Contáctanos

Entrevistas

Devin Townsend: “Soy el mismo idiota de siempre, pero ahora conozco mis límites”

Publicado

en

Clasificado por muchos como un “genio demente”, el canadiense Devin Townsend, aterrizará por primera vez en Sudamérica y, de forma exclusiva, a Chile para entregar un show de lujo para todos los aficionados a la vertiente más experimental y vanguardista del metal. The Metal Fest cerrará sus dos estruendosas jornadas con el show de Devin Townsend Project, espectáculo único en su especie y una cita imperdible para este 2013. En HumoNegro hemos tenido el privilegio de conversar con el virtuoso músico, quien nos contó sobre las maquinaciones que se están desarrollando en su maravilloso y retorcido mundo musical, además de los preparativos que está realizando para su concierto el próximo domingo 14 de abril en el Movistar Arena.

¿Cuáles son tus expectativas para tu primera visita a Sudamérica? En especial porque es la única presentación que realizarán en el continente y será en Chile. ¿Qué esperas de éste show y del público chileno?

No lo sé, de verdad que no lo sé, y me lo han preguntado en todas las entrevistas. No sé qué esperar realmente. Sé que estamos cerrando la noche del domingo, así que no puede ser que la gente no sepa lo que hago; puede haber gente que piensa que va a escuchar a Strapping Young Lad, cuando no va a ser así. El asunto puede tomar muchas direcciones. Lo mío va por el lado de que vengo haciendo esto hace muchos años y nunca había tenido la oportunidad de ir a Chile o a Sudamérica, así que espero que esta experiencia se convierta en una presentación entre ambos, que idealmente pudiera convertirse en una relación entre la banda y el público chileno. Esto es sólo un apretón de manos, veremos qué es lo que pasa.

Exacto, porque mi pregunta iba dirigida al hecho de que en Chile no estamos muy acostumbrados al tipo de metal que tú haces. En su mayoría, son los clásicos como Iron Maiden o Metallica los que despiertan las pasiones del público local, por lo que mi pregunta iba hacía ese lado, ya que tu música puede sonar bastante bizarra para los metaleros más ortodoxos.

(Risas) Estoy de acuerdo, y esa es la cuestión, el concierto puede ser de dos formas. La primera: el público entra en el juego, y la segunda: miles de chilenos rascándose la cabeza. Pero creo que lo que hago es “buena mierda”, entretenida y pesada, puede que no sea pesada como Morbid Angel, pero hay elementos míos que nadie más tiene, y uno de ellos es que quiero pasarlo bien y quiero hacerlo pesado, así que habrá gente diciendo: “¿Qué mierda es esto?”, y otra: “Oye, esto es un gran cambio”.

Tanto la crítica como los fanáticos te han denominado como un genio de la música contemporánea. ¿Cómo te sientes con este apelativo? ¿Te acomoda o te molesta?

No me importa, no cambia lo que hago. Yo creo que soy un maldito idiota, es difícil para mí cambiar eso, la gente puede llamarme como quiera, pero estoy más confundido ahora que como nunca lo he estado. Entonces, ¿qué es lo que hago? Yo creo que debo seguir haciendo lo que salga naturalmente, a algunos les gustará, otros lo odiaran, pero lo importante para mí es seguir haciéndolo.

De entre el sinnúmero de colaboraciones que has realizado con otros músicos, ¿existe algún sueño imposible que quieres realizar? ¿Quizás con algún músico muerto?

Mi sueño sería poder tocar el bajo con gente que me caiga bien (risas). No, pero en serio, con mi música sólo hago lo que quiero. No veo la música o las colaboraciones de ese modo, porque de pronto hay gente que dice: “Tocaría junto a Jimi Hendrix”, pero ¿qué pasa si Jimi Hendrix resulta ser un idiota? Yo quiero pasar tiempo con la gente que me gusta, independiente de la relevancia musical que tengan.

Justamente, para tu último disco, “Epicloud”, volviste a colaborar con Anneke van Giersbergen, cantaste con la que pareces tener mucho fiato. Para esta ocasión, ¿cuál fue la principal diferencia de esta colaboración con la que realizaron previamente en “Addicted” (2009)?

La principal diferencia es que ya no somos un par de extraños. Ahora, sabía qué esperar de su voz, de nuestra relación y eso lo hizo mucho más natural para mí. En “Addicted” había mucha más experimentación y con “Epicloud” tenía una visión muy distinta, ya sabía hacia donde quería ir, le daba instrucciones sobre lo que sentía y sabía lo que ella podía realizar en cada una de las canciones. Esta vez estuvo todo mucho más enfocado que en “Addicted”.

“Epicloud” es un disco bastante más liviano que el resto de tu discografía, pero sé que con tu proyecto solista estás llevando a cabo la secuela de la ópera rock “Ziltoid”, que por lo visto, se viene bastante más potente que tus últimos trabajos, incluso, perturbador. ¿Podrías contarnos un poco de ese proyecto?

Lo cierto es que todavía estoy tratando de averiguarlo, hay cosas que pueden ser, otras que no. Todavía estoy esclareciendo la dirección en la que va a ir. Pero debo decir que, para muchas personas, “Epicloud” es mucho más perturbador que Morbid Angel, porque es muy positivo y a muchas personas no les gusta escuchar eso. Para mí tiene poco que ver con lo que la gente quiere o no quiere escuchar, es lo que yo quiero o no escuchar. Mis razones para discernir entre eso, son independientes a las opiniones de la gente, no me importa que la gente quiera que haga death metal, si no quiero hacer death metal, no lo haré, tan simple como eso. Y más allá de eso, ¿por qué la gente querría que uno hiciera algo en lo que no tiene puesto su corazón? No tiene sentido para mí. La música se trata de conectarse con otro ser humano, y si tu conexión está basada en mentir a la gente, entonces anda a tocar con Beyoncé. Yo hago lo que hago y mi música será lo que será, por mis intereses.

En 2008 hiciste el anuncio de que dejarías las drogas, el alcohol e incluso el tabaco, declarando que te causaban problemas para descubrir tu propósito como músico. A cinco años de este estado de sobriedad, ¿crees que has podido dilucidar de mejor manera tu propósito musical?

Creo que nunca terminaré de descubrirlo, pero encontré mi dirección estilística, hacia el lugar al que estoy enfocado. Como resultado del cambio de mi estilo de vida estoy avanzando en una dirección concreta, y sí, funciona para mí, creo que es la dirección que debo seguir. Qué música sale de ahí, qué estilo sale de ahí, qué cambio salen de ahí, todas esas cosas están en el aire, nunca se sabe qué pasará, pero mientras este apuntando hacia el lugar indicado, debo seguir caminando.

¿Existe realmente una gran diferencia entre el estilo de vida que llevabas hace unos años y el que llevas hoy en día?

Bueno, en alguno puntos, pero sigo siendo el mismo idiota de siempre, pero ahora soy capaz de saber exactamente cuáles son mis límites, sé que si hago tal cosa me llevará por un buen o un mal camino, pero estoy en ese punto. Sigo pensando como solía hacerlo, pero ahora existen diferentes influencias y estilos de escritura.

Está claro que el foco de tu presentación en Chile estará puesto en “Epicloud”. ¿Qué más podemos esperar de tu show? Supongo que “Vampira” formará parte del set.

Sí, sí, claro. No toco nada de Strapping Young Lad, pero podrán escuchar lo mejor de mi discografía como solista, de hecho, con todas las entrevistas que he dado en este día, me he podido hacer una mejor idea de qué es lo que puedo ir a presentarles, así que pueden esperar algo pesado y divertido.

Tomando en cuenta que muchos de tus fanáticos hubiesen preferido un debut íntimo antes que un evento masivo, ¿podría ser posible un regreso a corto plazo?

Seguro. Yo no tomo las decisiones de dónde tendremos que tocar, esas instrucciones las manejan los managers y los encargados de los festivales que pudieron concretar mi primer concierto en Chile. Si fuera por mí, tocaría donde sea, siempre manteniendo la idea de que quiero entretener a la gente. Creo que, aunque este sea un show masivo, muchos se van a sorprender al encontrarse con una experiencia bastante intima.

Devin, estamos llegando al final de la entrevista y me gustaría pedirte que, como despedida, pudieras enviar un mensaje a tus fanáticos chilenos.

Quiero decirles que me encanta hacer música, a veces fracaso y a veces triunfo, pero a estas alturas no temo en arriesgarme. Espero que mi experiencia en Sudamérica, con este show, pueda entregarle una oportunidad a la audiencia de decidir si existirá o no la posibilidad de un regreso. Amo la música y estar alrededor de gente agradable, así que creo que juntos, podemos pasarlo bien. Espero que les guste y que nos llevemos bien. Este es un apretón de manos previo a grandes cosas.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Entrevistas

Peter Hayes de Black Rebel Motorcycle Club: “Hemos logrado dejar nuestros egos de lado”

Publicado

en

Peter Hayes

En el rock & roll no se necesita de mucho para poder propagar un mensaje, tal como Black Rebel Motorcycle Club lo ha demostrado durante dos décadas de trayectoria. Siempre que lo que se comunique sea fuerte y claro, basta con tener un norte dilucidado sobre cómo hacer las cosas, en contra de cualquier parámetro preestablecido por la industria. Con un sonido rebelde, callejero e incluso psicodélico, los californianos derrochan actitud junto a una imagen que podría caer en clichés del género, como las chaquetas de cuero, los anteojos de sol o el constante cigarrillo en la boca, pero que increíblemente deja esa atractiva caracterización en segundo plano para enfocar toda la atención en lo bien que tocan sus instrumentos, generando una catarsis colectiva conducida por una tonalidad garage distorsionada y consistente sonoramente.

Luego de pasar por algunos momentos bastante complicados, B.R.M.C. regresa a la acción con “Wrong Creatures” (2018), el octavo álbum de su carrera. Gracias a un sonido en constante evolución, los norteamericanos desarrollaron un álbum impregnado de la vibra que siempre predomina en sus composiciones, entregando un rock agresivo y directo, apelativos predominantes en sus veinte años de existencia. Bajo la promoción de este nuevo trabajo, es que conversamos en exclusiva con Peter Hayes, uno de los componentes de este power trio, quien nos comentó muy pausadamente (y quizás con algo de resaca) sobre el proceso detrás de este nuevo trabajo, sus prácticamente nulos recuerdos en torno a sus visitas a Chile, su mirada de la situación política actual de Estados Unidos, entre otras cosas, en una conversación que dejamos de manera integra a continuación.

Hola, Peter, ¿cómo estás?

Muy bien, Manuel. ¿Cómo estás tú?

Muy bien también, gracias. Quisiera preguntarte primero por la última época de la banda. Hace algunos años falleció el padre de Robert, quien fue como un mentor para ustedes, luego ocurrió la cirugía de Leah, por lo que no han sido tiempos muy fáciles. ¿Cómo han logrado llevar estas situaciones?

Esa es una pregunta razonable, y creo que es porque hacemos lo que amamos, sabemos muy bien cómo hacerlo (risas). Nos enfocamos en tocar música y comprender desde dónde viene y cómo se refleja el apoyo que aquello nos da durante tiempos difíciles, así como también lo hace la música de otras personas. Cuando tocas, se convierte en una voz para expresar lo que piensas; la música nos ha ayudado a darnos cuenta de las cosas y la vida en general.

Este año será el aniversario número veinte de la banda. ¿Cómo evalúas la experiencia de tocar junto a Robert por tantos años?

Él es como mi hermano, se convirtió en mi familia. Nos conocemos hace mucho tiempo y, en cierta forma, estoy orgulloso de que hayamos sobrevivido todo este tiempo con altos y bajos, peleas y altercados. Hemos logrado dejar nuestros egos de lado y solucionar todo siempre.

Cuando comenzaron la banda, tocaste paralelamente junto a Anton Newcombe en The Brian Jonestown Massacre, yéndote con ellos en su primera gira norteamericana. Considerando que estabas recién iniciándote en el mundo de la música, ¿qué aprendizaje obtuviste de esa experiencia?

Cuando comencé con ellos ya estaba haciendo música con Robert, así que lo tomé como una oportunidad para saber qué se sentía salir de gira. La idea era hacer un tour y conocer esas experiencias, siempre estuvo la intención de seguir junto a Robert, pero fue una experiencia muy divertida, más aún porque era fan de la banda. Creo que me enseñaron qué hacer y qué no hacer, aunque claramente hay lecciones que no aprendí muy bien (risas). Nunca me sentí parte de la banda ni tampoco quise serlo realmente, siempre estuve ahí con la intención de apoyar. Todos esperaban que el guitarrista original regresara, yo sólo fui un reemplazo.

Estuve escuchando el último disco, “Wrong Creatures”, y debo decirte que está muy bueno. “Echo” es una de mis canciones favoritas, pero también me llamó la atención “Circus Bazooko”, que es muy diferente a lo que suelen hacer. ¿Cuál fue la intención detrás de ese sonido?

Muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Sobre la canción, surgió un día que yo iba atrasado al ensayo, Robert y Leah comenzaron a improvisar sobre esa idea mientras me esperaban, y se hizo en base a capas de guitarra, con un pedal que hace loops, así que lo que tú escuchas en realidad son muchas capas de guitarra, no hay un órgano sonando ahí. La idea era experimentar con los sonidos de la guitarra, algo que solemos hacer, buscábamos tener una canción que se basara en el sonido y no fuera sólo una sucesión de acordes, por ende, sentimos que funcionó muy bien.

¿Qué significa el nombre del álbum?

Teníamos algunas ideas para el nombre y esa fue la menos abstracta y que, a la vez, podía ir dirigida en varias direcciones, nos gusta hacer eso. Preferimos dejar todo a la interpretación, mantener las cosas lo más abstractas posibles, a veces puede ser personal, otras veces puede que el nombre refleje lo que el álbum es, aunque en este caso no creo que quiera decir que está todo mal (risas). Depende del día.

Peter, ya has estado varias veces en Chile, tocando desde shows en solitario hasta festivales. ¿Qué recuerdos tienes de nuestro país?

(Piensa) A ver, no recuerdo el festival. ¿Cómo se llamaba?

Fue en 2011, se llamaba Maquinaria. Tocaron alrededor de las tres de la tarde bajo un sol terrible. Estaba Alice In Chains y Faith No More, también.

Ah, sí, sí, creo que recuerdo eso. Hubo algunos festivales que hicimos en Sudamérica junto a ellos. Tuvimos unos días libres en Santiago, no recuerdo claramente nada de eso, pero creo que no hice nada malo (risas).

¿Qué hay de la última vez? Eso fue apenas en 2016.

Si, tampoco lo recuerdo muy bien. Tuvimos algo de tiempo libre, pero… (piensa). No, no puedo. No me acuerdo de nada, lo siento (risas).

No hay problema. Peter, todos queremos saber lo siguiente: ¿volverán a Chile con este nuevo álbum?

Esperamos que sí. Y si no nos invitan, nosotros trataremos de ir para allá. Siempre nos gusta ir a Sudamérica, esperamos que alguien nos invite. Aunque, de todos modos, si nos llevan a un festival o algo así, la idea sería poder realizar un show aparte por nuestra cuenta, nos gusta hacer eso.

Recuerdo que para la última vez de la banda aquí anunciaron un show en Argentina y todos nos lamentábamos, porque la fecha se acercaba y no teníamos novedades de un concierto en Santiago. Luego lo anunciaron con muy poco tiempo de anticipación, así que nos sentimos aliviados de que sí venían.

Genial, qué bueno que nos esperaban (risas).

En 2008, la primera vez, yo tenía sólo 15 años y me quedé embobado con la puesta en escena de la banda, es increíble que se mantengan así de frescos por tanto tiempo.

¡Vaya! Qué bueno que aún recuerdes eso después de tanto tiempo (risas). ¿Cuánto llevas trabajando en esto que estás haciendo ahora?

Tres años, algo así.

¿Te gusta esto? ¿Todo ha ido bien? Me imagino que tienes la oportunidad de ir a un montón de conciertos y todo eso.

Si, mucho. De hecho, el último show de B.R.M.C. en Santiago fue mi primer review de un show en vivo.

Oh, ¿en serio? ¡Qué increíble coincidencia! (risas)

Sigamos con la entrevista, Peter. B.R.M.C. se destaca por tener un sonido en vivo muy potente, ¿cómo logran capturar esa esencia dentro del estudio?

La verdad es que eso es algo que todavía tratamos de lograr, no podemos hacer que nuestros discos suenen diferentes al show en vivo, se trata de capturar la energía del ambiente. Para un álbum en vivo es divertido capturar esa complicidad con la audiencia, pero en estudio es muy diferente, el ambiente es otra cosa. Para mí es como tener tres mundos: el show en vivo como tal, el disco en vivo y el disco en estudio. Son tres oportunidades para hacer algo completamente diferente, y eso está bien. Aunque al grabar un disco en vivo nunca capturarás realmente la forma en que sonamos, debes estar ahí para sentirlo. También en un álbum de estudio es algo completamente experimental.

Se nos está acabando el tiempo, pero quisiera preguntarte algo más. En 2003, el álbum “Take Them On, On Your Own” fue lanzado en medio de la administración de George Bush como presidente, por ende, tuvo un contexto más político en sus letras, ya que Estados Unidos no estaba pasando un muy buen momento por aquellos días. Actualmente, la historia parece repetirse con Trump como presidente, ¿cómo sientes el país en estos días?

Deprimente, frustrante, vergonzoso, aunque trato de no pensar mucho en ello. No sé si alguna administración sea mejor que la otra, no soy de apoyar toda esa cultura de la política. Eso de vender el “Sueño Americano” creo que es un concepto absolutamente falso. Creo que es obvio, con ver todo lo que está pasando, para mí es más importante pensar en una solución e intentar vivir con eso. Está claro que muchos americanos tienen un problema por adelantado al apoyar esto, pero estamos todos en el mismo bote de cierta forma.

Bueno, Peter, creo que esa fue la última pregunta. Te agradezco por el tiempo, fue un agrado hablar contigo. ¿Te gustaría decir algunas palabras a tus fans en Sudamérica para terminar?

Gracias, y espero que vayamos pronto para allá, definitivamente eso está en nuestros planes. Les agradezco mucho a todos por el apoyo.

Foto principal por Erich Bouccan

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 mes

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 mes

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 mes

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 mes

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 1 mes

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 1 mes

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas