Conéctate a nuestras redes

Artículos

Jorge González: Una voz constante

Publicado

en

Hablar de rock chileno es complejo. Los estilos no sólo son diferentes, sino que también responden a intereses muy distintos. Por eso es tan importante la figura del líder de un grupo que, en su retorno en 2003, fue capaz de llenar el Estadio Nacional no una, sino que dos veces. Los Prisioneros marcaron una época y Jorge González fue el portavoz de una generación completa que buscaba cambios en los tiempos de Pinochet. Pero González es más que un artista marcado por el sino de una época, también destaca por la versatilidad de las propuestas estilísticas con las que ha trabajado. No es extraño que los afectos y odios a JG sean transversales si pensamos que ha incursionado en el rock, el pop y la electrónica.

En su época juvenil, junto a Miguel Tapia y Claudio Narea hicieron lo que ya todos saben: Los Prisioneros con “La Voz De Los 80”(1984), fue un álbum capaz de emitir un mensaje que traspasó la clandestinidad para pasar a la masividad, con una actitud genuina y con el desparpajo suficiente como para no dejar dudas. Luego, con “Pateando Piedras” (1986), consolidarían esta dirección, que experimentaría con otras sonoridades más synth pop en “La Cultura De La Basura” (1987).

Narea se iría del grupo, pero González no se detendría. “Corazones” (1991) sería su disco más personal y dejaría en claro que había mucho más que un mensaje contingente en su música. También había mucha transparencia involucrada.

Claro, para muchos González es polémica, confrontación, frases para el bronce, conflictos y negatividad, pero olvidan cuánto ha hecho el originario de San Miguel por la música chilena. Y quedarse en la lógica de que el personaje se “comió” al artista, es desconocer que no sólo le dio voz a los sin voz en una época difícil, sino que lo hizo agarrando cada vez más influencias, con más matices en su propuesta y siempre considerando letras que importaran tanto como la melodía. En la percepción de la gente no ayudó mucho que su disco homónimo de 1993 fuera sobre producido por Gustavo Santaolalla y que, tras un tormentoso período, González apareciera feliz y como una estrella pop en “Mi Casa En El Árbol”. Tampoco que grabara un disco como “El Futuro Se Fue” (1994) en el que, pese a un gran valor conceptual, se alejara de esa capacidad de hacer música masiva.

Y no volvió a la canción para las masas hasta 1999 con “Mi Destino. Confesiones De Una Estrella De Rock”, donde volvió a la guitarra, pero siguió siendo ignorado por el medio chileno, el mismo que ha criticado sus aventuras electrónicas, tales como “Gonzalo Martínez Y Sus Congas Pensantes” (1997), o lo que ha hecho con Los Updates. Por eso, tras volver a intentarlo con Los Prisioneros al inicio del tercer milenio, llenar dos veces el Estadio Nacional, sacar el disco homónimo de los de San Miguel (2003), volver a separarse de Claudio Narea, sacar un mal disco para los estándares de Los Prisioneros como “Manzana” (2004), quiso estar solo otra vez.

Ahora está radicado fuera del país, y pareciera que está en un muy buen momento, viniendo a Chile a tocar algunas veces, como los artistas internacionales y en una de esas presentaciones hecha en el Teatro Caupolicán grabó un  DVD en vivo, que fue lanzado en agosto. Además, grabó en la comodidad de su casa el intimista “Libro” (2012), su primer disco en 13 años, y con ese material se presentará en el Festival Maquinaria versión 2012, dejando en claro que es mucho más que las caricaturas, sino que hay una voz constante, innovadora y que se sabe reinventar para hacerse escuchar.

Fotos por Javier Valenzuela para Rocknvivo.com

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Buscando las nueve vidas de Thundercat

Publicado

en

Thundercat

Tras la virtuosidad de Stephen Bruner existe una búsqueda por mezclar mundos, sea como sea y cuanto sea necesario, para lograr algo diferente y único. Quizás por eso incluso el hombre que se hace llamar Thundercat exhibe siempre vestuarios y peinados que desafían lo convencional. Entre colores neón y disfraces más del lado del cosplay reside un talento que es capaz de dejar su huella, pero, a la vez, nutrirse de los pasos ajenos. Pocos músicos tienen la agilidad y la capacidad de saltar de un tejado sonoro a otro con la astucia de Thundercat.

Drunk” (2016) fue la consolidación del camino del bajista, compositor, cantante y productor, quien ha trabajado con Kendrick Lamar, Suicidal Tendencies, Flying Lotus, Erykah Badu, N.E.R.D, o Kali Uchis. Antes, su talento estaba claro, pero la ligereza y fluidez de su último trabajo confirmó que, en vez de buscar mostrar experimentación en estructuras complejas, Thundercat prefería acercarse a lo más tradicional para, desde ahí, subvertirlo y darle otra vida. En vez de hacer un soul o r&b común, aparecen citas al pop ochentero, e incluso al soft rock. Y es que para Bruner no se trata de repetir lo que hacen otros, también le busca la quinta pata al gato, animal que no sólo tributa en su nombre artístico, sino que además en canciones.

Medio en broma y medio en serio, existe un hilarante video donde Thundercat hace un tributo a su gato Turbo Tron Over 9000 Baby Jesus Sally (nombre real), a quien apoda Tron. Aunque ese video, dirigido por el comediante Eric Andre, es una muestra de humor y excesos ligados al sketch, no se aleja del amor que Stephen muestra por su gato y por la capacidad felina. Mal que mal, una forma clásica de tocar bajo es muy similar a la forma de acariciar un felino exitosamente.

La segunda parte de este tributo a Tron aparece en “Drunk” con el track “A Fan’s Mail (Tron Song Suite II)”, que incluso explota el sonido “meow” (miau) en su inicio e intermedio. Pero esa afición felina no es sólo cariño, sino que también capacidad de evitar quedarse estacionado en una sola vereda del camino. Thundercat tiene una raíz en el jazz, y es eso lo que le permite improvisar y, a la vez, expresar mucho con muy poco. En su último disco lo que más se explora son las desventuras de vivir solo, en ese sentido que solamente entienden los gatos, saliendo a veces en hurañas caminatas nocturnas, sintiendo los autos pasar, y otras veces disfrutando del silencio de una madrugada mirando un techo. En otros casos, sólo es la exploración del estado de intemperancia, y aún así existe claridad suficiente para evitar lo acostumbrado, y así sorprender.

Quizás lo más potente del Thundercat que veremos en Chile es que no sólo es un gran músico y compositor, sino que entendió cómo abarcarse a sí mismo, en su plena exuberancia y, así, transformar un don, que en manos de otro sería simplemente una masturbación virtuosa, en una verdadera capacidad de reinventarse y hacerse muchas vidas en el camino, con los bajos bien marcados, ya sea con sus seis cuerdas o la garganta de Tron ronroneando.

Thundercat se presenta el próximo 8 de mayo en el Teatro Nescafé de las Artes. Información de entradas, AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 2 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 3 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 3 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 4 semanas

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas