Conéctate a nuestras redes

Columnas

Dos Rockstars vs. La Parca

Publicado

en

Se podrían llenar varias páginas hablando de todos los rockstars que han perdido su vida y los acontecimientos que han rodeado sus muertes, ya sea por sobredosis, causas naturales, suicidios o simplemente hechos inexplicables, pero pocas veces nos detenemos a hablar de los sobrevivientes, aquellas personas que lograron doblarle la mano al destino y librarse de los brazos de la muerte. En las próximas líneas se presentan dos casos emblemáticos de artistas que caminaron por el borde de la cornisa y que lograron volver de un viaje que, para la mayoría de los rockeros, es sin retorno.

Alice Cooper

Vincent Damon Furnier, más conocido como Alice Cooper, carga con los créditos de ser uno de los pioneros en asociar el rock y los elementos teatrales en sus presentaciones en vivo, en un concepto conocido como “Shock Rock”. Un artista que en base a una sólida trayectoria de más de 40 años, ha sabido ganarse el respeto y admiración de sus pares, sirviendo de inspiración para grandes artistas, tales como Kiss, Ozzy Osbourne, Marilyn Manson, entre muchos otros.

Lo que muy pocas personas conocen es que a muy temprana edad, Alice Cooper tuvo un acercamiento con la muerte, a raíz de lo cual presenta una deformidad en la columna y una enorme cicatriz en el abdomen, quizás un precio más que necesario para contar con una de las mentes más brillantes que nos ha entregado el rock. A los 13 años, a pocos meses de haberse mudado a Phoenix junto a su familia, comenzó a presentar vómitos e insoportables dolores de estómago, los cuales mantuvo en secreto por temor a que sus padres lo llevasen al hospital y tuvieran que inyectarlo. Dos días después de este episodio, el cuadro ya había empeorado, y los vómitos se hacían mucho más recurrentes, obligando al pequeño Vincent a encerrarse en el baño y ocultar sus arcadas dejando correr el agua del lavamanos.

Los dolores se hacían cada vez más agudos y un día sucumbió desmayándose en su habitación, quedando inconsciente en medio de un charco de vómito. Su madre lo llevó de urgencia al hospital, en donde el primer diagnóstico de los doctores apuntaba a un posible brote de fiebre tifoidea que habría adquirido al acercarse al cadáver de una vaca muerta. Al cabo de dos días, y ante el incremento de sus glóbulos blancos, los especialistas decidieron abrir su abdomen para identificar el problema. La sorpresa fue mayúscula cuando se dieron cuenta que sus intestinos presentaban una peritonitis aguda, lo que hacía que literalmente se estuviera pudriendo por dentro. Su apéndice había estallado una semana antes y el grado de infección hacía imposible tratarlo, así que los doctores optaron por colocar un drenaje y bombearle morfina para que sus últimos días de vida no fuesen tan dolorosos. Durante las semanas siguientes se mantuvo en un sueño profundo, con constantes alucinaciones, llegando a pesar menos de 35 kilos.

“¡Terminé pareciendo el maldito jorobado de Notre Dame! No puedo ofrecer ninguna explicación de porqué logré sobrevivir, salvo que aquello fue un milagro”. (Me, Alice: The Autobiography Of Alice Cooper)

Inexplicablemente, su cuerpo comenzó a mejorar, teniendo una larga recuperación que lo tuvo en cama durante 18 meses, lo que le provocó una severa deformidad en la columna vertebral que, desde entonces, lo obliga a estar encorvado.

Ozzy Osbourne

Si existe algún rockero del cual se ha llegado a creer que tiene un pacto con la muerte, ese es el legendario Ozzy Osbourne, frontman de Black Sabbath y solista con una exitosa trayectoria, que no en vano se ha ganado el apodo de “Príncipe de las Tinieblas”.

Son tantos los mitos que se han forjado en torno a la figura de Osbourne, que incluso un grupo de científicos, liderados por Nathan Pearson, director de investigación en Knome (empresa líder en estudio de la secuencia genética), se propusieron estudiar el genoma del rockero, para identificar las razones por las cuales el cantante sigue vivo a pesar de sus evidentes tendencias autodestructivas. Cuando se le planteó esta posibilidad a Ozzy, respondió: “¿Por qué no? Dadas las piscinas de alcohol que me he bebido a lo largo de los años –por no mencionar la cocaína, morfina, píldoras para dormir, jarabes para la tos, LSD, Rohypnol, etc.- no existe ninguna razón médica plausible por la que yo debiera estar vivo. Quizás mi ADN lo pueda explicar.

Los resultados de este estudio revelaron sorprendentes descubrimientos, ya que al parecer el ADN de Ozzy presentaría una gran combinación de variables genéticas nunca vistas por la ciencia. Según los datos entregados por Nathan Pearson, algunas de esas variantes en su genoma tienen que ver en el cómo su cerebro procesa la dopamina, haciéndolo 2,6 veces más propenso a experimentar alucinaciones con la marihuana y a la adicción a la cocaína. Además, se encontraron pequeños segmentos en el cromosoma 10 de Ozzy, que lo ligan como un antepasado del Neanderthal.

“Siempre he dicho que en el fin del mundo habrá cucarachas, Ozzy y Keith Richards”. (Sharon Osbourne – Esposa de Ozzy)

Uno de los encuentros más cercanos que ha tenido Ozzy con la muerte, se produjo el 08 de diciembre de 2003, cuando tuvo un terrible accidente mientras conducía una motocicleta en su casa de Chalfont St. Peter, al noreste de Londres. Según lo indicado por su esposa, el corazón del cantante estuvo detenido durante dos minutos, y sólo la rápida reacción y maniobras de reanimación de su guardaespaldas, Sam Ruston, hicieron que esto no se transformara en una desgracia mayor.

El rockstar se fracturó seis costillas, una vértebra del cuello y la clavícula, la que tuvo que ser operada de emergencia ya que estaba presionando una arteria que impedía el flujo de sangre hacía su brazo. Tras una semana en coma, el vocalista se recuperó satisfactoriamente, lo que los doctores indicaron como milagroso, ya que perfectamente podría haber muerto a raíz de sus lesiones.

“Nunca volveré a acercarme a una de esas malditas motos. Tengo suerte de estar aquí hoy, y no paralítico”. (Ozzy Osbourne)

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Columnas

Rompan Todo: La Historia del Rock en América Latina

Publicado

en

Rompan Todo

Abarcar un territorio desde las manifestaciones artísticas es un desafío gigante. De las dificultades de ese proceso no se ha librado “Rompan Todoː La Historia del Rock en América Latina”, un ambicioso proyecto impulsado por Nicolás Entel, Picky Talarico, Iván Entel y el músico y productor Gustavo Santaolalla, que en seis episodios (totalizando casi cinco horas de contenido) va entregando cronológicamente énfasis sobre momentos claves para el rock en este continente.

La crítica ha sido dispar, con algunos alabando el esfuerzo o agradeciendo las emociones que gatilla esta sucesión de escenas, y otros apuntando a lo que falta y, más aún, a quiénes faltan y de dónde son. Una persecución que pone la lupa en personajes y países ausentes, en una dinámica que, en el juego de inclusión y exclusión que implica necesariamente el acto de editar un producto audiovisual, resulta invariablemente fútil. Una obra de este carácter debe ser mirada con la perspectiva que se intenta entregar, que es mostrar la evolución histórica del rock en Latinoamérica, y ahí hay un concepto clave: evolución. Pero en “Rompan Todo” hay una disparidad importante respecto al avance mostrado, ya sea en los conceptos o en el espíritu que los más de cien entrevistados entregan en sus declaraciones.

La miniserie documental es como una mesa coja que jamás logra un equilibrio en lo que ella misma quiere mostrar, situación generada por los dos hemisferios que pujan por ser el centro de la atención. Por un lado, está el mercado más grande en términos numéricos, el mexicano, donde el éxito es cuantioso cuando existe, y por otro está el argentino, que no es tan vasto en ventas o población, pero que con el correr de los capítulos tiene otro tipo de éxito, uno más importante. En México los sucesos siempre van en una lógica que se va repitiendo: se habla de políticos corruptos, de cómo los músicos tratan de preservar una identidad mexicana, y cómo alguien encontró algo nuevo para ser éxito con las masas. Desde esa triada, este polo no evoluciona. Las consignas se repiten, cansinamente, y la complacencia con este mercado tan enorme es tal, que este es el único territorio donde la mayoría de los entrevistados tiene impacto local y no continental. Café Tacvba, Molotov o Maná escapan a ello, pero el resto del tiempo –que no es poco– la cantidad de referentes parece tan ajeno al hemisferio sur, que distrae.

En este lado del continente la reflexión es mayor, y también lo son las terribles circunstancias de dictaduras y asesinato de artistas. Es cierto que Argentina ocupa la mayor parte del tiempo, pero su gravitación en el escenario internacional es justificada en el relato, incluso con la presentación de figuras claves que emigraron desde el país trasandino para innovar en el resto de Latinoamérica. Ahí existe un énfasis de evolución entre la colaboración y la intención de influir en el crecimiento musical de bandas de muchos países. Además, la carga de figuras que cruzan las décadas, como Charly García o Gustavo Cerati, es importante y se va ahondando en el camino. No es una consigna al aire con alguien diciendo que es talentoso: eso se ve y se siente en el relato audiovisual.

En medio, casi como transiciones, están los casos de otros países, con figuras como Los Prisioneros, La Vela Puerca, Los Saicos o Aterciopelados, pero son minutos frente a las horas dedicadas a México y Argentina, donde la disposición ágil de escenas permite entender el frenesí del choque entre las ganas de hacer música y decir algo, y las dificultades que ponen las situaciones particulares en cada uno de los países. Por ello es tan impactante la gravitación por lugares comunes que sobresalen desde el lado mexicano del montaje, en contraposición a la épica más profunda que emana desde Buenos Aires. Es cosa de ver la comparación más fallida: Maná y Soda Stereo. A Maná incluso se le transforma en chiste, pero se justifica con el éxito; en cambio en Soda Stereo es la calidad lo que se pone como factor fundamental. El cuidado entre unos y otros es diferente, incluso cuando el objetivo de plantear figuras masivas de cada país parece ser el mismo.

Un problema grave es la inequidad de género, que apenas es tocada por Andrea Echeverri en frases sentidas donde habla de las dificultades de ser la única mujer por mucho tiempo en el rock colombiano, mientras Héctor Buitrago se ríe, como bajándole el perfil. Las mujeres en el relato pueden ser contadas con los dedos de las manos, y su lugar es terciario. Sólo un montaje cerca del final, donde se muestran muchas más figuras, da a entender que podría existir una nueva temporada o serie sobre ellas. Eso sería muy bueno, pero al menos en estos seis episodios esa es la verdadera deuda pendiente, más que países o nombres en particular.

Un detalle final viene de los dos entes más reflexivos de la serie completa. David Byrne es (casi) el único hablante anglosajón del documental y, sin embargo, sus declaraciones son más elocuentes y las que mejor resumen el panorama general del continente completo. Son los únicos espacios de unión real, junto con Soda Stereo y Gustavo Santaolalla, productor ejecutivo y piedra angular de múltiples escenas y discos fundamentales (y el más mencionado en la serie), desde Molotov hasta León Gieco, pasando por Jorge González, Julieta Venegas o La Vela Puerca. La presencia de Santaolalla es clave, pero el montaje descuida el equilibrio, generando un ruido innecesario que enloda al otro personaje que es capaz de trazar las líneas transversales de una historia que, fuera de esos dichos, se queda en polos separados, con evoluciones dispares. No hay que desconocer el trabajo arduo tras una miniserie como “Rompan Todo”, pero también vale la pena tener perspectiva respecto a cómo se aprovechan estos, los exiguos espacios que tiene la música en la plataforma que sea.


Título Original: Rompan Todoː La Historia del Rock en América Latina

Director: Picky Talarico

Duración: 295 minutos

Año: 2020

Plataforma: Netflix


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Cavalcade Cavalcade
DiscosHace 6 días

Black Midi – “Cavalcade”

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de...

Dry Cleaning Dry Cleaning
DiscosHace 6 días

Dry Cleaning – “New Long Leg”

Usualmente, al ver lo mal que lo pasa la mayoría de los habitantes del mundo, es difícil buscar una referencia...

Daddy’s Home Daddy’s Home
DiscosHace 2 semanas

St. Vincent – “Daddy’s Home”

Desde su debut en 2007 con “Marry Me”, St. Vincent ha adoptado una multiplicidad de personas para contar sus historias,...

Hella Love Hella Love
DiscosHace 3 semanas

Marinero – “Hella Love”

Marinero es el seudónimo de Jess Sylvester, músico de ascendencia mexicana que para este álbum abandona la bahía de San...

Seek Shelter Seek Shelter
DiscosHace 3 semanas

Iceage – “Seek Shelter”

Cuando lanzaron “New Brigade” y “You’re Nothing” en 2011 y 2013, respectivamente, los daneses de Iceage estaban en la cima...

G_d’s Pee AT STATE’S END G_d’s Pee AT STATE’S END
DiscosHace 4 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “G_d’s Pee AT STATE’S END!”

Durante 2019, previo a que el mundo entrara en su letargo y una pandemia no fuese más que un argumento...

Fortitude Fortitude
DiscosHace 1 mes

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 1 mes

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

ULTRAPOP ULTRAPOP
DiscosHace 1 mes

The Armed – “ULTRAPOP”

El adjetivo que mejor podría aplicársele a The Armed es “impenetrable”, y aún así puede ser motivo de discusión porque,...

The Battle At Garden’s Gate The Battle At Garden’s Gate
DiscosHace 2 meses

Greta Van Fleet – “The Battle At Garden’s Gate”

Todo lo que rodeó la elaboración, grabación y lanzamiento del segundo disco de Greta Van Fleet, es digno de atesorarse...

Publicidad
Publicidad

Más vistas