Contáctanos

Columnas

Megadeth: Una devoción correspondida

Publicado

en

¿Megadeth o Metallica? Deben ser innumerables las veces que se ha manoseado este debate en los foros y las redes sociales, comparación que no tiene mucho sentido si partimos de la premisa que la percepción de una banda (o estilo musical) es bastante subjetiva, y depende claramente de los gustos de quién ofrezca su opinión. En lo personal me quedo con Megadeth, y las razones que esgrimo para hacer esta aseveración apuntan más bien a la consecuencia de su estilo, que si bien es cierto no ha estado exento de ligeras variaciones, ha sabido perdurar a través de sus casi 30 años de trayectoria. Una banda cuya calidad es innegable y que prácticamente no ha realizado discos malos, a excepción del resistido álbum “Risk” (1999), que pagó caro el precio de acercar su sonido hacía una corriente más hard rock.

“Pude haber sonado exactamente como Metallica si lo hubiera querido, pero no lo hice, Megadeth no suena para nada como ellos.” (Dave Mustaine)

No es coincidencia que Megadeth esté catalogado como uno de los cuatro grandes del metal, compartiendo honores con Metallica, Slayer y Anthrax (The Big Four), y gran parte de su éxito tiene su justificación en la figura excluyente de Dave Mustaine, guitarrista, vocalista y líder de la banda, un músico completo que durante su vida ha sabido superar todos los obstáculos que se le han presentado, como su desvinculación de Metallica, su adicción a las drogas y la lesión que sufrió en el nervio cubital radial del bíceps izquierdo en 2002, accidente que casi lo deja inhabilitado para seguir tocando la guitarra. No es bueno caer en comparaciones y tampoco es necesario echar mano de ellas para resaltar los atributos que hacen de Megadeth una de las bandas más significativas e imprescindibles de las últimas décadas, ya que por sí solos han sido capaces de demostrar que conocen a la perfección la fórmula para generar grandes éxitos, y que la experiencia de verlos en vivo puede hacer estallar los sentidos.

Megadeth y su paso por Chile

Para nadie es un secreto el cariño que profesa Megadeth, en particular Dave Mustaine, por este extremo del continente, incorporando siempre estas latitudes dentro de sus giras de promoción. Tratando de ser lo más objetivo posible en lo que respecta a las preferencias del guitarrista, es probable que la balanza se incline un poco hacia Argentina, ya que es precisamente en estas tierras donde los norteamericanos han tenido las mayores muestras de gratitud (en 2007 editaron el DVD “That One Night: Live in Buenos Aires”, que fue grabado en el marco del Pepsi Music Rock Festival 2005). Puede resultar difícil identificar el punto exacto donde nace esta relación tan especial de Mustaine con Sudamérica, pero existen versiones que apuntan a que el frontman de Megadeth habría quedado impactado por la recepción de sus fanáticos en su primera visita en 1994, en el contexto del tour “Youthanasia”, presentándose el 29 de Noviembre en un repleto Estadio Chile (actual Víctor Jara), y posteriormente llenando dos veces el Estadio Obras Sanitarias en Buenos Aires.

No habría que esperar mucho para tener de vuelta a Mustaine y su banda, ya que en 1995 regresarían a Chile para ser parte de la segunda versión chilena del Festival Monsters Of Rock, que se llevo a cabo en el Teatro Monumental (ahora Caupolicán). Megadeth se presentó en la primera jornada (7 de Septiembre), compartiendo escenario con el legendario Alice Cooper, ambos ofreciendo shows de gran nivel, pero que no tuvieron mucha repercusión mediática al ser eclipsados por las presentaciones de Ozzy Osbourne y Faith No More, que derrocharon potencia y energía el segundo día. En 1998, Mustaine y compañía retornaron a tierras criollas como parte de su tour “Cryptic Writings”, donde nuevamente hicieron estallar un Estadio Chile que gozó con cada una de las 26 canciones que fueron interpretadas esa noche (23 de Septiembre). Este show tuvo la particularidad de que ya no estaba en la alineación el baterista Nick Menza, quien tuvo que abandonar sus actividades debido a la detección de un tumor en la rodilla (posteriormente se conocerían nuevos antecedentes respecto a que su desvinculación de la banda se debería al consumo de marihuana por parte de Menza).

Los fans de Megadeth tuvieron que esperar largos siete años para tener de vuelta a sus ídolos, y esto se dio en el marco del tour “Blackmail The Universe”, presentándose el 6 de Octubre de 2005 en el Court Central del Estadio Nacional ante más de 6.000 espectadores, que fueron testigos de un show memorable, donde el fervor del público obligó a Mustaine a incorporar dos canciones que no estaban contempladas en el setlist, completando una presentación de 27 temas y más de dos horas de duración.

“Bueno, el show en Chile fue fantástico. Salvo por las 500 personas que provocaron disturbios fuera del recinto, los 24 detenidos, la muralla que fue derribada y el auto destruido, todo salió suave como el culo de un bebé.” (Dave Mustaine, posterior al show en el Court Central)

El 31 de Mayo de 2008, la gira “Tour Of Duty” vuelve a traer de vuelta todo el metal de Megadeth, presentándose por primera vez en el escenario del Arena Santiago ante 15.000 incondicionales seguidores. Un show que en todo momento estuvo a la altura de las circunstancias, con un impecable sonido en vivo y donde sólo se puede criticar la ausencia de algunos grandes éxitos, tales como “Reckoning Day” y “Train Of Consecuences”. Este mismo recinto volvió a albergar a los norteamericanos el 30 de Abril de 2010, esta vez como parte del tour “Endgame”, en donde, además de presentar el álbum del mismo nombre (2009), también interpretaron íntegramente la placa “Rust In Peace” (1990) y que nuevamente tuvo una convocatoria que rápidamente agotó todos los tickets disponibles.

La última visita de Megadeth se produjo el 12 de Noviembre de 2011, para la segunda versión de Maquinaria Festival, en donde fueron los encargados de cerrar una primera jornada histórica, presentándose en el escenario Transistor ante cerca de 40.000 espectadores que soportaron estoicamente el frío y el polvo del Club Hípico de Santiago, para ver a uno de los máximos exponentes del metal a nivel mundial. En esta oportunidad la banda aprovechó para presentar su última producción “TH1RT3EN”, redondeando un show que, como siempre, contó con la aprobación de todos sus fanáticos.

Celebrando dos décadas del álbum “Countdown To Extinction”

Para muchos fanáticos de Megadeth, el álbum “Countdown To Extinction” (1992) es sin lugar a dudas el mejor disco de la banda, y quizás así lo evidencia el doble disco platino y la nominación a los premios Grammy de 1993 en la categoría de Mejor Interpretación de Metal. Haciendo valer el cercano lazo que existe entre Mustaine y nuestro país, es que la banda decidió celebrar los 20 años del lanzamiento de esta placa con un show íntimo en el Teatro Caupolicán, el próximo 7 de Septiembre, en donde interpretarán íntegramente cada pista del disco. Tal como era de esperar, los tickets se agotaron rápidamente. La banda aceptó fijar una segunda fecha para el 8 de Septiembre, cuyo setlist se basará en canciones de su segundo álbum de estudio “Peace Sells… But Who’s Buying?” (1986), el cual es considerado por los críticos especializados como una de las piezas fundamentales del thrash metal. Las ubicaciones de cancha para este segundo show se agotaron en menos de un mes y el éxito de ventas asegura que en ambas jornadas habrá un lleno total en el recinto de San Diego. Un marco acorde a la jerarquía de una de las bandas más queridas y respetadas por el público chileno.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. atheist

    23-Ago-2012 en 9:33 pm

    “posteriormente se conocerían nuevos antecedentes respecto a que su desvinculación de la banda se debería al consumo de marihuana por parte de Menza”…. yaaaaaa.
    A Menza lo echaron por que estaba adicto a la metaanfetamina (Crystal Meth)y de hecho eso le costo su carrera como musico profesional.
    Muy fanboy tu articulo.

  2. Juane

    23-Ago-2012 en 10:10 pm

    “Bueno, el show en Chile fue fantástico. Salvo por las 500 personas …”

    Dudo que haya sido tan específico Mustaine, al comentar ese show
    … jajaja xD

Responder

Columnas

Chester Bennington y la nostalgia prematura

Publicado

en

Creo que la primera vez que escuché a Linkin Park fue dentro de una tanda de videoclips en MTV, con su canción más famosa, el sencillo “One Step Closer”. Su sonido era algo que jamás antes había escuchado en mis cortos doce años de vida, y no tardé en descubrir que eran parte de la nueva camada de bandas pertenecientes al nü metal, o como le decíamos en el colegio, el “Aggro”, estilo que comenzaba a dar sus primeros –y agigantados– pasos en el mainstream, llegando a dominar en poco tiempo los rankings mundiales, marcando la nueva tendencia del rock pesado en la orbe, tal como en su momento lo hizo el grunge, el heavy metal o el glam rock. Junto a nombres como Korn, Limp Bizkit, System Of A Down o Slipknot, Linkin Park se tomó al mundo por asalto, convirtiéndose en la banda más popular del nü metal. Su música estaba por todas partes.

A pesar de que, entre mis compañeros de curso, todos en plena adolescencia, nos decantábamos por bandas “true”, que siempre eran las más “rudas”, pesadas y oscuras de la escena, tales como Mudvayne o Coal Chamber, nos era imposible marginarnos del coro colectivo cuando canciones como “Numb”, “Somewhere I Belong” o “In The End” eran reproducidas por algún parlante durante los recreos en el colegio. Y es que esa es la gran virtud de Linkin Park: con riffs pegajosos, sintetizadores repartiendo scratches por doquier, rapeos fáciles de memorizar y las efectivas líricas despachadas por el vozarrón de Chester Bennington, dan a luz una serie de cortes que se instalaron en nuestra memoria como verdaderos himnos de una generación. Por gusto, repetición o simple resignación, Linkin Park se convirtió en parte de la banda sonora de todos los que crecimos durante la primera década de este milenio, en parte de los recuerdos de quienes hoy despiden a uno de sus integrantes clave.

La sensación es extraña. Anoche, en el trayecto a casa, me puse a escuchar un mix de los californianos. Sin ser fanático de la banda, pude cantar cada una de las canciones que aparecieron en la lista, incluidas algunas de sus últimos discos e, inevitablemente, retrocedí en el tiempo a mis años de adolescente, dejándome envolver por la nostalgia y la tristeza. Es raro porque, comparándola con otra pérdida reciente, como la de Chris Cornell, donde el sufrimiento se dejó sentir con mayor pesadumbre en generaciones adultas, este dolor era propio y de mis pares también. Mientras el ex vocalista de Soundgarden había realizado una carrera prolífica y ya había alcanzado el estatus de leyenda, Chester Bennington todavía iba labrando su camino. Con esto en cuenta, me fue inevitable pensar: “¡No tengo ni 30 años, y ya estoy presenciando la muerte de uno de mis ídolos de juventud!”. Fácilmente me imaginaba viendo un concierto de Linkin Park en unos veinte años más, quizás acompañado de mis amigos de infancia, o incluso de un hijo o hija, tal como he podido observar que ocurre en conciertos de grupos legendarios como Metallica o Guns N´ Roses. Pero esto ya no será así, a menos que la banda decida seguir adelante, pero bien saben los fanáticos de Alice in Chains que eso nunca será lo mismo.

La muerte de Chester Bennington es un golpe para una generación que aún es muy joven para sentir nostalgia, pero que hoy llora de manera masiva a uno de sus ídolos. Insisto, la sensación es extraña y, en lo personal, el luto no es sólo por la pérdida física del malogrado cantante, sino que también por los recuerdos que fueron teñidos por su potente voz. Sean cuales sean las razones que tuviste para tomar la decisión que tomaste, descansa en paz, Chester Bennington.

Por Sebastián Zumelzu

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 4 horas

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: