tuvo un contexto más político en sus letras, ya que Estados Unidos no estaba pasando un muy buen momento por aquellos días. Actualmente, la historia parece repetirse con Trump como presidente, ¿cómo sientes el país en estos días?

Deprimente, frustrante, vergonzoso, aunque trato de no pensar mucho en ello. No sé si alguna administración sea mejor que la otra, no soy de apoyar toda esa cultura de la política. Eso de vender el “Sueño Americano” creo que es un concepto absolutamente falso. Creo que es obvio, con ver todo lo que está pasando, para mí es más importante pensar en una solución e intentar vivir con eso. Está claro que muchos americanos tienen un problema por adelantado al apoyar esto, pero estamos todos en el mismo bote de cierta forma.

Bueno, Peter, creo que esa fue la última pregunta. Te agradezco por el tiempo, fue un agrado hablar contigo. ¿Te gustaría decir algunas palabras a tus fans en Sudamérica para terminar?

Gracias, y espero que vayamos pronto para allá, definitivamente eso está en nuestros planes. Les agradezco mucho a todos por el apoyo.

Foto principal por Erich Bouccan

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 mes

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 mes

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 mes

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 mes

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 2 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 2 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: