Conéctate a nuestras redes

Artículos

Especial Lollapalooza Chile 2017: Metallica

Publicado

en

Han pasado apenas tres años desde que Chile tuvo la visita de una de las bandas más importantes del metal. Era un jueves 27 de marzo del 2014, cuando James Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo deleitaron a los más de 50 mil fanáticos que fueron testigos de un show completamente a pedido, condimento principal de la gira “By Request” que trajo a los músicos una vez más a nuestro país. Lo que era un recuerdo aún fresco en la comunidad de fanáticos chilenos, se vio remecido con el anuncio de la peor de las pesadillas para el metalero local: Metallica sería la banda encargada de liderar la séptima versión de Lollapalooza Chile. Más allá de las discusiones de si el festival es o no una instancia para que el cuarteto pueda presentarse, lo cierto es que la elección de ellos como principales headliners no es algo al azar, debido al carácter netamente mainstream que adquirieron con el pasar de los años.

Ya es claro que la banda no está ni cerca de ser ese potente combo de thrash metal que los llevó a la fama durante los años 80; el tiempo pasa y su estilo ha variado en cuanto al sonido rápido y agresivo que profesaron durante aquel período. Ya desde el lanzamiento del famoso “Metallica” (1991), popularmente conocido como “Black Album”, tanto su estética como su estilo musical comenzaron a variar, apuntando claramente hacia un público más masivo, algo que funcionó sin mayores problemas. Aunque los fans más puristas miraban con disgusto esta nueva etapa del cuarteto, la banda no dio su brazo a torcer y siguió su camino de llevar las guitarras más pesadas hacia el lado comercial de la industria. Años han pasado desde ese momento y hoy en día nos encontramos con Metallica transformado en toda una marca registrada, un espectáculo lleno de fanfarria, pirotecnia y todos los clichés imaginables del “rock de estadios”. Porque eso es Metallica en la actualidad: un show lleno de hits radiales y llamaradas de fuego.

Ahora, tendremos la quinta visita de los norteamericanos a Santiago, instancias que, a excepción de su último show en 2014, han estado marcadas por la promoción de su último trabajo discográfico. “Black Album” en 1993, “Garage Inc.” (1998) en el ’99 y “Death Magnetic” (2008) en 2010, han sido las veces que la banda se ha presentado en nuestro país con la excusa de promocionar un álbum. Este año lo hará con “Hardwired… To Self-Destruct” (2016), su décimo disco de estudio, y para esto se han preocupado de preparar meticulosamente un setlist que abarca lo más importante de su catálogo, sin perder la intensión de promocionar su último trabajo ni de premiar a los fans con una que otra rareza olvidada dentro de su extensa discografía.

“Hardwired… To Self-Destruct” grafica muy bien lo que es Metallica por estos días, considerándose como un momento justo para mirar hacia atrás y aprender de todo lo logrado durante su carrera. Un álbum seguro, apostando a ganador en todo momento y que no busca pretensiones ni intentos desesperados por demostrar algo. Si bien existe un sonido perdido que el álbum intenta encontrar durante casi su totalidad, Metallica entregó un registro muy por encima de los estándares con los que son medidos desde hace algunos años, demostrando que el poder y la agresividad de sus guitarras puede estar presente de alguna u otra forma, independiente de que se trate de una versión “descafeinada” de esos rebeldes pelucones que arrasaron con todo en “Kill ‘Em All” (1983). Los tiempos cambian y no todo puede seguir como antes.

Lollapalooza se ha caracterizado por celebrar a la música en todas sus formas y estilos, no por nada los headliners en las distintas ediciones del evento se pasean entre diferentes veredas musicales. Es necesario comprender el fenómeno a nivel mundial de los festivales para entender cómo hasta las bandas más impensadas se abren a este tipo de instancias. El caso de Metallica suena justo y preciso para un grupo que está acostumbrado a los grandes escenarios. Aquí existe una situación donde ambas partes ganan: primero, Lollapalooza se coronará con uno de los números más relevantes en toda su existencia, mientras que Metallica ratificará su poderío, enseñándoles a las nuevas generaciones cómo ellos pueden hacer propio cualquier escenario donde deban presentarse.

Por Manuel Cabrales

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Las tres etapas de The Raconteurs

Publicado

en

Raconteurs

No debería ser tan adecuado catalogar a Jack White como el líder de The Raconteurs, pero sin duda él es su cara más visible. Más allá de eso, la banda ha forjado una imparable carrera desde 2005, transformándose en uno de los proyectos más interesantes del oriundo de Detroit, con tres álbumes de estudio hasta la fecha que sonarán fuerte el próximo 13 de noviembre cuando el conjunto llegue por primera vez a Chile con un concierto en Coliseo Santiago. Desde sus inicios hasta ahora, The Raconteurs ha ido quemando diferentes etapas, desde las exploradoras canciones de su primer LP, pasando por el rock más radial en el segundo, hasta derechamente las composiciones con carácter de stadium rock de su tercera placa. El proyecto es, sin duda, el punto de encuentro entre músicos que van adquiriendo experiencias por fuera en sus distintas entregas musicales, forjando en conjunto su sabiduría y carácter al encontrarse aquí reunidos.

Lo que surgió como una idea entre Jack White y Brendan Benson, se vio materializada en el primer disco de la banda, “Broken Boy Soldiers” (2006), con el dúo acompañándose de Jack Lawrence y Patrick Keeler para desarrollar un trabajo donde fueron explorando distintas veredas del rock, pasando por la psicodelia y el garage, entre otros estilos, lo que generó toda una novedad debido a la variada instrumentación, algo poco habitual para White en sus trabajos con The White Stripes hasta “Get Behind Me Satan” (2005), obra que sirvió como puntapié inicial para que el músico ampliara la paleta de instrumentos y estructuras que maneja en sus composiciones. Además de sencillos más conocidos como “Steady, As She Goes”, “Broken Boy Soldiers” o “Level”, este álbum cuenta con algunas gemas escondidas, como “Hands”, “Store Bought Bones” o “Blue Veins”, donde se demuestra lo bien que funciona cada pieza del conjunto cuando trabajan a paso firme, cómodos y totalmente cómplices de cada movimiento que se ejecuta.

Fue así como la banda incorporó más elementos del blues y un rock mucho más radial en “Consolers Of The Lonely” (2008), un trabajo que llegó de manera sorpresiva con un anuncio apenas la semana anterior a su lanzamiento. Con los ojos de la crítica ya sobre su figura, la banda mantuvo la vara en alto en términos de calidad compositiva, destacando el mega hit “Salute Your Solution” y otros pilares fundamentales de su catálogo, como “Old Enough”, “Top Yourself” o “Carolina Drama”, donde los factores acústicos del country son incorporados a la manera en que la banda ya acostumbraba a operar. Todo eso, gracias a la unión de Benson y White, donde se encuentran dos mundos completamente diferentes, permitiendo que la banda diera sus primeros indicios hacia el rock más clásico tipo Led Zeppelin o The Who, algunas de las principales comparaciones que se hicieron al momento de que publicaran su segundo trabajo, el que vino acompañado de un silencio discográfico que se prolongó por poco más de una década.

Help Us Stranger

En algún punto de ese período comenzó a gestarse el regreso triunfal con “Help Us Stranger”, álbum que los traerá por primera vez a Sudamérica y donde la banda toma riesgos para beneficiarse de un sonido mucho más maduro y estructurado, recordando mucho al rock de estadios que desarrollaron durante la década del 90 bandas como Guns N’ Roses o The Rolling Stones, utilizando muchas estrategias, como la combinación de guitarras acústicas con eléctricas, coros de doble voz y un teclado cada vez más prominente no sólo en este trabajo, sino que también en el resto del repertorio. Dichas canciones tienen una ventaja particular a la hora de enfrentarse al show en vivo, y esa es que la banda entiende muy bien cómo adaptar la música a diferentes contextos, cambiando los tempos, incorporando pasajes de improvisación o simplemente modificando la forma en que estas son interpretadas.

Ya con tres álbumes a su haber, The Raconteurs parece finalmente haber encontrado su norte en el rock que pretende hacer. Y no es que hayan tardado toda su carrera en concretar algo como esto, sino más bien es un reflejo de la madurez sonora que la banda fue adoptando cada vez mejor a medida que sus otros proyectos le tomaban el tiempo entre un álbum y otro. Muchas veces se ha debatido de si Jack White es un innovador o simplemente reinterpreta estilos, lo cierto es que tiene mucho de ambos, por lo cual no se le debe quitar méritos cuando se analiza su obra. Eso sí, cuando hablamos del cuarteto (o quinteto en vivo, si se considera a Dean Fertita dentro de la alineación), nos damos cuenta de inmediato que son cuatro fuerzas que, más que opacarse entre ellas, se combinan a la perfección para conformar un combo imparable, el que de seguro derribará Coliseo Santiago cuando la banda repase estas tres importantes obras en el mes de noviembre.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas