Contáctanos

Artículos

Santiago Gets Louder: Convicción en la verdad de Lamb Of God

Publicado

en

El 30 de noviembre de 2012, Randy Blythe, vocalista de Lamb Of God, fue acusado de “homicidio involuntario” (o en léxico nacional, “cuasidelito de homicidio”) por la Fiscalía de la República Checa, debido a la muerte de un fan en mayo de 2010, en el contexto de un show de la banda. Presumiblemente, Blythe habría empujado accidentalmente a Daniel Nosek, de 19 años, desde el escenario. El joven cayó al suelo, lo que le causó severas heridas que luego le produjeron la muerte. El frontman de la banda pasó incluso un mes en prisión (en la tristemente célebre “Pankrak Prison”, utilizada primero por los nazis y luego por el régimen comunista, para encarcelar y asesinar opositores), hasta que luego del pago de una jugosa fianza, pudo salir libre.

LAMB OF GOD 2010La historia pudo haber quedado ahí. Randy pudo haber abandonado el país europeo, ser juzgado en rebeldía y, eventualmente, haber sido condenado hasta 10 años de presidio. Esto último implicaba que no volvería a pisar el suelo checo y, tal vez, de ningún otro país con el cual la República Checa tuviera algún tratado de extradición. Sin embargo, una vez estando libre y en Estados Unidos, Blythe decidió que volvería al país, se pondría a disposición de las autoridades y enfrentaría el juicio en su contra.

Las palabras que utilizó para comunicar su decisión de enfrentar el proceso penal fueron inspiradoras: “Me siento muy familiarizado con el dolor que pueden sentir (la familia de Nosek). Por eso sé que en este momento de pena, esta familia necesita y merece que se les den respuestas concretas y reales, no una explosión mediática sobre el presunto asesino de su hijo huyendo como un cobarde a miles de kilómetros mientras están sufriendo. Soy un hombre. Me criaron para enfrentarme a mis problemas con la cabeza alta, no huyendo de ellos como un niño chico (…) Como adulto, sería a la vez irresponsable e inmoral por mi parte no volver a Praga si me llaman. Esto no es acerca de dinero, sino que acerca de un joven que ha perdido la vida. Actuaré con honor, y lucharé para limpiar mi nombre en este asunto”. Finalmente, la inocencia de Blythe se demostró, principalmente por la declaración de un perito, el que determinó que el fallecido tendría que haber girado durante la caída en 180 grados de haber sido empujado por Randy, lo cual, por las circunstancias del accidente, era imposible.

Pero, más allá de estas consideraciones, es preciso detenerse en la actitud del cantante. El hecho de tener la posibilidad de “escapar” y zafar del procedimiento nunca fue opción para él. Declararía posteriormente que “si no hubiese regresado (a la República Checa para el juicio), me habría muerto”. RANDY BLYTHE 01Esto denota un aspecto espiritual de su personalidad y que traspasa muy bien a su banda: convicción en lo que es.

Lamb Of God es uno de los baluartes del metal hoy en día, de eso no cabe duda. No obstante, si por algo son criticados es por matizar poco. Es cierto que existe una interesante evolución desde “New American Gospel” (2000) hasta “Resolution” (2012) –cuyo hito es el icónico “As The Palaces Burn” (2003)-, pero la esencia dura de riffs filosos cargados de agresión, junto con los beats incesantes de Chris Adler, no ha cambiado un ápice. Los fans pueden discutir si “Walk With Me In Hell” desprende más técnica que “Laid To Rest”, pero lo cierto es que cada canción de la banda es una distinta versión de un único núcleo de música furiosa.

Y justamente, lo que subyace en el metal de Lamb Of God es lo mismo que estuvo detrás de Blythe al momento de ser juzgado en Praga: la fe en lo que se es; la creencia absoluta en lo que uno hace. Desde cierto punto de vista, tal convencimiento en la música puede ser dañino por la poca mutabilidad que otorga, pero los de Richmond han sabido madurar, darle la vuelta a los mismos sonidos y crear algo nuevo cada vez que lanzan un disco. Esa confianza en el metal se ha convertido en su sello. Recientemente lanzaron el tema “512”, que estará en su próximo disco “VII: Sturm Und Drang” (esta semana), el cual sigue en la senda trazada de riffs clásicos del metal, pero con evocación más rabiosa. Esto supone que la fe en su música sigue intacta, que no habrá espacios para la improvisación y que, finalmente, la convicción en ellos mismos se plasmará nuevamente.

LAMB OF GOD 2015Randy Blythe escribió en “Guilty”, de su último álbum “Resolution” (2012), que “la mentira atrapa” y, finalmente, uno puede acabar “muriendo en la cara de la verdad”. La verdad de Lamb Of God es el metal; para ellos no hay otra forma de hacer música, y por tanto morirán con las botas puestas. Ya han recibido algunas críticas quisquillosas por “reciclar riffs de Pantera, de Testament, y otros”, pero aquello no importa: su verdad es una. La verdad de Randy era su inocencia en los trágicos eventos de Praga, y si aquella no era demostrada, o si huía de ella, entonces cobra sentido su premonición de muerte, en el caso de no ser enjuiciado.

La integridad es una virtud que muchos dicen tener, pero muy pocos parecen practicar. Lamb Of God ha demostrado en las incidencias personales y en su música que la poseen para regalar. Mucho podemos discutir sobre los alcances reales de su estilo, pero lo cierto es que el coraje en temas como “Now You’ve Got Something To Die For” o “In Your Words” tienen su correlato en la realidad. Ante eso, sólo nos queda aplaudir a esta banda y en Santiago Gets Louder pagarles el merecido tributo por medio del mosh pit, por demostrar que son de verdad, dentro y fuera del escenario.

Por Pablo Cañón

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 20 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas