Contáctanos

Artículos

Por qué no te puedes perder el concierto de The Dillinger Escape Plan

Publicado

en

Este año partió cargado de conciertos de primera línea y la agenda para los próximos meses no hace más que abultarse con nuevas confirmaciones de shows imperdibles. Lo más probable es que, ante tantos nombres, el The Dillinger Escape Plan haya pasado un tanto colado, y es que los norteamericanos no son precisamente una banda popular en nuestro país, lo que es lamentable, porque ignorar lo que han estado haciendo durante sus casi veinte años de carrera, es quedarse afuera de una verdadera revolución musical que ha puesto de cabeza al mundo del rock. Por eso es que en HumoNegro decidimos crear este artículo, señalando algunas de las virtudes de la banda, a modo de invitación a su debut el próximo 16 de abril en las dependencias del Teatro Cariola, en una cita que quedará marcada en la historia de los escenarios nacionales, al concretarse el primer encuentro con una de las bandas más extremas del planeta. Estas son sólo algunas razones por las que no deberías perderte el show de The Dillinger Escape Plan.

En vivo son una locura

THE DILLINGER ESCAPE PLAN 01Y para probarlo, sólo deben copiar y pegar en YouTube el siguiente enunciado: The Dillinger Escape Plan Insane Stage Presence. En cuestión de segundos encontrarán una seguidilla de videos donde la tónica es ver al quinteto desatando el caos en pleno escenario. Lo que el grupo realiza en sus presentaciones en vivo es una verdadera oda a la violencia en su formato más desquiciado. Y es que no hay otra forma de “danzar” al ritmo del mathcore que cultivan estos músicos, que, más que músicos, son unos verdaderos científicos locos. Greg Puciato, vocalista y frontman del conjunto, no teme treparse por sobre el escenario hasta colgarse de una viga, para luego saltar al vacío –o arriba de los fanáticos– para seguir cantando el estribillo de la canción. Sus compañeros no se quedan atrás y lo más probable es que los parlantes de retorno se utilicen como plataformas para dar saltos o en simples bultos para patear o estrellar las guitarras. The Dillinger Escape Plan es una bestia salvaje cuando sale al escenario, y en tiempos donde la mayoría de los shows hacen lo imposible por ser pulcros y súper estructurados, es revitalizante tener una experiencia donde cualquier cosa puede pasar.

Su música es pura revolución

THE DILLINGER ESCAPE PLAN 02Hay que señalar que tamaña manifestación de barbarie no es gratuita y su asidero está en su música. En cinco discos lanzados hasta la fecha, los estadounidenses han demostrado que se puede innovar en la música pesada, y de la forma más extrema posible. Si nunca has tenido la oportunidad de escuchar una de sus canciones, lo más probable es que tu reacción en un principio no sea precisamente de aprecio, sino que más bien todo lo contrario. Ritmos frenéticos, que incluso son difíciles de seguir con el clásico headbanging, estructuras complejas y coros desgarradores que serían la pesadilla de cualquier radioemisora convencional, es lo que en resumidas cuentas ofrece The Dillinger Escape Plan en una primera impresión. Pero, como buen gusto adquirido, una vez que se agarra el ritmo, sólo queda sumergirse en un catálogo impecable que no hace más que mejorar con el tiempo. “Calculating Infinity” (1999) fue el primer grito de guerra, el cual ha ido evolucionando con los años hasta aparentemente encontrar su punto cúlmine en “One Of Us Is The Killer” (2013), su último trabajo hasta la fecha. Y decimos aparentemente, porque pareciera que la evolución del grupo no conoce límites y, aunque su sonido sigue manteniendo la misma base, podemos encontrar en su repertorio jugueteos con la electrónica, el hip hop y hasta música clásica. TDEP tomó el mathcore y lo moldeó a su manera para trascender al estilo y crear uno propio, porque, efectivamente, lo que ellos hacen no lo hace nadie más.

Los grandes los respaldan

THE DILLINGER ESCAPE PLAN 03Era lógico que una mente inquieta como la de Mike Patton apreciaría el diamante en bruto que era el grupo hace unos cuantos años. El vocalista de Faith No More prestó sus servicios a la banda cuando esta perdió a su primer vocalista, funcionando como frontman de parche en algunos shows hasta que Greg Puciato hizo su arribó el año 2001, grabando incluso un EP, el brutal “Irony Is A Dead Scene” (2002). Pero el ex Mr. Bungle no ha sido el único que ha aplaudido las virtudes del combo, Trent Reznor, el líder de Nine Inch Nails, también es un ferviente admirador de estos músicos locos, a quienes invitó a tocar junto a su banda el tema “Wish” durante el concierto de “despedida” de NIN que se realizó el año 2009, en Australia. The Dillinger Escape Plan también ha compartido escenario con Chino Moreno, de Deftones, en la recordada presentación que realizaron en los premios Golden Gods de 2013, tocando una ensangrentada versión de “Behind The Wheel” de Depeche Mode.

La lista es larga y podríamos continuar así por mucho rato, pero lo importante de todo esto es que The Dillinger Escape Plan no es una banda de aparecidos y, a pesar de no contar con un reconocimiento masivo –algo bien imposible debido a la particularidad de su sonido–, su propuesta ha recibido la bendición de los grandes y, por sobre todo, la devoción de una fanaticada fiel que los ha elevado al nivel de banda de culto. Es por este motivo, y los señalados anteriormente, que si no has entrado aún en la tumultuosas aguas de The Dillinger Escape Plan, te sugerimos enérgicamente que te hagas de uno de sus discos y empieces a darle un par de vueltas, porque lo que viviremos el próximo 16 de abril en el Teatro Cariola, será una verdadera orgía de virtuosismo, violencia y locura.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Ignacio Pelher

    13-Abr-2016 en 1:12 am

    Capos!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: