Contáctanos

Artículos

Perfil Metallica: Lars Ulrich

Publicado

en

El danés Lars Ulrich es una de las dos mentes responsables de la existencia de Metallica, quien en 1981, junto a su amigo James Hetfield, decidió formar la que a la postre se convertiría en una de las bandas de metal más importantes y exitosas de la historia. Ulrich es compositor y baterista de los oriundos de Los Angeles, y su figura ha cobrado relevancia a lo largo de los 32 años de vida de la agrupación, siendo pieza clave en la selección de los músicos que han pasado por sus filas, además de liderar cruzadas tan icónicas como la demanda contra el programa de intercambio de música, Napster.

Creo que nos han etiquetado tantas veces como una banda de thrash metal, que jamás seremos recordados como una banda de baladitas”.

De la raqueta a las baquetas

Lo que muchos no saben (o que muchos saben a estas alturas) es que el destino de Ulrich no siempre estuvo ligado a la música, ya que por la profesión de su padre se vio prácticamente obligado a seguir sus pasos en el mundo del deporte blanco. Lars es hijo del connotado tenista Torben Ulrich, quien LARS ULRICH 01desde muy pequeño comenzó a llevarlo a todos los campeonatos que disputaba alrededor del orbe, como una forma de motivarlo a seguir sus pasos, teniendo como improvisados niñeros a otros famosos tenistas como Guillermo Vilas y Patricio Cornejo. Lars había heredado el talento de su padre, con lo cual no le fue difícil posicionarse dentro del top ten juvenil de Dinamarca.

Paradójicamente, fue su padre quien también le transmitió el gusto por la música. En 1973, a los diez años de edad, asistió junto a su progenitor a un concierto de Deep Purple en Copenhage, siendo este evento una suerte de revelación para el pequeño Lars, mostrándole que su camino estaría ligado al rock y no al tenis. Rápidamente creció dentro de él una atracción especial hacia la batería, tomando como referentes a dos monstruos en esta área: John Bonham (Led Zeppelin) y Roger Taylor (Queen). A la edad de 13 años su abuela le regaló su primera batería, comenzando de esta forma un romance con este instrumento que se extendería hasta la fecha.

Yo puedo aprender en 10 días. Siempre he vivido para esto”.

En 1980, Lars junto a su familia se trasladaron a Estados Unidos, donde el músico fue inscrito en la famosa academia Nick Bollettieri Tennis Academy de Florida, considerada por él como una “prisión del tenis”, pero esto no sería un impedimento para que el baterista siguiera persiguiendo su sueño, y es así como decide poner un aviso en el periódico The Recycler buscando miembros para una banda de rock. Al anuncio respondería el guitarrista James Hetfield, marcando de esta manera la génesis de lo que más tarde se convertiría en Metallica.

Luchando contra la piratería

LARS ULRICH 02El 13 de abril de 2000, Metallica, liderados por el baterista Lars Ulrich, introdujo una demanda judicial en la corte de Los Angeles en contra de Napster, empresa creadora del programa homónimo que permitía el intercambio de música por Internet, acusando a la compañía de vulnerar las leyes de protección de copyright de sus canciones. La demanda produjo una reacción negativa en gran parte de sus fanáticos, que alegaban que con esta acción la banda renunciaba a la postura no comercial que habían presentado en sus orígenes, transformando su arte en un mecanismo para ganar millones de dólares. A manera de protesta sarcástica, un fanático de Metallica creó el sitio web Paylar$.com (págale a Lars), donde se podía donar dinero a la banda para suplir las pérdidas ocasionadas por el intercambio ilegal del música.

Lo de Napster no fue por dinero, jódanse todos los que piensen eso, era más por tener el control de mi música, yo decido cuándo, cómo y dónde quiero compartirla”.

Metallica también demandó a las Universidades de Yale, Indiana y California del Sur por permitir a sus alumnos tener acceso al programa Napster. La ofensiva legal de la banda no sólo se quedó en estas acciones, sino que contrataron los servicios de la empresa consultora NetPD para buscar en la red el listado de usuarios que ofrecieron copias ilegales de sus canciones. En mayo de ese mismo año, Ulrich se presentó junto a sus abogados en las oficinas de Napster con un listado de más de 330.000 LARS ULRICH 03usuarios que habrían infringido la propiedad intelectual de la banda, solicitando el cierre de sus cuentas por parte de la compañía. Laurence Pulgram, abogado de Napster, declaró que la lista sería estudiada y que las cuentas serían cerradas en caso de comprobarse las acusaciones, sin embargo, aseguró que con esta medida no se podía evitar que los usuarios volviesen a ingresar al programa usando otras identidades.

En 2009, en la segunda temporada del programa de VH1, “That Metal Show”, Eddie Trunk entrevistó a Lars Ulrich, quien reconoció haber descargado de la red su álbum “Death Magnetic” (2008) para probar cómo funcionaba el tema de las descargas ilegales, alegando que si alguien tenía derecho a descargar ese disco gratis, era él.

Por Gustavo Inzunza

Otros perfiles Metallica:

ROBERT TRUJILLO PERFIL KIRK HAMMETT PERFIL JAMES HETFIELD PERFIL

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas