Conéctate a nuestras redes

Columnas

Motörhead, o la embriaguez del rock & roll

Publicado

en

“Hay que estar siempre ebrio. Esto es lo único. Para no sentir el horrible fardo del tiempo que rompe vuestros hombros y os inclina hacia la tierra, hay que emborracharse sin tregua”. Hace 150 años lo dijo Baudelaire. Hace unas décadas, y sin las complicadas pretensiones poéticas del francés, lo comenzó a hacer el legendario Ian “Lemmy” Kilmister, tanto en su vida personal con el alcohol, como con su banda Motörhead a través del rock & roll. Y es que el uno y el otro son indisolubles. Si hay una banda que ha llevado la simbiosis entre la bebida y la guitarra a un nivel tan íntimo, esa es Motörhead.

MOTORHEAD 01En efecto, el estilo de los británicos lo simplificó Lemmy en una entrevista concedida años atrás a un medio español: “Somos una banda que toca rock & roll y que se dedica a ir de fiesta, alcohol y al sexo”. Para el evento improbable de que alguien no los haya escuchado, esa autodefinición es la más completa que se puede dar, pues todos esos elementos están siempre presentes en sus composiciones, ya sea en sus letras –“mi mujer me deja, me siento triste, pero me gusta la vida que llevo, otra cerveza es lo que necesito, otro concierto, me sangran los oídos”- como en sus riffs destructores. He ahí porque son una banda ícono del rock y parte también del heavy metal: su mensaje no sólo se queda en la actitud (de hecho, ella es secundaria y hasta inconsciente), sino que son la encarnación de lo que significa vivir una vida de acuerdo a la filosofía del rock, con las ventajas inherentes a hacer lo que uno quiere, cuando quiere y cómo quiere, y con las desventajas en el costo que se paga. Esto último bien lo ejemplifica la letra de “I Don’t Believe A Word”: “He visto las llamas del infierno, he visto ángeles con espadas de fuego, no tengo nada que sea mío”.

En ese sentido, es justo decir que pocos artistas han logrado traspasar sensaciones corpóreas a algo etéreo, que es la vivencia de la música, como esta agrupación británica. En tal orden de ideas, Motörhead es al rock lo que Bukowski es a la literatura. Lemmy y Henry Chinaski –ambos bebedores sin remedio, mujeriegos empedernidos y sin esperanzas de que este mundo será algún día algo mejor- utilizan a sus creaciones no como medios de expresión, ya que no tienen nada que decir, sino que como la única forma posible de comunicación. Ninguno de los dos tiene buen aspecto, pero están satisfechos de sí mismos y por eso creen que “deben abrir un puterío y meter unos cuantos culos dentro” (“Whorehouse Blues”). De eso se trata esto, nada más: “Si algo malo pasa, bebes para olvidar, MOTORHEAD 02si algo bueno pasa, bebes para celebrar, y si nada pasa, bebes para que pase algo” (Bukowski, “Women”, 1978). Si se cambia la voz “bebes” por “Motörhead”, la oración no pierde sentido en absoluto.

Lo anterior es porque sus álbumes emborrachan. Mientras suenan, es posible percibir como ese Rickenbacker estridente hasta más no poder, junto con una guitarra desdeñada, simple y pesada, y los beats de la máquina de percusión de Mikkey Dee, van produciendo un frenesí del cual no es posible escapar. Cuando todo acaba, el oído está pulverizado, pero inexplicablemente con deseo de más rock. Por quedar con gusto a poco, nuevamente se vuelve al ruedo. Haber comenzado con “Deaf Forever” y terminar con “Orgasmatron” produce “caña”, pero como dice el viejo adagio, “con lo que da, se quita”, y así es como nuevamente en los parlantes suena“Doctor Rock” u otra similar, y la inhibición que se gesta es increíblemente idéntica a la producida por un trago de alcohol.

Así como se deja en claro en “Going To Brazil” que el beber y el fumar “nunca parará”, el rock & roll furibundo y bruto de Motörhead no se detendrá. Que guste eso a terceros o al público en general, da lo mismo. La fórmula no se altera y eso es algo bueno: nadie suena tan brutal a los 69 años como Lemmy cantando: “I’m so bad, baby, I don’t care”.  La prescripción pesada se ha mantenido con los años, los  clásicos machacantes como “Overkill” o “Iron Fist” encuentran su correlato actualizado en temas como “Heartbreaker”, de su último disco “Aftershock” (2013) de factura superlativa, dando a entender que la savia de la cual se alimenta Motörhead seguirá siendo el rock & roll precario y feroz, al igual que para Lemmy lo será el Jack Daniels, por más que los doctores hayan puesto un freno a sus costumbres etílicas. Tal hecho –hay que admitirlo- nunca pasará.

Pero que lo anterior no lleve a equívocos: así como el buen bebedor sabe disfrutar de otros brebajes, el rock de Motörhead ha probado otras cepas. Que Lemmy no cambie hace más de 40 años, no significa que musicalmente la banda sea una constante repetición de sí misma. Canciones como “Eat The Rich” o “Lost Johnny”, cargadas de aquel rock más clásico, contrastan con la densidad de “March MOTORHEAD 03Or Die”, la solemnidad de “One More Fucking Time” o el poder de “No Remorse”. No obstante, todas embriagan a su manera.

Es posible sostener, entonces, que el leitmotiv de los británicos es ser una juerga viciosa con los sonidos más sucios que una guitarra, bajo y batería puedan crear. No por nada son quienes trazaron los caminos del metal no sólo en lo musical, sino que en la manera nihilista y frontal de encarar la vida y sus viscosidades, ya sea si se trata del amor de una mujer (“Bad Woman”), o las pretensiones más pervertidas (“Sweet Revenge”).

Y así, en definitiva, y sean cuales sean las circunstancias, la experiencia de escuchar a Motörhead es lo más parecido a una noche de borrachera: se parte con el vaso (una canción cualquiera), luego, entusiasmado, se va por la botella (cualquier álbum) hasta que se termina. Los ojos entran en crispación, la mente se nubla al ser todo ruidosamente confuso, pero inexplicablemente, casi por osmosis, hay que seguir alcoholizándose a través de su música, continuando en la ruta de la embriaguez hasta no recordar. Tal como Lemmy en el verano de 1973 que, según sus propias palabras, fue el mejor verano de su vida, justamente por “no recordar de él absolutamente nada”.

Por Pablo Cañón

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Columnas

Contra la amenaza fascista

Publicado

en

fascismo

El fascismo ha demostrado un avance que podemos considerar inaceptable en nuestro país. Más allá del apagón cultural que sin duda nos afectaría en un gobierno de ultraderecha y de carácter totalitario, creemos que esto supera lo que atañe a los sujetos y es un fenómeno que atacará el tejido de nuestra sociedad, separándonos, haciéndonos aún más individualistas y exponiéndonos a una segregación social que viene desde la discriminación.

Grupos a quienes les ha costado obtener derechos sociales, como las disidencias y diversidades sexuales, y las mujeres –nada menos que un 51% de la población del país– son quienes están bajo mayor riesgo porque no sólo se trata de lo que piensan, sino de lo que son, estando su existir y su bienestar en riesgo evidente. El fascismo persigue lo que no desea ver, lo que es diferente y aquello que lo critica, entonces el disenso está en riesgo, y ahí no son sólo estos grupos, que para ellos es un riesgo vital, sino que la sociedad completa.

La candidatura con afanes totalitarios de ultraderecha no sólo ha demostrado un afán fascista consistentemente, sino también sus personeros han rayado vacas con pintura en aerosol, han dicho que las mujeres no tienen derecho a voto, e incluso han hecho gestos apoyando a quienes dejaron ciegas a cientos de personas desde el estallido. Es esa violencia, que a diario vemos online y a veces en las calles, la que se avala, y es ese actuar el que se verá impulsado, generando un clima de conflicto asimétrico, constante y silencioso en el país.

HumoNegro inició cubriendo rock y ha ido extendiendo su línea editorial hacia lo alternativo, durante 16 años, intentando con humildad expandir el horizonte hacia la inclusión y poniendo ojo en la inequidad de género. Es en medio de este afán humilde que llamamos a evitar ir en la dirección contraria. Es momento para estar contra el fascismo, sin complejos, sin peros, porque el apagón cultural y social puede ser más grande de lo que algunos creen. Aquí nos ponemos a disposición de mantener encendida la llama.

Diseño portada por Rodolfo Jofré

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 5 días

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 6 días

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 7 días

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

The Myth Of The Happily Ever After The Myth Of The Happily Ever After
DiscosHace 3 semanas

Biffy Clyro – “The Myth Of The Happily Ever After”

Pocas bandas hoy en día pueden hacer gala de su actitud, potencia e identidad sobre cualquier escenario, y una de...

Friends That Break Your Heart Friends That Break Your Heart
DiscosHace 4 semanas

James Blake – “Friends That Break Your Heart”

Como uno de los principales arquitectos de la electrónica alternativa de la década pasada, James Blake se ha convertido en...

Explosions In The Sky – Big Bend (An Original Soundtrack For Public Television) Explosions In The Sky – Big Bend (An Original Soundtrack For Public Television)
DiscosHace 4 semanas

Explosions In The Sky – Big Bend (An Original Soundtrack For Public Television)

Pareciera que durante toda su carrera Explosions In The Sky está haciendo la misma canción una y otra vez. Los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas