Contáctanos

Columnas

Santiago Gets Louder: Deftones y la manipulación de la vorágine

Publicado

en

No importa dónde, mientras esté lejos. Ese es el lugar que le acomoda a Deftones: distante de las tendencias que imperan en la actualidad o de las que hizo durante los primeros días de su carrera; apartados de  sus contemporáneos en muchos aspectos, sobre todo de las convicciones en la relación con la industria o con la integridad del inherente concepto artístico. De esa manera se embarcaron en una travesía que los convirtió en familia, recorriendo juntos, pero en solitario, un camino sin huellas ni rastros de la presencia de algún explorador anterior. Viaje en el que, además, se quedaron sin la compañía de un hermano que encarnaba el alma misma de la banda, cuyo destino era trascender tempranamente, pero en otro plano, no el físico, para luego alojar algo de esa esencia en cada uno de estos amigos que optaron por continuar, siguiendo con vida en la música a través de ellos, quienes no pierden ocasión para recordar cuánto aman aún a su compañero.

DEFTONES 02Coherentes y responsables con ese sentimiento que los une, el deceso de Chi Cheng fue (y quizá será) la única oportunidad en la que se han decidido por el reemplazo de un miembro, a pesar de los “días oscuros”, período que comprende desde el álbum homónimo de 2003, hasta el “Saturday Night Wrist” de 2006,  cuando hubo problemas que amenazaron de forma seria la continuidad del conjunto, tal como Moreno y Cunningham lo indicaron en una entrevista hace un par de años.

Esa es tal vez la cualidad principal del arte de los californianos: el temperamento de sus canciones. Estas siguen un curso que es muy humano, muy orgánico. Primero está la emoción antes que el estilo o herramienta a utilizar, por lo tanto cada registro es una historia aparte, un reflejo demasiado honesto y visceral de las personas que son en ese momento y de lo que las constituye como tal, transformando ese rasgo en una de las claves de la relación incondicional que el grupo tiene con sus fanáticos. La obra, la discografía, es un ser en sí mismo, que en un comienzo era un adolescente en el que crecía la disconformidad con el mundo y con su propia persona, que gritaba a todo pulmón lo aburrido que estaba, pero que a la vez era capaz de construir mensajes lúgubres a través de una estructura delicada de matices sutiles.

DEFTONES 03El método que Deftones usó para configurar su propuesta manipulando la vorágine, esa que todos vivimos, es lo que se convirtió en el rasgo diferenciador que los posicionó en un lugar de privilegio al que no llegaron sus pares de la época. Así, lo que ocurre entre Deftones y sus seguidores es mucho más que sólo el nexo lógico entre un artista y su público; acá hablamos de algo que va más allá, como la amistad o el amor.

Es posible aseverar que la mayoría del público interesado en ellos era bastante joven cuando los conoció, en tiempos en que la cadena MTV hacía honor a su nombre y el alcance del rock y el metal a niveles masivos estaba condicionado por lo que antes se hizo en otras corrientes. Muy populares en aquel entonces –tanto como el grunge, por ejemplo-, de alguna manera facilitó la entrada de la banda a la difusión y correspondiente expansión de su alcance, debido a que comparte algunas cosas con dicha generación, aunque poseían una actitud en el escenario mucho más cercana a la vibra del hardcore, como lo que hacía una de sus influencias más citadas: Bad Brains. En ese punto es donde aparece la importancia de Carpenter, responsable del sello final y del “peso” metalero que exudan en muchas partes de su obra, porque gracias a ese aporte se consigue el equilibrio, con la voz etérea de Chino Moreno y la ejecución precisa pero por sobre todo potente del resto, conexión que se traduce en un fenómeno particular que atraviesa espectros muy variados entre sí, abarcando desde ortodoxos de los sonidos más duros hasta la esquiva audiencia femenina para este tipo de música.

DEFTONES 01Hoy gozan de una reputación muy merecida, que siempre los ubica en la cabeza de cuanto festival los invita a presentarse, como esta primera versión de Santiago Gets Louder, que los trae por quinta vez a Chile (con cinco presentaciones anteriores), además de recibir la venia de la crítica con su trabajo de estudio más reciente “Koi No Yokan” (2012), al igual que su antecesor, “Diamond Eyes” de 2010. Atrás quedaron los momentos en que Moreno casi no cantaba y apenas llegaba a las notas altas que antes alcanzaba con facilidad, mientras se movía con fuerza y frenesí por el escenario; las diferencias y el distanciamiento entre ellos es ahora sólo parte de la historia, como una anécdota  más, y da la sensación de que todo lo ocurrido con el irreemplazable Cheng fue el gatillante de la consagración definitiva y de la extirpación de las dudas y conflictos que los rodeaban hasta ese entonces. De ahí en adelante, cada actuación, cada disco, cada canción tiene un componente extra, una emotividad renovada en comparación al pasado, que les entrega un nuevo aire para continuar una carrera sin recesos, que los ha tenido activos y principalmente relevantes durante más de 25 años.

Por Hans Oyarzún

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. g2-1969ad9cafa5bbc9a5f5d88072690a32

    15-Jul-2015 en 2:38 pm

    buena nota oiga….siempre recuerdo el 2001, con el “White Pony” fresquito….y de ahí 3 conciertos más…No importa dónde, mientras esté lejos.

  2. Rodrigo Alvarado (@ShinsHunaKu)

    15-Jul-2015 en 6:41 pm

    The best band in the world!!!!

  3. Jean Laude Padilla (@jeanlaude)

    15-Jul-2015 en 7:04 pm

    Muy buen texto. Pero tengo que hacer una pequeña correción: Deftones ha venido a Chile 4 veces y contando la próxima venida al Stgo Gets Louder serian 5. Eso si, en total, las presentaciones en el país son 6 si se cuenta el side show que hicieron en Espacio Broadway para la vez que tocaron en Maquinaria.

    Saludos!

  4. Sebastian

    16-Jul-2015 en 1:16 am

    Excelente, muchas gracias.

  5. Dave

    16-Jul-2015 en 2:21 am

    Mejor reseña! nunca antes! Deftones te veo en Chile!

  6. Carla Bagú

    18-Jul-2015 en 9:23 pm

    Excelente 🙂

Responder

Columnas

Chester Bennington y la nostalgia prematura

Publicado

en

Creo que la primera vez que escuché a Linkin Park fue dentro de una tanda de videoclips en MTV, con su canción más famosa, el sencillo “One Step Closer”. Su sonido era algo que jamás antes había escuchado en mis cortos doce años de vida, y no tardé en descubrir que eran parte de la nueva camada de bandas pertenecientes al nü metal, o como le decíamos en el colegio, el “Aggro”, estilo que comenzaba a dar sus primeros –y agigantados– pasos en el mainstream, llegando a dominar en poco tiempo los rankings mundiales, marcando la nueva tendencia del rock pesado en la orbe, tal como en su momento lo hizo el grunge, el heavy metal o el glam rock. Junto a nombres como Korn, Limp Bizkit, System Of A Down o Slipknot, Linkin Park se tomó al mundo por asalto, convirtiéndose en la banda más popular del nü metal. Su música estaba por todas partes.

A pesar de que, entre mis compañeros de curso, todos en plena adolescencia, nos decantábamos por bandas “true”, que siempre eran las más “rudas”, pesadas y oscuras de la escena, tales como Mudvayne o Coal Chamber, nos era imposible marginarnos del coro colectivo cuando canciones como “Numb”, “Somewhere I Belong” o “In The End” eran reproducidas por algún parlante durante los recreos en el colegio. Y es que esa es la gran virtud de Linkin Park: con riffs pegajosos, sintetizadores repartiendo scratches por doquier, rapeos fáciles de memorizar y las efectivas líricas despachadas por el vozarrón de Chester Bennington, dan a luz una serie de cortes que se instalaron en nuestra memoria como verdaderos himnos de una generación. Por gusto, repetición o simple resignación, Linkin Park se convirtió en parte de la banda sonora de todos los que crecimos durante la primera década de este milenio, en parte de los recuerdos de quienes hoy despiden a uno de sus integrantes clave.

La sensación es extraña. Anoche, en el trayecto a casa, me puse a escuchar un mix de los californianos. Sin ser fanático de la banda, pude cantar cada una de las canciones que aparecieron en la lista, incluidas algunas de sus últimos discos e, inevitablemente, retrocedí en el tiempo a mis años de adolescente, dejándome envolver por la nostalgia y la tristeza. Es raro porque, comparándola con otra pérdida reciente, como la de Chris Cornell, donde el sufrimiento se dejó sentir con mayor pesadumbre en generaciones adultas, este dolor era propio y de mis pares también. Mientras el ex vocalista de Soundgarden había realizado una carrera prolífica y ya había alcanzado el estatus de leyenda, Chester Bennington todavía iba labrando su camino. Con esto en cuenta, me fue inevitable pensar: “¡No tengo ni 30 años, y ya estoy presenciando la muerte de uno de mis ídolos de juventud!”. Fácilmente me imaginaba viendo un concierto de Linkin Park en unos veinte años más, quizás acompañado de mis amigos de infancia, o incluso de un hijo o hija, tal como he podido observar que ocurre en conciertos de grupos legendarios como Metallica o Guns N´ Roses. Pero esto ya no será así, a menos que la banda decida seguir adelante, pero bien saben los fanáticos de Alice in Chains que eso nunca será lo mismo.

La muerte de Chester Bennington es un golpe para una generación que aún es muy joven para sentir nostalgia, pero que hoy llora de manera masiva a uno de sus ídolos. Insisto, la sensación es extraña y, en lo personal, el luto no es sólo por la pérdida física del malogrado cantante, sino que también por los recuerdos que fueron teñidos por su potente voz. Sean cuales sean las razones que tuviste para tomar la decisión que tomaste, descansa en paz, Chester Bennington.

Por Sebastián Zumelzu

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 17 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: