Conéctate a nuestras redes

Artículos

Perfil Placebo: Stefan Olsdal

Publicado

en

El sueco Stefan Olsdal es uno de los dos personajes responsables de la existencia de Placebo. En contadas ocasiones el destino se encarga de dar segundas oportunidades, y así sucedió con la relación entre Olsdal y el carismático Brian Molko, quienes a pesar de haber asistido a la misma escuela en Luxemburgo, nunca llegaron a cruzar palabra. Tuvieron que pasar varios años para que sus caminos se volviesen a encontrar en la estación South Kensington del tren subterráneo de Londres, donde tras un par de tragos y una amena conversación, descubrieron varios puntos en común, entre ellos el gusto por la música, que más tarde desembocaría en la formación de una de las bandas insignes del rock alternativo de la década del noventa. Los primeros pasos de Olsdal en la música datan de 1987 cuando asumió el puesto de baterista en la orquesta de su escuela, pero rápidamente se vería atraído por el particular y profundo sonido del bajo, teniendo como punto de referencia a destacados exponentes del género, como Steve Harris de Iron Maiden.

Funcionamos bien. Está claro que tenemos altibajos, pero aquí seguimos. Se puede decir que somos un matrimonio, musical y sin sexo en la mezcla. Tal vez por eso hemos aguantado tanto”.

Proyecto paralelo

HOTEL PERSONANo muchos saben que Stefan Olsdal desde hace más de cinco años trabaja en un proyecto paralelo a Placebo, en el cual comparte créditos con los españoles Javier Solo y David Amen, y que lleva por nombre Hotel Persona. El estilo de este experimento se podría encasillar como pop electrónico y tiene su génesis en un club nocturno de Brixton, Londres, donde el trío se conoce hace más de una década y deciden comenzar a trabajar en conjunto. Lo primero que llama la atención de la banda es su nombre, que según declaraciones de los propios integrantes no fue la primera opción que habían barajado. En un comienzo habían decidido llamarse Material, pero el nombre ya había sido utilizado por una agrupación americana. Más adelante Olsdal se inspiraría en la película “Persona” (2002) de Ingmar Bergman para identificar al trío, sin embargo, surgiría un nuevo obstáculo: ya existían otras tres bandas que usaban este seudónimo.

Hotel Persona es algo que hago cuando tengo un descanso de Placebo. Escribo diferentes tipos de música y no todo tiene cabida dentro de Placebo, eso es lo que encuentro interesante de tener este otro proyecto, que puedo desarrollar otras facetas y tipos de música que de otro modo se me quedarían perdidas”.

Como una forma de marcar diferencia con estas agrupaciones, toman la decisión de agregar al nombre la palabra “hotel”, que representa el anonimato, donde se puede asumir cualquier identidad que se desee, generando un fuerte contraste con la palabra “persona”, que a su vez gráfica algo inherente al individuo, algo de lo que no se puede renegar. La banda edita en 2008 dos álbumes de estudio: “En Las Nubes”, y un par de meses después, “In The Clouds”, teniendo como única diferencia entre ellos que algunos temas en español del primer disco están en inglés en el segundo. Esta placa cuenta con la colaboración de una interesante mixtura de músicos, entre los que se cuentan Alaska, Miguel Bosé, Samantha Fox y el propio Brian Molko, configurando de esta forma una apuesta que no deja de resultar atractiva.

STEFAN OLSDAL 01Lucha contra la homofobia

Tras 20 años de trayectoria como miembro de Placebo, para nadie es un secreto que Stefan Olsdal es gay; nunca ha tenido problemas en declarar abiertamente su homosexualidad y mucho menos en manifestar su lucha contra la homofobia. Es común verlo salir a escena con la palabra “HOMO” dibujada en su pecho y besar a Brian Molko durante sus presentaciones en vivo, como una forma de protesta contra las corrientes discriminatorias. Emblemático es el beso que se dieron durante un show en Vilnius, Lituania (2007), como una manera de expresar su apoyo a los derechos de los homosexuales en ese país, quienes venían sufriendo reiterados episodios de segregación y censura.

La homofobia es una plaga que tiene que ser detenida antes de que se expanda alrededor del mundo”.

Olsdal ha declarado que, cuando se es parte de una minoría sexual, es común sentirse fuera de lugar, siendo muy difícil identificarse con la gente que te rodea, y que por lo mismo los homosexuales tienden a ocultar su condición. Si bien es cierto el bajista reconoce que aún queda en él algo de esa “vergüenza gay” que lo dominó en su juventud, también entiende que haber vivido bajo ese manto de dudas y experimentación ayudó a moldear al talentoso artista que ahora conocemos.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 1 día

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas