Conéctate a nuestras redes

Artículos

Slash: Cuerdas y excesos

Publicado

en

Probablemente, para muchos el nombre de Saul Hudson no tenga ninguna connotación especial en el mundo de la música, y ni siquiera el antecedente adicional de que la revista Rolling Stone lo situó dentro del selecto grupo de los 100 guitarristas más talentosos de todos los tiempos, nos podría entregar muchas luces respecto al personaje en cuestión. Sin embargo, esta percepción cambia radicalmente cuando decimos que estamos hablando de Slash, el otrora icónico guitarrista de Guns N’ Roses, y creador del punteo de “Sweet Child O’ Mine”, una de las secuencias sonoras más SLASH Y AXL ROSEcaracterísticas de la historia del rock. No existe nadie que pueda poner en tela de juicio el virtuosismo del guitarrista oriundo de Londres, cuyo talento sólo puede ser eclipsado por su trayectoria plagada de excesos y polémicas, donde destaca su consumo de todo tipos de drogas y alcohol, problemas con la justicia y vergonzosos episodios públicos.

Lo cierto es que, independiente de las distracciones que Slash ha tenido que enfrentar a lo largo de su atribulada carrera, siempre ha sabido mantenerse activo desde el punto de vista creativo y musical. Tras los constantes enfrentamientos internos con Axl Rose, que a la postre gatillarían su alejamiento definitivo de Guns N’ Roses en 1996, el guitarrista formó la banda Slash’s Snakepit, cuya alineación la completaba Gilby Clarke y Matt Sorum (Guns N’ Roses), Mike Inez (Alice In Chains) y el vocalista Eric Dover, junto a quienes editó los discos “It’s Five O’Clock Somewhere” (1995) y “Ain’t Life Grand” (2000). Posterior a esta etapa llegaría un proyecto mucho más ambicioso, una superbanda que reunía a Slash con el carismático frontman de Stone Temple Pilots, Scott Weiland, además del guitarrista Dave Kushner y de los viejos conocidos Duff McKagan y Matt Sorum. Este experimento fue bautizado como Velvet Revolver, y entregó dos álbumes de estudio, “Contraband” (2004), y “Libertad” (2007), y el EP “Melody And The Tyranny” (2007).

En 2009, Slash empieza a trabajar en su disco debut de manera solista, para lo cual convoca a una constelación de estrellas del universo del rock, entre las que destacan Chris Cornell, Dave Grohl, Iggy Pop, Ozzy Osbourne, Lemmy Kilmister, Alice Cooper, entre muchos otros. El álbum homónimo vio la luz en 2010, y marca el comienzo de una estrecha relación entre el guitarrista y el vocalista de Alter Bridge, Myles Kennedy, quien junto al bajista Todd Kerns y el baterista Brent Fitz dan vida a la banda SLASH y THE CONSPIRATORSde apoyo “Myles Kennedy & The Conspirators”, cuya fructífera fórmula ya ostenta los trabajos “Apocalyptic Love” (2012) y el reciente “World On Fire” (2014), siendo esta última producción la que los traerá nuevamente a nuestro territorio, el próximo 4 de marzo, al escenario del Teatro Caupolicán. Esperando lo que será una nueva presentación del quinteto en nuestras tierras, los dejamos con algunas de las anécdotas que adornan la trayectoria de Slash.

Drogas y alcohol, su gran debilidad

Slash ha reconocido en varias entrevistas que desde muy temprana edad encontró en las drogas y el alcohol un mecanismo de escape, para superar su timidez y el miedo a una realidad que le resultaba abrumadora. Según declaraciones del guitarrista, recién durante una gira rápida con Velvet Revolver en el verano de 2006, fue la primera vez que estuvo sobrio sobre un escenario, evidenciando con esto una adicción de más de un cuarto de siglo. Un hábito que comenzó a experimentar desde los 12 años y que, en gran medida, ha forjado una carrera que no ha estado exenta de escándalos y desventuras. Dentro de todo, el músico ha sido relativamente afortunado: en 1991 estuvo muerto durante 6 segundos a causa de una sobredosis de heroína, y ha padecido tres paros cardiacos, transformando el hecho de que esté por cumplir 50 años sea casi un milagro.

SLASH ANGUSTIALos excesos de Slash generaron como efecto secundario una creciente paranoia, patología que tuvo su punto más álgido a fines de los ochenta, cuando creyó estar siendo perseguido por criaturas extraterrestres con ametralladoras y por Depredador, de la película “Predator” (1987), protagonizada por Arnold Schwarzenegger, lo que lo hizo huir desnudo por el complejo turístico donde estaba alojado. El abuso del alcohol le ha significado una extensa lista de penosos incidentes, “destacando” su aparición completamente ebrio en los MTV American Music Award de 1990, donde tras recibir uno de los premios de la velada, intentó durante 20 segundos pronunciar su discurso, el cual se diluyó entre balbuceos e insultos hacía el público, hasta que finalmente la transmisión fue interrumpida y el músico sacado del escenario. Otro personaje que sufrió las consecuencias de los excesos del guitarrista, fue el legendario Michael Jackson, quién durante una presentación invitó a Slash para interpretar en conjunto el tema “Black Or White”, teniendo como consecuencia la ejecución de un solo interminable que sólo pudo ser extinguido cuando el músico fue sacado por personal de seguridad a petición del rey del pop. Claro que la evidencia audiovisual demuestra que fue un acto concertado más que un incidente.

SLASHHHHHEpisodios desclasificados

El 13 de agosto de 1999, Slash fue arrestado mientras se encontraba en una sesión de grabación en Los Angeles, California, esto debido a una denuncia que interpuso su novia por una supuesta agresión de la que habría sido víctima, una semana antes, cuando ella y el guitarrista se hospedaron en La Parc Hotel de West Hollywood. El músico fue puesto en libertad el mismo día del arresto previo pago de una fianza de US$ 50.000.

En el marco de la constante disputa de egos en la que se ven enfrascados Axl Rose y Slash, es que se van conociendo algunos detalles personales que los músicos van desclasificando con la finalidad de poner en vergüenza al otro. El último de estos episodios se vivió en 2011, cuando Axl hizo público un supuesto problema de incontinencia urinaria del guitarrista a causa de la ingesta excesiva de alcohol, lo que hacía que constantemente se desmayara y orinara encima, lo que era aprovechado por el vocalista para quedarse con las groupies de Slash, que huían despavoridas cada vez que el músico tenía este “accidente”. El frontman de Guns N’ Roses se ha encargado de recalcar que esta situación no era un hecho aislado, sino que ocurría con demasiada frecuencia.

El 4 de marzo es una fecha que muchos fanáticos del rock deben tener marcada con rojo en sus calendarios, sobre todo los nostálgicos de la exitosa primera etapa de Guns N’ Roses, y los incondicionales de cada uno de los proyectos en que el excéntrico Slash ha puesto su impronta. El escenario del Teatro Caupolicán se prepara para recibir nuevamente toda la potencia e intensidad de Slash, en compañía de los viejos conocidos de Myles Kennedy & The Conspirators, en una velada que promete repasar toda la discografía del guitarrista, rememorando esos majestuosos solos de cuerdas que han marcado varias generaciones.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Las tres etapas de The Raconteurs

Publicado

en

Raconteurs

No debería ser tan adecuado catalogar a Jack White como el líder de The Raconteurs, pero sin duda él es su cara más visible. Más allá de eso, la banda ha forjado una imparable carrera desde 2005, transformándose en uno de los proyectos más interesantes del oriundo de Detroit, con tres álbumes de estudio hasta la fecha que sonarán fuerte el próximo 13 de noviembre cuando el conjunto llegue por primera vez a Chile con un concierto en Coliseo Santiago. Desde sus inicios hasta ahora, The Raconteurs ha ido quemando diferentes etapas, desde las exploradoras canciones de su primer LP, pasando por el rock más radial en el segundo, hasta derechamente las composiciones con carácter de stadium rock de su tercera placa. El proyecto es, sin duda, el punto de encuentro entre músicos que van adquiriendo experiencias por fuera en sus distintas entregas musicales, forjando en conjunto su sabiduría y carácter al encontrarse aquí reunidos.

Lo que surgió como una idea entre Jack White y Brendan Benson, se vio materializada en el primer disco de la banda, “Broken Boy Soldiers” (2006), con el dúo acompañándose de Jack Lawrence y Patrick Keeler para desarrollar un trabajo donde fueron explorando distintas veredas del rock, pasando por la psicodelia y el garage, entre otros estilos, lo que generó toda una novedad debido a la variada instrumentación, algo poco habitual para White en sus trabajos con The White Stripes hasta “Get Behind Me Satan” (2005), obra que sirvió como puntapié inicial para que el músico ampliara la paleta de instrumentos y estructuras que maneja en sus composiciones. Además de sencillos más conocidos como “Steady, As She Goes”, “Broken Boy Soldiers” o “Level”, este álbum cuenta con algunas gemas escondidas, como “Hands”, “Store Bought Bones” o “Blue Veins”, donde se demuestra lo bien que funciona cada pieza del conjunto cuando trabajan a paso firme, cómodos y totalmente cómplices de cada movimiento que se ejecuta.

Fue así como la banda incorporó más elementos del blues y un rock mucho más radial en “Consolers Of The Lonely” (2008), un trabajo que llegó de manera sorpresiva con un anuncio apenas la semana anterior a su lanzamiento. Con los ojos de la crítica ya sobre su figura, la banda mantuvo la vara en alto en términos de calidad compositiva, destacando el mega hit “Salute Your Solution” y otros pilares fundamentales de su catálogo, como “Old Enough”, “Top Yourself” o “Carolina Drama”, donde los factores acústicos del country son incorporados a la manera en que la banda ya acostumbraba a operar. Todo eso, gracias a la unión de Benson y White, donde se encuentran dos mundos completamente diferentes, permitiendo que la banda diera sus primeros indicios hacia el rock más clásico tipo Led Zeppelin o The Who, algunas de las principales comparaciones que se hicieron al momento de que publicaran su segundo trabajo, el que vino acompañado de un silencio discográfico que se prolongó por poco más de una década.

Help Us Stranger

En algún punto de ese período comenzó a gestarse el regreso triunfal con “Help Us Stranger”, álbum que los traerá por primera vez a Sudamérica y donde la banda toma riesgos para beneficiarse de un sonido mucho más maduro y estructurado, recordando mucho al rock de estadios que desarrollaron durante la década del 90 bandas como Guns N’ Roses o The Rolling Stones, utilizando muchas estrategias, como la combinación de guitarras acústicas con eléctricas, coros de doble voz y un teclado cada vez más prominente no sólo en este trabajo, sino que también en el resto del repertorio. Dichas canciones tienen una ventaja particular a la hora de enfrentarse al show en vivo, y esa es que la banda entiende muy bien cómo adaptar la música a diferentes contextos, cambiando los tempos, incorporando pasajes de improvisación o simplemente modificando la forma en que estas son interpretadas.

Ya con tres álbumes a su haber, The Raconteurs parece finalmente haber encontrado su norte en el rock que pretende hacer. Y no es que hayan tardado toda su carrera en concretar algo como esto, sino más bien es un reflejo de la madurez sonora que la banda fue adoptando cada vez mejor a medida que sus otros proyectos le tomaban el tiempo entre un álbum y otro. Muchas veces se ha debatido de si Jack White es un innovador o simplemente reinterpreta estilos, lo cierto es que tiene mucho de ambos, por lo cual no se le debe quitar méritos cuando se analiza su obra. Eso sí, cuando hablamos del cuarteto (o quinteto en vivo, si se considera a Dean Fertita dentro de la alineación), nos damos cuenta de inmediato que son cuatro fuerzas que, más que opacarse entre ellas, se combinan a la perfección para conformar un combo imparable, el que de seguro derribará Coliseo Santiago cuando la banda repase estas tres importantes obras en el mes de noviembre.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas