Conéctate a nuestras redes

Artículos

Perfil Metallica: Kirk Hammett

Publicado

en

Si bien es cierto Kirk Hammett no es uno de los miembros fundadores de Metallica, a la hora de hacer un recorrido por la extensa biografía de la agrupación, su nombre se alza como el guitarrista KIRK HAMMETT 01emblemático de los nativos de Los Angeles. Con más de treinta años al mando de las seis cuerdas, y nueve álbumes de estudio bajo el brazo, resulta innegable el estilo e impronta que el músico ha logrado imprimir en cada una de las composiciones de la banda. Hammett llegó a Metallica en 1983 como reemplazo del siempre conflictivo Dave Mustaine, quien fue marginado debido a sus problemas con el alcohol y los constantes conflictos con el resto de los miembros. En 1982, Kirk llamó fuertemente la atención de James Hetfield y Lars Ulrich durante una presentación en San Francisco con su anterior agrupación, Exodus, y un año más tarde sería invitado a integrarse como guitarrista principal, siendo este el punto de inicio de una historia plagada de éxitos y excesos.

 

Dave Mustaine tocaba rápido todo el tiempo. Yo toco de forma melódica”.

Los primeros pasos

Quizás puede resultar un ejercicio complejo el tratar de identificar el punto exacto donde Kirk Hammett decidió que su futuro estaría marcado por la ejecución de la seis cuerdas, pero al menos se conocen las razones que motivaron al músico a dar sus primeros pasos en el instrumento que a la larga lo haría reconocido en todo el mundo. La infancia del guitarrista estuvo fuertemente marcada por la influencia y compañía de su hermano mayor Rick, tendencia que se mantuvo hasta que su familia decidió mudarse a un pequeño barrio en las afueras de San Francisco, separándose de él, que prefirió quedarse en la ciudad. Como una forma de suplir el vacío que dejó su ausencia, comenzó a escuchar la música que a él le gustaba: Deep Purple, Led Zeppelin, Jimi Hendrix, Santana, entre otros, y posteriormente compró una guitarra eléctrica que tocaba de manera muy ocasional, quedando finalmente abandonada en un rincón de su pieza.

Cuando era joven, pensaba que lo que tocaba era genial y estuve un tiempo con esa actitud arrogante y desafiante. Pero ahora, mirando hacia atrás, me doy cuenta que estaba muy frustrado porque no había alcanzado el nivel que yo quería”.

KIRK HAMMETT 02El punto de inflexión se produce el día que visita a su hermano en la ciudad, quien lo convence de comprar nuevas cuerdas para el instrumento, renovando de esta forma su motivación por aprender a tocar la guitarra. Desde ese momento comenzó a adquirir libros de aprendizaje y a escuchar a exponentes del género que le sirvieron de modelo e inspiración. Y es así como surge la figura excluyente del guitarrista alemán Michael Schenker (Scorpions y UFO) que, según declaraciones del propio Hammett, fue quien influenció su estilo y manera de tocar. Además, durante dos años, el músico tuvo el gran honor de ser aprendiz del talentoso Joe Satriani, siendo además su último alumno, ya que después de apadrinarlo el guitarrista editaría su exitoso álbum “Surfing With The Alien” (1987), dedicándose a tiempo completo en su promoción.

El Porsche

En 1991, Metallica editó su disco homónimo (más conocido como “The Black Album” por el diseño de su portada), siendo este el quinto álbum de estudio de su carrera y también el más exitoso hasta la fecha. Cuando la placa salió al mercado, Kirk Hammett apostó con Tony Smith, manager de la banda, que el disco no superaría la ambiciosa meta de 10 millones de copias vendidas. Por el lado del guitarrista, en caso de perder tendría que desprenderse de uno de sus más grandes tesoros: su KIRK HAMMETT 03Porsche 911 Carrera 4 de 1989. Un par de años más tarde, seguramente Hammett se arrepentiría de la osada apuesta, cuando se conoció la noticia que el álbum en cuestión había conseguido su décimo disco de platino, es decir, 10 millones de ejemplares vendidos, reconocimiento que a la postre le costaría su preciado auto de colección.

Posteriormente, Tony Smith sacaría provecho del premio, poniendo el auto a la venta en e-Bay, haciendo aun más llamativa la oferta con una serie de objetos de colección del guitarrista, como recibos de gasolina firmados por Hammett, pases de conciertos, fotos exclusivas, uñetas, entre muchas otras cosas. Y como si todo esto no fuese suficiente para hacer atractiva la subasta, dentro de los extras también se incluía el equipo de sonido original que se le había instalado a la máquina, valorado en la módica suma de US$ 20.000 (valor en el año 1990). Hasta la fecha se desconoce el nombre del afortunado ganador de la subasta, ni tampoco del monto que debió desembolsar para apropiarse de estas joyitas.

Por Gustavo Inzunza

Otros perfiles Metallica:

ROBERT TRUJILLO PERFIL LARS ULRICH PERFIL JAMES HETFIELD PERFIL

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

La importancia de la obra de Ramin Djawadi en “Game Of Thrones”

Publicado

en

Ramin Djawadi

Mucho se ha discutido de los giros argumentales y de las decisiones narrativas de “Game Of Thrones”, serie cuyo final fue un hito por sí solo hace unas semanas, pero que ha sido piedra angular del crecimiento de este formato como un producto de consumo masivo. Aunque todo es digno de debate, algo en lo que existe un acuerdo mayor es cómo la música de GOT y los tonos que está dispone son un elemento vital para la inmersión en la historia desde el punto de vista más visceral.

El hombre detrás de esa obra no es ajeno a las historias en pantalla chica o grande, y comprende el potencial de un soundtrack, algo que incluso pudo aprender de Hans Zimmer. Ramin Djawadi estudió antes en la Berklee College of Music, e incluso participó en la banda de Zimmer en películas como “Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl” en 2003, y luego en solitario con “Iron Man” o “Clash of the Titans”. Pero donde ganó notoriedad masiva fue con GOT, y es que ahí es donde su obra logró pulirse a un nivel que incluso podrá verse de forma más palpable en sus trabajos posteriores.

En vez de caer en el síndrome del compositor para películas que usualmente tiende a la épica y al juego de la rimbombancia para lograr densidades diferentes, lo que hace Djawadi es minimalista, sin desperdicio, con el cello y el piano como los instrumentos claves de su propuesta, y también con los coros vocales como espacios del pesar y de la tensión dramática. En GOT usualmente usó músicos de The City Of Prague Philarmonic Orchestra para tocar las partituras que armaba tras reuniones con los creativos, guionistas, e incluso diseñadores de producción para tener un panorama completo. Aunque usaba una orquesta completa, la explosión usualmente asociada al clímax de un grupo de instrumentos al unísono jamás suena en GOT, y aun así se conseguían escenas que atrapan al espectador.

Quizás esta es la razón por la que el espectáculo en vivo “Game Of Thrones – Live Concert” que se presentará en el Teatro Caupolicán el próximo 21 de julio no tendrá estos momentos en escena, debido a que muchos son de un carácter íntimo que en vivo no conseguirían el mismo efecto. Aun así, cuarenta músicos en escena, bailes y caracterizaciones en vivo prometen una experiencia que refleje las emociones de la serie de HBO en carne viva, tal como lo hicieron estos tres grandes momentos musicales de GOT y del genio de Ramin Djawadi:

“Hardhome” – Temporada 5, episodio 8

Evitar que un sonido explote en medio de una batalla, y aun así tener significancia, es algo muy extraño, pero en la pieza “Hardhome”, del capítulo homónimo de la quinta temporada, Djawadi entendió que tenía que generar la sensación que Jon Snow y los salvajes tenían, la de estar encerrados en ese desierto de hielo, entre paredes y mar gélido. El terror y los estados de este se traspasan en medio de una efectiva capacidad de hacer crecer y decrecer el sonido, en dos partes que totalizan diez minutos de desesperanza y dolor, cuando aún Jon Snow no sabía nada, y la gente viendo la serie tampoco.

“Light Of The Seven” – Temporada 6, episodio 10

Djawadi trabaja de forma inquietante en el piano, simple pero devastador, y eso lo ha perfeccionado con el paso de los años, algo que se traspasa a los covers que arma para “Westworld”. Pero si hay un momento en que la composición de este alemán ganó notoriedad absoluta, fue en la escena inicial de “The Winds Of Winter”, episodio final de la sexta temporada, donde ese instrumento fue el verdadero rey en el trono de hierro. En vez de dar luces de qué podría pasar con las canciones y tonalidades de cada Casa en GOT, Ramin intentó algo diferente, y con ello configuró una de las mejores comuniones entre escena y score en la historia de las series de TV, principalmente por esa danza entre piano y algunos (pocos) diálogos en una escena inolvidable, marcando un punto de giro para las temporadas finales.

“The Night King” – Temporada 8, episodio 3

Nuevamente el piano marcando el rumbo, en una escena que más parece una coreografía que un mero plano. La multiplicidad de historias convergiendo en el gran final de la “batalla de Winterfell”, hicieron de esta pieza otro momento icónico de la música de Djawadi en GOT. Y es que cómo no lograrlo con Arya Stark dando el golpe final, luego de la aparente derrota pregonada por el “rey de la noche” que traía “The Long Night”, como versaba el título del episodio. Una construcción al revés de “Light Of The Seven”, aquí partiendo con la destrucción y la oscuridad para ir entregando chispas, un poco de luz, para culminar con un clímax que, desde lo musical, tal vez es lo mejor entregado por el autor en la música de “Game Of Thrones”.

Venta de entradas para el evento, AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Duck Duck
DiscosHace 24 horas

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 2 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 7 días

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 1 semana

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 1 semana

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 2 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 2 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Human Delusions Human Delusions
DiscosHace 3 semanas

Lefutray – “Human Delusions”

De origen Mapudungún, la palabra “lefutray” significa “sonido rápido”, y con más de una década de trayectoria, esta banda hace...

Publicidad
Publicidad

Más vistas