Contáctanos

Artículos

Santiago Gets Louder: Bandas chilenas, Parte 1

Publicado

en

Rama

Pocas bandas en nuestro país tienen la capacidad de construir una narrativa total de “familia” como Rama, que incluso en sus redes sociales se referencian como “Rama Hermanos”, y es que el cuarteto, que el próximo año cumplirá veinte años de trayectoria ininterrumpida, ha basado su crecimiento no en generar sencillos que se conviertan en un éxito, sino que en fortalecer y desarrollar una propuesta sólida, tanto en estudio como en vivo, este último aspecto uno de los más relevantes para Sebastián Cáceres, Daniel Campos, Cano Céspedes y Eugenio Marín, quienes tienen uno de los espectáculos más compactos y potentes del rock nacional.

Su mezcla de nü metal y rock alternativo se ha nutrido cada vez más de las experiencias adquiridas en los escenarios. No es casual que Rama haya lanzado tres discos en 19 años de historia, siendo el último capítulo el excelente “Imposible” de 2013. Rama toma todo el proceso en serio, y es esa convicción la que se puede ver en cada una de las fechas de esta verdadera familia.

Weichafe

Fue uno de los grandes regresos en Chile el año pasado con un show memorable en el Teatro Caupolicán. Es que Weichafe (“guerrero” en mapudungun) es una de las bandas que se encargó de apelar al rock, a secas, en una época donde todos querían ponerse etiquetas y géneros en el cuello, y esto les permitió concentrarse en darle una vuelta de tuerca al estilo más clásico, con elementos modernos, generando un trabajo con sello propio que se extendió por casi doce años hasta la separación del trío conformado por Ángelo Pierattini, Marcelo Da Venezia y Mauricio Hidalgo en 2009, en los que editaron cuatro discos de estudio y posteriormente su último material a la fecha, “Yo Soy Weichafe” (2007), su único registro en vivo, editado en CD y DVD.

Su regreso para tocar en diciembre pasado sorprendió a muchos, porque sus miembros –en especial Pierattini- han desarrollado otros proyectos, pero lo cierto es que los fanáticos de Weichafe se han multiplicado con los años, y el reposo ha hecho que buena parte del material de los santiaguinos mejore con el paso del tiempo, haciendo de sus espectáculos algo que tiene tanto de nostalgia como también de un esplendoroso futuro.

Cómo Asesinar A Felipes

No vale la pena clasificar a Cómo Asesinar A Felipes. No hay caso, en verdad, porque CAF puede ser asociado al jazz, al hip hop, a los sonidos de fusión, pero al final lo que arman va más allá, y en su último trabajo, el EP “V” (2014), irrumpió con fuerza la capacidad de tener una narrativa a través de las líricas del MC Koala Contreras, que fuera cinemática y llena de recovecos complejos, llevando su juego a otro nivel, mucho más potente en el papel y en la práctica.

Sin guitarras, actualmente son los sintetizadores los que entregan toda la distorsión necesaria para un espectáculo lleno de actitud, canciones y una evolución constante, que no frena para nada y que lamentablemente aún no tiene todos los ecos necesarios. CAF es un lujo de banda, pero su propuesta “difícil” de digerir hace que todavía sea motivo de disfrute de unos pocos, sin embargo, “los Felipes” tienen tan clara la película que sigue ahí, musicalizándola, en escenarios chicos o grandes, a su manera, sin necesidad de que los encasillen como un sabor del momento, siendo parte de los actos más relevantes de la música chilena actual.

Recrucide

La historia de Hernán Muñoz y Cristian Medina tiene de perseverancia y también de tomar el vuelo justo para hacer lo que es necesario hacer en el momento preciso. Ellos fundaron Recrucide en 1993, hace casi 22 años, y no fue sino hasta 2007 cuando editaron su primer álbum, “Rebellion”, tras haber lanzado dos demos y haber tocado mucho en vivo. Su estilo está ligado al death metal, y desde que lanzaron “Rebellion” que las oportunidades les han llegado y han sido bien aprovechadas, tocando en eventos importantes y generando ruido del bueno.

En 2011 editaron “Blood Divine”, y el año pasado sacaron su gran “Svpremacy”, álbum que fue parte de los más destacados para nuestro sitio en 2014, y que llevó Recrucide a otro nivel, convirtiéndolos en parte de las principales bandas del género en nuestro país, a punta de trabajo responsable, con cuidado en los detalles y una propuesta que se siente y se oye coherente.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Aggrezor

    08-Jul-2015 en 4:05 pm

    Rama <3 !

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 5 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 4 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: