Conéctate a nuestras redes
Daughters Daughters

Entrevistas

Alexis Marshall de Daughters: “Al final de cada show siento que he muerto”

Publicado

en

En la antesala de su ansiado debut en Chile en el marco del certamen LeRock Fest, que se realizará en 11 de mayo en Matucana 100Alexis Marshall, vocalista y miembro fundador de Daughters, se tomó una pausa en la gira que están realizando por el viejo continente para conversar con nosotros acerca del laureado nuevo disco de su banda, “You Won’t Get What You Want” (2018), las experiencias que han vivido junto al éxito de este y detalles de lo que será su primera actuación en tierras chilenas.

Un gusto, Alexis. Sé que están en medio de una exhaustiva gira por Europa. ¿Qué podrías contarnos sobre esta serie de shows que han realizado hasta ahora?

Muy bien. En esta oportunidad hemos tenido experiencias muy distintas a las de veces anteriores, y creo que cada show que hemos hecho últimamente ha sido distinto a lo que hacíamos antes. También hemos tenido más tiempo a nuestra disposición para hacer otras cosas, como visitar lugares históricos. Ha sido genial.

Revisando las fechas del tour, hay muchos shows que tienen sus entradas agotadas. ¿Esperaban esta recepción de la gente cuando comenzaron la gira?

No, pero la verdad es que tratamos de no esperar nada porque nunca sabemos qué es lo que pasará. Sí están las esperanzas de que todo salga genial. Ahora sacamos un nuevo disco y nos propusimos salir a tocar, pero nunca nos esperamos que iba a haber tal nivel de demanda. Hemos podido visitar lugares en los que nunca habíamos estado y es más de lo que habíamos anticipado, y eso es algo bueno.

Me imagino que mucha de esta demanda se debe a su último disco, el cual ha sido posicionado como número uno en varias listas de lo mejor del año pasado. ¿Alguna vez imaginaron que tendría ese nivel de repercusión?

No, no lo esperábamos. Nunca habíamos tenido eso antes, de estar en listas y todo eso. Es un buen cambio, pero no lo esperamos. Hoy lo estamos disfrutando, pero independiente de todo, lo nuestro es hacer canciones y salir a tocarlas, y si alguien quiere escucharlas, depende de cada persona si quiere hacerlo o no.

Para serte sincero, conocí a la banda con este álbum, y cuando los escuché mi primera impresión fue “esto es como Swans, pero en esteroides”. Parecía la banda sonora de una pesadilla, y con cada escucha más cosas he podido descubrir. ¿Podrías contarnos de dónde vino la inspiración para crear estas canciones?

Pensé en muchas bandas sonoras de películas y creo que eso se refleja en la música. Mi acercamiento a la composición ha sido el mismo que he tenido siempre. Más allá de lo que puede ser, siendo un grupo que vivimos tan lejos los unos de los otros, pudimos discutir ideas libremente y tuvimos muchos intercambios de correos y mensajes en el proceso. Al vivir en lugares distintos y sin poder juntarnos a ensayar, era fácil olvidarnos que estábamos en una banda, incluso que estábamos haciendo un álbum. Pero pudimos sortear la distancia y crear algo bueno.

Teniendo en cuenta que el álbum se escucha tan afiatado y sólido, podría considerarse un verdadero logro haberlo gestado de la manera en que lo hicieron.

No fue fácil, y ojalá no tengamos que volver a hacerlo así. Creo que a ninguno de nosotros nos gustaría volver a tener que trabajar de esa manera, pero sólo podemos hacer lo que podemos hacer, y si así tocan las cosas, lo haremos lo mejor posible. Me gusta pensar que pasamos la parte más difícil y que de ahora en adelante las cosas serán más sencillas. O eso espero.

Recuerdo leer una entrevista que diste hace un tiempo, donde resumes el nuevo disco de la siguiente manera: “Estamos viviendo el fin de los tiempos y escribimos EL disco del fin de los tiempos”. ¿Podrías darnos más detalles de esa definición?

Bueno, política y socialmente existe un clima de tensión literal y metafísica. Queríamos escribir un disco que no discuta un tema político o ideológico explícitamente, ya que nosotros no tenemos una agenda que queramos empujar. Creo que pudimos encapsular el estado emocional que la gente tiene cuando ve las noticias o cuando tiene una experiencia horrible con alguien. Hay mucha ansiedad, incertidumbre, frustración, miedo y rabia en estas canciones, no hay conclusiones ni soluciones. Todos estamos pasando por esto, esperando que las cosas mejoren. Y en el sentido de “el fin de los tiempos” también está la sensación de que estamos todos jodidos y este lugar se va a secar en cualquier momento y el planeta se transformará en un maldito desierto. Quizás la manifestación más grande de esto es la canción “Guest House”, donde el final es inminente y está viniendo, no sólo en un plano personal, sino que todos y todo lo que tenemos se va a acabar. Quién sabe cuándo, pero todo es temporal, por lo menos desde el punto de vista por el que nos gusta verlo. Creamos estructuras y legados artísticos –lo que sea que eso signifique–, formamos lazos familiares, pero todo es temporal, absolutamente todo. Existe un punto en que nada va a importar y no está muy lejos.

Con respecto a la canción que mencionaste, “Guest House”, que es la que cierra el registro, al escucharla no sólo me queda una sensación de desesperanza y desolación, sino que también de pánico y desesperación. ¿Crees que vamos en una caída en picada o existe una posibilidad de redención?

Hay cosas que se pueden hacer, pero no se harán, nadie las hará. Es difícil para mí conciliar estas ideas porque tengo dos hijos y tengo que aceptar que creé sus vidas, y procurar que en los años que les queda por vivir exista aire limpio para que respiren y agua limpia para que beban. No quiero pensar sobre estas cosas, pero es difícil.

Tomando en cuenta la evolución musical que han tenido durante su carrera, cuando se escucha su discografía se puede apreciar que en los primeros discos primaban los gritos y riffs más directos, en cambio ahora las cosas son más densas, sombrías y aterradoras. Tú juegas el papel más de un narrador, lo que da un tono más siniestro a todo.

Definitivamente ahora existe una sensación más cinematográfica en comparación a lo que hacíamos antes. Creo que hicimos un gran trabajo con este disco, estamos muy satisfechos con él. Para mí es una progresión natural de las cosas, vamos en la dirección en la que teníamos que ir, sin forzar nada o crear un producto para vender al resto. Nosotros no hacemos cosas como esas. Creo que hemos podido madurar como artistas. Y, bueno, Nick siempre está componiendo y yo, dependiendo de mi estado de ánimo, me pongo a escribir letras. Podemos no estar en el mismo lugar, pero cuando mi trabajo con el suyo se juntan, son capaces de crear algo que habla por sí mismo. Es difícil tener a cuatro personas distintas con ideas distintas en una misma banda, tratar de llegar a un pensamiento único o idea, pero diría que, en esta oportunidad, nuestro trabajo estuvo destinado a ser más oscuro y perturbador, sin ser necesariamente conscientes de que iba a resultar así.

Si bien, has dicho en otras entrevistas que en este disco juegas el papel de un narrador que cuenta una historia que no necesariamente representa tus propias sensaciones o pensamientos, existe una canción en el disco llamada “The Reason They Hate Me”, donde lanzas unos dardos contra los periodistas musicales. Teniendo en cuenta este conflicto, en estos momentos existe una proliferación de críticos no tradicionales que realizan su trabajo en internet, tales como el youtuber Anthony Fantano, quienes, a día de hoy, tienen una influencia mucho mayor en el público que la de los medios tradicionales, grabando videos desde su habitación. ¿Qué opinas de este fenómeno?

Bueno, primero que todo, quiero aclarar que no tengo un conflicto con el periodismo musical como un todo. Es un caso puntual de una publicación que habló mal de nosotros, pero en estos tiempos existe un acceso mucho más fácil a la información, a la música y al arte en general, lo que es bueno, pero al mismo tiempo se hace difícil encontrar buen arte porque cualquiera tiene el espacio para crear y dar su opinión al respecto. No estoy diciendo que eso sea malo, cada uno puede expresar lo que quiera de lo que escucha, el problema es que existe gente que se dedica a esto y son muy malos en su trabajo. Nosotros estamos en una buena posición ahora porque venimos trabajando desde hace veinte años. Nos hicimos mejores, pero fue un camino difícil. Sin embargo, existe esta gente que hace mal periodismo musical, que se levanta de su cama y se pone a escribir mierda sobre tu trabajo y luego vuelve a su vida normal sin considerar la historia de vida que hay detrás del artista que están criticando. Hay mucha mierda que no tiene que estar porque hay gente que no da cuenta de lo que cuesta hacerlo en realidad, de cuánto pierdes de ti mismo para formar parte de esto.

Discutiendo con amigos, hablamos sobre “sufrir por arte”, que puede sonar como un cliché, pero hay una parte de mí que piensa que es necesario sufrir para entender lo importante que es tener a gente que te escuche, que no es lo mismo que decirle a la gente cómo deben sentirse sobre algo que escuchan, que es lo que hacen muchos periodistas y críticos en general, haciendo que la gente deje de reflexionar y empiecen a repetir sus opiniones. En eso se han convertido. Pero ahí tienes a gente como Fantano, y lo que me gusta de él es que no le dice a la gente lo que debe sentir, sino que te da los datos duros y deja que la gente se haga una opinión propia. Y eso es algo parecido a lo que hacemos nosotros. Yo no ando diciéndole a la gente sobre el significado de lo que estoy escribiendo ni de cómo deberían sentirse al escucharlo, sino que queda en ellos el cómo interpretarlo. Creo que eso es algo que todos los artistas deberíamos hacer, ya que cuando creas algo y lo muestras al resto, deja de ser tuyo y pasa a ser de los demás.

Hoy el querer crear algo hermoso o abominable ha sido reemplazado por la necesidad de que tu opinión, tu arte, tu creación, reciba el máximo de atención y elogios posible. Todos tenemos la capacidad de ser creativos, pero no todos seremos buenos o geniales en ello. Si eres adolescente triste y quieres escribir mala poesía en tu cuaderno, está bien para expresarte, pero no porque hayas escrito un montón de poemas de mierda significa que sea bueno y que todo el mundo debería leerlos. Me ha pasado al revisar cosas que escribí en el pasado, las leía y me decía a mí mismo: “¿En qué mierda estaba pensando? Esto es terrible”. En retrospectiva te das cuenta de ese tipo de cosas, pero qué se le va a hacer, sólo hay que crear y esperar lo mejor.

Hablando de “sufrir por el arte”, he revisado varias presentaciones en vivo de la banda, y la energía e intensidad que derrochan es tremenda. ¿Cómo lo haces para mantener ese nivel de performance y no morir en el intento?

Al final de cada show siento que he muerto. No sé cómo lo hacemos, sólo disfruto actuar y me emociona mucho el poder hacerlo. Hay noches que son tremendas y haces un par de cosas estúpidas, es parte de ello, pero antes de haber podido aprender a cantar bien y llamarme un cantante, yo hacía performances desde la adolescencia, como cuando cantaba en bandas punk. Yo no podía cantar bien, pero podía actuar, así que siempre eso ha venido antes de las capacidades técnicas y vocales. Eso se ha quedado conmigo, creo que me he vuelto bueno en ello y he seguido haciéndolo. No se siente forzado, y no hay día en donde el flujo de emociones y la energía de la noche no me motiven a actuar. Apreció mucho salir al escenario y actuar como un tonto. Para mí es más que cantar una canción, es algo físico que me conecta con la gente.

Hace unos días, Ipecac Recordings celebró veinte años de historia. Ustedes lanzaron su último álbum bajo este sello. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con ellos?

Es genial. Se nos dio la oportunidad de hacer lo que fuera que quisiéramos hacer, con la sensación de que no le debíamos nada a nadie. No tuvimos que rendir cuentas a nadie, simplemente creyeron en lo que estábamos haciendo. Ellos tienen un gran catálogo y se preocupan de las personas con quien están trabajando. No son de esos sellos donde te dicen que debes sacar un single y que te van a mostrar en un lugar en el que no quieres estar.  Con Ipecac es para dónde quieres ir y ellos irán contigo. ¡Es genial! Hay una libertad que necesitábamos, porque no podíamos estar supeditados a alguien más. Queríamos trabajar a nuestra manera y hacer lo que queríamos hacer, y en Ipecac fueron un gran apoyo y entusiasmo en ese sentido. Además, yo escuchaba Faith No More desde que era un puto niño, así que es genial estar con ellos.

Cuando hicieron el anuncio para venir a Chile, para muchos acá fue una verdadera sorpresa, ya que pensábamos que una banda como Daughters jamás pasaría por nuestro país. Quizás por el alto precio de traerlos o porque simplemente no tenían idea de nuestra existencia. ¿Cómo se gestó esta visita?

La verdad es que sólo recibimos un correo de nuestro agente que decía que existía una oferta para ir a tocar a Chile y si queríamos hacerlo. Toda la banda dijo que sí inmediatamente, y esa es la historia. Últimamente hemos tenido muchas ofertas para ir a tocar a lugares en los que nunca hemos estado antes, tales como Santiago o Sao Paulo. Hemos tenido también la oportunidad de tocar en Rusia, y a fin de año tenemos un show programado para Noruega y Polonia. Es algo muy emocionante. Una vez que recibimos el llamado, vemos el tema de los costos y el financiamiento de los pasajes, porque no somos una banda cara, pero sí tenemos que asegurarnos que nadie pierda dinero cuando vaya a tocar a algún lugar. Para todos esto es un trabajo, y si no hace el suficiente dinero para vivir, no puedes seguir con ese trabajo. De eso se trata, y sobre Chile, estoy muy feliz de que podamos ir a tocar para ustedes.

¿Planean visitar más países de la región o sólo harán estas dos fechas?

Sólo tenemos estas dos fechas por ahora, pero ojalá en el futuro podamos preparar algo más amplio. Recibimos muchos mensajes del tipo “Vengan a Australia” o “Vengan a tal lugar”. La otra vez nos llegó un mensaje desde India, y de inmediato fui donde nuestro agente a preguntar si era posible. Muchos quieren vernos y es genial. Si podemos, iremos y tocaremos. No sé qué más hacer con mi tiempo. Esta banda nos está llevando a lugares y para nosotros, que crecimos en pobreza, en malos barrios, surgiendo como sea, el hecho de que tocar música nos esté llevando a conocer países y culturas increíbles es algo que nunca imaginamos, y es muy emocionante. Estoy muy agradecido de todo esto.

Según un comunicado que lanzaron por sus redes sociales, Samuel Walker, bajista de la banda, estará ausente durante parte del tour. ¿Eso incluye su show en Chile?

Sí. Cuando comenzamos a tocar algunos shows por Estados Unidos eran sólo un par de semanas en un lugar y luego en otro, pero cuando lanzamos el álbum y las cosas se empezaron a mover, nos dimos cuenta que requeriríamos mucho más tiempo del que teníamos contemplado para dedicarnos a esto. Sam tiene un trabajo que le gusta y no quiere dejar, tiene su casa, está casado y con un bebé en camino, por lo que necesitaba quedarse. Para todos es distinto. Con mi pareja tenemos nuestros hijos, nunca he tenido otro trabajo aparte de este, así que tomamos esta oportunidad y fuimos con ella. Todos tenemos diferentes prioridades, nadie está enojado con nadie y lo extrañamos mucho, pero así es la vida. Hay que tomar decisiones y ver qué es lo mejor para cada uno.

Sobre tu otro proyecto musical, Fucking Invincible, ¿existe la posibilidad de escuchar nueva música?

No, creo que ya estamos. Todos tenemos otras cosas que hacer, vivimos en lugares distintos, tenemos otras bandas y proyectos. Ha habido algunas invitaciones para volver a tocar, pero la verdad es que ahora no tengo tiempo para eso. Pero fue una etapa divertida. Cuando paré de tocar con Daughters por un tiempo, con Fucking Invincible volví a hacer shows en garajes, en sótanos, en livings de casas y en otros lugares raros donde no había tocado hace mucho tiempo y fue muy divertido. No había presión, nos era muy fácil escribir música y lo pasamos muy bien.

Para los fanáticos que asistirán al show que harán en Santiago, ¿qué pueden esperar de su actuación?

Vamos a ir a tocas algunas canciones, a interpretarlas, y quién sabe qué más ocurra. Las expectativas suelen ser autocomplacientes, en parte por eso nombramos al disco “You Won’t Get What You Want”, porque quizás vayas por algo que crees que vas a recibir, algo que haga algo para ti, pero al final todo se va a la mierda. Sólo vengan a tener una experiencia y lo pasaremos muy bien.

Foto gentileza de Alexander Schelldorf

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

René Sánchez de Tenemos Explosivos: “En nuestras canciones hay un rescate a la memoria”

Publicado

en

Tenemos Explosivos

Mediante una metodología que supera las distancias, Tenemos Explosivos es una banda que ha sabido mantener un ritmo discográfico consistente. Con cerca de una década de trayectoria y su vocalista radicado en el extranjero, el conjunto local se enmarca en una gira que los llevará por Chile y Argentina junto a los mexicanos Joliette. Ocasión que también les permitirá cerrar el ciclo de su álbum más reciente, “Victoria” (2017).

A días de su show en Sala Metrónomo junto a los mencionados Joliette y los nacionales Lerdo este viernes 5 de julio, y mientras se preparan para el tour que comienza este jueves en Valparaíso, interrumpimos el ensayo para conversar con René Sánchez, en presencia de Juan José Sánchez, Álvaro Urrea y Matías Acuña, quienes, a la espera de la llegada de Eduardo Pavez, afinan los detalles para una nueva ocasión que reúne al conjunto completo.

Cuando se anuncian fechas de Tenemos Explosivos, suelen generarse altas expectativas debido a lo esporádico de sus shows. ¿Comparten esa emoción por reencontrarse en el interior de la banda?

Es emocionante, pero los ensayos son sagrados. Estemos haciendo gira o no, nos reunimos dos veces por semana, a excepción de Eduardo. Muchas veces existía esta expectación interna, pero también una tremenda carga de trabajo. Gracias a nuestro sello, Ladrido, por primera vez tenemos ayuda concreta para montar la gira. Eso permitió que no hubiese tanta presión durante los ensayos, nos quitó harta carga.

Para esta ocasión vienen en una gira junto a Joliette, con fechas agendadas tanto en Chile como en Argentina. ¿Dentro del tiempo que les concede un tour extendido, lo consideran como una ocasión para conectar ideas junto a Eduardo para el proceso creativo?

En fechas anteriores no se daba la oportunidad porque Eduardo venía con muy poco tiempo, entonces nos concentramos en tocar. Para el show “Hombre y Animales” que hicimos a fines del año pasado hubo algo de espacio para intercambiar ideas. En esta ocasión vamos a tener más tiempo. Si bien, la gira dura dos semanas, Eduardo se queda un mes, y esos días extras están pensados netamente para hacer maquetas e intercambiar ideas para posibles canciones.

Ya que hace algunos meses ficharon con el sello Ladrido, ¿tienen pensado lanzar algún trabajo discográfico en un futuro próximo?

Hay muchos demos. Ahora que Matías estuvo en Estados Unidos aprovechó de grabar baterías; estamos trabajando en cosas nuevas. No sabría decir para qué fecha, espero que pronto. Hay bastante material para un disco, pero aún estamos en trabajo de preproducción.

Sus últimas fechas les han permitido mostrar “Victoria” (2017), su trabajo más reciente. ¿Esta gira viene a marcar un cierre de ciclo?

Sí. Aunque el motivo de la gira es porque vienen nuestros amigos de Joliette, con quienes tuvimos fechas en México. También pensamos que es una buena instancia para darle un cierre al disco y así concentrarnos netamente en hacer nuevo material. Parar por un tiempo y ponerle cabeza a eso, a lo nuevo que queremos hacer. Hemos planeado tomarnos todo el tiempo que sea necesario. Desde que salió “Victoria” hacemos dos giras anuales, una en invierno y otra en verano. Queremos parar y enfocarnos en lo nuevo.

Entendiendo que son una banda que sabe hacer un diálogo con la memoria, y apuntando a la actualidad de nuestro país, ¿qué opinión tienen respecto a la disminución de horas de historia en el programa escolar?

Yo creo que es la misma opinión que tiene la mayoría de la gente en la calle, que es una falta de respeto a todo el esfuerzo y el amor por la pega que ponen los profesores. No sé en qué otro país del mundo te eliminan la historia. Es una forma más de analfabetizar. Sin ir más lejos, hay países que han sufrido traumas históricos importantes y lo que ellos hacen es precisamente reforzar esa historia para que no se repita.

En ese mismo intento por rescatar hechos traumáticos, algo que se puede desprender de sus canciones, ¿consideran que su proyecto acarrea algún compromiso, ya sea personal o colectivo?

En cierta forma se siente alguna responsabilidad acerca del tema. Si bien, en nuestras canciones hay un rescate a la memoria, que es lo más visible, también hay otros aspectos más personales que se producen de la colaboración compositiva entre los distintos integrantes de la banda. Creo que hay una buena lectura de las emociones, que nos permite identificar cosas que están pasando en ese minuto. Es gratificante que se note y haya gente que se dé cuenta de eso. Aunque, de todas maneras, las letras son exclusivas de Eduardo, nosotros no nos metemos a decirle “podrías hablar de esto”. Él siempre es quién propone, en ese sentido. Si no estuviésemos de acuerdo con lo que canta, habríamos dejado la banda.

(Se suma a la conversación Álvaro Urrea, bajista) También hay un detalle que nos impactó cuando Eduardo le comentó a la banda: nos dijo que escribía unos treinta ensayos antes de la letra final para cada canción. Si bien, hay un fiato entre letras y música, existe un tema de adaptación que es natural; después de todo estamos lejos. En el fondo te hace sentir que hay un trabajo colectivo, independiente de dónde esté Eduardo. Es bonito pensar que, independiente de la distancia, estamos pensando lo mismo. En la versión final de cada canción todos nos alineamos.

(Retoma René Sánchez) Denota un compromiso que va más allá de la composición. En los casi diez años que lleva la banda, evidentemente se forman vínculos de amistad importantes. O la misma partida de Eduardo al extranjero, y darnos cuenta de que el tema era con él.

Para cerrar, me gustaría darles la palabra para que inviten a la gente a sus shows a lo largo de toda la gira junto a Joliette.

Si quieren quedar impresionados, es imposible perderse a Joliette. Además, se trata de una oportunidad que nos permite cerrar el ciclo de “Victoria” para luego encerrarnos a producir un próximo disco. Quizás cuánto tiempo pase para que vuelva Joliette, como también pase con nosotros, que no tenemos proyectado tocar en vivo en un futuro próximo. Los dejamos a todos invitados.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Everything Not Saved Will Be Lost Everything Not Saved Will Be Lost
DiscosHace 2 días

Foals – “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”

Foals aparece este 2019 como si estuviera indagando en su propia capacidad de lograr una atmósfera íntima, pero también llena...

False Alarm False Alarm
DiscosHace 3 días

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys,...

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 4 días

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 1 semana

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 1 semana

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 2 semanas

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 2 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 2 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 3 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Publicidad
Publicidad

Más vistas