Contáctanos

Entrevistas

Colin Edwin: “Nunca hemos recibido una oferta para tocar con Porcupine Tree en Chile”

Publicado

en

Más conocido por su trabajo como bajista en Porcupine Tree, el australiano Colin Edwin llega a nuestro país el próximo 20 de junio para presentarse junto a su reciente proyecto O.R.k., el cual conforma junto a Pat Mastelotto, baterista de King Crimson, y los italianos Lorenzo Esposito y Carmelo Pipitone, con quienes presentará el primer disco de la agrupación, junto al dúo TU, en una intensa velada doble en el Teatro Nescafé de la Artes. El bajista conversó con nosotros y nos contó de qué trata el proyecto que viene a presentarnos, detalles de su trabajo como músico y sobre el futuro de Porcupine Tree.

Hola, Colin. Mi primera pregunta va en cuanto a la pronunciación del nombre de la banda. ¿Se lee en inglés, italiano, o de alguna otra forma?

Bueno, en realidad lo puedes decir de la forma que quieras. Para ser honesto, fue sólo un nombre que se nos ocurrió, sin un significado en específico. Dos de los otros integrantes de la banda son italianos y la palabra “orca” en italiano, significa “ballena asesina”. Para ellos, ese animal simbolizaba el sentimiento que transmitía la música del grupo, lo que me hace sentido, ya que en la superficie la música es hermosa, pero por debajo te puedes encontrar con algo impredecible, incluso peligroso.

A mí también me hace sentido, y me gustaría saber cómo fue que dieron con este proyecto.

Bueno, vengo trabajando desde hace unos años con el vocalista, Lorenzo Esposito, con quien teníamos otra banda llamada Obake. Un día le propuse que podríamos trabajar en algo juntos. A él le gustó la idea y tiempo después me mandó material de un amigo suyo, Carmelo Pipitone, guitarrista italiano que no conocía, pero que al escucharlo me pareció muy interesante. Me envió una maqueta del tema “Pyre”, y me pareció muy original. Era rock, pero en su estilo particular. Me cautivó de inmediato y comenzamos a trabajar en otras canciones. Luego Pat Mastelotto se sumó al proyecto y así fue cómo comenzamos a grabar el primer disco de forma remota, cada uno en sus estudios y países, usando internet como canal de comunicación. Y así lo hicimos, fue todo muy rápido.

Me imagino que fue complicado sacar un disco adelante con todos los miembros del grupo esparcidos en diferentes partes del mundo. Y también es impresionante escuchar el disco y sentir que la música esta tan unificada, que pareciera que todos estuvieron grabando en el mismo lugar.

Sí, muchos piensan que porque grabas en diferentes lugares se transforma en un proceso frío. Pero a mi realmente no me importa, porque cuando grabo mis bajos soy básicamente yo, a solas, tocando mis partes sobre algo que ya está grabado o componiendo algo para compartir con el resto, y da lo mismo si toda la banda está presente o no. A nosotros nos funcionó bien porque todos poseemos una sensibilidad que nos permitió contribuir siempre con nuevas ideas sobre lo que estábamos haciendo. Nos involucramos al cien por ciento con el proyecto y salió todo a la perfección.

¿Y cómo fue cuando se reunieron por primera vez a tocar estas en vivo?

Debo serte honesto: la mejor frase para definirlo es “un viaje hacia lo desconocido”. Con la mayoría de los chicos no había tocado nunca y apenas los conocía en persona. A Pat lo conocía, peor nunca habíamos tocado juntos. Con Lorenzo había tocado en Obake, pero ahora estábamos en algo completamente distinto. A Carmelo lo conocí en Italia durante un ensayo junto a Obake, pero sólo compartimos un trago. Lo bueno de los deadlines es que el tiempo te obliga a hacer que las cosas funcionen lo más rápido posible. Agendamos esta gira, acordamos unos días de ensayo y tuvimos que sacarlo adelante. La presión fue algo positivo y siempre tuve la certeza de que íbamos a lograrlo, sólo que no sabía cómo. Pero nos juntamos, tocamos, ensuciamos algunas cosas, cambiamos otros arreglos y lo hicimos, tan rápido como hicimos el álbum. La energía siempre fue buena y la recepción que tuvimos fue mucho mejor.

Eso quería saber, porque acá en Chile el principal gancho para el show es que los integrantes de O.R.k. pertenecen a otras agrupaciones más populares, como King Crimson o Porcupine Tree. ¿Cómo ha sido la respuesta de los fanáticos para O.R.k.?

Ha sido muy buena, y es raro porque en un principio pensamos en hacerlo sólo como un experimento. Hicimos una campaña de crowdfunding, donde la gente prácticamente financió la realización del disco. Con tan sólo un video de demostración de lo que estábamos haciendo, la gente confió en nosotros y nos dio el apoyo para hacer nuestro trabajo. Para mí, que soy una persona que ha estado involucrada en muchos proyectos, el interés que recibió O.R.k. por parte del público me sorprendió por lo grande que fue. Claro, el hecho de que yo pertenezca a una banda como Porcupine Tree y Pat a King Crimson ayuda bastante, pero desde mi punto de vista los otros dos músicos que conforman la banda son tan importantes como nosotros en cuanto a lo que significa el proyecto. No se trata de lo que hemos hecho en el pasado, sino de lo que los cuatro hemos podido crear juntos.

Y sobre lo que comenzaron como un experimento, ¿pretenden seguir adelante con este grupo o fue sólo algo de un disco?

Ya estamos trabajando en un segundo álbum, que esperamos tener listo a inicios del próximo año y presentarlo en algunos shows durante la primavera, pero debemos coordinarlo todo. No es algo que no podamos hacer si se planea bien.

¿El show que presentaran en Chile estará enfocado íntegramente en el material de O.R.k., o podremos escuchar también algo de Porcupine Tree o King Crimson?

Estará enfocado netamente en O.R.k., que en vivo expande su música con jammings, improvisaciones y arreglos nuevos. Finalmente, el álbum es sólo la receta para hacer otras cosas. Será muy accesible para el público en general, no es un jazz ni nada muy complicado, pero mucho nace de estar ahí tocando en el momento. Para mí se siente como una fiesta; afloran vibras muy positivas cuando estamos tocando.

Hace unas semanas, tuvimos a Marillion en el país tocando tres espectaculares shows. En una de las entrevistas que dio Steve Hogarth, vocalista del grupo, dijo que el término “prog music” es sólo una etiqueta para calificar lo que es la música progresiva, pero no necesariamente define a la música en sí. ¿Qué opinión tienes tú al respecto?

A la gente le encanta crear etiquetas para la música, pero al final del día la música es una expresión de algo que piensas y quieres compartir con los demás. Limitarme a lo que debería ser un estilo sería como ponerme a mí mismo en una caja. A mí me asocian con la música progresiva, y está bien, pero no significa nada para mí. Hay algunas cosas que tienen una etiqueta y no me gustan, y otras que tienen la misma etiqueta, pero sí me gustan. Al final es algo confuso, y prefiero dejárselo a los periodistas y a los coleccionistas. Si vas con una mente abierta, puedes disfrutar de cosas que jamás pensaste que podrías disfrutar. Cuando te conectas con una música, disfrutas del momento y cualquier problema que afecte tu vida no importa. Eso es lo que busco.

Sé que tienes tu sello discográfico y que, aparte de producir bandas, también has realizado una carrera solista. ¿Podrías contarnos un poco de tu proceso de creación y tu papel como productor?

He estado involucrado en muchos proyectos, con mucha gente y todo se trata de interactuar con quien sea que me toque hacerlo. Lo último que lancé fue un proyecto llamado  Endless Tapes, donde me uní a un baterista italiano y es el sonido de ambos explorando nuestros intereses comunes, y todo se reduce a eso, a interactuar con el otro. Hay oportunidades en las que soy yo con mi bajo, en una especie de ejercicio creativo, donde puedo tomar todas las decisiones sobre el material que refuerza mi juicio, pero no hago shows a solas. Todo lo que hago con otros músicos estoy dispuesto a llevarlo a un concierto en vivo, pero en cuanto a mi carrera como solista, soy sólo yo con mi bajo en mi estudio.

En Chile existe una gran cantidad de fanáticos de Porcupine Tree. Steven Wilson ha realizado numerosos shows acá y siempre ha tenido una gran recepción de la gente. Es por eso que muchos se han preguntado si es que, en algún futuro cercano, sería posible tener a la banda realizando un recital en escenarios nacionales. ¿Existe una oportunidad de ver a Porcupone Tree en vivo en Chile?

De seguro no será en un futuro próximo, ya que no tenemos previsto realizar nuevas giras ni álbumes de Porcupine Tree por el momento. No quiero descartar que lo hagamos más adelante, pero no ha existido ninguna conversación sobre hacer algo juntos.

¿Siguen en completo receso, entonces?

Sí, no hemos trabajado juntos desde el año 2010. Sé que sigue existiendo un gran interés por la banda. Es interesante que nunca hayamos bajado a Sudamérica, lo máximo que nos acercamos fue las veces que visitamos México. Pero conozco a gente y me siguen haciendo la misma pregunta, chilenos o personas del todo el mundo, todo quieren saber cuándo pasará. Sería entretenido poder volver a tocar y visitar lugares en los que nunca nos pudimos presentar, pero por el momento no hay ningún plan sobre eso. No podemos decir “Oh, sí, iremos a tocar allá el próximo año”, porque no ocurrirá.

Sería genial, ya que cada vez que Steven toca algo de Porcupine Tree en Chile la gente se vuelve loca.

No tenía idea que la gente en Chile estaba interesada, porque nunca fuimos para allá, y de hecho, nunca nos han hecho ofertas para ir a tocar a Sudamérica, o por lo menos ninguna de la que yo tenga conocimiento. Pero es bueno oír que las personas se interesan por la banda.

Por último, ¿podrías hacer una invitación para los fanáticos que esperan verte con O.R.k. el próximo 20 de junio?

Claro. Estoy muy emocionado de ir a Chile y probar su fabuloso vino y conocer a toda esa gente de la que tanto me hablan, a las que les gusta Porcupine Tree y O.R.k., que es lo que nos convoca, y estoy muy emocionado de ir a presentarles junto al resto de la banda.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Entrevistas

Paulo Jr. de Sepultura: “La reunión con alineación clásica no pasará nunca”

Publicado

en

Si hay una cosa segura a la hora de hablar de Sepultura, es el hecho de cómo se han adaptado al traicionero paso del tiempo. Pues claro, la banda en la actualidad mantiene a solamente dos de sus integrantes originales, redireccionando su estilo en el proceso, además de hacer caso omiso a las insistentes consultas sobre una reunión con los hermanos Max e Igor Cavalera, miembros originales de una agrupación que pasó a la historia como una verdadera leyenda del metal brasileño.

Esa historia ha tenido varios capítulos con nuestro país, donde sin duda son una de las agrupaciones más queridas por el público local. Este próximo 21 de octubre, Sepultura llegará al Teatro Cariola para presentar “Machine Messiah” (2017), su aclamado nuevo álbum de estudio, el que se enmarca dentro de un contexto más conceptual y sinfónico que ese agresivo thrash que profesaban durante sus inicios. Por ese motivo, conversamos con su bajista, Paulo Jr., quien nos comentó acerca del estado actual de la banda, sus inicios en la música, su relación con los fans chilenos y por qué no sería posible una reunión de la formación original, entre otras cosas, en esta entrevista que te dejamos a continuación.

Comencemos hablando de “Machine Messiah”, el último álbum de Sepultura. ¿Cómo fue el proceso para este disco? ¿Qué buscaban transmitir con él?

Bueno, el concepto del disco es sobre la robotización de la sociedad en estos días. Es básicamente como si todos viniéramos de una máquina, y que esa máquina viniera a la Tierra haciendo que todos regresáramos a ella. Ese es el concepto de las letras y la música también, intentamos usar instrumentos que no hayamos usado antes. Ya sabes, cada álbum de Sepultura es un paso adelante y tratamos de hacer lo mismo con “Machine Messiah”, quisimos tener un entorno diferente, trabajar con otro productor. Toda la composición fue hecha en Brasil, luego viajamos a Suecia para grabar en el estudio de Jens Bogren, que fue el productor perfecto para lograr lo que queríamos con este álbum.

Ya que lo mencionas, ¿por qué decidieron trabajar con Jens Bogren? ¿Fue por alguna recomendación o sólo buscaban un productor diferente?

Bueno, las referencias siempre están. Él ha producido un montón de bandas suecas y, en cuanto al sonido, buscábamos algo diferente a “The Mediator Between Head And Hands Must Be The Heart” (2013). Tuvimos una conversación con Jens y de inmediato entendió el concepto, supo cómo enfrentar el proceso. Comprendió la idea de la música, y trabajó muy duro para lograr lo que todos deseábamos.

 

Cuando la banda comenzó, Brasil estaba en medio de un complicado escenario político. Bajo ese contexto, ¿qué te motivó en esos días para ser un músico?

Sí, bueno, en los ochenta estábamos finalizando una dictadura aquí en Brasil, pero no creo que nosotros estuviéramos tan preocupados por eso, éramos sólo unos chicos. Por supuesto que estábamos en un contexto y vida diferente, no como los jóvenes en el Brasil de estos días. Nuestra idea siempre fue hacer música, eso nos motivaba lo suficiente. Los niños de nuestra edad se dedicaban a salir los fines de semana, ir de compras y todo eso, en cambio nosotros nos quedábamos encerrados en casa escuchando música, intentando tocar los instrumentos, tratábamos de emular a nuestros ídolos. Desde ahí las cosas empezaron a tomarse más en serio, lo que derivó en el inicio de lo que somos hoy en día (risas).

Sudamérica fue presa de muchas dictaduras en aquellos años. Aquí en Chile, de hecho, estábamos en una. ¿Crees que eso tenga algo en común con el hecho de que muchas bandas de metal se formaron en Sudamérica en ese tiempo?

Quizás. Creo que, de cierta forma, el escenario político en Sudamérica ayudó bastante a la música, permitió que más gente quisiera expresarse. Hasta estos días se habla mucho del contexto político, por supuesto que hay diferentes puntos de vista, por lo que nosotros usamos nuestra música para que la gente olvide un poco eso y pueda darle un respiro a su mente. Definitivamente creo que sí tuvo que ver, y no solo acá, en muchas partes del mundo igual, en distintas culturas o contextos hubo quienes buscaban una alternativa a lo que vivían, incluso en la actualidad.

Voy a saltar hasta “Chaos A.D.” (1993). Ese fue el quinto álbum de Sepultura, y del que siguen tocando mucho hasta estos días. ¿Por qué resalta tanto para ustedes, más incluso que otros álbumes antiguos de la banda?

Es porque los fans nos fuerzan a tocarlo. No, estoy bromeando (risas). La verdad es que nos gusta mucho, no nos gusta dejarlo de lado. Cuando se arma un setlist es muy difícil escoger entre tantos álbumes, incluso a veces pensamos que sería genial darse el lujo de tocar algún álbum completo en un show. También hemos llegado a tener tres setlist diferentes para un solo concierto, porque siempre habrá que pensar en el material nuevo. Por cierto, en esta gira estamos tocando más de la mitad de “Machine Messiah”, eso es algo que no habíamos hecho con ningún álbum anterior. Llegamos a un punto que tenemos tantos discos, que cada vez es más difícil darle cabida al material muy antiguo.

Estuvieron tocando en Rock In Río hace unos días, ¿qué tal fue volver a presentarse ahí?

Sí, Rock In Río siempre es un show muy especial. Como es un festival, sólo tenemos una hora, así qué hay que concentrar bastante lo que tocaremos y que sea para todo tipo de público, mezclando lo nuevo y lo antiguo. Para este año tuvimos ayuda de Familia Lima, quienes tocaron los violines en las canciones del nuevo álbum, y también de Renato Zanuto, que fue el maestro de la orquesta y grabó con nosotros en “Machine Messiah”, así como en nuestros álbumes anteriores también. Su trabajo realmente logra reflejar en vivo lo que es el álbum, algo muy positivo sin duda.

Sepultura es una de las bandas de metal más populares en Chile, lo que genera el hecho de que en esta gira tocarán por primera vez en Coquimbo, además de Santiago. ¿Te gustaría enviarles un mensaje a tus fans chilenos?

Será genial estar ahí por primera vez, siempre hemos tenido una gran audiencia en Chile. Tenemos muchos fanáticos allá que apoyan nuestra música y nos han acompañado durante todos estos años, a pesar de todo. Siempre esperamos lo mejor de ustedes y estamos muy felices de volver una vez más, estoy seguro de que serán dos shows muy buenos. Espero también tener algo de tiempo para poder recorrer cuando esté allá (risas).

Paulo, me gustaría hablar de la iniciativa de caridad “Jogo de Estrelas”, que realizas hace varios años. ¿Qué nos puedes contar sobre ella?

Bueno, estamos haciendo esto hace mucho tiempo. La idea es jugar un partido de exhibición cuyas ganancias sean donadas a la caridad, por lo general se hace con jugadores retirados, en especial del equipo de mi ciudad, el Club Atlético Mineiro. La idea de esto es recolectar comida para los pobres, y para nosotros (los músicos) es el poder jugar fútbol con nuestros ídolos. Lo pasamos bien mientras hacemos una labor social; lo hemos estado haciendo por muchos años, y ya estamos trabajando para la edición del próximo año.

Es una gran labor la que hacen, los felicito por eso…

Muchas gracias, nos toma bastante trabajo porque todos estamos fuera del país y es muy difícil reunirnos al mismo tiempo y organizarnos. De hecho, ahora estoy en casa y pretendo ver si podemos comenzar a coordinar algo para el próximo año, espero que sea posible.

Y felicitaciones por el último álbum también; en HumoNegro creemos que es uno de los mejores álbumes de metal del año. Personalmente, estoy muy expectante por escuchar cómo suena en vivo.

¿En serio? Qué bueno saber eso. Qué bueno que les haya gustado, nosotros también estamos muy felices con este álbum, así que de seguro tocaremos varias canciones de él para ustedes.

Paulo, sé que mucha gente te pregunta esto todo el tiempo, pero debo hacerlo también. Sobre la reunión con la alineación clásica de Sepultura, Max (Cavalera) dijo una vez…

(Interrumpe) No, no pasará nunca.

¿Por qué no pasará? Max dijo que tú eres el único que no quiere la reunión, ¿es cierto eso?

Por supuesto que no, nadie quiere hacer la reunión. Todo el mundo lo pide, pero no pasará, estamos muy felices con la banda que somos ahora. Tocamos muy bien, somos muy unidos, no creo que sea sano para ninguno de nosotros recrear algo que ya no existe y que no existirá nunca más. Es un tema de pasión, esa pasión se perdió y no hay una razón para volver a buscarla y forzar algo que ya no está. No haré eso por dinero, ni por nada, porque ya fue. Hacer algo como eso no tiene ningún sentido para mí, creo que sería muy irrespetuoso tanto para nosotros como para nuestros fans.

Comprendo, Paulo, la decisión siempre pasará por ustedes.

Así es. Si hubiera una razón para volver a reunirse sería diferente, pero no hay nada, excepto el dinero y no creo que sea una razón suficiente para hacerlo. Nos sentimos cómodos así, queremos representar la historia de Sepultura haciendo lo que hacemos en estos días, eso es más importante.

Bien, Paulo, gracias por tu tiempo. Fue un honor hablar contigo, nos vemos en el show.

Muchas gracias a ti, nos veremos muy pronto. ¡Adiós!

Por Manuel Cabrales

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas