Conéctate a nuestras redes

Artículos

Suede: Hedonismo melódico

Publicado

en

Alguna vez por ahí alguien dijo que, si Oasis era John Lennon, Blur era Paul McCartney y Pulp era George Harrison. Pero si tomamos esa enmienda y tratamos de encajar a Suede, sería injusto hacer que calzara con el Beatle restante. Sería injusto siquiera hacer una inclusión de su música en un espectro tan acotado por el tan sólo hecho de personificarlo con uno de los cuatro referentes más fuertes de la música mundial. A ellos, o a cualquiera de los tres anteriormente mencionados.

Pero enfoquémonos en Suede, ese destello de clase, hedonismo y sexualidad que salió de una generación dorada de la música inglesa. Esos chicos de escuela de arte y de clase media que vagaban por las calles de Camden Town. Que decidieron llevar la lucidez de la clase media a un escalafón desde el cual todos pudiesen escuchar.

Suave And Elegant

Suede partió como tantas otras bandas de universidad de esa época; un grupo de amigos tocando covers de sus bandas favoritas, The Smiths, Bowie, The Beatles. Entre ellos, estaba Brett Anderson y su novia de la época, Justine Frischmann (Elastica). Junto a Matt Osmand, el eterno bajista de Suede, tocaban en uno que otro sitio sin mayor éxito. El resto de la banda se formaría por medio de audiciones. Fue así como llegó Bernard Butler a la guitarra y Simon Gilbert a la batería, después de mucho buscar a alguien ad hoc para ocupar el cargo, en donde incluso casi reclutan a Mike Joyce de The Smiths.

La agrupación, ya convertida en quinteto, conocida como Suave and Elegant, vería su primer gran  quiebre. Justine Frischmann dejaría a Anderson para irse a los brazos de Damon Albarn, por ese tiempo aún un debutante con su banda Blur y su disco “Leisure” (1991). Y aunque Frischmann decidió seguir adelante con el proyecto, su historia en ella era inviable después que esta participara en el video “Bang” de Blur. Cosa que acabaría por desencadenar el alejamiento de Frischmann de la banda.

La bendición de NME

Después del alejamiento de Frischmann, Suave and Elegant mutó a Suede, y arduamente comenzaron a grabar su disco debut en 1992. Con el grunge consumiendo todos los rankings a su paso, la decadencia del sonido Madchester y la aparición de las primeras bandas consideradas más tarde como brit pop, la prensa se veía en la necesidad de encontrar un artista “it”, al cual adjudicarle la obligación casi mesiánica de levantar la música británica que, por ese tiempo, era liderada a nivel nacional por artistas como Phil Collins y Annie Lenox y que, según la prensa, no dejaban cabida para sonidos frescos ni reinvenciones.

Suede, sólo con un par de singles (“The Drowners” y “Metal Mickey”) sonando en las calles, enamoró rápidamente a toda la prensa especializada. Fue así como de un momento a otro, Anderson acaparó las portadas de revistas como Melody Maker, NME, Q Magazine y la afamada portada de la revista Select de abril de 1993, bajo la consigna “Yanks, Go Home!”, como una advertencia a lo que se vendría luego.

Y fue gracias a la NME, que después de una campaña hype por dar a conocer a Suede como el puntal de lanza de este nuevo y poco silencioso movimiento, logró que sin tener un disco a la venta, tocaran en la entrega de los Brit Awards de 1993, donde el gran triunfador fue Simply Red. Esta presentación, con un Brett Aderson más desfachatado que nunca, encaró a todo el muy compuesto público presente cantando “Animal Nitrate”, quizás una de las canciones más atrevidas y deslenguadas de la discografía de Suede, junto a uno de los mejores solos de guitarra que se pudo apreciar en los 90’s. Esta actuación sería otro de los tantos momentos sindicados como los orígenes del brit pop. El álbum debut homónimo de Suede, debutaría en el primer lugar de las listas británicas y ganaría el Mercury Prize de 1993.

Su sonido desde el comienzo estuvo marcado por el arty rock de los 70’s, con evidentes guiños hacia la música de Bowie y el glam rock. Y el post punk de Johnny Marr en The Smiths que siempre ha marcado pauta en la guitarra de Suede. Por otro lado, el registro vocal nasal de Brett Anderson siempre ha sido un instrumento que ha jugado con el mensaje casi andrógino de la banda.

Dog Man Star y las reinvenciones.

Suede no se retrasaría con la edición de su segundo disco, pero este no vendría libre de problemas. Bernard Butler, guitarrista y co-autor de las canciones, dejaría la banda por problemas con Anderson, y aunque participó por completo en las grabaciones de “Dog Man Star”, sería Richard Oakes, un joven de 17 años, quien tomaría el liderato de la guitarra. Si bien “Dog Man Star” es un disco que roza la perfección y que actualmente se encuentra como uno de los preferidos por la audiencia de Suede, no causó el mismo revuelo que su antecesor. En parte, todo se debió a la explosión en grande que causarían ese año discos como “His ‘n’ Hers” de Pulp, “Parklife” de Blur y “Definitely Maybe” de Oasis.

En 1996, Suede volvería con una reinvención en su sonido gracias a la inclusión del tecladista Neil Codling. De “Coming Up” saldrían canciones como “Trash”, “Saturday Nigh” y la casi hímnica “The Beautiful Ones”. Suede volvería a estar nominado a un Mercury Prize y esta vez, con la explosión de brit pop ya acontecida, alcanzarían un mayor radio de éxito comercial.

Para 1999, Suede se apresuraba con “Head Music”, un disco que seguiría las líneas generales de “Dog Man Star” y su pop glamoroso, pero que también adelantaría el sonido más electrónico de la banda. Si bien obtuvieron una buena recepción con canciones como “Electricity”, “She’s In Fashion” y “Everything Will Flow”, en la prensa se creía que Brett Anderson no tenía mucho que decir líricamente hablando, y que el peso de la banda recaía únicamente en Codling, aunque no con los mejores resultados. Aún así, el disco estuvo en las listas de los mejores del año.

En el año 2002, Suede lanza el disco “A New Morning”, que marcó la decadencia de un sonido que ya venía agotando ideas desde “Head Music”. Esta vez, con el alejamiento de Codling en parte del disco, la inclusión del músico de estudio Alex Lee y los intereses por otros lados de Brett Anderson. Hasta la fecha, es el disco con menor recepción por los medios. En diciembre de 2002, Brett Anderson anunciaría en medio de un concierto que aún no habría nuevo material de Suede por un buen tiempo. Con los años Anderson realizó un par de discos solistas, que finalmente, y ante la fallida visita de 2008, trajo al ahora solista a tierras chilenas en 2009. Y fue con The Tears que limó asperezas con su antiguo compañero de banda Bernard Butler, el cual con los años cosechó una sólida carrera solista y de productor musical.

El 24 de marzo de 2010, Suede hizo realidad su vuelta a las pistas con su formación 1997, sin Butler y con Oakes y Codling. De hecho Bernard Butler habría declinado tajantemente volver a su antigua banda por más que The Tears haya sido una experiencia positiva. Desde ese momento, Suede se encuentra girando con sus grandes éxitos por diversos festivales de verano, y mientras están en plena grabación del esperado sucesor de “A New Morning”, el 17 de octubre llegarán a Chile para tocar en el teatro Caupolicán a encandilar con aquel hedonismo melódico y demostrar porqué fueron uno de los mayores protagonistas de una corriente musical que sigue sumando y sumando adeptos en nuestras tierras.

Por Pamela Cortés

Publicidad
19 Comentarios

19 Comments

  1. Natalia Oyarce

    13-Oct-2012 en 7:15 pm

    Muy buen reportaje

  2. Paola Auquilen

    17-Oct-2012 en 4:45 pm

    Segunda vez que leo el artículo, me gustó mucho. Estoy ansiosa por ver el show de hoy.

  3. Maria Paz Concha

    17-Oct-2012 en 4:47 pm

    Parece escalofriante que hayan partido en la calle y que en los 90s hayan estado en la cima del mundo…hoy en día siguen siendo una gran banda. No todas las bandas logran perdurar tanto en el tiempo y mantenerse “edgy”. Buen reportaje.

  4. Mariano Bustos

    17-Oct-2012 en 4:48 pm

    Siempre todo tiene que ser con los Beatles, ya me tiene harto.

    SUede y todos los otros mencionados serán influecniados por, pero hoy por hoy, hay mucho mejor y variado que los beatles.

    Por fin otra banda clásica y marcadora de etapas llega a Chile

    saludos

  5. Natalia Osorio Hernández

    17-Oct-2012 en 4:49 pm

    No me gusta mucho the Tears pero suede, bastante. En cuanto al artículo,como siempre queda Brett anderson como el apático. Pero así es.

  6. Patricio Carmona

    17-Oct-2012 en 4:49 pm

    Muy buena recopilación de la historia, hoy por fin mas de 15 años escuchándolos se cumplirá un gran sueño.

  7. Karina Quiroz

    17-Oct-2012 en 4:50 pm

    El sueño del pibe. Cuando grande quiero ser como ellos.

  8. Natalia Zuñiga

    17-Oct-2012 en 4:51 pm

    y, teniendo a éstos como referentes mientras una crecía, cómo no iba a salir rarita…

  9. Claudio Villalobos

    17-Oct-2012 en 4:52 pm

    Sin Suede, no habría escuchado siquiera la décima parte de lo que valoro en mi vida.

  10. Catalina Pinto

    17-Oct-2012 en 5:00 pm

    Ja!no sabía que Bret había tenido novia y que se fue con Damon!!!
    Este es uno de los días más felices de mi vida, y aún tengo el casette Dog Man Star!!!
    Buena nota!

  11. Cristian Tapia

    17-Oct-2012 en 5:02 pm

    Muy buen artículo sobre la banda, especialmente lo comentado con respecto a la primera etapa de la banda. Varios detalles que desconocía. Felicitaciones.

  12. Francisco Oyarzo

    17-Oct-2012 en 5:09 pm

    Interesante, una bonita previa para lo de hoy

  13. Elizabeth Gallardo Valdivia

    17-Oct-2012 en 5:16 pm

    Muy bueno el reportaje, recorre toda la discografía de la banda. Llevo esperando más de 10 años por verlos en vivo y hoy se cumple el sueño!

  14. Rodrigo Bertin

    17-Oct-2012 en 6:12 pm

    Buenisimo reportaje, todos a SUEDE hoy!!!!!!!

  15. CRISTIAN GAETE

    17-Oct-2012 en 6:13 pm

    hace tanto q es esperado por tantos…. igual cuando vino bret estuvo bueno, pero ahora sera mejor… sera como volver a mis años de universidad!

  16. carito fernandez

    17-Oct-2012 en 6:24 pm

    estoy esperando desde hace mucho ver a suede en vivo, cuando vino Brett fue increible, pero ahora la banda completa es casi un sueño poder verla en vivo! y sería mejor aun si pudiera conocerlos!
    muy buen reportaje!

  17. Alejandra Morales

    17-Oct-2012 en 6:24 pm

    Tremenda banda, aunque injustamente a la sombra de oasis y blur, un agrado que el artículo mencione algunos datos q no sabia…como lo de la campaña de NME… aunque el dato rosa quizás sobra.

  18. Andrea Méndez

    17-Oct-2012 en 6:27 pm

    verlos hoy será un sueño para muchos de nosotros que durante los 90 solo nos teníamos que conformar con verlos ocasionalmente en programas de cable y buscando revistas importadas…hoy será una noche especial *0*!…que buen reportaje

  19. edson

    17-Oct-2012 en 6:49 pm

    Siempre se agradece una dosis de informacion pre-recital 🙂

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 7 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 7 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 7 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 7 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: