Conéctate a nuestras redes
Lemmy Kilmister Lemmy Kilmister

Columnas

Un brindis por Lemmy Kilmister

Publicado

en

Un 28 de diciembre no sólo perdimos a un grande del rock, sino que a la mismísima encarnación de este. Lemmy Kilmister fue mucho más que el vocalista y alma de Motörhead, era la figura donde residía la fantasía de todos los que alguna vez soñamos con una vida de excesos y fiestas mientras recorremos el mundo tocando la guitarra eléctrica –o el bajo, en su caso–, saliéndonos siempre con la nuestra y haciendo vibrar a miles de fanáticos con canciones que no hacen más que reflejar nuestro alocado estilo de vida.

Trascendiendo a su propia música, el inglés se instaló en la cultura pop como protagonista de las juergas más bizarras y míticas, donde el sexo, las drogas y litros de whisky eran los ingredientes principales para dar forma a historias que pocos podríamos tener la suerte –o el coraje– de experimentar. Como aquella en donde quedó inconsciente luego de recibir tres sesiones de sexo oral al hilo, o esa donde destrozó un automóvil que recién había comprado, luego de que una borrachera lo hiciera confundir los cambios del vehículo, motivándolo a dejar las llaves en una gasolinera y declarar que jamás volvería a conducir un auto en su vida, aunque el alcohol se mantuvo como un compañero fiel hasta el final. El manoseado eslogan “sexo, drogas y rock & roll” tomó sentido bajo la leyenda de Kilmister, y aunque muchos de los relatos creados a su alrededor fueron desmentidos por el músico a lo largo de su carrera, su imagen como personificación máxima de las fantasías más tóxicas y memorables de un rockero lo llevó a convertirse en un ser idolatrado por muchos: incluso si jamás en tu vida habías escuchado un disco de Motörhead, Lemmy era Lemmy y había que respetarlo.

Pero más allá de su amplio prontuario como ícono del rock, Lemmy fue un músico cuya obra sirvió de base para el desarrollo del estilo y el heavy metal, influenciando a unos jóvenes Metallica y a unos rabiosos Slayer, entre muchos otros, con discos que funcionaron casi siempre bajo la misma fórmula y estructura, caracterizándose por la potencia de su sonido y lo directo de sus letras, donde se podía hablar de lo bien que se pasó en una noche de carrete o del abuso de poder de las autoridades contra el pueblo. Lemmy era un hombre que escribía desde sus propias entrañas y diciendo todo lo que pensaba, sin concesiones. Todo lo que compuso suena auténtico y real, desde el disco homónimo de 1977, hasta “Bad Magic” (2015), donde se registran los últimos descargos del británico y su trío. Aquí no hay canciones hechas para complacer a las masas, ni para sonar de fondo en un comercial. La gran virtud de Motörhead es que la consecuencia y honestidad eran su bandera de guerra, guiadas por la crudeza de sus riffs y los rugidos con hedor a trago de Lemmy.

La edad y los excesos, sumados a un fulminante cáncer, pusieron fin a la existencia de Kilmister. Murió el que pensábamos que era inmortal, el día en que nadie lo creería (al menos por estas latitudes). Como un verdadero rebelde, Lemmy se salió de la regla hasta el día en que dejó de respirar, a tan sólo un par de semanas de haber dado sus últimos bufidos en Alemania al mando de Motörhead. “Recuérdennos, somos Motörhead y tocamos rock & roll”, esa frase, que era la declaración de principios de Lemmy y compañía sobre el escenario, resonará con fuerza en cada trago que bebamos en su memoria, porque el hombre se fue, pero la leyenda y el rock persisten. Alzando un vaso de whisky, desde acá, te agradecemos por un legado que seguiremos inmortalizando, por las canciones que no dejaremos de escuchar y por esas historias que alguna vez desearíamos vivir. Por tu desfachatez, garra y actitud, brindamos por ti, Lemmy Kilmister.

Columnas

Héroes no sólo por un día

Publicado

en

Héroes no sólo por un día

Pese a que su origen y concepto es otro, la canción “Heroes” de David Bowie dice que podemos ser héroes sólo por un día, pero también que lo podríamos ser por los siglos de los siglos. El domingo 19 de diciembre en Chile no sólo se decide quién será el próximo presidente, sino que están en juego los derechos y la dignidad de una gran parte de nuestra sociedad con la amenaza que representa uno de los candidatos.

El resultado de la elección es tan incierto, que, tal como lo indicábamos hace unas semanas en nuestra columna “Contra La Amenaza Fascista”, el riesgo de perder derechos fundamentales está a la vuelta de la esquina, además del inminente apagón cultural y un sistema de control totalitario al no darle cabida a la pluralidad, en caso de que la opción de ultraderecha resulte electa. Y, habitualmente, los seres humanos no somos conscientes de este tipo de peligros hasta que ya estamos lamentando las consecuencias.

Este texto no es un llamado a quienes van por la opción 2 para que reevalúen su voto porque sería extremadamente inútil. No hay argumento que se pueda esgrimir, por mucho fundamento que contenga, para hacerlos entrar en razón. Esto va dirigido a un grupo específico no menor que puede guiar la historia de esta decisión: las personas jóvenes que no creen en la política y que tienen derecho a sufragio.

Quienes alcanzamos la edad para tener derecho a voto a fines de los 90, recordamos vívidamente aquella etapa de floreciente juventud, donde afirmábamos que daba lo mismo participar en elecciones porque todo iba a seguir igual y que dichos procesos en realidad no servían para nada. Pese a que estábamos equivocados, de alguna manera el quehacer de la política y su nulo impacto –con el objetivo de mantener el statu quo– nos daba en parte la razón, sin embargo, con el tiempo nos fuimos dando cuenta de que todo es política, y cada dirección que nuestras vidas toman está supeditada a las decisiones de quienes nos gobiernan y le dan forma al tipo de sociedad en el que tenemos que desempeñarnos.

En base a lo anterior, en esta semana crucial hacemos un llamado a aquellos que no han participado de estos procesos, a los desencantados con justa razón, a quienes piensan que no marcan diferencia por ser sólo uno entre tantos, a que voten en esta segunda vuelta por la opción 1, Gabriel Boric. El poder que ustedes tienen juntos es el que realmente puede decidir las vías de cambio que la sociedad chilena necesita; si no quieren mantener el statu quo, no sean el statu quo.

Si gana la ultraderecha, ¿para qué fue toda la demostración de hastío que se expresó hace más de dos años? ¿Creen realmente que el candidato republicano se preocupará de sus vidas y velará por generar los cambios que necesita para mejorarla? A esta última interrogante la respuesta es un rotundo no. En el programa de Gabriel Boric hay una real intención de mejorar la vida del ciudadano común, y si no se cree en lo que está escrito en papel, al menos está la seguridad de que tiene el corazón en el lado correcto y una evidente empatía. Quizás van a sentir que en realidad no hicieron mucho yendo a votar, pero les aseguro que las personas que ustedes serán en el futuro mirarán hacia atrás y se sentirán orgullosas de que fueron héroes por los siglos de los siglos y no sólo por un día.

Diseño portada por Rodolfo Jofré

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Free LSD Free LSD
DiscosHace 6 días

OFF! – “Free LSD”

Luego de ocho años de pausa discográfica, OFF! vuelve a las pistas con un álbum que, de primera impresión, traza...

Ritmos En Cruz Ritmos En Cruz
DiscosHace 1 semana

La Ciencia Simple – “Ritmos En Cruz”

Desde “Hacia El Mar” (2014), La Ciencia Simple ha propuesto una reconfiguración de su sonido, pasando por el post rock...

Cool It Down Cool It Down
DiscosHace 2 semanas

Yeah Yeah Yeahs – “Cool It Down”

A casi 20 años de la explosión del post-punk, o garage revival (que cada uno le ponga la etiqueta que...

II II
DiscosHace 2 semanas

Dead Cross – “II”

Con tantos proyectos que posee Mike Patton, no es difícil perder la pista de cada cosa que hace el frontman...

The Car The Car
DiscosHace 3 semanas

Arctic Monkeys – “The Car”

El lanzamiento de su séptimo disco no era un paso más en la carrera de Arctic Monkeys. Tras un “Tranquility...

The End So Far The End So Far
DiscosHace 3 semanas

Slipknot – “The End, So Far”

Fuerte y claro fue el mensaje que Slipknot entregó con “We Are Not Your Kind” (2019), una obra que vio...

As The Moon Rests As The Moon Rests
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “As The Moon Rests”

Bastó solo el lanzamiento de “Forever Blue” (2020) para que la música de A.A. Williams comenzara a ser destacada por...

Luz Figura y Sombra Luz Figura y Sombra
DiscosHace 4 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “Luz, Figura y Sombra”

Cómo Asesinar A Felipes nos tiene mal acostumbrados a sembrar expectativas en la espera de cada uno de sus lanzamientos,...

Aethiopes Aethiopes
DiscosHace 1 mes

Billy Woods – “Aethiopes”

En “La Odisea” de Homero, África subsahariana era llamada Aethiopia, hoy conocida como Etiopía; mientras que Aethiope se transformó en...

God's Country God's Country
DiscosHace 1 mes

Chat Pile – “God’s Country”

El ejercicio de escuchar música en formato álbum es una experiencia que se puede abordar de muchas maneras. Ya sea...

Publicidad
Publicidad

Más vistas