Contáctanos

Artículos

Ranking de los mejores discos de Iron Maiden

Publicado

en

Con motivo del retorno de la “Doncella de Hierro” a la capital, en el que será su octavo concierto en nuestro país, esta vez siendo secundados por los norteamericanos de Anthrax y los ingleses de The Raven Age, este redactor se ha adjudicado la ardua tarea de repasar la holgada discografía del sexteto, creando un ranking ascendente, desde el disco “menos bueno” –porque convengamos que todos tienen alguna joyita que rescatar–, hasta lo más destacado del grupo que tendrá el privilegio de convertirse en la primera banda de heavy metal en tocar tres veces seguidas en el recinto más grande de Chile, el Estadio Nacional.

Hay que dejar en claro que esta lista es totalmente subjetiva y tiene mucho de fanatismo, por lo que algunas decisiones pueden no ser las más populares, sobre todo las que conciernen a los puestos más bajos del ranking. También dejaremos de lado los discos en vivo, con el fin de concentrarnos exclusivamente en el material de estudio, que es bastante. Sin más preámbulos, aquí va el ranking de los discos de Iron Maiden.

16°

No Prayer For The Dying (1990)

16 - NO PRAYER FOR THE DYINGEste disco tiene un sabor más a anécdota que a un trabajo que se tomara en serio. Síntoma claro del desgaste que se vivía dentro de la agrupación, el espíritu desvergonzado de “No Prayer For The Dying” vigoriza a un registro que puso una pausa a la épica de los años dorados y se orientó hacia el rock facilón con aroma yankee. En ese sentido, “Holy Smoke” y su ridículo videoclip, se transforman en la manifestación más clara de lo que buscaba el grupo con este disco: después de tanto trabajo había que darse un relajo. Con Janick Gers recién ingresado a la banda, en reemplazo de Adrian Smith, la dupla de guitarras sonó más rockera y sucia que nunca, y cortes como “Tailgunner”, “Public Enema Number One” y “Bring Your Daughter… To The Slaughter”, se destacan en un registro que se duerme demasiado en los laureles, y que deja a “Mother Russia” como el débil cierre de un álbum entretenido, pero irrelevante ante el resto del catálogo de la “Doncella”.

15°

Fear Of The Dark (1992)

15 - FEAR OF THE DARKEl fin de la primera etapa de Bruce Dickinson como frontman del grupo nos dejó una de las placas más decepcionantes de los ingleses. ¿Por qué? Porque “Fear Of The Dark” suena como un refrito de todo lo bueno que habían hecho hasta el momento, pero sin la visión y frescura de las obras maestras que habían lanzado apenas unos años antes. Esta vez sólo se buscaba cumplir, y se nota. Sencillos olvidables como “From Here To Eternity”, donde jugaron a ser una mala copia de Mötley Crüe, o canciones como “Weekend Warrior” y “The Fugitive”, que dejan patente el cansancio y desgaste de la banda, dan como resultado un trabajo que nunca encuentra un norte ni cohesión. Se salvan de la quema “Afraid To Shoot Strangers”, “Childhood’s End”, la rabiosa “Be Quick Or Be Dead” y –como no– el himno “Fear Of The Dark”, que es el principal responsable de que la novena placa del grupo no caiga en el total olvido, a pesar de estar por sobre la media de lo que uno podría esperar de un mal disco.

14°

The X Factor (1995)

14 - THE X FACTORPara la gran mayoría, el álbum donde Blaze Bayley hizo su debut como vocalista de Iron Maiden tras la salida de Bruce Dickinson, es el peor trabajo de Steve Harris y compañía hasta la fecha. Odiado por muchos de forma injustificada, “The X Factor” tuvo la difícil tarea de llevar a la banda a una nueva era, renovando su sonido casi por completo, cortesía de la grave voz de Bayley y el tono oscuro que envuelve al décimo larga duración de los británicos. Puede sonar monótono y carente de ideas en muchos pasajes, pero no se puede negar que acá se logra escuchar lo más experimental que han hecho en toda su carrera. “Fortunes Of War” y “Blood On The World’s Hands” son claros indicios de una búsqueda que ha marcado el camino sonoro de Iron Maiden en su etapa más reciente, y aunque el disco efectivamente no es un gran trabajo, una obra de la magnitud de “Sign Of The Cross” puede por sí sola dar valor a un álbum que merece ser escuchado con mayor estimación.

13°

Virtual XI (1998)

13 - VIRTUAL XI“Virtual XI” fue el hito final de la corta era de Blaze Bayley en la banda, y en esta lista se posiciona sobre “The X Factor” porque pudo condensar de mejor manera las ideas presentadas por su antecesor, dando forma a un disco que expele vibras más positivas y un par de canciones bastante buenas, así como otras no tanto. “Futureal” es un sencillo breve, pero que cumple sus objetivos con creces, algo que no ocurre con “The Angel And The Gambler”, uno de los singles más soporíferos que ha escrito Steve Harris y que se hace notar mucho entre las ocho composiciones presentes en el registro, donde abundan las canciones que duran mucho pero dicen poco. Sin embargo, la emocionante épica de “The Clansman”, y las sólidas “Lightning Strikes Twice” y “When Two Worlds Collide” hacen de “Virtual XI” una escucha que vale la pena y que saca lo mejor de “la época oscura” de la agrupación.

12°

A Matter Of Life And Death (2006)

12 - A MATTER OF LIFE AND DEATHIron Maiden retomó los rumbos sombríos con su decimocuarto trabajo de estudio, sumando a la tradicional fórmula elementos progresivos que se transformaron en el principal gancho en la promoción de este. Tanto se envalentonaron con “A Matter Of Life And Death”, que realizaron un tour tocándolo completo. Y es comprensible, sobre todo cuando se revisan cortes como “For The Greater Good Of God” o “Brighter Than A Thousand Suns”; inspirados en los horrores de la guerra, hacen que este disco se erija como una gran colección de himnos de larga duración. Sin embargo, esta misma condición lleva a que la escucha se haga difícil y algunas canciones demasiado predecibles y cansinas, por lo que digerirlo es una tarea complicada a falta de un mayor dinamismo y diversidad en aquellas. De todas maneras, sería bueno que rescataran alguna joyita para la próxima gira, ya que, recordemos, de “A Matter Of Life And Death” no hemos podido escuchar nada por esto lares.

11°

The Final Frontier (2010)

11 - THE FINAL FRONTIERIron Maiden dio comienzo a esta década con un conjunto de canciones donde el equilibrio entre lo progresivo de “A Matter Of Life And Death” y el revitalizante heavy metal de “Brave New World” (2000), dieron a luz a diez poderosas composiciones, casi todas escritas íntegramente por Steve Harris, demostrando que el hombre cuando está inspirado todavía es capaz de grandes cosas. Amén por la desgarradora “Mother Of Mercy”, la majestuosa “The Talisman” y la entrañable “When The Wild Wind Blows”, temas que muestran lo mejor de la performance del sexteto en su cuarta era. Si “The Final Frontier” no está más arriba en el ranking, es porque carece de una canción de esas que uno dice “tienen que tocarla sí o sí en la próxima gira”. Aun así, es un gran disco y fue el protagonista del concierto que grabaron en nuestro país, así que punto extra por eso.

10°

Brave New World (2000)

10 - BRAVE NEW WORLDEl regreso en gloria y majestad de Bruce Dickinson y Adrian Smith a la agrupación quedó plasmado en el disco que devolvió la luz a un conjunto alicaído, que necesitaba con urgencia una buena inyección de energía. Desde el notable inicio que marca “The Wicker Man”, sabíamos que Iron Maiden renacía con todo en su duodécima placa. Haciendo uso de los esquemas construidos en “The X Factor” y “Virtual XI”, la fórmula se ve potenciada por la fuerza de Dickinson y la maestría de Smith en las seis cuerdas, en diez temas que volvieron a poner al sexteto en las grandes ligas. “Ghost Of The Navigator”, “Brave New World” y “Blood Brothers”, ya son parte de la lista de clásicos del grupo y crecen con cada escucha. Puede que la suma final no sea perfecta y canciones como “Out Of The Silent Planet” y “The Nomad” no estén a la altura, pero “Brave New World” sobrepasó la barrera del tiempo y el peso que tenía a sus espaldas al sellar el gran retorno de la formación clásica del grupo.

Dance Of Death (2003)

9 - DANCE OF DEATHCon la alineación más espectacular que el grupo haya tenido en toda su historia, “Dance Of Death” se instala como el disco en donde la teatralidad vuelve a ser la protagonista en un registro de los británicos. Su carátula es horrible, es verdad, pero en su interior tenemos una buena colección de canciones, donde la banda se despacha los cortes más diversos de todo su catálogo. Ahí está la brutal “Montségur”, quizás la canción más pesada salida de las arcas de Iron Maiden. También encontramos la balada orquestal “Journeyman” y la teatral “Dance Of Death”, que en vivo es un espectáculo mágico y maravilloso. Además está presente el último gran sencillo escrito por el grupo, “Rainmaker”, canción que injustamente ha quedado relegada al olvido. Las virtudes de este disco son tantas, que hasta Nicko McBrain se dio el lujo de soltar las baquetas y aportar en la composición con “New Frontier”, dando la pincelada final a uno de los trabajos más completos de los ingleses.

Killers (1981)

8 - KILLERSEl segundo álbum de Iron Maiden es una reafirmación de la garra y hambre presentada en su debut. Con un Paul Di’Anno brillando como el gran vocalista que alguna vez fue, el joven grupo continuaba revolucionando al mundo del rock con temazos de la talla de “Wrathchild”, “Murders In The Rue Morgue” y, la que pone el título al disco, “Killers”. Aún labrando su estilo, nos encontramos con una banda inspiradísima y sin miedo a probar lo que sea, capaz de despacharse la sinfonía de metal instrumental bautizada como “Genghis Kahn”, para luego remecer todo con ese híbrido entre punk y metal que lleva por nombre “Purgatory”. “Killers” es el último registro del Iron Maiden rebelde y en constante búsqueda de su sonido, es por eso que recorrer estas diez canciones es escuchar el preludio a la leyenda, de la historia que más adelante escribirían para siempre en los anales del metal. “Killers” es Iron Maiden en estado salvaje.

The Book Of Souls (2015)

7 - THE BOOK OF SOULSEl último lanzamiento de los ingleses es el epítome de todo lo que han forjado desde el retorno de la formación de oro el año 1999. Divido en dos partes, “The Book Of Souls” es la placa más extensa que ha compuesto el grupo y que contiene lo mejor de sus trabajos de este milenio. Composiciones largas y llenas de arreglos, complementadas con cortes más directos, guiados por coros escritos para mover estadios enteros con la épica y grandilocuencia como norte de la música, son los elementos que marcan la evolución del grupo en sus últimos años, y que ahora los tiene en la cúspide del heavy metal mundial, porque, efectivamente, Iron Maiden es la única gran banda del estilo que es capaz de llenar un estadio tocando casi exclusivamente material de sus últimos trabajos. “The Red And The Black”, “If Eternity Should Fail” y la llamada “obra maestra de Bruce Dickinson”, “Empire Of The Clouds”, son la prueba fehaciente de que el sexteto ha logrado pulir su esquema a la perfección, entregándonos un disco que todavía está fresco, pero que ya podemos considerar como uno de sus mayores logros.

Iron Maiden (1980)

6 - IRON MAIDENLa New Wave Of British Heavy Metal (NWOBHM), esa revolución metalera que comenzó en el viejo continente durante la década de los ochenta, se ve reflejada en el primer grito discográfico de este joven quinteto que se hacía llamar Iron Maiden. Crudo y visceral, como el feo Eddie que adorna la emblemática carátula ilustrada por Derek Riggs, este debut nos presenta los primeros pasos del grupo, donde el punk todavía seguía siendo una gran influencia en su sonido. “Iron Maiden”, la canción, avanza trepidante de la mano de su clásico riff, mientras que “Phantom Of The Opera” triunfa como el primer himno épico parido de la mente maestra de Steve Harris, quien jamás pudo sentirse conforme con el resultado final de su opera prima. Por otra parte, tenemos a un gallardo Paul Di’Anno robándose la película en cortes como “Running Free” y “Prowler”, además de regalarnos la maravilla musical que es “Remember Tomorrow”, el aporte más significativo que realizó en su estadía en el grupo, cuyo primer lanzamiento sigue siendo atesorado como un clásico del estilo.

The Number Of The Beast (1982)

5 - THE NUMBER OF THE BEASTSin duda, el disco más popular de la banda y donde se encuentran la mayoría de los hits que todos conocemos y admiramos. El tercer disco suele ser el más significativo para una agrupación que pretende encumbrar el vuelo, y con Bruce Dickinson tomando la batuta en las voces, la alineación más fructífera en la historia de Iron Maiden se las ingenió para hacer un álbum que tomó a todos por sorpresa; una placa que contiene los elementos esenciales que componen al metal de esa época, en su formato más clásico y glorioso. La canción que pone el nombre al LP es heavy metal en su máxima expresión, donde los falsetes, las melodías a dos guitarras y el bajo galopante, se revelaron ante el mundo como la nueva forma de comprender la música pesada, definiendo el sello de los británicos, el que seguirían puliendo en sus álbumes venideros hasta alcanzar su cenit en la segunda mitad de los ochenta. “The Number Of The Beast” es una escucha obligada y, hasta el día de hoy, su genialidad se mantiene intacta.

Piece Of Mind (1983)

4 - PIECE OF MINDEl cuarto álbum de la agrupación británica es uno de sus trabajos más bellos y complejos. A pesar de que en este encontramos éxitos de la talla de “The Trooper” o “Revelations”, “Piece Of Mind” se mete en lugares más interesantes musicalmente hablando, demandando más al oyente, quien tiene la oportunidad de encontrarse con virtuosas composiciones que conservan el poder y energía mostrados en “The Number Of The Beast”. Los tambores del recién ingresado Nicko McBrain caen como metralletas al inicio de “Where Eagles Dare”, dando el puntapié inicial a una lección de rock de 45 minutos de duración. Destacan cortes como “Die With Your Boots On” y la apoteósica “To Tame A Land”, donde la dupla de guitarras conformada por Dave Murray y Adrian Smith se roban la función. Por su parte, “Flight Of Icarus”, otro éxito totalmente ignorado por el grupo, es la definición de cómo se hacía el heavy metal hace unas décadas, y este redactor espera –con muchas ansias– poder escucharla alguna vez en vivo, pero hasta ese día no queda más que seguir revisando un álbum excelente.

Somewhere In Time (1986)

3 - SOMEWHERE IN TIMESubvalorado por la propia banda y alabado por los fanáticos, “Somewhere In Time” es un registro increíble, al que nunca se le ha reconocido como se debe. Una vez terminado el tour mundial de promoción de “Powerslave” (1984), la banda tenía al mundo en la palma de su mano y podían darse el lujo de hacer lo que quisieran. Se dice que Bruce Dickinson incluso sugirió volcarse a lo acústico o hacer algo totalmente orquestado, pero finalmente decidieron seguir con lo suyo, esta vez condimentado con sintetizadores y un concepto de ciencia ficción ochentera tan bien trabajado, que perfectamente podría hacer de las canciones presentes en la placa la banda sonora de una película futurista –de esa época, obviamente–. Adrian Smith brilla en cada uno de los cortes, y es que aquí el hombre metió más mano que nunca, sacándose de la manga “Wasted Years”, uno de los éxitos más memorables de la “Doncella de Hierro”. “Somewhere In Time” es un diamante muy bien pulido, que se merece un mejor trato en la historia del grupo.

Powerslave (1984)

2 - POWERSLAVECon su quinto larga duración, Iron Maiden se devoró al mundo. Transportándonos al antiguo Egipto, el combo se mandó las canciones más intensas de su carrera, que le valieron la consolidación como una de las bandas más grandes de la historia del metal. Como si se tratara de una muralla de riffs, temazos de la talla de “Aces High”, “2 Minutes To Midnight” y el mismo “Powerslave”, conforman lo más pesado que el grupo hubo escrito hasta la fecha. En estado de gracia, Dickinson y Smith vuelven a formar dupla en la composición de este LP, confabulándose en canciones donde los coros a dos voces y el filo de las guitarras son los ingredientes principales. Steve Harris obviamente no se quedó atrás y entre sus contribuciones la que más destaca es la adaptación del poema del inglés Samuel Taylor Coleridge, “Rime Of The Ancient Mariner”, en casi catorce minutos de heavy metal con sello Iron Maiden, cerrando una obra emblemática del estilo.

Seventh Son Of A Seventh Son (1988)

1 - SEVENTH SON OF A SEVENTH SONIron Maiden terminó de ascender al olimpo con su séptimo registro de estudio. Todo lo aprendido en los lanzamientos previos, encuentra su punto cúlmine en las ocho composiciones que se inspiran en la fantástica historia del “Séptimo Hijo”, escrita por Orson Scott Card, para pintar un cuadro perfecto que debe contemplarse de principio a fin, sin interrupciones, siendo dimensionado como la obra maestra que es. Desde la apertura con “Moonchild”, pasando por “Seventh Son Of A Seventh Son” e “Infinite Dreams” –la favorita de quien redacta–, los sencillos “The Evil That Men Do”,  “Can I Play With Madness” y “The Clairvoyant”, hasta las menos conocidas “The Prophecy” y “Only The Good Die Young”, el disco número siete en el catálogo de la banda se posiciona en el primer lugar de esta lista por ser un trabajo refinado en donde nada sobra, y el buen gusto, sentimiento y pasión, están presente en cada nota. Alcanzando el cielo, todo lo que vino después no ha podido superar el nivel de “Seventh Son Of A Seventh Son”, el que es, según quien firma, el número uno en la discografía de Iron Maiden.

Por Sebastián Zumelzu

[poll id=”38″]

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Nicolás

    05-Mar-2016 en 3:08 am

    Coincido plenamente en el podio.
    El único alegato, serìa que Brave New World debería estar 4to, y que justamente las canciones mencionadas 《The Nomad y Out Of The Silent Planet》, más 《Fallen Angel》, hacen un disco majestuoso, digno de 4to lugar.

  2. Gabriel Ignacio Castillo Villablanca

    07-Mar-2016 en 4:05 pm

    El top five está bien, pero pondría este orden:

    5.- Piece of Mind
    4.- Somewhere in Time
    3.- Powerslave
    2.- The Number of the Beast
    1.- Seventh Son Of A Seventh Son

  3. Paolo

    19-Mar-2016 en 1:45 pm

    Excelente artículo, felicitaciones.

  4. Ricardo Barra (@Chuqui)

    20-Mar-2016 en 11:21 pm

    A matter of life and death es un tremendo disco!! Out of the silent planet y The Nomad son verdaderas joyas. El peor disco de Maiden es el Virtual XI, por lejos.

  5. loydo

    11-Dic-2016 en 6:06 pm

    Los mejores discos de Iron Maiden son los primeros hasta el somewhere in time, que hayas puestos el seventh son de primero es una autentica herejía y que hayas puesto el book of soul en el lugar que lo pusiste, no tiene nombre.

  6. alexis

    20-Jul-2017 en 9:15 pm

    creo que lo más complejo es seven son pero brave new World es algo genial.

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 24 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: