Contáctanos

Entrevistas

Cristián Del Campo, director de La Primavera De Chile: “El gran triunfo del movimiento, fue despertar a un país dormido”

Publicado

en

En la oficina de “El Faro Producciones” el frío no calaba tan hondo. Afiches del documental y varios computadores editando trailers del estreno del próximo 17 de mayo en el Cine Arte Alameda, son el paisaje que exuda trabajo y convicción. Cristián del Campo, director de “La Primavera De Chile”, habló con HumoNegro no sólo del documental, sino que también del país donde se instala este relato que, en 110 minutos, explica lo acontecido durante las movilizaciones del año pasado desde un punto de vista que “no toman los medios masivos”; los triunfos y desafíos de un movimiento que le tocó observar. Además, cuenta los detalles de la producción y realización de este documental, el primero que se realiza sobre el tema y cuyo preestreno en Berlín fue muy bien recibido.

¿Qué dificultades tuvieron en la realización de este documental?

Si tú ves el artículo 1° de la ley de prensa, cualquier chileno, sea periodista o no, puede registrar todo lo que acontece en la vía pública, en vista de la responsabilidad de informar el quehacer político, y eso es un derecho. El otro día los pacos querían registrar a un escolar y voy y le saco una foto, me pide el carné y me quería llevar, le digo que el hecho de poder registrar lo que pasa en la vía pública es derecho y deber de los ciudadanos. Perdimos una cámara producto de las mojadas del guanaco, una Z1 cagó. No sé si este año vamos a reportear, porque el soporte económico con el que grabamos el documental ahora no está.

¿Cómo se solventó este proyecto?

En realidad fue un documental bien barato. Hubo un donante anónimo que creyó en el proyecto, por ejemplo, dentro de lo que te puedo mencionar, que nos pasó plata de sus ahorros con la idea de que lo podamos recuperar del cine, DVDs, concursos, festivales. Otra parte, fue con aportes de organizaciones sociales que no nos pidieron nada a cambio y que, si bien no era mucha plata, sumaba y sumaba fondos poquito a poquito. Más el aporte nuestro como El Faro. Básicamente fue un proyecto autogestionado, pero tampoco tuvimos nunca como objetivo tener al Gobierno, por ejemplo, como financista, porque queríamos trabajar con independencia, sin ataduras, ni de Gobierno ni de partidos políticos ni actores que nos cortaran contenidos.

¿Cuán importante para un trabajo como este es la independencia?

En realidad, siendo riguroso, también el Fondart no te ve nada, pero igual es poco coherente tener para un proyecto como este el logo del Gobierno de Chile. Es un documental “contra” el Gobierno. Básicamente, el documental se encarga de contar lo que pasó desde la voz de los cabros, o sea, de los estudiantes, profesores, trabajadores y algunas otras organizaciones sociales, como la Asociación Nacional de pobladores, algunos sindicatos e incluso la CUT, entendiendo que todos esos tienen diferencias entre ellos, pero básicamente queríamos que fuera la historia contada por ellos y esa fue la lógica para este documental.

¿De dónde sale el concepto Primavera de Chile?

Cuando yo tenía 20 años, pensaba que los hitos duraban lo que duraba un año escolar. Cuando pasas los 40 -como es el caso mío- te das cuentas que esos procesos son largos, muy largos. Como ejemplo, la municipalización de la educación fue el año 86, la LOCE es impuesta por Pinochet el día antes de dejar el poder y aparece recién la LGE el 2008, entonces el proceso para cambiar de LOCE a LGE demoró 19 años, y estos son procesos que no se han resuelto y ya hubo una marcha con adherencia muy grande, lo que indica que este puede ser un año lleno de movilizaciones y tomas donde todo puede pasar. Desde 2006 se marca un salto en la movilización, porque antes no se veía una orgánica y con los pingüinos ya se marcó una diferencia y hubo muchos otros momentos importantes, pero es un hito y como tal, es diferente a otros. Por ejemplo, ya no es Vallejo la presidenta de la Fech, ahora es Boric, este es un año electoral también, entonces se marca la existencia de un movimiento que se enfrenta a una derecha empresarial, a diferencia de la derecha política que era en la práctica la Concertación, aunque se ponga nombres como socialistas o socialdemócratas, en la práctica también son derecha. Con Piñera está la derecha dura. Los secundarios son trasgresores y estructurales en sus demandas. No plantean becas o rebajas en los créditos, sino que la desmunicipalización, fin al lucro, congelamiento de los decretos para los subvencionados e incluso algunos plantean la vuelta de los subvencionados. Entonces este hito es único y no se resolverá hasta que en el país haya, por ejemplo, una asamblea constituyente. Pero lo que pasa el año pasado marca una antes y un después y marca mucho. Es un salto. No hubo ni siquiera en dictadura una movilización como las del Parque O’Higgins, que aglutinó un millón de personas. Entonces las razones por las que la gente salió a la calle son distintas a las que usualmente hemos escuchado. En los últimos 20 años si decías que 200 mil personas marcharían frente a la Moneda pidiendo asamblea constituyente, plebiscito, no te hubieran creído. Tomamos el nombre La Primavera de Chile porque fue el concepto que acuñaron los mismos estudiantes. También porque es el que se utilizó en el mundo. También porque hay un despertar que se manifiesta en las calles y entre diferentes generaciones, me sorprendía cuando veía que las generaciones de ahora escuchaban a gente de 50, 60 años venir a decirles “pero si yo estudié gratis” y los cabros no lo creían. Entonces está tan internalizado que hay que pagar por todo, que no se entiende que la educación es un derecho. Para nosotros, los que vivimos la dictadura y la transición, esto fue despertar también.  En Chile estaba penalizado el carnaval, que la gente se expresara en las calles con alegría, colores.Quizás lo diferente de este movimiento, fue notar que las demandas iban más allá de las narices de quienes exigen cambios, como en este caso son los estudiantes.

Hay un testimonio que no está en el documental, pero que me llamó la atención. Una profesora de Ciencias que decía que lo que tú dices que cuando las personas son capaces de expresar demandas que van más allá de su beneficio personal y comienzan a pensar en un beneficio social, de las futuras generaciones, ese proceso, es un proceso complejo porque la persona se debe dar cuenta que hay algo más allá de su individualidad. Y eso fue lo que se naturalizó en los 90. Que el Estado no podía ser paternalista, que el desarrollo personal podía ser alcanzado, como si eso se disociara de lo social, entonces se elaboró una lógica/filosofía social donde cada uno se rascaba con sus propias uñas. Eso se cambió. No es que sea de un día para otro. Llega un punto que en Concepción, en el gremio de los Trabajadores de la Salud, plantean que el mejor reajuste es la Educación Gratuita, nada de sueldos, sino que educación gratis. Por lo mismo, si tú ves este paradigma social que cambia y te replantea cómo se benefician todos. Lo que se expresa en la calle es eso y por eso ves a tantas generaciones juntas. Rescato otra cosa: la clase política de este país está muy disociada de la gente y se ha encerrado en su burbuja. Hace años que la clase política viene en lo mismo, de pensar en maquillajes a lo ya existente y evitar las reformas estructurales.

Hay varios ejemplos en los que se puede denotar la desigualdad y la disociación entre políticos y ciudadanía, que me imagino puede desprestigiar a la política.

Pienso que la ciudadanía se está dando cuenta también de que los senadores, diputados, son meros muñecos de los poderes fácticos. Por eso, incluso diría que lo de los 2 millones del Senado es un chiste al lado de las platas que manejan las grandes fortunas y los grandes grupos económicos, quienes son también los que están en todo orden de cosas. Yo creo que las personas se están dando cuenta incluso que los políticos con cargos son un chiste. Las diferencias son, como dice Marcel Claude en el documental, entre el 5% más rico y el 5% más pobre de más de 400 veces en los ingresos. Entonces, en Chile se siente un nivel feroz de desigualdad. No somos pobres. Somos un país rico con pésima distribución del ingreso. Eso lo ve la ciudadanía, que ha tomado una conciencia de mayor nivel. Estamos en un proceso de reflexión como país para definir qué es lo que queremos. Lo que le ha faltado al movimiento, creo, es entender que lo que se pide es muy grande y se deben dar muchos pasos, más allá de lo que ya se han dado. Es un movimiento extraordinariamente fuerte en las demandas, pero le falta entender que la negociación con los que detentan el poder no llegará a nada.

Y tú justamente puedes tener una mirada desde afuera de todo este proceso.

Miro también con un afán de aprendizaje, por ejemplo, con el asambleísmo como forma de democracia. Nosotros venimos de una generación post-dictadura que no creía en eso, sino que en representantes que eligen por ti. Sin embargo, veo una cuota de inocencia en pensar que gente que trabajó 30 años en pos de este modelo, lo van a sacar de la noche a la mañana. No lo harán ellos. La única forma es que la misma ciudadanía establezca sus propias formas de movilización y de llegar al poder. El Gobierno no iba a hacer cambios con Lavín, Piñera, Bulnes, Beyer, Larroulet. Incluso si vas a la Concertación, los Aylwin también tienen sociedades en colegios. Varios políticos o afines a ellos son parte de los directorios de instituciones privadas de educación. Es muy difícil que ellos hagan los cambios que la educación necesita. En ese sentido, a este movimiento le faltó un arrojo que en verdad espero que lo logre. No encuentro descabellada la idea de la asamblea constituyente, considerando que es una forma de lograr cambios estructurales como los pide buena parte de la sociedad y no los cambios cosméticos que se han planteado. Y muchos piensan que va a quedar la cagada, pero yo creo que no y gran parte de la ciudadanía espera que alguien se la juegue. Hay una tremenda minoría que supo maniatar a una gran mayoría y dominarla, y vastos sectores no entienden bien lo que pasa en la sociedad. En el fondo, los Gobiernos creen en la economía de libre mercado, de educación de mercado, y puedes ejercer la oferta y demanda, las cuales pueden ser subsidiadas desde el Estado.

¿Y qué pasa con los otros movimientos? ¿Ayudan a la consecución de los objetivos de los estudiantes o no tienen relación con ellos?

Un mensaje muy potente fue “Todos Somos Aysén”. Ya no existe la idea de que Santiago es Chile y nada más. ¿Cuántos chilenos conocen Aysén? Muy pocos, y la mayoría no conoce nada y no tiene nada que ver con la vida del centro o norte del país. En el fondo te das cuenta que la ciudadanía no ve el problema en “su” jardín, sino que en “nuestro” jardín, sociedad, patio, donde estamos todos. La prensa, la política, no dan el ancho para hablar con la ciudadanía. Existe una cultura de síntesis absoluta que tiende al corte. Por ejemplo, el documental debió durar menos de lo que queríamos por la estructura de la industria, porque hay una tendencia al brief, al pasar superficialmente por los contenidos, sin dar espacio a la reflexión o al contexto, sin estudiar qué hay detrás de los hechos. Hoy puedes ver lo que quieras gracias a Internet. No debes estar sometido a los horarios de los canales, entonces esta televisión acotada que te secuestra y no te muestra las problemáticas, no debiera estar tan segura de ser lo predominante. Lo que pasó en Canal 13, que se atreven a revelarse, te marca un hito gigante y que tengan la solidaridad de los conductores del noticiero, y el canal lo borró de Youtube, pero al final educativamente estos son hechos muy potentes y marcan hitos. E incluso la gente en la casa ya no cree cuando los noticieros no muestran una marcha, porque lo ven al pasar, entonces sienten que hubo algo que no cuadra entre lo que muestran en la TV y en su propia realidad.

¿Ponerse de acuerdo con los matices es una dificultad para la izquierda que es más heterogénea que la derecha?

Encuentro espectacular cuando los movimientos no se estancan y hay alternancia como lo que pasó con Camila y Boric, porque indica que existe una sana competencia, no como pasa con los políticos tradicionales que se apernan en sus cargos y siempre estamos hablando de los mismos.

¿Y la igualdad de dónde sale como demanda?

Yo entiendo que, por ejemplo, el tema de la gratuidad no estaba instalado en el Confech, que hubo divergencias fuertes y eso lo planteamos, de que hubo dirigentes que en su momento se la jugaron, desde los secundarios y las universidades más precarizadas como la de Playa Ancha o la UTEM, y lo plantearon y supieron llevar la problemática. La impusieron porque tuvo resonancia en las grandes mayorías y los matices son buenos, pero lo que pasa es que hay que saber construir con ellos un camino que esperen las grandes mayorías. Pero eso hoy no se da como una vinculación entre el mundo social, entre obreros, estudiantes y profesores, entre otros. Los universitarios tienen mucho que aprender del mundo popular, y con un proceso así, con mayor razón, los diferentes matices congeniarán y permearán en la población.

¿Cuáles son los triunfos del movimiento social?

Lo principal que nos movió, fue que nos sentimos vivos de nuevo a través de la movilización como ciudadanos de a pié, que para nosotros fue hermoso ver esto y quisimos hacer un registro con cariño a los cabros que convocaron esto, pero también para entender que lo del año pasado sí fue un triunfo. No se acabó la estructura del sistema contra el que se protestaba, pero se instaló la noción de que lo que había era necesario cambiarlo, y requieres mucho tiempo para hacerlo. El primer paso fue el más difícil, que era volver a movilizar a la gente. Recordemos que la sociedad chilena fue desmovilizada por los gobiernos de la Concertación en su afán de transición, porque para mantener los privilegios de la dictadura, la Concertación desmovilizó a la gente con la vía de la política institucionalizada y de los acuerdos. Este país era un país “niño”, porque había muchas cosas que no te dejaban hacer y otras que aprendiste de a poco, como las tarjetas de crédito por ejemplo, y la sociedad comenzó a creer que el consumo era la vía a la libertad. Diez años después tuviste, por tanto, a una sociedad empobrecida y además desmovilizada. El proceso de La Primavera de Chile no fue de un momento para otro, porque fueron 10 años de reconstrucción de ese espíritu, y si no se hubiera logrado, eso sí que hubiera sido un fracaso.

¿Qué se puede esperar la gente del documental y quién crees tú que debe ver el documental?

Llamaría a todos los que estuvieron ahí porque fueron parte del documental, dado que una parte es la explicación de la instauración del modelo y después el documental pone como eje la cronología de los hechos, y es bueno revivir esos hitos. Intentamos retratar esto que parte con las movilizaciones de abril y luego vienen las tomas, los flashmobs, las marchas, entonces es el recorrido del movimiento. Y obvio que también llamaría a que lo vieran todos los que no formaron parte de esto. Lo más potente del documental es que en el fondo nosotros, de forma patuda, nos colgamos de la historia de estos muchachos, con una historia con su nudo dramático propio, y es increíble como va in crescendo, porque paso a paso más gente se suma. Este documental también devela lo que pasa en la sociedad chilena. Hicimos seguimiento a las asambleas y también seguimos a los dirigentes universitarios y secundarios.

¿Hay algún otro formato que tengan en mente?

Lamentablemente el cine chileno hizo que con su política de películas “cortas” tuviéramos que pensar en el DVD como una opción para mostrar el trabajo completo. Aunque la idea es que por lo menos tengamos el documental un par de meses en salas de cine. Vamos a asistir a muchos festivales, donde incluso en Berlín tuvimos un predebut bastante exitoso.

¿Qué más cambió en la forma de trabajar en algo tan complejo como un documental como “La Primavera de Chile”?

Podemos generar nuevas plataformas y nuevos contenidos, pero lo que pasa es que hay que socializarlos, y en la medida que trabajemos en eso, es que vamos a contribuir a la comunicación y luego le puedes disputar a los grandes medios de comunicación, que no mostraban el carnaval de la movilización e incluso mostraron denuncias de carabineros encapuchados, porque Internet acorrala a los canales, ya que los flujos de información van rapidísimo.

¿Qué se puede esperar de este año de movilización?

Más conciencia social. Ese fue el gran triunfo y es difícil que eso se pierda de un año para otro.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Julio

    16-May-2012 en 12:46 am

    Muy buena propuesta de HM, ojala tengan perseverancia y los lectores se interesen.

  2. israel

    03-Sep-2012 en 1:06 am

    igual fome que no lo suban a la web así todos tendríamos la posibilidad de verlo sobre todo en regiones

Responder

Entrevistas

Frost de Satyricon: “Satyr es uno de los compositores más brillantes que conozco”

Publicado

en

Frost

La historia de Satyricon comenzó en los años noventa, bajo la denominada “segunda ola del black metal noruego”. Ya desde el lanzamiento de su placa debut, “Dark Medieval Times” (1994), lograron acaparar la atención de un público que los sigue lealmente pese a todos los cambios que han experimentado en su sonido. Con nueve trabajos de estudio bajo el brazo, Satyricon llegará a Club Blondie el próximo 7 de noviembre para presentar “Deep Calleth Upon Deep” (2017), su último álbum, que los mantiene girando hace algunos meses alrededor del mundo.

Con motivo de esta visita, nos sentamos al teléfono con Frost, baterista y único miembro oficial de la banda junto a Satyr, en una conversación donde abordamos algunos puntos destacados de su discografía, el boom de bandas black metal luego de la quema de iglesias en Noruega, sus recuerdos del primer y único show de la banda en Chile, entre otras cosas, en una entrevista que ponemos a tu disposición a continuación.

Hola, Frost, ¿cómo va todo? ¿Qué tal ha estado la gira?

Ahora estamos en Praga, luego nos iremos a Cracovia, en Polonia. Han sido shows fantásticos, muy buen publico y la respuesta al nuevo disco también es fabulosa. Hemos compartido momentos muy potentes con nuestros fans en esta gira, vemos que el álbum está funcionando muy bien, así que estamos felices por eso.

¿Cómo te sientes al venir por segunda vez a Sudamérica?

Bien, es algo que queríamos hacer desde hace mucho tiempo. Ahora llevaremos un álbum nuevo para ustedes y será fabuloso, no podemos esperar. Estoy seguro de que Santiago de Chile será tremendo, son uno de los mejores públicos del mundo, así que es algo que tenemos muchas ganas de hacer.

Su primer show acá fue en 2011. ¿Qué recuerdas de esa visita a Santiago?

Lo que más recuerdo es que fue un show muy enérgico, creo que el 99 por ciento de nuestro público estaba verdaderamente involucrado en el concierto (risas). Recuerdo que había algunas personas muy emocionadas con la música, lo que siempre es bueno. Espero lo mismo esta vez, tendremos un muy buen recibimiento cuando regresemos ahora, ya son seis años desde que estuvimos.

Pasemos al último disco, “Deep Calleth Upon Deep”. Siento que este álbum tiene como una reinvención del sonido de la banda, algo común para cada disco de Satyricon, ya que están en una constante evolución. ¿Qué nos puedes contar sobre este álbum en particular y qué deseaban lograr con él?

Bueno, cada álbum de Satyricon tiene una evolución y un proceso detrás, siempre ha sido así. Creo que a veces esa evolución ha pasado en una escala menor entre un álbum y otro, así como también se ha producido en una escala mucho mayor. Con este álbum definitivamente es lo segundo.

Nos han pasado muchas cosas desde que salió el disco anterior, la banda se ha vuelto mucho más dinámica, nuestra música es mucho más diversa, creo que este álbum tiene un poder más rico musicalmente hablando, mucho más que cualquier cosa que hemos hecho antes. Lo que más destaco de este álbum es esa aura oscura y mística que tiene, mantiene una atmósfera muy particular. Queríamos hacer un disco que llevara a Satyricon mucho más lejos, queríamos empujarnos a nosotros hasta un espectro musical más allá de lo que llevábamos haciendo. Honestamente, teníamos la intención de que cada canción sonara autentica y única en su especie, con una vibra y espíritu particular. Esa es una cualidad del álbum: cada canción tiene un sello característico. Hacer este disco realidad fue esencial para nosotros.

Estuve revisando los setlist de esta gira y noté que se enfocan solo en álbumes más recientes. De hecho, hay dos canciones de “Nemesis Divina” (1996), que vendría a ser el único disco de los noventa presente en el repertorio. ¿Por qué prefieren enfocarse en canciones más recientes?

Eso depende, aunque el setlist ha sido el mismo en todos lados. Estamos analizando traer de vuelta algunas canciones que no hemos tocado en algún tiempo, quizás de los primeros dos álbumes. No hemos decidido aún si seguiremos con el mismo setlist porque queremos concentrarnos más en el nuevo álbum. Algo que queremos mantener vigente en este tour es que estamos más inspirados al tocar las nuevas canciones, Satyricon nunca ha sido de girar tocando viejos éxitos, siempre iremos pensando en nuestro presente. Si sacamos un disco recientemente, el tour será sobre ese álbum, aunque eso no quita que toquemos canciones de otros trabajos. Por ahora nos enfocaremos en el último disco, sentimos que la gira se desarrollará más naturalmente de esa forma.

El álbum “Volcano” (2002) supuso un giro en el sonido de Satyricon, siendo un disco más melódico que sus trabajos anteriores. ¿Por qué decidieron irse por esa dirección en esos momentos?

Creo que hemos tenido varios giros a través de nuestra historia. Con este nuevo álbum estamos experimentando otro giro más, con “Volcano” nos preocupamos de hacer que la banda fuera mucho más sólida, pusimos atención a las texturas de cada canción. Si escuchas los discos anteriores a “Volcano”, notarás que las composiciones tenían muchos desvíos, se iban en diferentes direcciones una de otra. Para ese disco quisimos estructurar más las cosas, hacer un álbum con un sonido más compuesto y enfocado, tener mayor control de lo que buscábamos y poder hacer todo más ordenado que antes, queríamos controlar la producción. Pasaban varias cosas en la banda durante ese período, muchas de ellas tuvieron un impacto en varios elementos, como la composición, grabación e incluso la manera en que tocábamos en vivo.

Tú y Satyr son los únicos miembros oficiales de la banda, trabajando en conjunto por más de 20 años. ¿Cuál crees que es la clave para mantenerse haciendo música juntos?

Lo más esencial es respetarse mutuamente, es muy importante ser respetuoso con los roles que cada uno tiene. Yo sé que él es el líder y principal compositor de la banda, creo que Satyr siempre ha tenido claro lo que busca, es uno de los compositores más brillantes que conozco. Respeto mucho lo que desea crear, y bajo mi rol en la banda siempre quiero contribuir para hacer que las canciones funcionen bien, y no solamente tocar mis partes de batería y nada más. También es importante respetar la idea central en Satyricon, que es la creatividad y la innovación, eso es fundamental. Ambos podemos reconocer los principios de la banda y vivir bajo esa pasión por nuestra música, una pasión por Satyricon que debe estar presente para que todo funcione bien, de lo contrario la banda ya no existiría. Mientras eso suceda, Satyricon continuará evolucionando para perfeccionarse y hacer las cosas cada vez mejor.

Frost, hay algo que siempre me he preguntado: los jóvenes de hoy en día tienen acceso a un montón de música gracias a internet, haciendo todo más fácil. Mi duda es: ¿cómo llegaste a descubrir música más extrema o pesada cuando empezaste a tocar, considerando lo difícil que debió ser acceder a la información en esos años?

Esa sí que es una buena pregunta (risas). Creo que todo comienza con un descubrimiento. Personalmente me empecé a interesar por la música más pesada e intensa gracias a lo que escuchaba en la radio. Había una pequeña estación de radio en mi ciudad que tocaba música bastante particular, recuerdo haber oído la canción “Iron Fist” de Motörhead y de pronto captó toda mi atención. Comencé a involucrarme mucho en descubrir nueva música, pero creo que esa canción en particular me hizo interesarme verdaderamente en el hard rock y toda la música más pesada de ese tiempo. Luego comencé a comprar discos, interesarme mucho en la batería, hasta que compré la mía y pude comenzar a tocar; lo único que quería tocar eran todas esas cosas extremas del metal, aprendí de inmediato a tocar todo lo más rápido y pesado, por suerte. En mi escuela había otros chicos interesados por la música, así que no era muy difícil encontrar más gente para ponerse a tocar. Así es como todo comenzó, básicamente, años después de eso encontré a Satyricon y el resto es historia.

¿Fue muy complicado tocar en sus inicios? El black metal era mal mirado en Noruega con todo esto de la quema de Iglesias, ya que había sucedido sólo un par de años antes de que la banda comenzara.

Así es, el ambiente no era muy amigable que digamos.

¿Qué pasaba con ustedes? ¿Crees que estos hechos afectaron mucho en la escena del black metal?

Uff, absolutamente, ni te lo imaginas (risas). Para nosotros fue muy importante expresar desde el comienzo que Satyricon era una banda que se preocupaba más de su música, nos tomábamos todo más en serio. De hecho, al momento de firmar nuestro primer contrato discográfico la gente sabía perfectamente de qué se trataba Satyricon, sabían a lo que nos dedicábamos y no esperarían nada diferente de nosotros. La gente involucrada en la industria musical sabía muy bien de nuestra pasión por la música, nuestra dedicación y que de verdad nos estábamos tomando en serio todo esto. Todos comprendieron que éramos mucho más que esas bandas que más bien parecían sectas. Nuestras intenciones iban mucho más allá de todo ese espectáculo.

Frost, estamos finalizando esta entrevista. ¿Te gustaría decir algunas palabras a tus fans chilenos?

Me guardaré mis palabras para el show, ese día podré tocar y dirigirme a ustedes. Estoy seguro de que pasaremos un buen momento con nuestros fans chilenos. Por ahora, sólo les diré que vayan a vernos tocar, esa es mi forma de comunicarme con ustedes.

Muchas gracias por tu tiempo, nos vemos en el show.

Fantástico, estamos esperando poder llegar pronto allá. Cuídense todos mientras tanto. ¡Nos vemos!

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 24 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: