Contáctanos

Artículos

Extreme: Más que una canción

Publicado

en

¿Qué es mejor? ¿Ser conocido por un solo éxito o no haber sido conocido jamás? Quizás la respuesta más lógica es pensar que siempre la balanza se inclinará por el lado del reconocimiento, pero cuando analizamos el impacto de tener que cargar de por vida con el estigma de no haber sido capaz de desmarcarse de una sola canción, y tener que afrontar cada entrevista sabiendo que el tema saldrá a la palestra, quizás la decisión no resulta tan clara. En la industria de la música a este fenómeno se le conoce como one-hit wonder, y a través de los años podemos encontrar un sinfín de ejemplos, tales como: “Come On Eileen” de Dexys Midnight Runners (1982), “I’m Gonna Be (500 Miles)” de The Proclaimers (1988) o “Ready To Go” de Republica (1996).

EXTREME 01Dentro de este “selecto” grupo de artistas, existe una banda que brilla con luces propias: Extreme, que a lo largo de 25 años ha tenido que cargar con el peso de su mayor éxito, “More Than Words”, perteneciente a la placa “Extreme II: Pornograffitti” (1990). En este caso, no han servido de mucho las tres décadas de trayectoria ni los cinco álbumes de estudio que ostentan en su discografía, ese primer gran éxito sigue volviendo una y otra vez y, siendo lo más objetivo que se puede, la posibilidad de crear una canción que logre opacarlo se ve prácticamente como una quimera. El guitarrista Nuno Bettencourt no niega la importancia y trascendencia que ha tenido “More Than Words” en la historia de la banda, pero se desmarca de ser ubicados en la categoría de los one-hit wonder, ya que existen otros temas que tuvieron un cierto grado de repercusión mediática. Tal es el caso de “Hole Hearted”, que alcanzó el puesto N° 4 del Billboard Hot 100 (1990), o “Rest In Peace”, que llegó al N° 1 del Mainstream Rock (1994).

Lo que no aguanta ningún tipo de discusión, es que “More Than Words” es un tema que nunca pasa de moda, y así quedó en evidencia unas semanas en The Tonight Show, cuando los comediantes Jimmy Fallon y Jack Black se lucieron haciendo una recreación exacta, cuadro por cuadro, del videoclip de este clásico de principio de los noventa. Una réplica perfectamente elaborada, donde Black asumió el rol del vocalista Gary Cherone, mientras que Fallon hizo lo suyo con la figura del guitarrista Nuno Bettencourt, y en donde no se dejó ningún detalle al azar: las mismas largas cabelleras, la vestimenta, e inclusive las uñas pintadas de Bettencourt. Una parodia que no sólo arrancó más de una carcajada, sino que funciona como una suerte de tributo a una banda que se rehúsa a desaparecer y que, hasta la fecha, sigue girando por todo el planeta, obviamente llevando como estandarte esta gema sonora que tantas puertas les ha abierto.

EXTREME 02Es probable que las voces disidentes y pesimistas puedan poner en tela de juicio la valía de los oriundos de Massachusetts, pero bajo ninguna circunstancia se debe cometer el error de subestimar su calidad artística. El poco impacto mediático nunca ha sido sinónimo de mediocridad y Extreme no es la excepción a esta regla, bien lo saben los miles de fanáticos que hace más de dos décadas esperan esta visita, y que confían en que el Teatro Cariola será testigo de un show memorable, donde no sólo sonarán los temas del “Extreme II: Pornograffitti”, sino que también lo más selecto de su discografía, con canciones como “Cupid’s Dead”, “Rest In Peace” y “Am I Ever Gonna Change” del disco “III Sides To Every Story” (1992), el éxito “Midnight Express” del “Waiting For The Punchline (1995)” o la nostalgia de sus primeros pasos con “Play With Me”, perteneciente a su debut homónimo (1989).

El próximo 20 de junio, los nativos de Boston aterrizan por primera vez en nuestro territorio, en un debut que tiene como principal objetivo demostrar a los fanáticos nacionales que Extreme es mucho más que un solo gran éxito. La celebración de los 25 años de vida del álbum “Extreme II: Pornograffitti” (1990) es la excusa perfecta para recorrer los puntos más altos de su discografía y despejar cualquier duda respecto a la calidad artística del cuarteto. La esperada cita con estos siempre subestimados bastiones del hard rock será en el Teatro Cariola de calle San Diego, y desde ya se visualiza como uno de los shows imperdibles para los nostálgicos de los sonidos más clásicos.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas