Conéctate a nuestras redes

Artículos

Gepe: Electro Pop Andino

Publicado

en

De Gepe ya se conoce lo suficiente como para evitar repetir las introducciones de siempre. Su amistad con  Javiera Mena, sus años en Taller Dejao, su inicio como músico under de esa corriente neo folk que ha abrazado por años el circuito chileno, o su veta más pop desde “Audiovision” (2010).

Lo de Gepe, más que modas, colores, y fotografías dignas de American Apparel, es la evolución de su propio género, de su propio sonido, uno que ha mezclado gracias a dos vertientes lo suficientemente extremas, para dar como resultado un pop que se puede identificar como chileno, una iconografía de sonidos altiplánicos trazados con elementos foráneos.

En sus inicio de “5×5” (2004) y luego “Gepinto” (2005), cuando llamó la atención de la televisión por un extraño parecido timbrístico con Victor Jara, Gepe hacía canciones que venían aún con la firma de Taller Dejao, más en la composición lírica que en la rítmica, ya que en esta última se hizo más austero en cuanto a revoluciones y abogó más por un sonido en extremo dulce, acústico, muy íntimo y de raíces muy folclóricas. Desde la imposición del silencio de “Nahuel” y “La Escalera”, a la veta más nueva canción chilena de “Namás”, y “La Enfermedad de los Ojos”. Con “Hungría” (2007), producido por Vicente Sanfuentes, Gepe comienza de a poco a amasar un sonido propio. De estética más moderna, con elementos más electrónicos, pero nunca dejando sus letras con historias y relatos que mezclan magia altiplánica con urbanismo. Una de las sorpresas de ese disco sería “No Te Mueras Tanto”, canción impensada en la etapa de “Gepinto”. La introducción de otro idioma y la atmósfera electrónica entramada a la perfección con la cuasi tonada de “357”, o las última referencias a “Gepinto” en “8tema”, y sus fraseos que emulan a los cantantes folklóricos de la zona central. Hungría sería la introducción a esa facilidad que tiene Gepe para crear discos con estilos aleatorios y extremos. También comienza la amistad musical e inclusión de Pedro Piedra, quien se ha convertido en un elemento más que simplemente agregado a la música de Gepe.

“Audivisión” (2010) vendría siendo el momento de maduración, y de confirmar lo hecho años anteriores. El momento de mostrarse fuera de nuestras fronteras. El momento de adquirir el porte de lo que es uno de los compositores más talentosos, no sólo de la camada dosmilera chilena, si no más allá de nuestros límites, por qué no decirlo, a nivel latinoamericano. Aunque nada de esto es casualidad. Por primera vez, el trabajo de Gepe recaería en Cristian Heyne, uno de los productores más connotados del circuito nacional. El mismo que le daría vida a “Música, Gramática, Gimnasia” (2010) de Denver y a “Mena” (2011) de Javiera Mena. Una suerte de rey Midas indie.

“Audiovisión” muestra una gama interesante de composiciones. Instrumentalmente introduce distintos timbres, elementos más barrocos como cornos franceses y cuartetos de cuerdas, así como también la inclusión de “Amigos, Vecinos”, canción en su totalidad acústica que sólo utiliza palmas y una nota basal de piano. También se hace más evidente la cruza entre sonidos altiplánicos y electrónica moderna. Esos sonidos que uno fácilmente podría encontrar en el electroclash, como en “Alfabeto” o “La Bajada”. O el pop más bailable de “12 Minerales” y “Por La Ventana”. Audiovisión también contaría con sus ya comunes invitados, como Javiera Mena y Pedro Piedra. Este disco, trajo consigo la distinción de la prensa especializada (Rockdelux, el diario El País, por mencionar algunos) y la posibilidad de llevar su música fuera de las fronteras.

Ahora, a días de que “GP”, su cuarto disco de estudio vea la luz, el adelanto viene por el mismo camino zanjado por los singles de “Audiovisión”. El forzadamente llamado electroandino llevado un poco más al extremo en su primer single, “En La Naturaleza (4-3-2-1-0)”.

Si bien la columna de la música de Gepe siempre ha transitado por los sonidos derivados del folk, no ha tenido miedo en añadirle colores y rítmicas que normalmente serían contradictorias a lo que cita la evolución de folklore. Sólo queda seguir esperando uno de los discos más anhelados del año, y ver si este largo tiempo viene a confirmar la importancia de un tipo como Daniel Riveros en la escena nacional.

Por Pamela Cortés

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

Responder

Artículos

Especial Primavera Sound Santiago 2022: Cat Power

Publicado

en

Pocas artistas transitan con seguridad entre lo ajeno y lo propio de manera tan clara como Cat Power. Sin temor a hacer covers, la cantautora ha encontrado reconocimiento por versionar en grande las canciones de otros, pero también por las suyas, en una carrera anómala dada la forma en la que ella flota y entrega carácter a lo que sea que haga. Su voz y su intensidad son lo que la distingue, con versatilidad y una marca propia que ha cruzado décadas.

El último lanzamiento de la cantante fue “Covers” este año, una colección donde recorre desde Nico hasta Lana Del Rey, desde Iggy Pop hasta Frank Ocean, y donde, cómo siempre, incluso se da tiempo de releer un tema propio, “Hate” del disco “The Greatest” (2006), que ahora versa como “Unhate”. Esta capacidad reflexiva viene de su admiración por Bob Dylan y su vocación por retrabajar sus canciones durante las giras y los ensayos, a veces cambiándolas por completo.

Es que, aunque en paralelo Cat Power tiene discos fuertes de composiciones propias, como “Wanderer” (2018) y “Sun” (2012), incluso su gira 2022 lleva el nombre de “Covers”, y en sus primeras paradas no sólo se concentra en el disco de este año, sino también en “Jukebox” (2008) y “The Covers Record” (2000), los otros álbumes de reversiones hechas por la artista, así que incluso Frank Sinatra o The Rolling Stones se pueden inmiscuir en sus conciertos. Esto podría sentirse como una estrategia de Marshall para mostrar un repertorio más cercano a públicos masivos, pero que tenga tres discos de covers y que se sienta bien incluso haciendo sus propias relecturas, tiene más que ver con arranques artísticos que con tácticas frías. La misma Cat Power explicaba en una entrevista que el cover a “Bad Religion” de Frank Ocean vino desde la forma de evitar sentir ira al cantar “In Your Face”, a la que le cambió la letra para sentirse bien al interpretar tal melodía.

Pero no sólo son voces las que cambian al generar nuevas formas, sino también la estructura completa. Cat Power puede deshacer la estructura reconocida y reconocible de una canción para dotarla de una vida nueva. Pasó con “(I Can’t Get No) Satisfaction” en 2000, y pasa con “The Endless Sea” de Iggy Pop en 2022. Cuando se escuchan reversiones de Cat Power no sólo se tiene a disposición una canción ya conocida para escucharla a ella a través de ese medio, sino que también está la chance de escuchar cómo ella percibe y oye el mundo, y cómo lo ve. Es ese acto de transparencia el que irrumpe al poner un poco más de atención en estas acciones de la artista, quien no pocas veces ha desnudado el alma respecto a hechos de su vida personal, desde desventuras amorosas hasta enfermedades que casi la hacen retirarse de la música.

Cuando en “I Had A Dream Joe” canta “I opened my eyes”, en medio del momento más estridente del disco, habiendo convertido el swag de Nick Cave en un pulso intoxicante más parecido a la última era de Scott Walker, queda claro que al escucharla cantar a otros en verdad es una forma de cantarse a sí misma, algo que ha cruzado su carrera, siendo puntal de lo que hace. Aunque ha creado grandes canciones por su cuenta, lo que nos atrae de Cat Power no sólo es su creatividad o su interpretación, sino también cómo ella nos quiere contar el mundo, ya sea a través de temas propios o ajenos, y mientras suene su voz, esto siempre será un privilegio artístico como pocos en el mundo hoy.

Información sobre el line up del festival, eventos satélite y entradas, la puedes encontrar ACÁ.

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 4 días

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 5 días

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 2 semanas

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 2 semanas

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 3 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 3 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 4 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 4 semanas

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Big Time Big Time
DiscosHace 1 mes

Angel Olsen – “Big Time”

Proponerse crear a partir de la crisis y los tiempos tumultuosos es una práctica riesgosa porque, si no llega a...

Omnium Gatherum Omnium Gatherum
DiscosHace 1 mes

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Omnium Gatherum”

El 17 de abril de 2020, Bob Dylan lanzaba “I Contain Multitudes”, el segundo sencillo de lo que sería “Rough...

Publicidad
Publicidad

Más vistas