Conéctate a nuestras redes

Artículos

Kiss: El dinosaurio que vuelve a la gloria

Publicado

en

Los reyes de la parafernalia rock están de vuelta en exclusiva para la tercera versión de  Maquinaria Festival, con toda su pirotecnia y rock para las masas. Los neoyorkinos de Kiss se alistan como el gran número de la primera jornada del evento y como una de las citas rockeras más importantes de este 2012 que ya se termina.

El cuarteto se formó en los primeros días del año 1973, cuando los ex miembros de la banda Wicked Lester, Gene Simmons y Paul Stanley, reformaron la agrupación en busca de mejores dividendos. Es así como se unieron con Peter Criss en la batería y Ace Frehley en la guitarra, para dar vida a la primera encarnación de Kiss, quienes sorprendieron a los Estados Unidos con su maquillaje blanco y negro, cuero y fuegos artificiales que hacían del show de los norteamericanos, único en su especie.

Un año después, el grupo lanzaba su primer álbum, “Kiss” (1974), con más de una polémica de por medio. Una de ellas fue la similitud de la tipografía del logo, la cual se asemejaba demasiado a la del símbolo nazi, lo que llevó a la prensa a especular sobre el verdadero significado del nombre del grupo. La controversia continuó cuando Simmons declaró en un programa de televisión que él era “la maldad encarnada”. Con todo y controversia, el primer álbum vendió más de 75.000 copias, sin alcanzar la meta que se habían propuesto junto a Casablanca Records y obligándolos a grabar dos nuevos discos, que fueron lanzados consecutivamente siendo el primero “Dressed To Kill” (1975), y el segundo “Destroyer” (1976), el cual contó con el clásico de clásicos, “Rock And Roll All Nite”.

Sin ser grandes vendedores de discos, Kiss se elevaba como uno de los espectáculos más espectaculares gracias a su espectacular puesta en escena, lo que llevó al cuarteto a alcanzar la tan ansiada fama. “Alive!” (1975) el primer y legendario registro en vivo de la banda, se instaló en los primeros puestos de los rankings en Estados Unidos, transformándose en uno de los discos más queridos por los fans hasta la fecha, destacando su visceralidad y crudeza. “Destroyer” (1976) fue el cuarto lanzamiento de Kiss y el segundo en alcanzar disco de oro, ganándose a la audiencia con la balada “Beth”, lado B de single “Detroit Rock City” (1976). Los lanzamientos seguían imparables con “Rock And Roll Over” (1976) y “Love Gun” (1977), además de sacar un nuevo álbum en vivo, el “Alive II” (1977), alcanzado cuatro discos de platino en dos años.

1978 sería el año en que el cuarteto realizaría uno de sus movimientos más osados, al lanzar una tetralogía de discos, cada uno encabezado por un miembro de la banda con la excusa de que las tensiones creativas los llevaron a realizar este plan. Es así como los discos “Ace Frehley” y “Paul Stanley” continuaron con el sonido hard rock, “Peter Criss” se decantó por el R&B y baladas, siendo “Gene Simmons” el disco más variopinto, mezclando influencias de The Beatles, incluyendo colaboraciones de Joe Perry de Aerosmith y Donna Summer, entre otros. Kiss también protagonizaría su propia película, titulada “Kiss Meets The Phantom Of The Park” (1978), la que consiguió latos ratings de audiencia y que se ha transformado en un clásico de culto, a pesar de lo tontorrón y baja factura del producto.

“I Was Made For Lovin’ You”, otro de los grandes hits de la banda, hacía su aparición en el álbum “Dynasty” (1979), continuando la racha comercial de cuarteto que sufrió un bajón con el lanzamiento de “Unmasked” (1980), que marcó el final del line up original, con la salida de Peter Criss, siendo reemplazado por Eric Carr ocupando la batería y el maquillaje de zorro. Luego, con el fin de crear la banda sonora de una película que nunca se realizó, fue lanzado “Music From “The Elder”” (1981), cambiando por completo el hard rock tradicional por los cuernos, los vientos y los sintetizadores, en un disco que terminó por colmar los ánimos de Ace Frehley, quien abandonó la banda ese mismo año.

En su reemplazo, se llegó incluso a barajar el nombre de Eddie Van Halen para cubrir el puesto de la guitarra principal. Vinnie Vincent, finalmente, fue quien tomó el relevo y con él lanzaron “Creatures Of The Night” (1982), uno de los discos más pesados de la agrupación. 1983 fue otro año emblemático para Kiss, cuando decidieron dejar de lado el maquillaje que por años los caracterizo, para seguir la contienda a rostro descubierto. “Lick It Up” (1983) fue el disco que comenzó la nueva era de la agrupación reconquistando el éxito comercial que los había eludido durante bastante tiempo.

Las tensiones entre Simmons y Vincent terminaron en el despido del guitarrista, quien fue reemplazado por Bruce Kulick, quien ya había colaborado en algunas grabaciones de sesión, y se quedaría durante los próximos doce años en la banda. “Animalize” (1984), marcó el debut de Kulick, prosiguiendo con la gloria de los discos “Asylum” (1985), “Crazy Nights” (1987), “Hot In The Shade” (1989), además del compilatorio “Smashes, Thrashes & Hits” (1988), cerrando la década de los ochenta por todo lo alto.

La tragedia golpeó a la banda con la muerte de Eric Carr, quien sufrió un derrame cerebral y falleció el día 24 de noviembre de1991, alos 41 años. Eric Singer llegó a tomar el lugar de Carr, para grabar “Revenge” (1992) y “Alive III” (1993), además de un MTV Unplugged en el año 1995. “Carnival Of Souls: The Final Sessions” (1997), fue el disco que antecedió a la tan ansiada reunión de los miembros originales, volviendo a los escenarios, con maquillaje y todo, el año 1996 en la celebración de los “38th Annual Grammy Awards”. “Psycho Circus” (1998) fue el álbum de temas inéditos lanzado durante la reunión, y un año más tarde la banda sería inducida al Hollywood Walk Of Fame y la leyenda de la banda era homenajeada con el filme adolescente de culto “Detroit Rock City”.

Eric Singer retomaba las baquetas después de que Peter Criss tuviera una serie de problemas con el dinero que iba a recibir por la reunión, por lo que los conciertos de Kiss seguirían adelante sin su formación original. La agrupación seguiría adelante lanzando boxsets donde destacaron sus tres volúmenes de “Kissology”, el gran concierto de rock sinfónico “Kiss Symphony: Alive IV” (2003), sumados a un montón de tributos y giras, pero sin lanzar ningún disco de temas inéditos. Con la adhesión de Tommy Thayer, quien se uniera a la banda durante el año 2002, la nueva formación lanzaría el elogiado “Sonic Boom” (2009), reviviendo al monstruo de Kiss con un disco que trajo de vuelta el sonido setentero que los vio nacer y a realizar la gira mundial que los trajo por segunda vez a nuestro país.

“Monster” (2012), el vigésimo disco de estudió de Kiss, fue lanzado recién el pasado 9 de octubre y ha recibido criticas bastante positivas, consolidando el sonido de la nueva alineación de músicos, que llegan a nuestro país el próximo 10 de noviembre con sus explosiones, plataformas y rostros pintados, para entregarnos un show único como sólo Kiss lo sabe hacer. El dinosaurio no se ha extinguido, el monstruo del rock comercial llega para devorarse la primera noche de Maquinaria Festival.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Marcelo

    09-Nov-2012 en 9:34 am

    Vincent en realidad fue reemplazado por el desaparecido Mark St. John (Mark Norton) con quien grabaron Animalize, ya en la gira de este albun el guitarrista sufre problemas con una extraña enfermedad que le impide tocar la guitarra, es reemplazado por Bruce Kulick con quine si ya larga como ‘efectivo’ en la grabación de Asylum 😉

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 1 mes

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: