Conéctate a nuestras redes

Artículos

Fall Out Boy: Arduo camino hacia la madurez

Publicado

en

Escuchar la palabra Fall Out Boy, puede ser sinónimo de nostalgia para muchos que crecimos durante la primera década del nuevo milenio, y bandas como la mencionada eran pan de cada día en las radioemisoras y canales de televisión especializados. Es que sumados a sus cuatro años de receso, la flama que una vez brilló vigorosa, desapareció del mapa de un día para otro, por lo menos para el gran público, y de pronto Fall Out Boy pasó a ser una agrupación más para recordar una mejor (o peor) época. Pero durante la historia de la música, y de la gran industria, siempre ha existido lugar para los regresos y las reuniones, y un retorno que llegó de manera inesperada –y que alegró a muchos, de hecho- fue el de la banda de Illinois liderada por Patrick Stump, hombre que parece estar viviendo una etapa totalmente significativa de su vida y carrera, ahora trabajando en favor del grupo en vez de sus intereses propios. El frontman parece haber madurado y así también Fall Out Boy, agrupación que llega por segunda vez a Chile y de quienes revisamos los hitos que han marcado su carrera hasta la nueva era que viven estos días.

Menos serio, más serio

FALL OUT BOY THE SIMPSONS“Un proyecto fácil y escapista”.Así es como definió Pete Wentz a la agrupación que más tarde se convertiría en Fall Out Boy. El bajista era una figura reconocible de la escena del hardcore punk en Chicago, participando en numerosas bandas que iban desde el metalcore hasta el punk más purista. Con mensajes que incitaban al activismo político y la protesta ciudadana, Wentz se vio decepcionado cuando la escena decidió dejar estos temas de lado y concentrarse en la intensidad de la música para dedicarse a moshear. En este período fue cuando el músico decidió crear un proyecto para escapar y hacer algo “menos serio”. Fue así como se unió a  Joe Trohman en la guitarra, y a Patrick Stump, quien en ese entonces las hacía de baterista en una banda grindcore llamada Xgrinding processX, y estaba preparado para realizar lo propio en este nuevo proyecto, pero unas grabaciones alojadas en una página web, de él tocando guitarra acústica y cantando, convencieron a su compañeros que debían probarlo como guitarrista y vocalista, puesto que finalmente se ganó Stump. Un par de tocatas más adelante, lo último que faltaba por debatir era el nombre de la banda. Siendo unos fanáticos empedernidos de la serie animada “The Simpsons”, la banda tenía en la lista de posibles nombres para el grupo el de “Fallout Boy”, o como lo conocemos en la traducción latina de la serie, “Niño Fisión”. Tomaron ese nombre por un tiempo y, aunque quisieron rebautizarse por uno “más serio”, la insistencia de los fanáticos terminó por convencer a la banda de tomar el nombre del personaje de la popular serie norteamericana. Fall Out Boy había nacido.

El éxito y los problemas

Denominados como “the next big thing”, Fall Out Boy no tardó en convertirse en un fenómeno de masas. Su debut discográfico, “Take This To Your Grave” (2003), los presentó al mundo como la nueva sensación del punk rock, con harto de pop también, listos para dar el gran salto, el cual finalmente concretaron con el lanzamiento de su segundo disco “From Under The Cork Tree” (2005). Sencillos como “Sugar, We’re Goin Down” y “Dance, Dance” hacían estragos en los rankings radiales, fruto de un intenso trabajo de composición, el cual fue reiniciado un montón de veces debido a la inconformidad FALL OUT BOY 01del grupo con el nuevo material. Sin embargo, el éxito comercial no se equiparaba a las desdichas que ocurrían dentro del grupo, protagonizados en su mayoría por Wentz, cuya avanzada depresión lo llevó a intentar quitarse la vida. Estos problemas fueron los que poco a poco comenzaron a desgastar al conjunto, problemas que fueron acrecentándose con el tiempo, a pesar de que la banda se las arregló para editar dos placas más antes de su separación temporal.

Un nuevo escape

Acumulando un montón de problemas internos y personales, las cosas llegaron a un punto de ebullición que obligaron a sus integrantes a tomar la decisión de parar por un tiempo indefinido. Un descanso de los excesos y la necesidad de hacerse cargo de problemas personales, como la profunda depresión por la que pasaba el baterista Andy Hurley, y la adicción a los medicamentos de Pete Wentz, pusieron un alto a la trayectoria de Fall Out Boy. De pronto sus integrantes necesitaban de un nuevo escape, y es así cómo muchos se enfocaron en proyectos personales, con mayor o menor éxito. Stump lanzó el disco “Soul Punk” (2011) bajo su nombre, el cual fue un fracaso comercialmente y, peor aún, los fanáticos que lo iban a ver a sus shows como solista lo insultaban con frases del estilo “nos agradabas más cuando eras gordo”. Por su parte, Wentz formó el dúo electrónico Black Cards junto a Spencer Peterson, para lanzar el EP “Use Your Disillusion” (2012), con un mediano éxito. Hurley se enfocó en tocar la batería junto a varias bandas, destacando el súper grupo The Damned Things, cuya alineación fue completada por Scott Ian y Rob Caggiano de Anthrax, y Keith Buckley de Every Time I Die. Si bien, ninguno de estos proyectos superó lo logrado con Fall Out Boy, el tiempo dedicado a ellos por separado sirvió para que los músicos se dieran un respiro de cuatro años, lo que a la postre los reencantaría con su antigua banda y los haría volver con todo el año 2013 con el disco “Save Rock And Roll”, el cual trajo de vuelta a este “niño fisión”, claro que ahora más curtido y sabio.

Maduros, pero con alma adolescente

FALL OUT BOY 02Luego de la salida de “Save Rock And Roll”, muchos aplaudieron la evolución sonora del grupo, señalando el crecimiento de sus integrantes, que ahora eran capaces de entregar mayores matices a su producto y cierto aire de madurez en su postura como banda, haciéndonos pensar que el alma juvenil y desvergonzada de sus primeros años se había marchado por completo, pero estábamos muy equivocados. “PAX AM Days” (2013) es un EP que salió sólo seis meses después de su último larga duración, y que sorprendió a propios y a extraños, porque en sus menos de catorce minutos de duración, muestra a un grupo de músicos moviéndose como verdaderos quinceañeros lanzando punk  y rock desenfrenado a las masas, como si nada importara, como si fuera un verdadero escape. Alejados de cualquier obligación con un sello o con ellos mismos, el último registro de Fall Out Boy viene a reflejar que, aunque los años pasen y la madurez haya llegado a sus vidas, la banda mantiene su esencia: la de ser un salida liviana y directa. El concepto queda patente en los ocho cortes de “PAX AM Days” y nos dejan ver que, por mucha madurez que se quiera acuñar a sus integrantes, el alma adolescente nunca muere.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 2 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 2 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 3 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 3 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 3 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 3 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 3 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 3 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas