Contáctanos

Artículos

Especial Lollapalooza Chile 2017: Two Door Cinema Club

Publicado

en

Cuando tuvimos a Two Door Cinema Club debutando en Chile, las condiciones hacían todo lo posible para que esa primera vez fuera destinada a un olvido irrelevante. Mucho calor, un horario que no era estelar, por momentos la propia banda -luego sabríamos que no era lo mejor en lo personal- y, además, un disco como “Beacon” (2012), que no tenía ni la fuerza ni el arrastre de su nervioso, intenso y celebrado primer LP, “Tourist History” (2010). Todo estaba ahí, y TDCC tuvo una primera vez olvidable y que, con la distancia como ayuda para la observación, presentaba posibilidades de redención.

Eso es lo que la banda comenzó a hacer al poco tiempo. Lo primero fue buscar un poco de reconciliación con su sonido, para lo cual se encargaron de hacer su trabajo más pop, e incluso contar con la producción de Madeon en el EP, “Changing Of The Seasons” (2013). El video de la canción que nombraba al trabajo de tres tracks mostraba a Alex Trimble, Kevin Baird y Sam Halliday siendo cuestionados por periodistas, que indicaban que el éxito obtenido no se condecía con su nivel de calidad. Ciertamente, el trío sabía que debía subir sus bonos si continuaban, pero tras el EP se tomaron un descanso, como si lo ocurrido fuera muy tóxico y el aire fresco fuera vital.

Un par de años después TDCC se siente más ligero, y lo hace jugando con los códigos más brutales del libre comercio. Como si se tratara de un capítulo de “Black Mirror”, la banda se la juega con la publicidad más grosera y extrema en el video de “Are We Ready? (Wreck)”, e incluso desfigura a un Alex en destrucción por culpa de la mercantilización de todo. Con sonidos más funk y la vitalidad que se extrañaba, el sencillo crecía a cada escucha y auguraba que TDCC estaba tratando de hablar en serio, lejos de la ansiedad para pesar y demostrar que desde el fondo aparente se puede ganar otro impulso.

“Gameshow” (2016) es la redención para la banda norirlandesa luego de subir muy rápido y luego caer. El grupo se mudó a Los Angeles, y con ese aire playero las influencias del disco claramente se iban al lado de las guitarras brillantes, los ritmos calmos pero pegotes, la cadencia, sacándose un poco de encima el pop o el indie tradicional. Citan en entrevistas a Prince y David Bowie como las influencias del registro, y aunque parezca superficial como recurso para engancharse a sus muertes, en el álbum cae de cajón que las ideas sí pasaron por pensar en estos íconos de la cultura popular. Las canciones no tratan de encajar en moldes pre-hechos, ni tampoco se contentan a sí mismas. TDCC no teme pasar de la robusta crudeza de “Gameshow” a la ternura de “Lavender”, y hacerlo con un poco de rabia en el camino. Si antes la banda era vista como un trío de colores vivaces y sonidos livianos, ahora la intención es tomar el escenario y ser los rockstar que por primera vez pareciera que creen que pueden ser.

Ese equilibrio inédito no alcanza a explotar en las versiones de estudio de las canciones, pero hay ideas que avizoran la intención, y dentro de las presentaciones de la agrupación en vivo en 2016 se puede notar que esa explosión sí está en esa instancia. He ahí que Two Door Cinema Club tendrá una nueva chance en Lollapalooza Chile 2017, en otro contexto y con otras energías en la cabeza, para rehacer la incolora primera imagen que tuvimos de ellos y que, en este caso, se trate de un show de juegos a la medida del trío que volvió con más ambición que nunca.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Parquet Courts

Publicado

en

Parquet Courts

El deseo de rebelión y las ganas de expresar lo que uno siente internamente, siempre serán motivos más que suficientes para desenvolverse en la música de carácter independiente. Bandas de la cultura DIY (Do It Yourself) realizan este ejercicio desde hace muchos años, manifestando todo su pensamiento frente al contexto político, social o cultural que se han encontrado en un determinado momento. Así, en la actualidad, vemos cómo Parquet Courts optó por transitar esa vereda, gestándose en el seno callejero y caótico de Brooklyn, escenario perfecto para que el cuarteto conformado por A. Savage, Austin Brown, Sean Yeaton y Max Savage lograra expulsar todo su estado interior.

Formados en 2010, Parquet Courts cuenta a la fecha con cinco trabajos de estudio, entre los cuales se han deslizado por estilos que van desde el indie rock hasta el post-punk, garage e incluso el rock experimental. Con “Human Performance” (2016) como su último álbum (si no contamos a “MILANO”, su placa colaborativa con Daniele Luppi lanzada este año), el cuarteto se aventura en explorar toda la cultura de violencia propia de Estados Unidos, abarcándola en canciones como “Two Dead Cops” o “One Man No City”, que reflejan el sentido más marginal y arriesgado de una sociedad que constantemente tiene algo que decir contra sus autoridades. Bajo aquel contexto agitado, el interés por inspeccionar a una sociedad en aparente decadencia va creciendo desde una perspectiva personal y exhausta, temática que se tornó un poco más recurrente de manera progresiva a partir de “Light Up Gold” (2012), su segunda placa discográfica.

Pese a estar siendo constantemente aclamados por la crítica de manera general, es cosa de poner algo de atención en la manera que su música es entregada. Parquet Courts no busca sorprender, ni poner excesiva atención en detalles pretenciosos o minúsculos, sus composiciones son directas, certeras y bien seguras del mensaje que quieren entregar, razón por la que quizás la banda se moleste, debido a las comparaciones que regularmente se le hacen con héroes anónimos del rock alternativo de los noventa como Sebadoh o Guided By Voices. Muy por el contrario, Savage y compañía no buscan ser reconocidos como la reencarnación o sucesión de algo, sino más bien como el surgimiento de un movimiento bajo sus propios términos, fuera de las etiquetas y tediosas comparaciones que son tan recurrentes en la actualidad.

“El rock está cambiando y la gente no puede ver cómo avanza porque están esperando que aparezca el próximo Fugazi”, relataba Andrew Savage en una ocasión, algo que probablemente haga referencia a cómo la gente prefiere estar pendiente de manera casi desesperada de la aparición de una nueva banda que venga y lo cambie todo. El único problema de eso es que se ignora lo que de verdad está pasando, privilegiando la manufacturación casi publicitaria en vez de la expresión verdadera y las revoluciones desde una vereda autosustentable.

Tal como poco a poco el mundo comienza a notarlo, Santiago también tendrá la oportunidad de hacerlo cuando el cuarteto traiga toda su potencia y furia al festival En Órbita 2017, donde seremos testigos presenciales de ese torbellino llamado Parquet Courts, uno que promete hacer notar su presencia, desestabilizando toda concepción de lo mal llamado “independiente” en estos días.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 3 días

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 4 días

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 5 días

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 semana

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 1 semana

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 2 semanas

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 semanas

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas