Contáctanos

Artículos

The Libertines: Sobre héroes y tumbas

Publicado

en

Nos gusta la perfección. Es un valor buscado por la mayoría, en especial aquellos que valoran el acto de seguir las reglas, esas que se cree dejan todo en orden y hacen más alcanzable lo bueno. Pero también presenta el riesgo de cerrar vías, unificar criterios y hacer todo ciertamente más aburrido. Por ello debe haber quienes no sigan las reglas, y también quienes las rompan. La perfección es un camino, pero la imperfección también, sino que alguien explique el éxito e impacto que tuvo The Libertines en la música británica hace casi quince años, sin voces ni riffs ni solos virtuosos que le volaran la cabeza a un entendido objetivo. Y he allí su gracia. También su maldición. Héroes y villanos, como diría el tema de Brian Wilson, el cuarteto tuvo momentos de brillantez y actitud que les haría merecedores de toda la atención, pero también de los abismos más profundos, casi llegando a un ostracismo inequívoco.

THE LIBERTINES 01Un poco de contexto: en 2001 salió “Is This It”, el disco fundamental de The Strokes y también la punta de lanza del revisionismo del garage rock, que sería uno de los sonidos dominantes en la década y que parecía devolver lo cool a América, tras un dominio británico en paralelo a un masivo pero críticamente plano grunge –al menos en lo respectivo a los números más célebres– en EE.UU. La respuesta vino desde un grupo de gente imperfecta, a diferencia de los impolutos Strokes. The Libertines era de esas bandas por las que nadie daría un peso en un programa de talentos, que se “irían a capilla” y probablemente ni siquiera hubieran pasado el corte. No eran técnicos, afinados, o virtuosos. Tampoco eran “bonitos” o llenos de estilo de pasarela, dignos de estelarizar una campaña publicitaria. Pete Doherty y Carl Bârat se emborrachaban, se cruzaban en los micrófonos el uno del otro, gritaban evocando más a Johnny Rotten que a créditos de la década anterior como los Gallagher o a un Damon Albarn. Ellos simplemente hacían lo que querían, con la actitud como principal capital para elevar a la categoría de himnos los sencillos que sacaban.

Pete y Carl se encontraron en Londres en 1997, pero recién en 2000 encontraron sello y armaron su desembarco en el inconsciente de la generación del tercer milenio. Producidos por Bernard Butler (ex Suede), lograron notoriedad inmediata por los trazos punk que se advirtieron en “What A Waster” y “I Get Along”, singles enormes que eran tan directos como representativos de las necesidades comunicativas de una nueva generación. La política doméstica no era tema para analizar profundamente, como había pasado en “Parklife” de Blur en 1994, sino que las sensaciones de los individuos en particular, y por ello se veía hasta heroico el esfuerzo hedonista y violento de The Libertines al entregar un post-punk respecto a estar harto de todo, sin necesidad de pensar en un “otro” porque –con suerte– se puede hablar de sí mismo.

THE LIBERTINES 02Heroico podía ser el acto para la juventud, y la banda completada por John Hassall en guitarra y Gary Powell en batería, recogía el guante para ponérselo y sacar desde la genialidad “Time For Heroes”, que se convertiría en el manifiesto de una generación completa. Mientras The Strokes era el referente del buen gusto, The Libertines era referencia obligada del poder de la actitud. Aunque era “Up The Bracket” el sencillo para difundir el disco debut, sería el segundo single el que terminaría por cuajar cada cosa, mientras inmediatamente todo se comenzaría a desmoronar.

Sí, eran los héroes de esta nueva generación, lejos del britpop y de las guerras entre bandas para vender más discos, con una actitud incorrecta y talentos que difieren de lo tradicional, pero esta energía no viene de la nada. Pete, en especial, es un fiestero de aquellos, con sexo, drogas y rock & roll, y sin mayor medida de cuánto puede aguantar. Los episodios conflictivos se multiplicaban, así como también la cantidad de fans del grupo. Mientras Pete vivía la vida loca y la banda parecía destinada a la tumba, los shows se llenaban, repletando recintos cada vez más grandes. Mientras Pete se asociaba con gente igual o más adicta a la fiesta y las drogas, más molestia tuvo Carl, lo que explotó tras el buen período que tuvieron en New York grabando las Babyshambles Sessions, proyecto que finalmente sería reconocido como uno de los trabajos solistas de Pete.

THE LIBERTINES 03El mismo Doherty tuvo que pasar dos meses en prisión por entrar a robar a la casa de Bârat, quien cuando salió de la cárcel lo estaba esperando para hacer un concierto esa misma noche en un pub. Eran amigos desquiciados y desquiciantes, que en cosa de un año ya tenían historias para llenar libros completos, y que también explorarían la ira mutua. Sí, eran los héroes de la generación, pero no por ello podían evitar la muerte de su fuego único, incluso con el éxito que representó su álbum homónimo de 2004. Hubo peleas en el estudio, episodios cada vez más recurrentes de Doherty, que derivarían en la separación de la banda, la que sólo volvería a reunirse en 2010 para tocar un manojo de shows, y luego en 2014 para tocar de nuevo, lanzar un muy buen disco en 2015 (“Anthems For Doomed Youth”), pero en el camino a la redención los Libertines pasaron de héroes a muertos, de energía a ser un derrumbe, de ser anti-talentos a ser simplemente bufones de la prensa musical británica, experta en explotar episodios así de particulares.

Pete Doherty tuvo su purgatorio y se encontró con las melodías y su valor en medio, con lanzamientos propios cada vez más ligados al poder de la guitarra limpia, en tanto que Carl Bârat ha ido explotando las posibilidades de la distorsión y el rock más crudo, por lo que era raro verlos de nuevo juntos creando algo. Sin embargo, el regreso de The Libertines parece haber tenido el tino necesario para no perder la identidad de la banda, más allá de ellos mismos, y eso ya es un talento en sí, sin traicionar la música creada ni tampoco a sus fans. Nadie sabe si esta calma seguirá ahí o si es un espejismo muy breve, pero por ahora esperamos que The Libertines vea que este es su tiempo para ser héroes, y no para shows de horror.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Las bandas de “El Domo” de Santiago Gets Louder

Publicado

en

Santiago Gets Louder

El próximo domingo 29 de octubre, en Movistar Arena, el festival Santiago Gets Louder celebrará una edición especial bajo el nombre de “El Domo”, presentando un cartel lleno de metal en una jornada que está siendo esperada por muchos, principalmente por el debut en Chile del legendario King Diamond, quien encabeza junto a Megadeth un cartel de lo más interesante. En este artículo podrás conocer con mayores detalles quiénes son los nombres que componen el line up de SGL: El Domo.

Tirano

Los encargados de representar al metal de nuestro país en SGL: El Domo, serán los chilenos de Tirano quienes pondrán la nota más brutal de la jornada. Formados el año 1995 bajo el nombre de Tornado, el cuarteto acaba de lanzar hace unos días el tema “Furia”, sencillo que formará parte de su álbum debut “Awkan”, que será publicado este año. Tirano está formado por veteranos del estilo en Chile y serán los encargados de abrir los fuegos en el recinto del Parque O’Higgins.

Ego Kill Talent

Con la idea de deconstruir el ego que abunda en el mundo artístico, los brasileños de Ego Kill Talent son una banda única en su especie. Alternando los instrumentos ente los integrantes y apostando por la composición colectiva, los cinco músicos han lanzado tres EPs hasta la fecha, trabajando con personajes como Steve Ettes, productor norteamericano que ha dejado su estampa en grupos como The Cure, Sepultura y The Dillinger Escape Plan. Con un sonido moderno y energía radiante, Ego Kill Talent también formará parte del escenario secundario del evento.

Temple

El proyecto paralelo de Walter Giardino, guitarrista fundador de Rata Blanca, será uno de los números más importantes que se presentará en el escenario secundario del certamen. Formados luego del quiebre que vivió Rata Blanca el año 1998, Temple volvió con todo a principios de esta década, consolidando su espectacular formación con la adición de Ronnie Romero, vocalista chileno que actualmente es el frontman de Ritchie Blackmore’s Rainbow, con quien ya tienen planes para lanzar un nuevo disco el próximo año, trabajo que será el sucesor del único lanzamiento de la banda hasta la fecha, “Walter Giardino Temple” (1998).

Vimic

Otros debutantes del festival serán los norteamericanos de Vimic. La banda liderada por Joey Jordison, ex baterista de Slipknot, ha logrado en su corta carrera consolidar un sonido potente y moderno. Como una reinvención del proyecto Scar The Martyr, Vimic se encuentra preparando el que será el lanzamiento de su disco debut, que lleva por nombre “Open Your Omen” y que será lanzado el próximo año. Con sencillos como “She Sees Everything” y “My Fate”, Vimic se encontrará por primera vez con nuestro país en el escenario principal de SGL: El Domo.

Rata Blanca

Una de las bandas más importantes del heavy metal sudamericano retorna a nuestro país para erigirse como uno de los nombres más importantes del cartel del certamen. Porque Rata Banca tiene una gran historia a sus espaldas y desde hace mucho tiempo que no se presentaban en Chile frente a un escenario multitudinario, por lo que la oportunidad de verlos en vivo en SGL: El Domo es también un reconocimiento a su carrera. El quinteto argentino llega en la promoción de su décimo álbum, “Tormenta Eléctrica” (2015), el cual recibió críticas mixtas por parte de la prensa especializada, pero que vino a demostrar que el grupo sigue al pie del cañón, entusiasmo que se mantiene incluso después de haber perdido recientemente a uno de sus miembros, el bajista Guillermo Sánchez, quien falleció en mayo pasado. Para seguir celebrando el metal sudamericano, Rata Blanca se tomará el escenario del Movistar Arena para hacer vibrar a la muchedumbre.

Megadeth

Dave Mustaine y los suyos ya son de la casa. Desde el año 2006, Megadeth ha realizado constantes visitas a nuestro país, siempre logrando una gran convocatoria y entregando shows llenos de poder. Continuando la promoción del exitoso “Dystopia” https://www.humonegro.com/discos/megadeth-dystopia/ (2016), su decimoquinto larga duración, el cuarteto sigue derrochando energía a pesar de la longeva carrera que llevan a cuestas. Las adiciones de Kiko Loureiro en guitarra y Chris Adler en la batería han entregado una ráfaga de aire fresco en las filas del grupo, sobre todo con la presencia del hombre de Angra, quien se roba la película en el escenario, tal como pudimos comprobarlo en el impecable concierto que dieron el año pasado en el Teatro Caupolicán. Considerados uno de los “Big Four” del thrash metal norteamericano, Megadeth vuelve a Chile para seguir fortaleciendo sus lazos con la fanaticada nacional.

King Diamond

La gran sorpresa que trajo el festival cuando se anunció su cartel, fue el debut en nuestro país como solista del ex frontman de Mercyful Fate, King Diamond. El danés por fin regresará a un escenario nacional, luego de su debut junto a los autores de “Don’t Break The Oath” el año 1999 en el Teatro Providencia. Años de espera por fin culminarán cuando una de las voces más potentes del metal haga acto de presencia en Movistar Arena, haciendo gala de su teatralidad y oscura puesta en escena, que ha influenciado a bandas trascendentales de nuestra época, tales como Ghost. Sin lanzar material nuevo en más de una década, el set de Diamond se enfoca en lo más destacado de su carrera solista, con canciones como “Abigail”, y clásicos de su antigua banda, como la imprescindible “Melissa”. En una cita metalera histórica, King Diamond dará su primer recital en Chile como uno de los grandes nombres del festival.

Santiago Gets Louder en esta nueva encarnación ha enfocado su cartel en reunir grandes nombres del metal a nivel mundial, en una jornada imperdible para todos los fanáticos de la música más pesada. Nos vemos en SGL: El Domo.

Información de horarios y entradas AQUÍ.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 15 horas

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas