Contáctanos

Artículos

Sebastian Bach: Todo se trata de actitud

Publicado

en

No sería para nada exagerado asegurar que Sebastian Bach, el otrora vocalista de Skid Row, encarna a la perfección el estereotipo de rockstar rebelde y desenfrenado, consumido por la fama y los excesos que no tardaron en llegar a sus tiernos 21 años, de la mano del exitoso álbum debut de su banda madre, “Skid Row” (1989). Adicionalmente, la personalidad del vocalista canadiense siempre tuvo el condimento adicional de estar teñida por ciertos tintes de agresividad y conflictividad, los que no tardarían en hacerse evidentes colgándole la etiqueta de “chico malo del heavy metal”, y abriendo un archivo colmado de discusiones con sus pares, problemas con la ley y peleas con sus propios fanáticos. Quizás el registro más antiguo que tengamos del complicado temperamento del frontman se remonta a 1989, en un concierto en Springfield, Massachusetts, donde el vocalista, molesto tras recibir un botellazo, no dudó en lanzarse a la multitud para iniciar una batalla campal contra los supuestos responsables del ataque, siendo rescatado al cabo de un minuto por personal de seguridad, quienes evitaron que el músico fuera devorado por la enardecida fanaticada.

sebastian-bach-01Este incidente sería sólo el primer capítulo de la entretenida historia de desencuentros del músico nativo de Ontario, quién con el pasar de los años se convirtió en asiduo visitante de la cárcel, generalmente por posesión de estupefacientes y por verse involucrado en peleas en bares. En 2002 fue arrestado en un bar de Middletown, New Jersey, por discutir con un camarero que no le permitió salir con su bebida a la calle. Tras su detención, se encontraron en su chaqueta cinco gramos de marihuana, lo que le valió cargos por posesión de drogas y conducta desordenada, además de tener que pagar una fianza de US$10.000. En 2006 nuevamente tuvo que visitar la prisión, tras sostener una fuerte pelea con el encargado del club de striptease Fillmore, luego de descubrir que en su vitrina mantenían una foto de su ex esposa, Maria Bierk, que había sido tomada en 1987 mientras ella trabajada como camarera.

No tuvieron que pasar muchos años para que esta conducta agresiva se volviese a hacer patente, ya que en 2010, mientras visitaba su natal Peterborough para ver los trámites de la herencia de su padre, fue arrestado por un altercado en el Riley’s Olde Towne Pub, en donde mordió la mano de un empleado que intentó sacarlo del recinto. Para nadie es un secreto que las drogas siempre han sido protagonistas en la vida de Sebastian Bach, tanto así, que en 2011 fue controlado por la policía de tránsito del condado de Monmouth, Nueva Jersey, y tras una rápida revisión fue arrestado por posesión de menos de 50 gramos de marihuana y un montón de otras drogas.

La trayectoria del vocalista tampoco ha estado exenta de discusiones con sus compañeros de profesión, y así quedó de manifiesto cuando Sebastian Bach decidió demandar a Jon Bon Jovi y al guitarrita Richie Sambora por “abuso financiero”, esto debido al cobro de un alto porcentaje de las sebastian-bach-02ganancias de Skid Row a cambio de negociar un contrato con el sello discográfico para su álbum debut. En 2014, el legendario guitarrista Ted Nugent, famoso por liderar la banda The Amboy Dukes, acusó a Bach de tener un problema de debilidad por las drogas y el alcohol, indicando que estas eran las responsables de arruinar su vida, a lo que el frontman respondió recordando los dichos políticos y racistas que situaron a Nugent en el ojo del huracán, tras referirse al presidente Obama como “subhumano mestizo”. A principios de 2015, Michael Sweet, vocalista y líder de Stryper, tuvo su propio encontronazo con el canadiense, cuando en una entrevista con el reconocido periodista Eddie Trunk afirmó que el álbum “Give ‘Em Hell” (2014) había tenido una mala recepción comercial porque era demasiado moderno y los fanáticos quieren escuchar el clásico sonido Skid Row, a lo que el vocalista respondió a través de su cuenta de Twitter con el siguiente mensaje: “Querido Michael Sweet, cierra la boca antes de que te la cierre yo”.

No cabe ninguna duda de que Sebastian Bach no anda por la vida intentando caerle bien a todo el mundo, muy por el contrario, no tiene ningún reparo en declarar de manera desfachatada que en lo inmediato no está en sus planes volver a reunirse con sus ex compañeros de Skid Row, lo cual aparece como una decisión bastante acertada teniendo en consideración lo bien que está sonando su más reciente producción, la misma que lo traerá de vuelta a Chile el próximo 12 de octubre en el Teatro Cariola, a más de cuatro años desde su última presentación en solitario en nuestro territorio. Los excesos han sido protagonistas excluyentes en la vida del músico nativo de Canadá, pero el paso de los años parece no haber hecho mella en su calidad artística y vocal que, al igual que en su época más gloriosa, sigue alcanzando esos poderosos agudos que cimentaron el éxito de Skid Row y que lo sitúan hasta ahora como uno de los grandes exponentes del hard rock y el heavy metal.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas