Contáctanos

Artículos

¿Por dónde empiezo con MONO?

Publicado

en

Cuando se confirmó el debut de los japoneses en nuestro país, para el próximo jueves 3 de septiembre en el Teatro Nescafé de las Artes, las expectativas se elevaron rápidamente entre los fanáticos del post-rock en Chile, ya que una de las bandas insignes del género, fundada hace 16 años, por fin dirá presente en un escenario nacional. Sin embargo, al tratarse de un estilo que no es llegar y escuchar, de hecho, es toda una travesía sentarse a descubrir uno de sus discos, su presencia en la escena es notoria y reconocida por los entendidos en la materia, pero para efectos mediáticos MONO sigue siendo una banda desconocida, lo que convierte al próximo concierto en una especie de evento de culto.

Con la etiqueta de “concierto imperdible”, la idea más lógica –incluso si no se es fanático del grupo, pero sí aficionado al post-rock– es querer asistir sí o sí al recital y tratar de instruirse lo máximo posible antes de ingresar al recinto de Providencia. Entonces: “¿Por dónde empiezo con MONO?” Este artículo pretende servir como una guía para aquellos que estén recién iniciándose en la odisea musical de los japoneses, y quizás como un “refresca memoria” para los más experimentados, que pueda motivarlos a revisitar los discos y elevar aún más el hype por un debut soñado. Para esto, realizaremos una pequeña reseña de cada disco del cuarteto, señalando el tema que lo define y que debería estar presente en el set del próximo 3 de septiembre, tratando de ir desde el más “amigable” hasta el más profundo.

“You Are There” (2006)

“Hymn To The Immortal Wind” (2009)

MONO 02El cuarto y quinto disco de estudio de MONO, respectivamente, pueden ser la mejor forma de ingresar al mundo sonoro de los de Tokio, ya que nos encontramos con una banda en pleno desarrollo de un sonido propio, trascendiendo al estilo madre y alcanzando una identidad única, incluso llegando a redefinir el concepto de post-rock. En “You Are There” podemos escuchar el último eslabón del MONO más rockero, despegándose de otras propuestas similares, dejando de lado la idea de que el rock debe ser estridente y pesado, para poner especial cuidado a las capas sonoras, destacando “The Flames Beyond The Cold Mountain”, corte de trece minutos y medio que abre el disco, característico por su atmósfera cinematográfica y grandilocuente, explotando en su última y poderosa sección. Estos elementos fueron tomados como el norte en la dirección de “Hymn To The Immortal Wind”, un álbum donde el manejo de los espacios y las atmósferas son  la fórmula principal, dando forma a siete composiciones que perfectamente podrían funcionar  como la banda sonora de un filme. “Pure As Snow (Trails Of The Winter Storm)”, cuarto tema de la placa, emociona con su delicadeza y nostalgia.

“Under The Pipal Tree” (2001)

“One Step More And You Die” (2002)

MONO 01Una vez enterados de qué va MONO, vale la pena darse una vuelta por sus primeros discos. Si bien, estos se encuentran un poco más atrás en cuanto a la evolución de la banda, “Under The Pipal Tree” y “One Step More And You Die” muestran los primeros esbozos de un cuadro que, a día de hoy, se ha transformado en un lienzo maravilloso, lleno de texturas y matices. Verdaderas murallas de rock arrasan en ambas placas, mostrando el lado más crudo y visceral de MONO, sin perder el sentido bucólico en ningún momento. “Jackie Says” del disco debut, y “Com(?)” de su sucesor, son dos certeras descargas de electricidad que delinearon un gran camino que recién comenzaba a recorrerse.

“Walking Cloud And Deep Red Sky, Flag Fluttered And The Sun Shined” (2004)

“For My Parents” (2012)

MONO 03Si queremos entrar a las capas más profundas del mundo creado por los orientales, estos dos discos son lo que estas buscando. “Walking Cloud And Deep Red Sky, Flag Fluttered And The Sun Shined” (2004) es el registro donde ya se avistan los sonidos de transición que más tarde los llevarían a encontrar el sello personal. Por lo tanto, en este disco podemos escuchar una mayor experimentación de sonidos y formas, que retratan la búsqueda de los músicos por llegar al cénit de su propuesta. Ahí tenemos, por ejemplo, a “Mere Your Pathetique Light”, corte donde las guitarras eléctricas desaparecen y las influencias clásicas y orquestales toman el protagonismo absoluto. Compartiendo el espíritu de búsqueda y evolución, “For My Parents” es otro disco “raro” de MONO. Ya habiendo encontrado la esencia, el sexto larga duración del conjunto se dedica a explorar todas sus virtudes, sorprendiendo incluso a sus propios fanáticos y a la critica, abandonando en muchos momentos el rock, para jugar con sonidos electrónicos y clásicos. “Unseen Harbor” es una gran muestra de cómo se puede innovar sin traicionar tu esencia.

“The Last Dawn” (2014)

“Rays Of Darkness” (2014)

MONO 04Terminaremos la revisión de la discografía de MONO con el presente y, quizás, el mejor momento del grupo. Los dos últimos discos de la banda fueron lanzados simultáneamente, y para muchos son las obras cúspide de los japoneses. “The Last Dawn” recorre todos los paisajes que han ido creando en sus más de 16 años de carrera, ejecutados con suma pulcritud y perfección, y a pesar de ser un registro más bien convencional, destaca por la madurez que desprenden en cada uno de sus cortes. Una de sus joyas es “Kanata”, que está siendo presentada en la gira que están realizando por el mundo durante estos meses. Por su parte, “Rays Of Darkness” se ha transformado en la placa más alabada del grupo. Tanto fanáticos como prensa especializada se han rendido ante el nuevo salto que ha dado la banda. Cuando ya se pensaba que habían conocido su límite, lanzan un conjunto de composiciones que retratan una “hermosa pesadilla”, ofreciendo nuevas facetas, impredecibles y frescas, que han hecho de MONO una de las bandas más respetadas del post-rock a nivel mundial. “Recoil. Ignite”, que es el tema de apertura de la actual gira, es la muestra más clara de la continua evolución de los japoneses.

Esperando que esta lista les haya servido de algo, también es bueno recomendar el visionado de conciertos en vivo del grupo, donde la música se siente mucho más vigorosa y orgánica, en verdaderas maratones de ruidos, drones, electricidad y emociones. Cada vez falta menos para el arribo de Yoda, Takada, Tamaki y Taki a la capital, y desde acá no podemos hacer más que alentar a aquellos que se decidan aventurarse en los profundos oasis sonoros que ofrece MONO. Nos vemos el próximo 3 de septiembre.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas