Especial Lollapalooza Chile 2017: The Strokes

viernes, 17 de marzo de 2017 | 12:27 am | No hay comentarios
Especial Lollapalooza Chile 2017: The Strokes

Uno de los cabeza de cartel más solicitados en la historia del festival Lollapalooza en nuestro país regresa para dar su segundo concierto, a doce años de su legendario debut en escenarios nacionales. Los estadounidenses de The Strokes vuelven a la capital este año, para ser más exactos, en el cierre de la segunda jornada del certamen, que se llevará a cabo el próximo domingo 2 de abril, presentado su más reciente trabajo titulado “Future Present Past” (2016), EP de escasas tres composiciones inéditas más un remix, que sirve de excusa para decir “seguimos aquí” y darse una nueva vuelta por el mundo, incluyendo Chile, en una cita que se hizo esperar demasiado y que seguramente se transformará en uno de los hitos de la séptima edición del festival.

Formados el año 1998 por el vocalista Julian Casablancas y el guitarrista Albert Hammond Jr., después de ser compañeros de cuarto en Nueva York mientras estudiaban en la universidad, el grupo sumó a sus filas a Nick Valensi como guitarrista principal, a Nikolai Fraiture como bajista y a Fabrizio Moretti en la batería, formación que se mantiene intacta hasta el día de hoy, y la que dio vida al EP “The Modern Age” (2001), donde sobresalió el sencillo “Last Nite”, quizá la canción más popular que ha escrito el quinteto en sus casi dos décadas de trayectoria. Con el lanzamiento de su debut discográfico, “Is This It” (2001), The Strokes se transformó rápidamente en un fenómeno mundial, logrando calificativos tan grandes como el de “salvadores del rock”.

Y es que con su fórmula que mezcla garage con algo de post punk e indie rock, los norteamericanos conquistaron al mundo con hits de la talla de “Someday” o “Hard To Explain”, entre otros. Su éxito fue enorme y pronto se transformaron en referentes del rock para muchos grupos alrededor del mundo, a pesar de que no faltaron los críticos que indicaron que se trataba de mal reciclaje de ideas y sonidos del pasado, acusando a la banda de producir más humo que música. Pero los hechos hablaron por sí solos, y con su segunda placa los neoyorkinos demostraron a todo el mundo que lo suyo era auténtico y poderoso. “Room On Fire” (2003) presentó singles de la talla de “12:51”, “The End Has No End” y la imprescindible “Reptilia”. En lo más alto de la ola, la agrupación dio por finalizada su racha con la publicación de “First Impressions Of Earth” (2006), que a pesar de no contar con la misma frescura de sus dos primeras obras, se las arregló para meter ruido con canciones como “You Only Live Once”, “Juicebox” y “Heart In A Cage”.

La banda se tomaría un descanso de cinco años para editar nuevo material. “Angles” (2011) llegó como un álbum colaborativo –ya no todo pasaba exclusivamente por las manos de Casablancas–, con un sonido que combinó su rock de garaje con sonidos electrónicos, cortesía de las influencias de grupos como MGMT, Arctic Monkeys y Crystal Castles. En su cuarto registro de estudio, el quinteto logró reinventar una fórmula que necesitaba de nuevos aires. Dos años más tarde sería lanzado al mercado “Comedown Machine” (2013), otro disco que nació de un trabajo de composición grupal y que logró reconciliar a la banda con los fanáticos, quienes se sintieron algo desplazados por el cambio de estilo que mostraron en su anterior entrega, retornando a sus raíces pero sin dejar de indagar en nuevos estilos. Prueba de esta búsqueda son las tres composiciones que nos entregaron en su último lanzamiento, “Future Present Past”.

Habiendo realizando este breve repaso de la historia del grupo, dejamos la invitación hecha para que el próximo domingo 2 de abril, en el Parque O’Higgins, vivamos una jornada que de seguro estará teñida por la nostalgia de toda una generación que creció con la música de The Strokes y sus imprescindibles primeros álbumes, y por todos aquellos que han seguido a la banda hasta hoy y esperan con ansias escuchar en vivo lo mejor de sus trabajos más recientes.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder