Conéctate a nuestras redes

Artículos

Especial Lollapalooza 2013: Tomahawk

Publicado

en

Como a uno más de la casa recibimos a Mike Patton cada vez que regresa a nuestro país, el lugar que se ha convertido en asidero para sus creaciones más personales y experimentales, atrayendo siempre a un grupo no menor de fieles dispuestos a sumergirse en la mente de un hombre que parece no tomar descanso. El año pasado fue uno sin Patton, vacío que aumentó la ansiedad de los fanáticos que, a finales de 2012, se enteraron de que uno de los proyectos más potentes del músico estaría presente en la próxima edición de Lollapalooza. Claro que antes de enfrentarse a Tomahawk, hay que tener en claro un par de cuestiones. Sin duda, el nombre de Mike Patton es el gancho principal para acercarse al espectáculo, pero este no es un proyecto completamente moldeado por el músico, sino que estamos ante una verdadera superbanda, en cuyas filas desfilan exponentes insignes del rock underground estadounidense, quienes vienen a ser los verdaderos cerebros detrás del sonido de Tomahawk.

TOMAHAWK 01Duane Denison, guitarrista y miembro fundador de la extinta banda de noise de culto, The Jesus Lizard, comenzó a enviar cintas con grabaciones a Mike Patton, quien se encontraba viviendo el ocaso de Mr. Bungle y el apogeo de Fantômas. Surgió la idea de colaborar y así fue como sumaron a la agrupación a John Stanier, baterista de los clásicos Helmet y los más recientes Battles; y finalmente a Kevin Rutmanis, bajista de The Melvins. El cuarteto tomaría el nombre de Tomahawk en honor a la mortal hacha que portaban los nativos americanos, para dar forma a una banda que se nutre de las influencias de un colectivo de lujo, logrando poner en un balance perfecto la calidad técnica de sus integrantes, la libertad que entrega la experimentación y la noción de crear un producto accesible para todo tipo de público, no por nada durante mucho tiempo se sostuvo la idea de que Tomahawk era lo más “escuchable” que había realizado Mike Patton desde sus días en Faith No More.

El sonido de la guitarra de Denison se convirtió en el puntal de la propuesta de la banda, apoyado en la base de la precisa batería de Stanier y el bajo de Rutmanis. Mike Patton, por su parte, siempre haciendo de las suyas, volviendo a demostrar la versatilidad de su voz, que al igual que en Fantômas, adquiría la capacidad de mutar hacía formas inimaginables, cortesía de una serie de sintetizadores y efectos que se han transformado en uno de los principales fetiches del vocalista. Bajo esta fórmula fue lanzado durante el año 2001 el disco homónimo de los americanos, quienes no tardaron en llamar la atención, primero por su espectacular formación, y luego por su material que iba desde lo lúgubre de temas como “101 North”, hasta lo perturbador de “Flashback” o “God Hates A Coward”, nunca inquietando con complejas estructuras ni delirios de experimentación, sino que por el propio poder de las atmósferas y un cierto hálito de cinismo y crueldad en sus letras y sonidos.

TOMAHAWK 02No tardaron demasiado en seguir con un nuevo lanzamiento, siendo “Mit Gas” (2003) el disco más popular de la banda, con el cual salieron del mundo subterráneo para arremeter con temas como “Rape This Day” y “Mayday”, que a más de alguno recordaron los años de “King For A Day… Fool For A Lifetime” (1995) en Faith No More, por el simple hecho de tener a un Mike Patton desgarrándose en cada nota de sus agresivas letras. Por un lado, “Mit Gas” se desprendía del hermetismo y noción más underground del disco debut, para llegar a lugares más extremos, pudiendo confirmarse una mayor presencia de Patton en el proceso creativo, aunque este siempre ha señalado que “el jefe” en Tomahawk no es precisamente él.

Rencillas dentro del grupo, sobre todo por parte de Rutmanis, quien en reiteradas ocasiones se declaró incomodo dentro del grupo, sumado al poco tiempo para reunirse a componer debido a los diferentes proyectos en los que estaban involucrados cada uno de sus integrantes, pusieron a Tomahawk en un receso discográfico de cuatro años. Bajo este ambiente de tensión se dio a luz a “Anonymous” (2007), tercer disco de Tomahawk, y el que más se sale de los parámetros de los estadounidenses. Para el registro se tomaron como base las composiciones de los nativos norteamericanos, las cuales Denison descubrió en sus viajes por tierras indígenas y en un libro que adquirió, en el cual se encontraban una serie de piezas musicales escritas por compositores anónimos, de ahí el nombre del álbum, que se transformó en un trabajo totalmente conceptual y en el punto de quiebre para el cuarteto, que ahora pasaba a ser un trío, ya que Rutmanis salía definitivamente de la banda, incluso durante la preparación de “Anonymous”, proceso del que el bajista jamás se enteró.

TOMAHAWK 03Así es como Tomahawk volvía a quedar a la deriva, hasta el año pasado, cuando el trío anunciaba la integración de un nuevo talento para cubrir el puesto de Rutmanis, siendo Trevor Dunn, histórico recurrente en gran parte del trabajo de Patton desde Mr. Bungle hasta Mondo Cane, como el nuevo bajista del grupo. Es así como lanzaron al mercado “Oddfellows” (2013), precedido por el box set compilatorio “Eponymous To Anonymous” (2012), devolviendo a la banda a los sonidos de sus dos primeros discos, quizás sin alcanzar la misma frescura que en esos álbumes, pero confirmándonos que las mentes maestras habían regresado a su causal para seguir asaltando al mundo con su rock/pop/alternativo/experimental.

Tomahawk se presentará en dos fechas durante este Lollapalooza, primero en un sideshow imperdible en la Cúpula del Parque O´Higgins el próximo 4 de abril, para luego pasar al escenario principal del festival el día domingo 7 de abril. En ambos shows podremos vivenciar de forma directa la consolidación de esta banda de súper músicos.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Natalia Farias

    02-Abr-2013 en 2:24 am

    TeAmo Patton!!

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 4 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 4 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 4 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 4 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 4 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 4 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 4 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 4 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 5 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 5 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: