Contáctanos

Artículos

Los Fabulosos Cadillacs: En el ADN latinoamericano

Publicado

en

Resulta un tanto complejo hacer el ejercicio de identificar con exactitud la génesis de la desbordante admiración que despierta Los Fabulosos Cadillacs en nuestro territorio. Es algo que va más allá de sus tres décadas de vida, del sinnúmero de éxitos que han cultivado en este extenso período o que, incluso, de la carismática figura de Vicentico, su líder y vocalista. Es algo mucho más visceral, mucho más autentico y singular, básicamente se trata de respeto. De respeto por una de las bandas esenciales del rock latinoamericano, la misma que ha sabido soslayar en tantas oportunidades sus múltiples crisis internas, que constantemente busca la inspiración que le permite renovar las energías y que ha logrado no sucumbir al inclemente paso del tiempo. No en vano, en 2006, la revista norteamericana Al Borde situó cuatro de sus álbumes en el listado de los 250 discos más influyentes del rock iberoamericano: “Vasos Vacíos” (1993), “Rey Azúcar” (1995), “Fabulosos Calavera” (1997) y “La Marcha Del Golazo Solitario” (1999). Por lo mismo, a nadie debiese extrañarle que cada vez que LOS FABULOSOS CADILLACS BICENTENARIO 05los nativos de Buenos Aires deciden visitarnos, rápidamente se agoten las entradas disponibles, porque los que hemos tenido la fortuna de presenciar en vivo la música de Vicentico y compañía, sabemos que más que asistir a un simple concierto, estamos presenciando un pedazo de la historia del rock.

El modesto origen de Los Fabulosos Cadillacs raya en el cliché de la historia del artista inexperto que, sin tener nada, a punta de esfuerzo logra alcanzar el éxito y el reconocimiento de la industria musical. No sería para nada exagerado afirmar que la historia de esta banda se escribe desde la más completa ignorancia artística, ya que, como ellos mismos han relatado, en sus comienzos ninguno sabía tocar algún instrumento y sólo los unía el gusto por el sonido ska, siendo influenciados poderosamente por la segunda ola de este género, más conocida como “2 Tone”, teniendo como referentes a algunas bandas británicas emblemáticas, tales como: The Specials, The Selecter y Madness, lo que no deja de ser llamativo luego del veto en Argentina a la música anglosajona tras la Guerra de Las Malvinas en 1982. El éxito en este caso se podría traducir como una mera casualidad, ya que más que sustentarse en el talento de las partes constituyentes, se basa más bien en una suerte de complicidad sobrenatural, más aun cuando le añadimos el obstáculo adicional de lo dificultoso que debe ser hacer funcionar un proceso creativo cuando existen nueve personas involucradas, con nueve caracteres diferentes y toda la carga emotiva que eso conlleva. Por suerte para todos nosotros, y contra todos los pronósticos, Los Fabulosos Cadillacs hizo funcionar esta exitosa fórmula, y hoy, treinta años después de sus inicios, podemos decir que todavía les queda camino por recorrer.

LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 01La forma más eficiente de hacer un breve recorrido a través de la historia de Los Fabulosos Cadillacs es mediante los hitos más significativos de su variopinta discografía. El debut de los bonaerenses se materializa con el álbum “Bares Y Fondas” (1986), en donde resalta la hermosa y emotiva canción “Basta De Llamarme Así”, que Vicentico escribió a los 17 años en honor a su hermana Tamara, que murió de una sobredosis de cocaína. Sólo un año después de esta primera incursión aparece “Yo Te Avisé!!” (1987), placa que cuenta con la producción de Andrés Calamaro y cuyo título apunta a lo seguro que estaban en la interna de la banda que el disco sería un éxito. En esta primera etapa, Los Fabulosos Cadillacs no estaban interesados en tomarse las cosas con calma, y así queda en evidencia con el rápido lanzamiento de “El Ritmo Mundial” (1988), en donde destaca el tema “Vasos Vacíos”, que cuenta con la colaboración de Celia Cruz, y con “El Satánico Dr. Cadillac” (1989), título dedicado a su ex manager, Alejandro Taranto, que, según declaraciones de Vicentico, se consideraba demasiado importante para la banda, cuando en realidad no lo era. En este punto, el acelerado ritmo creativo y la saturación comercial de su nombre les termina por pasar la cuenta, cayendo en una curva descendiente que se hace axiomática en “Volumen 5” (1990) y “Sopa De Caracol” (1991), con una desaprobación generalizada de los fanáticos y de los medios especializados.

De la mano del álbum “El León” (1992) llega una suerte de renovación artística para Los Fabulosos Cadillacs, trabajo que la revista Rolling Stone sitúa dentro de los 100 mejores discos del rock argentino. Como una forma de consolidar el positivo resurgimiento de la banda, sale al mercado su primer álbum recopilatorio, “Vasos Vacíos” (1993), el que incluye sólo dos temas inéditos: “V Centenario” y “Matador”, y que se convierte rápidamente en un gran éxito comercial. “Rey Azúcar” (1995) continúa la buena racha en base a matices mucho más cercanos al punk; su título está inspirado en el libro homónimo del escritor uruguayo, Eduardo Galeano, y cuenta con las celebres colaboraciones de Mick Jones (The Clash) y Debbie Harry (Blondie). Con el oscuro y experimental “Fabulosos Calavera” (1997), Los Fabulosos Cadillacs se convierten en la primera banda argentina en ganar el Grammy a Mejor Disco Latino. “La Marcha Del Golazo Solitario” (1999) destaca por la bella pieza sonora que es “Vos Sabés”, escrita por Flavio Cianciarulo y que relata la dicha que provoca el LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 02nacimiento de un hijo, aunque su video fue censurado en algunos países debido a sus múltiples desnudos. Tras casi una década de silencio discográfico, y superando las diferencias que gatillaron su separación en 2002, Vicentico y compañía vuelven a las pistas con su décimo álbum de estudio, “La Luz Del Ritmo” (2008), y posteriormente con “El Arte De La Elegancia” (2009), que incluye renovadas versiones de temas antiguos y dos cortes inéditos: “Siete Jinetes” y “Lanzallamas”.

En un comienzo se agendó para el próximo 15 de mayo el regreso de Los Fabulosos Cadillacs a Chile, siendo el Movistar Arena el recinto escogido para albergar todo el rock y el ska de los oriundos de Buenos Aires, sin embargo, fue tanta la excitación y el fanatismo del público nacional, que rápidamente agotaron las locaciones disponibles, y la productora fijó una segunda presentación un día antes, en un show que promete ser memorable, haciendo un recorrido por lo más selecto del catálogo de la banda, incluyendo los grandes éxitos que se han grabado a fuego en el inconsciente colectivo.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 5 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 4 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas