Contáctanos

Artículos

Suede: Hedonismo melódico

Publicado

en

Alguna vez por ahí alguien dijo que, si Oasis era John Lennon, Blur era Paul McCartney y Pulp era George Harrison. Pero si tomamos esa enmienda y tratamos de encajar a Suede, sería injusto hacer que calzara con el Beatle restante. Sería injusto siquiera hacer una inclusión de su música en un espectro tan acotado por el tan sólo hecho de personificarlo con uno de los cuatro referentes más fuertes de la música mundial. A ellos, o a cualquiera de los tres anteriormente mencionados.

Pero enfoquémonos en Suede, ese destello de clase, hedonismo y sexualidad que salió de una generación dorada de la música inglesa. Esos chicos de escuela de arte y de clase media que vagaban por las calles de Camden Town. Que decidieron llevar la lucidez de la clase media a un escalafón desde el cual todos pudiesen escuchar.

Suave And Elegant

Suede partió como tantas otras bandas de universidad de esa época; un grupo de amigos tocando covers de sus bandas favoritas, The Smiths, Bowie, The Beatles. Entre ellos, estaba Brett Anderson y su novia de la época, Justine Frischmann (Elastica). Junto a Matt Osmand, el eterno bajista de Suede, tocaban en uno que otro sitio sin mayor éxito. El resto de la banda se formaría por medio de audiciones. Fue así como llegó Bernard Butler a la guitarra y Simon Gilbert a la batería, después de mucho buscar a alguien ad hoc para ocupar el cargo, en donde incluso casi reclutan a Mike Joyce de The Smiths.

La agrupación, ya convertida en quinteto, conocida como Suave and Elegant, vería su primer gran  quiebre. Justine Frischmann dejaría a Anderson para irse a los brazos de Damon Albarn, por ese tiempo aún un debutante con su banda Blur y su disco “Leisure” (1991). Y aunque Frischmann decidió seguir adelante con el proyecto, su historia en ella era inviable después que esta participara en el video “Bang” de Blur. Cosa que acabaría por desencadenar el alejamiento de Frischmann de la banda.

La bendición de NME

Después del alejamiento de Frischmann, Suave and Elegant mutó a Suede, y arduamente comenzaron a grabar su disco debut en 1992. Con el grunge consumiendo todos los rankings a su paso, la decadencia del sonido Madchester y la aparición de las primeras bandas consideradas más tarde como brit pop, la prensa se veía en la necesidad de encontrar un artista “it”, al cual adjudicarle la obligación casi mesiánica de levantar la música británica que, por ese tiempo, era liderada a nivel nacional por artistas como Phil Collins y Annie Lenox y que, según la prensa, no dejaban cabida para sonidos frescos ni reinvenciones.

Suede, sólo con un par de singles (“The Drowners” y “Metal Mickey”) sonando en las calles, enamoró rápidamente a toda la prensa especializada. Fue así como de un momento a otro, Anderson acaparó las portadas de revistas como Melody Maker, NME, Q Magazine y la afamada portada de la revista Select de abril de 1993, bajo la consigna “Yanks, Go Home!”, como una advertencia a lo que se vendría luego.

Y fue gracias a la NME, que después de una campaña hype por dar a conocer a Suede como el puntal de lanza de este nuevo y poco silencioso movimiento, logró que sin tener un disco a la venta, tocaran en la entrega de los Brit Awards de 1993, donde el gran triunfador fue Simply Red. Esta presentación, con un Brett Aderson más desfachatado que nunca, encaró a todo el muy compuesto público presente cantando “Animal Nitrate”, quizás una de las canciones más atrevidas y deslenguadas de la discografía de Suede, junto a uno de los mejores solos de guitarra que se pudo apreciar en los 90’s. Esta actuación sería otro de los tantos momentos sindicados como los orígenes del brit pop. El álbum debut homónimo de Suede, debutaría en el primer lugar de las listas británicas y ganaría el Mercury Prize de 1993.

Su sonido desde el comienzo estuvo marcado por el arty rock de los 70’s, con evidentes guiños hacia la música de Bowie y el glam rock. Y el post punk de Johnny Marr en The Smiths que siempre ha marcado pauta en la guitarra de Suede. Por otro lado, el registro vocal nasal de Brett Anderson siempre ha sido un instrumento que ha jugado con el mensaje casi andrógino de la banda.

Dog Man Star y las reinvenciones.

Suede no se retrasaría con la edición de su segundo disco, pero este no vendría libre de problemas. Bernard Butler, guitarrista y co-autor de las canciones, dejaría la banda por problemas con Anderson, y aunque participó por completo en las grabaciones de “Dog Man Star”, sería Richard Oakes, un joven de 17 años, quien tomaría el liderato de la guitarra. Si bien “Dog Man Star” es un disco que roza la perfección y que actualmente se encuentra como uno de los preferidos por la audiencia de Suede, no causó el mismo revuelo que su antecesor. En parte, todo se debió a la explosión en grande que causarían ese año discos como “His ‘n’ Hers” de Pulp, “Parklife” de Blur y “Definitely Maybe” de Oasis.

En 1996, Suede volvería con una reinvención en su sonido gracias a la inclusión del tecladista Neil Codling. De “Coming Up” saldrían canciones como “Trash”, “Saturday Nigh” y la casi hímnica “The Beautiful Ones”. Suede volvería a estar nominado a un Mercury Prize y esta vez, con la explosión de brit pop ya acontecida, alcanzarían un mayor radio de éxito comercial.

Para 1999, Suede se apresuraba con “Head Music”, un disco que seguiría las líneas generales de “Dog Man Star” y su pop glamoroso, pero que también adelantaría el sonido más electrónico de la banda. Si bien obtuvieron una buena recepción con canciones como “Electricity”, “She’s In Fashion” y “Everything Will Flow”, en la prensa se creía que Brett Anderson no tenía mucho que decir líricamente hablando, y que el peso de la banda recaía únicamente en Codling, aunque no con los mejores resultados. Aún así, el disco estuvo en las listas de los mejores del año.

En el año 2002, Suede lanza el disco “A New Morning”, que marcó la decadencia de un sonido que ya venía agotando ideas desde “Head Music”. Esta vez, con el alejamiento de Codling en parte del disco, la inclusión del músico de estudio Alex Lee y los intereses por otros lados de Brett Anderson. Hasta la fecha, es el disco con menor recepción por los medios. En diciembre de 2002, Brett Anderson anunciaría en medio de un concierto que aún no habría nuevo material de Suede por un buen tiempo. Con los años Anderson realizó un par de discos solistas, que finalmente, y ante la fallida visita de 2008, trajo al ahora solista a tierras chilenas en 2009. Y fue con The Tears que limó asperezas con su antiguo compañero de banda Bernard Butler, el cual con los años cosechó una sólida carrera solista y de productor musical.

El 24 de marzo de 2010, Suede hizo realidad su vuelta a las pistas con su formación 1997, sin Butler y con Oakes y Codling. De hecho Bernard Butler habría declinado tajantemente volver a su antigua banda por más que The Tears haya sido una experiencia positiva. Desde ese momento, Suede se encuentra girando con sus grandes éxitos por diversos festivales de verano, y mientras están en plena grabación del esperado sucesor de “A New Morning”, el 17 de octubre llegarán a Chile para tocar en el teatro Caupolicán a encandilar con aquel hedonismo melódico y demostrar porqué fueron uno de los mayores protagonistas de una corriente musical que sigue sumando y sumando adeptos en nuestras tierras.

Por Pamela Cortés

Publicidad
19 Comentarios

19 Comments

  1. Natalia Oyarce

    13-Oct-2012 en 7:15 pm

    Muy buen reportaje

  2. Paola Auquilen

    17-Oct-2012 en 4:45 pm

    Segunda vez que leo el artículo, me gustó mucho. Estoy ansiosa por ver el show de hoy.

  3. Maria Paz Concha

    17-Oct-2012 en 4:47 pm

    Parece escalofriante que hayan partido en la calle y que en los 90s hayan estado en la cima del mundo…hoy en día siguen siendo una gran banda. No todas las bandas logran perdurar tanto en el tiempo y mantenerse “edgy”. Buen reportaje.

  4. Mariano Bustos

    17-Oct-2012 en 4:48 pm

    Siempre todo tiene que ser con los Beatles, ya me tiene harto.

    SUede y todos los otros mencionados serán influecniados por, pero hoy por hoy, hay mucho mejor y variado que los beatles.

    Por fin otra banda clásica y marcadora de etapas llega a Chile

    saludos

  5. Natalia Osorio Hernández

    17-Oct-2012 en 4:49 pm

    No me gusta mucho the Tears pero suede, bastante. En cuanto al artículo,como siempre queda Brett anderson como el apático. Pero así es.

  6. Patricio Carmona

    17-Oct-2012 en 4:49 pm

    Muy buena recopilación de la historia, hoy por fin mas de 15 años escuchándolos se cumplirá un gran sueño.

  7. Karina Quiroz

    17-Oct-2012 en 4:50 pm

    El sueño del pibe. Cuando grande quiero ser como ellos.

  8. Natalia Zuñiga

    17-Oct-2012 en 4:51 pm

    y, teniendo a éstos como referentes mientras una crecía, cómo no iba a salir rarita…

  9. Claudio Villalobos

    17-Oct-2012 en 4:52 pm

    Sin Suede, no habría escuchado siquiera la décima parte de lo que valoro en mi vida.

  10. Catalina Pinto

    17-Oct-2012 en 5:00 pm

    Ja!no sabía que Bret había tenido novia y que se fue con Damon!!!
    Este es uno de los días más felices de mi vida, y aún tengo el casette Dog Man Star!!!
    Buena nota!

  11. Cristian Tapia

    17-Oct-2012 en 5:02 pm

    Muy buen artículo sobre la banda, especialmente lo comentado con respecto a la primera etapa de la banda. Varios detalles que desconocía. Felicitaciones.

  12. Francisco Oyarzo

    17-Oct-2012 en 5:09 pm

    Interesante, una bonita previa para lo de hoy

  13. Elizabeth Gallardo Valdivia

    17-Oct-2012 en 5:16 pm

    Muy bueno el reportaje, recorre toda la discografía de la banda. Llevo esperando más de 10 años por verlos en vivo y hoy se cumple el sueño!

  14. Rodrigo Bertin

    17-Oct-2012 en 6:12 pm

    Buenisimo reportaje, todos a SUEDE hoy!!!!!!!

  15. CRISTIAN GAETE

    17-Oct-2012 en 6:13 pm

    hace tanto q es esperado por tantos…. igual cuando vino bret estuvo bueno, pero ahora sera mejor… sera como volver a mis años de universidad!

  16. carito fernandez

    17-Oct-2012 en 6:24 pm

    estoy esperando desde hace mucho ver a suede en vivo, cuando vino Brett fue increible, pero ahora la banda completa es casi un sueño poder verla en vivo! y sería mejor aun si pudiera conocerlos!
    muy buen reportaje!

  17. Alejandra Morales

    17-Oct-2012 en 6:24 pm

    Tremenda banda, aunque injustamente a la sombra de oasis y blur, un agrado que el artículo mencione algunos datos q no sabia…como lo de la campaña de NME… aunque el dato rosa quizás sobra.

  18. Andrea Méndez

    17-Oct-2012 en 6:27 pm

    verlos hoy será un sueño para muchos de nosotros que durante los 90 solo nos teníamos que conformar con verlos ocasionalmente en programas de cable y buscando revistas importadas…hoy será una noche especial *0*!…que buen reportaje

  19. edson

    17-Oct-2012 en 6:49 pm

    Siempre se agradece una dosis de informacion pre-recital 🙂

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 11 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 5 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: