Conéctate a nuestras redes
Daniel Cavanagh Daniel Cavanagh

Entrevistas

Daniel Cavanagh: “Hacer algo por mi cuenta y no debatirlo con nadie fue algo nuevo”

Publicado

en

La necesidad de avanzar, dejar el pasado atrás y enfrentar de alguna forma los tiempos difíciles, es una característica vital a la hora de pasar por un proceso de sanación. De entre todas las formas para conseguirlo, probablemente no exista mejor método que la música, ya que con su profundidad e intensidad puede hacer que los momentos más oscuros posibles se transforme en arte. Daniel Cavanagh, hombre de las guitarras en Anathema, bien sabe de eso gracias al hecho de que su álbum, “Monochrome” (2017), refleja la manera en que el músico enfrenta sus fantasmas del pasado, despertando un instinto creativo que lo llevó a sacar un álbum sólo meses después de haber lanzado “The Optimist” (2017) junto a la banda mencionada anteriormente.

Ahora Cavanagh regresará a nuestro país para presentarse por primera vez en formato solista, trayendo su gira el próximo 10 de mayo en el Teatro Nescafé de las Artes. Como antesala a ese concierto, conversamos con Daniel sobre su disco, sus planes a futuro como solista, su show en Santiago, entre otras cosas, en una entrevista que te dejamos a continuación.

Primero, felicitaciones por “Monochrome”, es un álbum muy bueno, muy introspectivo y quizás hasta un poco oscuro. ¿De dónde vinieron las letras?

Diría que desde el mismo lugar de siempre, vienen del corazón, ya sabes. Si me preguntas sobre asuntos personales, es una situación más compleja; estuve reflexionando sobre algunos momentos duros, malos recuerdos, tristeza. Cualquier situación que me haya marcado será algo de lo que compondré una canción. Diría que mis canciones siempre son personales, de una manera verdadera y honesta, así es como debe ser la música.

¿Crees que la música sea un método de sanación para superar el pasado?

No lo sé. Siempre hago música, por lo que no sé cómo sería recurrir a ella en esa manera, no sé si me entiendes. Creo que es una buena forma de avanzar, de ayudarte a superar las cosas, de ser creativo y lograr nuevas cosas. Sobre qué tanto cura el pasado, no estoy muy seguro de eso. Es una buena teoría lo que me dices, creo que debe ser algo muy terapéutico, pero no sé qué tanto pueda sanar porque aún estoy muy jodido (risas).

Este álbum fue lanzado sólo tres meses después del último disco de Anathema. Teniendo tan buena recepción con la banda, ¿por qué quisiste hacer un disco por tu cuenta casi inmediatamente después?

Bueno, lo hice antes de que compusiéramos “The Optimist”, pero me gusta estar ocupado, además de que tenía algunas canciones que Anathema probablemente no haría, y no tendríamos mucho espacio para incluir en un disco todas esas canciones que compuse. La opción fue grabar esas canciones y guardarlas en mi computador, así nadie las escucharía. Básicamente, tomé una decisión bien simple: mantenerme ocupado y grabar las canciones que la banda no quería tocar, eso es todo, fue tan simple como eso. No había un gran plan o la necesidad de desmarcarme de la banda, todo lo contrario, fue muy bueno grabar solo y hacer las cosas más fáciles porque no tenías que generar debate con nadie en torno a las decisiones. No había necesidad de alejarme, sólo que las canciones estaban en el computador y seguirían ahí a menos de que las grabara, tan sencillo como eso.

¿Cuál fue la diferencia entre el trabajo detrás de este disco en comparación a cuando grabas junto a Anathema?

La principal diferencia es que canto las canciones que escribo, eso es lo primero, porque en Anathema son Lee Douglas y mi hermano Vincent quienes cantan la mayoría del material, pero a mí me gusta cantar mi propio material, así que eso hice. Lo otro es lo que comenté antes, que no tengo que debatir cada 10 minutos por cada decisión musical que se quiera hacer: si quiero algo, lo hago y ya, si me arrepiento, lo vuelvo a su forma original sin tener que dar explicaciones a nadie, es mucho más simple. Pero también disfruto la vida de grupo, se pasa muy bien, especialmente con John Douglas (baterista de Anathema), es muy divertido trabajar con él y me gusta también la química que se produce, a pesar de que algunas veces el llevar una banda se puede transformar en un dolor de cabeza, igualmente me gusta hacerlo, todavía lo disfruto. La experiencia de hacer algo por mi cuenta y no debatir nada con nadie fue algo nuevo, aunque no es necesariamente el futuro para mí, me gustan los dos caminos: la banda y mi carrera solista.

Hablando de la banda, ¿cómo crees que han logrado mantenerse juntos después de más de 25 años tocando?

Creo que es el no desmotivarse, es una forma de vida para nosotros, es lo que escogimos para ganarnos la vida. Si fuésemos multimillonarios, quizás hubiésemos tenido la oportunidad de hacer algo diferente, pero en nuestro caso no tuvimos mucha opción de ser algo “normal”. Todo se disfruta mucho, es algo que extrañaríamos si no lo hacemos. Si Anathema no existiera, estoy seguro de que todos lo extrañaríamos, pero hay muchas cosas positivas, es nuestro destino y nuestra manera de vivir la vida, una expresión artística con mis amigos, y eso me gusta mucho.

Quiero que hablemos de las colaboradoras de este álbum: Anneke Van Giersbergen y Anna Phoebe. ¿Por qué quisiste trabajar con ellas?

Anneke es una elección obvia, somos amigos desde hace muchos años e hicimos muchas giras juntos, además del álbum en vivo, por lo que obviamente la escogería. Necesitaba una voz femenina en el álbum y ella era la más indicada para preguntarle, felizmente aceptó y lo hizo muy bien, como es costumbre. En cuanto a Anna Phoebe, es alguien a quien conocí en la última gira acústica de Anathema, en 2015, un poco antes de grabar mi álbum solista. Me alegro de haber trabajado con ella, es una muy buena violinista, se le da muy bien la improvisación, tiene un buen oído y puede dominar muy bien las texturas en sus notas, me gusta la forma en que toca y fue una buena opción, realmente marca la diferencia. Estoy muy feliz de haberla conocido y que pudiera tocar en el álbum porque sonó increíble.

Estuve escuchando tu álbum “Memory And Meaning” (2015), donde versionaste una selección de canciones de distintos artistas. ¿Fueron composiciones importantes para ti o más bien tenías el deseo de tocarlas?

Sí, hay canciones que son importantes, pero también hay otras que están porque soy capaz de cantarlas. Hay muchas canciones que amo, pero que no puedo interpretarlas, no tengo un rango vocal muy amplio, es más bien un tono medio, quizás algo de tenor, pero básicamente son canciones que me gustan, otras que toco en vivo o que aprendí cuando era joven, artistas que respeto y admiro. Fue algo muy sencillo de hacer y terminó dándose muy bien, me gusta mucho ese álbum.

Pasemos al show en Santiago. ¿Qué veremos durante tu presentación?

Todo es alrededor de la guitarra. Tengo una guitarra que puede sonar como muchas guitarras, también puede sonar como una batería, un bajo o un teclado, ya que hago todos esos efectos con un pedal de loops y mi ingenio al tocar. Se ve como un hombre con una guitarra, pero puede ser mucho más que eso, puedo sonar como un montón de cosas diferentes, pero soy sólo yo. Tocaré canciones de Anathema, de mi álbum “Monochrome” y mi carrera solista, además de algunos covers, lo mezclo todo en mi setlist. De hecho, siempre comienzo con “Springfield”, donde hago que se sientan muchas guitarras sonando. Estoy seguro de que lo disfrutarán, me gusta el hecho de que la gente se pueda sentar y disfrutar la música, las melodías, todo eso.

Anathema es obviamente una banda eléctrica, mientras que tu material solista va por la vereda acústica. ¿Hay algo que quizás te gustaría probar a futuro? ¿Un álbum de metal más extremo u orientado al rock más clásico, tal vez?

Yo creo que es más bien lo que a ti te gustaría que yo hiciera (risas).

Oh, de acuerdo, esa es una pregunta compleja.

Si me preguntas por géneros en específico, es porque estás deseando que yo toque algo así. Es una pregunta honesta, qué es lo que te gustaría.

No lo había pensado de esa manera, estoy sorprendido por eso (risas).

Es curioso, porque la manera en que me lo preguntas significa que algo en ti desea ese material de mi parte.

Para serte honesto, me gustaría escuchar un disco orientado al black metal, eso se te daría bien.

¿Anathema tocando black metal? (risas)

No Anathema, me refiero a ti como solista. Escucharte haciendo ese sonido oscuro y más crudo del black metal sería interesante.

Creo que pensaré en eso (risas).

Muy bien, espero que lo consideres. Continuando con la entrevista, Anathema es una banda muy querida en Santiago, por lo que quisiera saber cómo describirías el apoyo que el público chileno le ha entregado a la banda.

Obviamente son geniales. He tocado con Anneke y con Anathema, y siempre es una gran audiencia, ruidosa y muy apasionada, espero que sea lo mismo de nuevo. La verdad es que no sé cómo será esta vez porque voy como solista, será mi primera vez de esa forma. No sé cuanta gente irá, espero que salga todo bien, además de que soy muy divertido en mis monólogos, creo que se reirán mucho (risas).

Para terminar, ¿te gustaría decirle algo a tus fans en Santiago?

Si, espero que la gente esté motivada para ir al show. La verdad es que no sé cuanta gente podría ir, pero espero verlos ahí. Se divertirán mucho y no los decepcionaré. Crearemos una atmósfera honesta de entretención en torno a la música, ¡así que nos vemos en el show!

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Oskar Carls de Viagra Boys: “Siempre tratamos de hacer cosas que nos permitan renovarnos”

Publicado

en

Oskar Carls de Viagra Boys

Con tan solo siete años de carrera, Viagra Boys se ha ido alzando poco a poco como uno de los nombres de referencia para la actual escena híbrida de post punk que se ha generado en Europa, permitiendo que, con tres álbumes de estudio, puedan expandir su popularidad mucho más allá de su natal Suecia. Ahora, luego de cosechar excelentes críticas con “Street Worms” (2018) y “Welfare Jazz” (2021), la banda no pierde tiempo y está de regreso con “Cave World” (2022), álbum que los ve explorar tópicos como la pandemia del COVID-19, la violencia en el uso de armas en Estados Unidos y las teorías conspirativas, entre otros aspectos de la podrida sociedad de este siglo.

Con el objetivo de conversar y abordar un poco más acerca de la creación de este nuevo disco, es que nos tomamos el tiempo de platicar a distancia con Oskar Carls, saxofonista de la banda y pieza clave en el sonido que el conjunto liderado por Sebastian Murphy ha ido desarrollando a través de su discografía. Desde el proceso creativo de este LP, los haters de redes sociales, la energía desatada por la audiencia en los shows, hasta su entusiasmo por visitar Sudamérica, los pros y contras de internet, y otros temas, es que conversamos con el músico en una entrevista que te dejamos a continuación.

Hola, Oskar, ¿cómo estás?

¡Hola, Manuel! Estoy bien, muy bien. ¿Cómo estás tú?

Muy bien también, gracias. Quiero que conversemos sobre algunas cosas, partiendo por la gira que están haciendo actualmente, con muchos shows durante las últimas semanas y varias apariciones en festivales. ¿Cómo va todo eso? ¿Qué tal ha reaccionado el público a las canciones nuevas?

La gente las ha apreciado muy bien, la verdad. Como hemos dicho varias veces, siempre tratamos de hacer cosas que nos permitan renovarnos un poco, eso siempre es una apuesta, pero la gente ha reaccionado muy bien. Además de esto, luego del Covid, donde todos estuvieron en sus casas esperando por salir a conciertos, hay una energía que se está liberando y realmente puedes sentir eso con el público.

Vienen a tocar en Santiago con “Cave World”, su nuevo álbum. Cuéntanos un poco de las sesiones para componer y grabar este trabajo discográfico.

Fue una mezcla de diferentes sesiones. Fueron tres sesiones durante un período de dos años desarrollando este álbum. Por supuesto, también eso involucra diferentes puntos de vista, porque hemos estado girando mucho y no tenemos todo el tiempo del mundo para hacer lo que queremos en nuestro lugar de ensayo. Algunas canciones las hicimos en nuestra sala de ensayo, otras salieron de algunas ideas y demos que hacíamos por separado en casa. Siempre es una mezcla, además que Sebastian (Murphy, vocalista) espera hasta el último minuto para escribir las letras (risas).

Leí en una parte, creo que fue en el comunicado de prensa de este disco, que optaron por regrabar las canciones cuando el álbum estaba listo.

Sí, fue algo así, de hecho.

¿Por qué decidieron cambiar todo cuando ya estaba finalizado?

Hicimos algo así como una semana de trabajo en el legendario Silence Studio de Suecia, mucha buena música se compuso ahí. Sentimos que teníamos un buen álbum, así que se lo enviamos a nuestro productor, Pelle Gunnerfeldt, quien quiso regrabar algunas cosas, y además que en el intertanto compusimos algunas canciones más. No es realmente que hayamos regrabado todo, sólo fueron algunas canciones y otras nuevas que surgieron también durante el proceso.

Oskar, este disco está inspirado por las cosas que están pasando actualmente en todo el mundo. ¿Qué temas en particular influyeron en esta obra?

Principalmente es la separación que se ha generado en la gente con la pandemia del COVID-19; hay personas que no creen en el virus y hay muchas teorías conspirativas, creo que ese fue el comienzo de la temática para este disco. Sebastian, además, ha estado indagando en otros temas que puedes escuchar en las canciones, como en “Troglodyte”, que toca la violencia con las armas en Estados Unidos, el deterioro de la sociedad, también el fenómeno del capitalismo tardío.

Para este disco, ustedes dicen que optaron por “consumir el caos y destilarlo en las canciones”, lo que se refleja muy bien en las letras. En cuanto a la forma en que tocas tu instrumento, ¿cómo reflejaste esto?

Para mí, que toco el saxofón, es un rol más libre. Vengo del mundo del free jazz y la música improvisada antes de tocar con Viagra Boys y siempre trato de aportar desde esa vereda, mantener mi instrumento presente y tocar lo que sea necesario para que la canción se mantenga viva. ¿Esto responde tu pregunta? (risas).

Sí, por supuesto.

De acuerdo, muy bien (risas).

Cuando escucho la música de Viagra Boys, siento que tu instrumento es el que marca la diferencia en comparación al sonido de otras bandas de la misma escena. ¿Cómo empezaste a involucrarte más en el desarrollo de las canciones?

Ha sido siempre teniendo presente mi situación. Estoy consciente de que tocar el saxofón en una banda de rock es difícil porque la historia del instrumento en estas bandas ha sido solamente haciendo un solo, o cosas por el estilo. Intento usarlo más como un instrumento rítmico y ser un elemento más de la banda.

Quiero preguntarte por la canción “Troglodyte”, la que obviamente es muy satírica, pero también bien clara en su mensaje. Ese tipo de gente que aborda la canción está presente en todos los países y, en base a esto, ¿cómo crees que deberíamos actuar frente a ese tipo de personas que dañan a la sociedad con sus actitudes?

Sí, es difícil lidiar con eso. Generalmente es gente solitaria, la que no se muestra mucho porque, si tomamos como ejemplo a los haters de internet, generalmente son personas anónimas. No lo sé, amigo, supongo que tenemos que poner de nuestra parte para entregar positivismo a los que están a nuestro alrededor y tener la esperanza de que eso se extienda a todos. Es difícil hacer las cosas por cuenta propia, tenemos que entre todos esforzarnos para crear el mundo en que queremos vivir.

Sebastian dijo una vez que los animales tienen un sentido de sociedad más desarrollado en comparación con los humanos, lo que es totalmente cierto.

Si, totalmente. Esa frase resume todo, de alguna forma.

No importa lo que digas o hagas en internet, siempre habrá alguien anónimo criticando. Es algo que he visto en las redes de la banda, de hecho, comentarios de odio y cosas así. Lo primero que uno se pregunta es ¿qué estás haciendo aquí?

Sí, eso me hace pensar que tampoco uno sabe cómo deshacerse de esas conductas. Uno de los principales problemas de esto es la falta de empatía que sienten, además de que nunca logras verle las caras cuando están comentando cosas. Nunca obtienes una reacción clara porque es todo desde el anonimato.

Es mejor ignorar ese tipo de actitudes, creo yo.

Totalmente. Quizás es una de las cosas malas que vienen con el amplio uso de internet en la actualidad. El internet todavía es muy nuevo, creo que todavía no logramos entenderlo por completo (risas).

Oskar, vendrán por primera vez a Sudamérica en noviembre. Acá en Santiago harán dos shows, uno en el festival Primavera Sound y otro más pequeño en un club o teatro de la ciudad, del que aún no tenemos detalles.

Oh, vaya, supongo que sabes más que yo sobre esto (risas).

Bueno, con el ticket del festival tienes acceso al evento y a estos shows más pequeños que se harán por distintas partes de la ciudad. Ustedes son uno de esos shows, pero no se ha anunciado cuándo ni dónde será.

¡Muy bien, genial! Suena muy divertido todo esto.

¿Prefieres los shows de festival o los conciertos más pequeños? La energía en ambos puede ser muy diferente.

Sí, es diferente, pero un buen festival es otra cosa. Quizás prefiero un show pequeño y acalorado, son mis favoritos. De esos cuando hace tanto calor, que tienes que empezar a quitarte la ropa, esos son mis shows favoritos (risas).

Siendo una banda tan nueva, ya están viniendo a tocar a esta parte del mundo. Hay mucha gente esperando por ustedes, ¿qué sienten de venir hasta acá por primera vez?

Es genial, nos sorprende el cariño que recibimos desde Sudamérica. Estamos muy entusiasmados por ir, hemos estado en Norteamérica algunas veces y es genial poder seguir recorriendo, esperábamos ir para allá y ahora se cumplirá.

Bueno, Oskar, se nos acaba el tiempo. Muchas gracias por conversar con nosotros, que estés muy bien. Nos vemos en noviembre.

Gracias a ti, nos vemos en noviembre, Manuel. ¡Cuídense todos por allá!

Foto por Ulrika Lovén.

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 6 días

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 7 días

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 2 semanas

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 2 semanas

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 3 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 3 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 4 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 4 semanas

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Big Time Big Time
DiscosHace 1 mes

Angel Olsen – “Big Time”

Proponerse crear a partir de la crisis y los tiempos tumultuosos es una práctica riesgosa porque, si no llega a...

Omnium Gatherum Omnium Gatherum
DiscosHace 1 mes

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Omnium Gatherum”

El 17 de abril de 2020, Bob Dylan lanzaba “I Contain Multitudes”, el segundo sencillo de lo que sería “Rough...

Publicidad
Publicidad

Más vistas