Conéctate a nuestras redes

Columnas

La dicotomía vital de Opeth

Publicado

en

La visita de Opeth a Chile el próximo 17 de julio pondrá de manifiesto varios aspectos interesantes. De partida están los obvios, como su innegable vigencia y el arrastre que tienen por estas tierras. También que dicho concierto –de no mediar algún percance- exorbitará talento musical, al igual que las otras veces que han venido. No obstante, hay elementos no tan evidentes que salen a la luz a medida que tal día se acerca y que dicen relación con el significado de Opeth para sus oyentes, aspecto que ciertamente traspasa estas fronteras.

OPETH 01Si uno desea adentrarse siempre en la peligrosa maraña conceptual de la esencia de un artista (o de su arte), es preciso antes dejar establecido que se trata de aspectos subjetivos, que incluso no dependen de la razón, o de lo contrario sería ciencia. Hecha la aclaración, podemos señalar que, si hay un eje clave por el cual se construye la música de los suecos, esa es la dualidad. Mitad death metal, mitad melódicos, desde sus inicios no escondieron la seducción que les provocaba aquella mezcla entre lo más pesado y lo más limpio. Pero eso es sólo la parte visible de su teleología. En el fondo, Opeth es una banda orgánica, humana y que se arrastra por los vaivenes de la vitalidad, lo cual conlleva azares y vicisitudes que un público lleno de categorizaciones –como el metalero- a veces no entiende.

En efecto, en nuestras relaciones sociales, estamos obligados a etiquetar, a definir y a envasar personas, cosas y, cómo no, la música. “Él es padre”, “él es médico”, “ella es periodista”, “es bueno”, “es malo”, etcétera, olvidándonos que eso son sólo aspectos aislados de un humano. Todo aquello forma parte de un único modelo de interrelacionarnos con el mundo a través de juicios de diversos tipos. Incluso el hecho de intentar ir sin prejuicios, ya es en sí un juicio pre-constituido. Esas contradicciones también las reflejamos en el arte que nos llena, y particularmente en el que nos convoca acá: la música. Mikael Åkerfeldt, líder indiscutido, cerebro y gestor de Opeth, lo sabe, y deja que eso salga naturalmente. En ese orden de cosas, los suecos son una constante contradicción. No es posible que en un mundo cosificado y definido coexistan elementos tan disonantes entre sí como “Demon Of The Fall” del majestuoso “My Arms, Your Hearse” (1998), y “Goblin” de su último trabajo “Pale Communion” (2014). Sin embargo, lo hacen, y muy bien. Eso es tremendamente vital, pero también arriesgado si se considera que el público más extremo tiene bases más ortodoxas.

OPETH 02En lo anterior, hay un camino recorrido a lo largo de los años que comenzó con “Orchid” (1995), trayecto que se puede asimilar a las conversiones del espíritu nietzscheano: en sus inicios, la agrupación acarreaba la pesada carga de ser una banda death metal algo rara, con esas mezcolanzas eclécticas que, ejecutadas con brillantez absoluta, les otorgó el reconocimiento de la crítica, principalmente con “Still Life” (1999). Luego vino la época de la madurez compositiva y, con ello, liberarse del gravamen de ser los anómalos del estilo. Una etapa leonina, que buscó cosechar el éxito obtenido con “Ghost Reveries” (2005) sellando un acuerdo con Roadrunner Records, que les permitiría hacerse conocidos por un  mayor número de fans. Finalmente, decidieron asumir su vitalidad creadora más genuina a través de sus últimos dos álbumes, que ya no contienen metal, sino que un gran rock progresivo o como sea que le llame cada uno. Tal sucesión de eventos se parecen en mucho al trayecto de un ser humano y que denominamos vida. Opeth es eso, vida musical, vida por el arte, en el sentido más amplio de la palabra, y por eso también de un alcance que no lograremos comprender.

Pero por más que hoy la agrupación haya dejado de lado los elementos más agresivos, la dicotomía en su seno aún se vislumbra. Los vaivenes entre la elegancia y la melancolía son constantes (“Eternal Rain Will Come”), así como también la introducción de sonidos ambientales (“Haxprocess”) y el revival de los fructíferos años 70 (“The Lines In My Hand”), que buscan emparentar a Opeth con bandas que hace diez años hubiésemos imaginado como polos opuestos. En la actualidad, este conjunto tiene más conexión con Yes o Emerson, Lake & Palmer, que con Bloodbath. La confusión puede ser extrema, entonces, ¿cómo conocer a Opeth? O mejor dicho, ¿qué es Opeth? Quien se aventure con alguna respuesta, puede sonar pretencioso o simplista: puede ser una banda de death metal brutal, con temas como “Serenity Painted Death” o “Wreath”, como también un grupo que cultiva un progresivo elegante (“The Devil’s Orchard”). Todas las respuestas son erradas y correctas a la vez, OPETH 03pues dar una equivaldría a decir si un ser humano es bueno o malo en términos absolutos, lo cual es reduccionista y, por ende, errado. Todos somos capaces de ser acreedores de las mejores virtudes y al mismo tiempo los autores de los hechos más deleznables. El axioma es que la naturaleza no es definible, y Opeth, en el plano artístico, busca ser lo más natural posible. Prueba de ello es simplemente escuchar “Blackwater Park” (2001) –por lejos su trabajo más fino- y dejarse llevar por las luces y sombras que aportan los riffs evocadores de los fríos nórdicos, con sus melancolías y brutalidades aparejadas, ídem al proceso que se desenvuelve entre el nacimiento y la muerte.

Por eso, quizás lo más interesante de esta nueva visita de Opeth a nuestro país –más allá del show- será que, como pocas veces, tendremos la oportunidad de escuchar y presenciar a artistas que a través de sus canciones buscan traspasar la praxis del vivir, aunque eso sea imposible, una quimera. Y es que en estos tiempos de certezas, de orden sistematizado, en el que las contradicciones no van con la línea de producción alienante de lo que llamamos “vida ejemplar”, el recital de Opeth será una experiencia de primera fuente, para mirarnos a nosotros mismos en el espejo fantástico que canciones como “Harvest” o “Forest Of October” recrearán fictamente. Ese día, entonces, mientras la banda toque, será un imperativo hacer nuestra la frase de Flaubert: “ama al arte, porque entre todas las mentiras, es la más verdadera.”

Por Pablo Cañón

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

Responder

Columnas

Héroes no sólo por un día

Publicado

en

Héroes no sólo por un día

Pese a que su origen y concepto es otro, la canción “Heroes” de David Bowie dice que podemos ser héroes sólo por un día, pero también que lo podríamos ser por los siglos de los siglos. El domingo 19 de diciembre en Chile no sólo se decide quién será el próximo presidente, sino que están en juego los derechos y la dignidad de una gran parte de nuestra sociedad con la amenaza que representa uno de los candidatos.

El resultado de la elección es tan incierto, que, tal como lo indicábamos hace unas semanas en nuestra columna “Contra La Amenaza Fascista”, el riesgo de perder derechos fundamentales está a la vuelta de la esquina, además del inminente apagón cultural y un sistema de control totalitario al no darle cabida a la pluralidad, en caso de que la opción de ultraderecha resulte electa. Y, habitualmente, los seres humanos no somos conscientes de este tipo de peligros hasta que ya estamos lamentando las consecuencias.

Este texto no es un llamado a quienes van por la opción 2 para que reevalúen su voto porque sería extremadamente inútil. No hay argumento que se pueda esgrimir, por mucho fundamento que contenga, para hacerlos entrar en razón. Esto va dirigido a un grupo específico no menor que puede guiar la historia de esta decisión: las personas jóvenes que no creen en la política y que tienen derecho a sufragio.

Quienes alcanzamos la edad para tener derecho a voto a fines de los 90, recordamos vívidamente aquella etapa de floreciente juventud, donde afirmábamos que daba lo mismo participar en elecciones porque todo iba a seguir igual y que dichos procesos en realidad no servían para nada. Pese a que estábamos equivocados, de alguna manera el quehacer de la política y su nulo impacto –con el objetivo de mantener el statu quo– nos daba en parte la razón, sin embargo, con el tiempo nos fuimos dando cuenta de que todo es política, y cada dirección que nuestras vidas toman está supeditada a las decisiones de quienes nos gobiernan y le dan forma al tipo de sociedad en el que tenemos que desempeñarnos.

En base a lo anterior, en esta semana crucial hacemos un llamado a aquellos que no han participado de estos procesos, a los desencantados con justa razón, a quienes piensan que no marcan diferencia por ser sólo uno entre tantos, a que voten en esta segunda vuelta por la opción 1, Gabriel Boric. El poder que ustedes tienen juntos es el que realmente puede decidir las vías de cambio que la sociedad chilena necesita; si no quieren mantener el statu quo, no sean el statu quo.

Si gana la ultraderecha, ¿para qué fue toda la demostración de hastío que se expresó hace más de dos años? ¿Creen realmente que el candidato republicano se preocupará de sus vidas y velará por generar los cambios que necesita para mejorarla? A esta última interrogante la respuesta es un rotundo no. En el programa de Gabriel Boric hay una real intención de mejorar la vida del ciudadano común, y si no se cree en lo que está escrito en papel, al menos está la seguridad de que tiene el corazón en el lado correcto y una evidente empatía. Quizás van a sentir que en realidad no hicieron mucho yendo a votar, pero les aseguro que las personas que ustedes serán en el futuro mirarán hacia atrás y se sentirán orgullosas de que fueron héroes por los siglos de los siglos y no sólo por un día.

Diseño portada por Rodolfo Jofré

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 2 días

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 2 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 2 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 3 semanas

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 mes

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 1 mes

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 2 meses

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas