Conéctate a nuestras redes

Columnas

Una década de HumoNegro

Publicado

en

19 de abril de 2005: Teníamos la idea en mente, y nos superaban las ganas de comenzar lo más pronto posible. Estaban todos los bosquejos preparados, sólo nos faltaba la definición de nuestra identidad, cómo seríamos conocidos.

En una época donde proliferaban los blogs, y donde tanto los espacios más personales como los medios de este tipo trataban de poseer un nombre ligado al rock o a algún género específico, y a pesar que siempre quisimos que aquel estilo predominara en nuestra línea editorial, sabíamos que de manera natural nuestros horizontes –y los de nuestros futuros lectores- se expandirían en algún momento y finalmente nos uniría la música, la calidad de esta, o lo que nos evocaba o evocó en algún punto de la vida, por lo tanto, nuestro nombre no podía restringirse a esos límites. Y así pasó lo más extraño.

PAPA SMOKEYMientras nos craneábamos con esto, veíamos en la televisión –sin querer, sólo estaba prendida- que en el Vaticano salía humo blanco y el nuevo Papa era elegido. No le dimos mayor importancia. Luego alguien nos preguntó acerca del nombre de la siguiente forma: “¿Ya les salió humo blanco?” A lo que uno de nosotros respondió: “No, sólo humo negro”, para graficar en modo papal que nada se nos había ocurrido. Y así se inició todo.

Nos gustaría que la historia anterior fuera más pomposa, anecdótica y con más –por decirlo de algún modo- glamour, pero las cosas son como son y nuestra identidad se dio así, por una tontera, por una casualidad proveniente desde un ángulo que ni siquiera nos interesaba. Incluso, con el pasar del tiempo, mucha gente nos ligó a la serie “Lost”, y nos daba risa, pero era genial a la vez: el humo negro era un personaje muy patea-culos, y que se nos asociara a eso era maravilloso.

Una semana después, HumoNegro ya cobraba vida en la red y empezábamos a compartir nuestras inquietudes musicales y cinematográficas (así es, desde un principio HN tuvo espacio para el cine, aunque hubo un hiato de unos años en ese apartado), lo que se dio a nuestro ritmo, de una forma humilde pero constante, construyendo poco a poco algo que nos permitiera sentir orgullo de lo que acá se hace.

Es claro que tuvimos muchos problemas en ciertas partes del camino, y que incluso el sitio tuvo períodos donde había poco contenido y pocas actualizaciones, donde cubríamos pocos conciertos, y que incluso nos tuvo dejando de lado la sección de cine por largo tiempo, pero las convicciones no decayeron, y sabíamos que las dificultades que en algún momento hicieron más silencioso a este HumoNegro sólo serían el vuelo necesario que hay que tomar antes de pegarse el salto, y así fue que nos lanzamos con la revista impresa.

GOULD Y LA REVISTAEra el segundo semestre de 2011, y quisimos jugárnosla por una revista gratuita, impresa para todas y todos, donde pudiéramos generar un material de calidad, muchas veces no disponible a menos que vayas a un quiosco o la busques por internet. Y publicamos un número, pero no pudimos sacar más por distintas razones. Claro, hubo decepción y rabia, porque así pasa cuando las cosas te importan, pero hubo un resultado aún más importante que sacar un número o dos más de aquella revista: este intento nos permitió formar un equipo de gente, armar la columna vertebral que nutriría a HumoNegro en el área musical hasta el día de hoy. Junto con ello, nos propusimos tener una cobertura grande de Maquinaria Festival de ese año, y comenzamos a sentir que debíamos cubrir muchos eventos musicales relevantes, y sentimos que podíamos hacerlo. Desde ese momento, y con una decepción a cuestas de quienes partimos con el sitio y de quienes se sumaron, comenzamos a pavimentar el camino en el que nos encontramos el día de hoy, y que esperamos continuar. Tiempo después pudimos también rearmar la sección de cine, la que nos tiene comentando todos los estrenos de cada semana, con un equipo de personas que nos enorgullece y que proviene de ustedes mismos, los lectores, porque nuestra búsqueda siempre se ha basado en el potencial, no en nombres reconocidos o estrellas del periodismo. Las personas no están destinadas a hacer una sola cosa en la vida, a aquello que un título educacional les designa como único sendero a seguir, creemos que los talentos no tienen rótulos y esa ha sido nuestra consigna en los últimos años.

Desde el comienzo nos movió la idea de generar contenidos de calidad, de presentar la música y el cine desde un ángulo particular, con opinión y análisis, no simplemente cayendo en formatos preestablecidos. Nuestro norte ha sido entregar más de lo que se pueda esperar de nosotros y muchas veces esto no ha sido comprendido, como cuando nos han dicho que algunos comentarios de cine son escritos “en difícil”, entre otras cosas, pero para nosotros es parte de lo que nos mueve: generar contenidos que no se encuentran en otra parte, y puntos de vista que nutran la experiencia de disfrutar de estas artes.

Junto con ello, de a poco hemos mirado más hacia adentro y hemos puesto cada vez más atención a lo que pasa en Chile, algo que en su momento era complicado, pero que con la confianza de bandas, sellos y artistas, y también con el trabajo que hemos puesto en ello, ahora nos permite ofrecer cada vez más y mejores espacios para dar a conocer propuestas, discos, y noticias de músicas y BANDAS CHILENASmúsicos chilenos, así como también siempre estamos atentos a los estrenos del cine chileno, y en especial aquellos que pasan más por salas acotadas que por las principales cadenas. Claro, hay mucho terreno que avanzar ahí, pero sentimos que estamos en una dirección y ritmo correctos para ahondar en esto.

Nuestra apuesta es por la calidad, por los puntos de vista, y por la posibilidad de entregar espacios a quienes sentimos que editan material con valía suficiente para ser difundidos. Nuestra apuesta no es sentirnos la única plataforma donde puedes informarte o analizar la música y el cine, sino que una de las tantas que necesariamente deben existir para que tú te informes y analices las cosas del modo que desees. Por lo tanto, nuestra apuesta desde esta vereda es simplemente entregar la mejor información posible, con una perspectiva que se pueda complementar con la tuya.

Va una década de HumoNegro, y esperamos que se note que queremos hacer esto con humildad, respeto y rigurosidad; con cariño y las convicciones claras. Así ha sido, y así seguirá siendo, esperando que tanto nuestros lectores como nosotros mismos sigamos creciendo y expandiendo nuestros horizontes en el proceso.

HumoNegro. Nuestro nombre nació por una casualidad y una tontera que no medimos en ese momento, pero finalmente la identidad, esa esencia que no es calculable con los sentidos, la fuimos forjando con el pasar de los años, equivocando y acertando, con prueba y error, pero siempre con esfuerzo y honestidad. Creemos que ese es el camino y, hasta que nadie diga lo contrario, seguiremos transitando por él.

Muchas gracias por estos diez años, y vamos por más. Muchos más.

Por el equipo HumoNegro

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Columnas

Rompan Todo: La Historia del Rock en América Latina

Publicado

en

Rompan Todo

Abarcar un territorio desde las manifestaciones artísticas es un desafío gigante. De las dificultades de ese proceso no se ha librado “Rompan Todoː La Historia del Rock en América Latina”, un ambicioso proyecto impulsado por Nicolás Entel, Picky Talarico, Iván Entel y el músico y productor Gustavo Santaolalla, que en seis episodios (totalizando casi cinco horas de contenido) va entregando cronológicamente énfasis sobre momentos claves para el rock en este continente.

La crítica ha sido dispar, con algunos alabando el esfuerzo o agradeciendo las emociones que gatilla esta sucesión de escenas, y otros apuntando a lo que falta y, más aún, a quiénes faltan y de dónde son. Una persecución que pone la lupa en personajes y países ausentes, en una dinámica que, en el juego de inclusión y exclusión que implica necesariamente el acto de editar un producto audiovisual, resulta invariablemente fútil. Una obra de este carácter debe ser mirada con la perspectiva que se intenta entregar, que es mostrar la evolución histórica del rock en Latinoamérica, y ahí hay un concepto clave: evolución. Pero en “Rompan Todo” hay una disparidad importante respecto al avance mostrado, ya sea en los conceptos o en el espíritu que los más de cien entrevistados entregan en sus declaraciones.

La miniserie documental es como una mesa coja que jamás logra un equilibrio en lo que ella misma quiere mostrar, situación generada por los dos hemisferios que pujan por ser el centro de la atención. Por un lado, está el mercado más grande en términos numéricos, el mexicano, donde el éxito es cuantioso cuando existe, y por otro está el argentino, que no es tan vasto en ventas o población, pero que con el correr de los capítulos tiene otro tipo de éxito, uno más importante. En México los sucesos siempre van en una lógica que se va repitiendo: se habla de políticos corruptos, de cómo los músicos tratan de preservar una identidad mexicana, y cómo alguien encontró algo nuevo para ser éxito con las masas. Desde esa triada, este polo no evoluciona. Las consignas se repiten, cansinamente, y la complacencia con este mercado tan enorme es tal, que este es el único territorio donde la mayoría de los entrevistados tiene impacto local y no continental. Café Tacvba, Molotov o Maná escapan a ello, pero el resto del tiempo –que no es poco– la cantidad de referentes parece tan ajeno al hemisferio sur, que distrae.

En este lado del continente la reflexión es mayor, y también lo son las terribles circunstancias de dictaduras y asesinato de artistas. Es cierto que Argentina ocupa la mayor parte del tiempo, pero su gravitación en el escenario internacional es justificada en el relato, incluso con la presentación de figuras claves que emigraron desde el país trasandino para innovar en el resto de Latinoamérica. Ahí existe un énfasis de evolución entre la colaboración y la intención de influir en el crecimiento musical de bandas de muchos países. Además, la carga de figuras que cruzan las décadas, como Charly García o Gustavo Cerati, es importante y se va ahondando en el camino. No es una consigna al aire con alguien diciendo que es talentoso: eso se ve y se siente en el relato audiovisual.

En medio, casi como transiciones, están los casos de otros países, con figuras como Los Prisioneros, La Vela Puerca, Los Saicos o Aterciopelados, pero son minutos frente a las horas dedicadas a México y Argentina, donde la disposición ágil de escenas permite entender el frenesí del choque entre las ganas de hacer música y decir algo, y las dificultades que ponen las situaciones particulares en cada uno de los países. Por ello es tan impactante la gravitación por lugares comunes que sobresalen desde el lado mexicano del montaje, en contraposición a la épica más profunda que emana desde Buenos Aires. Es cosa de ver la comparación más fallida: Maná y Soda Stereo. A Maná incluso se le transforma en chiste, pero se justifica con el éxito; en cambio en Soda Stereo es la calidad lo que se pone como factor fundamental. El cuidado entre unos y otros es diferente, incluso cuando el objetivo de plantear figuras masivas de cada país parece ser el mismo.

Un problema grave es la inequidad de género, que apenas es tocada por Andrea Echeverri en frases sentidas donde habla de las dificultades de ser la única mujer por mucho tiempo en el rock colombiano, mientras Héctor Buitrago se ríe, como bajándole el perfil. Las mujeres en el relato pueden ser contadas con los dedos de las manos, y su lugar es terciario. Sólo un montaje cerca del final, donde se muestran muchas más figuras, da a entender que podría existir una nueva temporada o serie sobre ellas. Eso sería muy bueno, pero al menos en estos seis episodios esa es la verdadera deuda pendiente, más que países o nombres en particular.

Un detalle final viene de los dos entes más reflexivos de la serie completa. David Byrne es (casi) el único hablante anglosajón del documental y, sin embargo, sus declaraciones son más elocuentes y las que mejor resumen el panorama general del continente completo. Son los únicos espacios de unión real, junto con Soda Stereo y Gustavo Santaolalla, productor ejecutivo y piedra angular de múltiples escenas y discos fundamentales (y el más mencionado en la serie), desde Molotov hasta León Gieco, pasando por Jorge González, Julieta Venegas o La Vela Puerca. La presencia de Santaolalla es clave, pero el montaje descuida el equilibrio, generando un ruido innecesario que enloda al otro personaje que es capaz de trazar las líneas transversales de una historia que, fuera de esos dichos, se queda en polos separados, con evoluciones dispares. No hay que desconocer el trabajo arduo tras una miniserie como “Rompan Todo”, pero también vale la pena tener perspectiva respecto a cómo se aprovechan estos, los exiguos espacios que tiene la música en la plataforma que sea.


Título Original: Rompan Todoː La Historia del Rock en América Latina

Director: Picky Talarico

Duración: 295 minutos

Año: 2020

Plataforma: Netflix


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Local Valley Local Valley
DiscosHace 6 días

José González – Local Valley

Los intercambios musicales entre distintas culturas siempre son bienvenidos, aunque hayan sido derivados de circunstancias aciagas, como tener que huir...

Superstate Superstate
DiscosHace 1 semana

Graham Coxon – Superstate

Lo de Graham Coxon es un ejemplo de aquellos artistas que, siendo parte de una banda de éxito masivo y...

Pilgrimage Of The Soul Pilgrimage Of The Soul
DiscosHace 2 semanas

MONO – “Pilgrimage Of The Soul”

En su último trabajo, MONO apuesta por subir el volumen. Los ocho tracks que contiene “Pilgrimage Of The Soul” proponen...

A Beginner’s Mind A Beginner’s Mind
DiscosHace 2 semanas

Sufjan Stevens & Angelo De Augustine – “A Beginner’s Mind”

Durante la última década, Sufjan Stevens ha musicalizado la visión apocalíptica del futuro con complejas composiciones sobre la desesperanza y...

HEY WHAT HEY WHAT
DiscosHace 3 semanas

Low – “HEY WHAT”

Pese a ser uno de los nombres insignes de ese ambiguo subgénero denominado slowcore, la banda Low jamás ha aceptado...

Senjutsu Senjutsu
DiscosHace 3 semanas

Iron Maiden – “Senjutsu”

Iron Maiden en su mejor forma. No hay otra manera de describir el trabajo que La Doncella logra con su...

Sometimes I Might Be Introvert Sometimes I Might Be Introvert
DiscosHace 4 semanas

Little Simz – “Sometimes I Might Be Introvert”

¿Cómo puede una voz introvertida alzarse ante las injusticias del mundo? ¿Cuáles son las herramientas de una persona tímida para...

GLOW ON GLOW ON
DiscosHace 4 semanas

Turnstile – “GLOW ON”

Es un hecho que no se puede reinventar la rueda, a nadie debería sorprenderle, pero tal vez sí se pueden...

Cool Cool
DiscosHace 1 mes

Colleen Green – “Cool”

Una caja de ritmos y una guitarra fueron suficientes para que Colleen Green llamara la atención en 2013 con “Sock...

Donda Donda
DiscosHace 1 mes

Kanye West – “Donda”

Donda West, la madre de Kanye, falleció en 2007 por complicaciones en una serie de cirugías plásticas. Hacia 2019, West...

Publicidad
Publicidad

Más vistas