Conéctate a nuestras redes

Artículos

The Libertines: Sobre héroes y tumbas

Publicado

en

Nos gusta la perfección. Es un valor buscado por la mayoría, en especial aquellos que valoran el acto de seguir las reglas, esas que se cree dejan todo en orden y hacen más alcanzable lo bueno. Pero también presenta el riesgo de cerrar vías, unificar criterios y hacer todo ciertamente más aburrido. Por ello debe haber quienes no sigan las reglas, y también quienes las rompan. La perfección es un camino, pero la imperfección también, sino que alguien explique el éxito e impacto que tuvo The Libertines en la música británica hace casi quince años, sin voces ni riffs ni solos virtuosos que le volaran la cabeza a un entendido objetivo. Y he allí su gracia. También su maldición. Héroes y villanos, como diría el tema de Brian Wilson, el cuarteto tuvo momentos de brillantez y actitud que les haría merecedores de toda la atención, pero también de los abismos más profundos, casi llegando a un ostracismo inequívoco.

THE LIBERTINES 01Un poco de contexto: en 2001 salió “Is This It”, el disco fundamental de The Strokes y también la punta de lanza del revisionismo del garage rock, que sería uno de los sonidos dominantes en la década y que parecía devolver lo cool a América, tras un dominio británico en paralelo a un masivo pero críticamente plano grunge –al menos en lo respectivo a los números más célebres– en EE.UU. La respuesta vino desde un grupo de gente imperfecta, a diferencia de los impolutos Strokes. The Libertines era de esas bandas por las que nadie daría un peso en un programa de talentos, que se “irían a capilla” y probablemente ni siquiera hubieran pasado el corte. No eran técnicos, afinados, o virtuosos. Tampoco eran “bonitos” o llenos de estilo de pasarela, dignos de estelarizar una campaña publicitaria. Pete Doherty y Carl Bârat se emborrachaban, se cruzaban en los micrófonos el uno del otro, gritaban evocando más a Johnny Rotten que a créditos de la década anterior como los Gallagher o a un Damon Albarn. Ellos simplemente hacían lo que querían, con la actitud como principal capital para elevar a la categoría de himnos los sencillos que sacaban.

Pete y Carl se encontraron en Londres en 1997, pero recién en 2000 encontraron sello y armaron su desembarco en el inconsciente de la generación del tercer milenio. Producidos por Bernard Butler (ex Suede), lograron notoriedad inmediata por los trazos punk que se advirtieron en “What A Waster” y “I Get Along”, singles enormes que eran tan directos como representativos de las necesidades comunicativas de una nueva generación. La política doméstica no era tema para analizar profundamente, como había pasado en “Parklife” de Blur en 1994, sino que las sensaciones de los individuos en particular, y por ello se veía hasta heroico el esfuerzo hedonista y violento de The Libertines al entregar un post-punk respecto a estar harto de todo, sin necesidad de pensar en un “otro” porque –con suerte– se puede hablar de sí mismo.

THE LIBERTINES 02Heroico podía ser el acto para la juventud, y la banda completada por John Hassall en guitarra y Gary Powell en batería, recogía el guante para ponérselo y sacar desde la genialidad “Time For Heroes”, que se convertiría en el manifiesto de una generación completa. Mientras The Strokes era el referente del buen gusto, The Libertines era referencia obligada del poder de la actitud. Aunque era “Up The Bracket” el sencillo para difundir el disco debut, sería el segundo single el que terminaría por cuajar cada cosa, mientras inmediatamente todo se comenzaría a desmoronar.

Sí, eran los héroes de esta nueva generación, lejos del britpop y de las guerras entre bandas para vender más discos, con una actitud incorrecta y talentos que difieren de lo tradicional, pero esta energía no viene de la nada. Pete, en especial, es un fiestero de aquellos, con sexo, drogas y rock & roll, y sin mayor medida de cuánto puede aguantar. Los episodios conflictivos se multiplicaban, así como también la cantidad de fans del grupo. Mientras Pete vivía la vida loca y la banda parecía destinada a la tumba, los shows se llenaban, repletando recintos cada vez más grandes. Mientras Pete se asociaba con gente igual o más adicta a la fiesta y las drogas, más molestia tuvo Carl, lo que explotó tras el buen período que tuvieron en New York grabando las Babyshambles Sessions, proyecto que finalmente sería reconocido como uno de los trabajos solistas de Pete.

THE LIBERTINES 03El mismo Doherty tuvo que pasar dos meses en prisión por entrar a robar a la casa de Bârat, quien cuando salió de la cárcel lo estaba esperando para hacer un concierto esa misma noche en un pub. Eran amigos desquiciados y desquiciantes, que en cosa de un año ya tenían historias para llenar libros completos, y que también explorarían la ira mutua. Sí, eran los héroes de la generación, pero no por ello podían evitar la muerte de su fuego único, incluso con el éxito que representó su álbum homónimo de 2004. Hubo peleas en el estudio, episodios cada vez más recurrentes de Doherty, que derivarían en la separación de la banda, la que sólo volvería a reunirse en 2010 para tocar un manojo de shows, y luego en 2014 para tocar de nuevo, lanzar un muy buen disco en 2015 (“Anthems For Doomed Youth”), pero en el camino a la redención los Libertines pasaron de héroes a muertos, de energía a ser un derrumbe, de ser anti-talentos a ser simplemente bufones de la prensa musical británica, experta en explotar episodios así de particulares.

Pete Doherty tuvo su purgatorio y se encontró con las melodías y su valor en medio, con lanzamientos propios cada vez más ligados al poder de la guitarra limpia, en tanto que Carl Bârat ha ido explotando las posibilidades de la distorsión y el rock más crudo, por lo que era raro verlos de nuevo juntos creando algo. Sin embargo, el regreso de The Libertines parece haber tenido el tino necesario para no perder la identidad de la banda, más allá de ellos mismos, y eso ya es un talento en sí, sin traicionar la música creada ni tampoco a sus fans. Nadie sabe si esta calma seguirá ahí o si es un espejismo muy breve, pero por ahora esperamos que The Libertines vea que este es su tiempo para ser héroes, y no para shows de horror.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Discos chilenos destacados 2020

Publicado

en

Discos chilenos destacados 2020
Anterior1 de 5
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

Este pudo ser un año sin ningún lanzamiento y eso podría haber sido lo más justo del mundo. 2020 estuvo marcado por la crisis político-social en nuestro país, y luego por una crisis sanitaria-cultural a nivel mundial por la pandemia. La música en vivo se apagó casi por completo por la imposibilidad de tener masas de gente en conjunto en el mismo espacio, y con ello la principal fuente de ingresos de la industria musical también ha dejado a miles de trabajadores de la música en la cuerda floja. Pero en vez de silencio, son muchas voces las que se han alzado, en múltiples estilos y mensajes, y la música ha sonado fuerte, claro y ha servido para demostrar el valor de las artes y cultura en un contexto de adversidades e incertidumbres. Allí, las y los músicos chilenos han colaborado, dialogado y generado instancias para mantener la presión sobre las autoridades para que se hagan cargo de la crítica situación, pero también han brillado en materia de creación, generando una gran cantidad de material valioso, en diferentes géneros.

Muchos EPs han formado parte de los proyectos surgidos, incluso con la motivación de la pandemia. Quizás es ese aislamiento forzado el que también ha hecho que la mayoría de los proyectos que destacamos en este listado 2020 de HumoNegro sean, justamente, trabajos surgidos desde una labor solista (Alexander Quinteros, Chini.png, Rubio, Nico Carreño, Cevladé) y además con mucha sensibilidad reflexiva. En tanto, encontramos bandas que se consolidan (Alectrofobia, Adelaida, Niños del Cerro) y otras que sorprenden, pese a sus ya sólidas trayectorias (Cómo Asesinar A Felipes, Yajaira, Poema Arcanus).

La creación artística siempre es esperanza y brillo, y en medio de incertidumbres que nublan el rumbo, esperamos que estos discos que seleccionamos entreguen al menos parte del retrato de un año donde todo fue más difícil, pero donde, aun así, hubo luces y sonidos. Desde HumoNegro, un reconocimiento para las y los compositores e intérpretes que mantienen viva la música chilena. Aquí, en orden alfabético por banda, nuestra humilde selección de EPs y LPs destacados 2020.

Link a los streamings de cada álbum pinchando en las imágenes.


“Animita”

Adelaida

Tras el éxito de “Paraíso” (2017), Adelaida no se durmió en los laureles y comenzó el proceso de creación de su cuarto disco, uno que llegó este 2020 y trajo consigo nuevas texturas para la banda de Valparaíso. “Animita” es un trabajo enérgico y honesto, donde el trío compuesto por Jurel Sónico, Naty Lane y Lele Holzapfel sigue buscando su fórmula definitiva, jugándosela con varias sorpresas a las que no nos tenían acostumbrados, pero sin perder su esencia. El LP, que nació como una ofrenda a Émile Dubois, personaje emblemático de la cultura popular porteña, se posiciona como uno de los grandes registros del año. Tal como grita Naty Lane en “Kraken”: “¡Es un ruido necesario!”.


“Era Luz”

Alectrofobia

https://open.spotify.com/album/0d8R4U0j0ZemcWxkHL0Yb5

La escena del rock “a secas” parece estacionada en los clichés en todo el mundo, y por eso es interesante cuando una banda intentar refrescar el sonido y las ideas. Alectrofobia ha marcado los últimos años del rock chileno con su vocación por un sonido de calidad internacional, y desde ahí ha construido canciones que, sin estacionarse en una sola vereda sónica, transmiten potencia y mensaje. “Era Luz” es un álbum donde la calidad de grabación, mezcla y masterización se suman a la intención de cantar y contar sobre las crisis que ocurren en nuestro país. Desde el punk rock hasta el hard rock, pasando por americana o post grunge, Alectrofobia crea grandes canciones en un disco que consolida sus fortalezas.


“2020”

Alexander Quinteros

La cuarentena ha sido un espacio de aislamiento, pero también de contención y otro tipo de creatividad. Alexander Quinteros trabajó en confinamiento un disco lleno de ambientes y atmósferas dignas de retratar este año, al que coherentemente nombró “2020”. Tracks breves, pero completos en su composición, con arreglos precisos, a los que ni siquiera el truco innecesario del “audio 8D” les quita la capacidad de enfocar –mediante emociones y gradientes– el año más difícil para mucha gente. Quinteros se la juega por lo instrumental y conceptual, y en una temporada donde el tiempo parece líquido y las consignas gritadas parecen desvanecerse, “2020” dibuja un borroso pero fidedigno documento de la pandemia.


“Rfd2”

Cevladé

La censura tapa la boca, pero también genera reacciones. Cevladé se vio en la necesidad de responder a la censura a “Requiem For A Drink” (2012), motivada por la alta rotación de su tema “El Lamento del Pueblo” tras el estallido. Tras bajar el disco de las plataformas, el artista tomó desafío de contar de nuevo la historia de Mario De La Milnova y “La Orden RFD”. “Rfd2” es una especie de continuación y remasterización del disco censurado. Nuevos bríos, interpretaciones más crudas, una producción más clara, pero también más densa y oscura, caminan un trayecto aparentemente conocido con nuevos ojos, líricas y con la rabia renovada. Un rescate de la propia historia, convertida en declaración.


“CTRL+Z”

Chini.png

En el computador, el comando CTRL+Z se encarga de deshacer algo, de convertirlo en un paso en falso y olvidarlo. En un EP, Chini.png lo convierte en un código para presentarse como solista, y también para acompañar, reflexionar y hacer catarsis. Amores, países, movimientos sociales y mitologías se cruzan en cuatro canciones que, pese a derivar en un trabajo corto en duración, termina pegando duro en las sensaciones que libera. Chini Ayarza arma un vehículo de empatía y de identidad, más aún que en Chini & The Technicians, poniéndola al servicio de una atmósfera de esperanza y desilusión, profunda y terrible, adentrándose en sucesos e ideas a las cuales cualquiera querría aplicarle “CTRL+Z”.

Anterior1 de 5
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Itaca Itaca
DiscosHace 1 día

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

ULTRAPOP ULTRAPOP
DiscosHace 4 días

The Armed – “ULTRAPOP”

El adjetivo que mejor podría aplicársele a The Armed es “impenetrable”, y aún así puede ser motivo de discusión porque,...

The Battle At Garden’s Gate The Battle At Garden’s Gate
DiscosHace 1 semana

Greta Van Fleet – “The Battle At Garden’s Gate”

Todo lo que rodeó la elaboración, grabación y lanzamiento del segundo disco de Greta Van Fleet, es digno de atesorarse...

Sweep It Into Space Sweep It Into Space
DiscosHace 1 semana

Dinosaur Jr. – “Sweep It Into Space”

Con más de 30 años de trayectoria y una disfuncional, tensionada e intermitente relación creativa, Dinosaur Jr. ha tomado la...

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 3 semanas

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 3 semanas

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 1 mes

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 1 mes

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 1 mes

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Show Me How You Disappear Show Me How You Disappear
DiscosHace 2 meses

IAN SWEET – “Show Me How You Disappear”

En “Shapeshifter” (2016), Jilian Medford se presentó como IAN SWEET con una interesante propuesta de pop sucio cargado a las...

Publicidad
Publicidad

Más vistas