Contáctanos

Artículos

El silencioso ascenso de Primus

Publicado

en

Primus es, sin duda, todo un fenómeno. Gestados durante los años ochenta en el estado de California, la historia de esta banda se inició en el condado de El Sobrante, nombre que refleja muy bien lo que vivieron durante esos años, ya que siempre fueron considerados como “los sobrantes” en la escena musical local, en parte debido a su extraña mezcla de funk y metal, fórmula que les permitió un silencioso ascenso desde “Suck On This” (1989), álbum en vivo que reflejó la gran notoriedad que estaban consiguiendo poco a poco gracias a sus potentes presentaciones en los distintos recintos del estado.

Luego de la publicación de su primer álbum, “Frizzle Fry”, en 1990, Primus comenzó un despegue que se tradujo en giras con bandas como U2 o Rush, considerados por ellos como su mayor influencia. Además de eso, una icónica aparición en el, en ese entonces, nuevo festival Lollapalooza les hizo ganar cierta notoriedad en el público por sus curiosos shows en vivo y sus extraños videos musicales. Primus poco a poco comenzaba a ser toda una leyenda dentro del circuito, siendo avalados por los distintos medios, artistas y público en general.

Ese fenómeno se fue replicando en menor medida en diferentes partes del mundo, particularmente en nuestro país: fueron muchos los años por los que algunos fanáticos esperaron el debut en tierras locales de Les Claypool y compañía, lo que fue una realidad el año 2010 con su presencia como teloneros de Faith No More, instancia que les permitió conocer a sus seguidores chilenos, así como hacerse de nuevos fanáticos, los que fueron clamando cada vez más por una nueva visita de los norteamericanos. Tan sólo un año después, su aparición en el festival Maquinaria 2011 logró afianzar lazos; el trío ya jugaba de local en nuestro país, lo que les aseguró otra visita como parte de la promoción de “Primus & The Chocolate Factory With The Fungi Ensemble” (2014), disco que estuvieron presentando en el RockOut de ese mismo año. Muchos festivales, pero la acción en solitario ya era pedida con rabia por los miles de chilenos que querían un show propio de Claypool, LaLonde y Alexander.

Gracias al sonido predominante del bajo, sello que le valió popularidad en contraste a otras bandas de la época, Primus supo cómo forjar una carrera en el dinamismo de sus integrantes con sus respectivos instrumentos. La desprolijidad de su sonido se camufla perfectamente en el gran virtuosismo que poseen en cada una de sus canciones, con una mezcla de la energía del funk y la densidad del metal, condimentado con lo –a veces– ridículas de sus letras. Primus va más allá de la música, utilizando la comedia como un perfecto ingrediente de su fórmula; son esos músicos que tienen todo para ser los más grandes “semi dioses” dentro de la escena musical, pero en vez de eso optan por hacer las cosas a su manera, alejados de todo lo que suceda en el agitado y competitivo circuito del rock alrededor del mundo.

Fue así como, tras el sorpresivo anuncio de su show en el Teatro Municipal De Santiago, la ansiedad por los tickets hizo agotar localidades en tiempo récord, sumando una totalidad de dos conciertos completamente vendidos y uno por agotar. A eso se le suma un show especial en el Teatro Cariola tocando su álbum debut completo. Nadie se quiere perder los tremendos galopes del bajo de Les Claypool resonando en el elegante Teatro Municipal, ni los sólidos redobles de Tim Alexander fundirse en los descontrolados riffs de Larry LaLonde. Este hecho sólo viene a ratificar el silencioso ascenso que Primus vivió en nuestro país, uno que, gracias a sus constantes exposiciones ante públicos masivos, los hizo ganarse el corazón y alma de esta tierra que espera ansiosa por los largamente prometidos shows en solitario del power trio.

Por Manuel Cabrales

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial RockOut Fest 2017: Zakk Sabbath y Eterna Inocencia

Publicado

en

Ya se va acercando una nueva edición del festival RockOut, donde contaremos con un cartel de lujo y algunas de las bandas más destacadas a nivel mundial. Dentro de ese line up tenemos actos como Bad Religion, Opeth y Attaque 77, ente otros artistas que tienen un denominador común: el enorme cariño del público local. Esta vez nos enfocaremos en la presencia de dos nombres que vienen a entregar lo suyo desde veredas muy diferentes en este festival: Zakk Sabbath y Eterna Inocencia, quienes afianzarán el enorme vínculo que tienen con nuestro país.

Primero, el ex guitarrista de Ozzy Osbourne y miembro de Black Label Society, Zakk Wylde, unos de los músicos más queridos en Chile, trae su proyecto tributo a Black Sabbath, donde interpretará todos los clásicos de la legendaria banda británica a modo de homenaje para uno de los grupos que más ha influido en su carrera. Después será el turno de los trasandinos de Eterna Inocencia, quienes también han generado lazo con el público chileno, principalmente por el apoyo que este les ha entregado desde sus inicios.

Zakk Sabbath: Del aprendiz al maestro

Muchas veces el nombre Zakk Sabbath genera confusión, ya que no se tiene la certeza de qué es exactamente. Lo cierto es que este proyecto del siempre activo Zakk Wylde está lejos de ser un simple tributo a una de las bandas que más ha influido dentro del metal, sino más bien se trata de una necesidad casi de honor por rendirle tributo a los eternos Black Sabbath, en especial a su líder, Ozzy Osbourne, de quién Wylde fuese guitarrista en su banda solista durante varios años. Cuando ya estamos por cumplir un año desde el final definitivo de Black Sabbath, verdaderamente se siente que el mundo no merece dejar de oír sus canciones, es por eso qué tal vez este proyecto ha tenido tan buen recibimiento, ampliándose desde un simple acontecimiento limitado a una gira con todas sus letras, al punto de que Zakk debió paralizar su banda Black Label Society durante un tiempo.

Acompañado del bajista Blasko (Rob Nicholson), que también ha sido parte de la banda de Ozzy Osbourne, además del baterista Joey Castillo, Wylde despacha verdaderos himnos, como “War Pigs”, “Children Of The Grave” o “Fairies Wear Boots”, aportándole ese especial toque de su guitarra a unas composiciones que de por sí ya son densas y oscuras. Más que un tributo sin sentido o un aprovechamiento del catálogo de otro, este proyecto es algo con sentimientos de por medio, una especie de homenaje desde el aprendiz hacia el maestro. Sólo Zakk podrá saber cuánto ha influido Ozzy en su carrera o en su vida, pero este show, que tiene la responsabilidad de cuidar un tremendo legado, es algo hecho con respeto y admiración, siendo la manera en que el guitarrista intenta darle las gracias a quienes fueron uno de los mayores responsables de toda la música heavy que hemos tenido a lo largo de la historia.

Eterna Inocencia: Hazlo tú mismo

La historia de este conjunto trasandino ya se extiende por alrededor de 23 años, saliendo adelante y haciéndose un nombre siempre por cuenta propia. Fue en 1994 cuando Eterna Inocencia comenzó a expresar mediante su música temas tan relevantes y a la vez ocultos como los derechos de la mujer, el amor, la política o la rabia interna de ese adolescente adicto al skate. Existe una independencia constante en la música de Eterna Inocencia que les ha permitido resistir al paso del tiempo, haciendo las cosas a su manera y no necesariamente como el resto exija que se hagan. Más allá de toda la hermandad propia del punk, los quilmeños han entregado un espacio a quienes recién empiezan en la música bajo el sello Discos del Sembrador, donde también han editado todo su material propio, manteniendo vivo ese espíritu de colaboración, revolución y, sobre todo, empatía con quién está de tu lado.

No hay show de Eterna Inocencia donde el público no se haga notar, ya que la especial entrega de la banda en el escenario hace que su audiencia coree cada canción como si se tratara de un clásico de la vida. La especial pasión de su vocalista Guillermo Mármol a la hora de cantar, permite echar afuera sentimientos tan dispares como la tristeza, la rabia o también la felicidad, con su música introspectiva y combativa, pero con un sonido fresco propio de ese punk under de la vieja escuela. Sin duda alguna, será una de las presentaciones más destacadas en la próxima edición de RockOut Fest 2017, permitiendo expandir hacia un público más masivo el especial vínculo que tienen con nuestro país, donde incluso registraron un DVD en vivo, titulado “Una Tarde Mágica” (2004).

Dos artistas de estilos diferentes, pero ambos con un vínculo enorme con nuestro país. Ambos vienen con la tarea de reforzar ese cariño y apoyo mutuo que se ha desarrollado durante estos años. Instancias como un festival masivo son difíciles en el sentido de tener que darle en el gusto a un amplio marco de público, que muchas veces es diferente entre sí, pero que a su vez está expectante y curioso por saber qué entregarán las bandas que se paran sobre el escenario. En este caso, ambas presentaciones serán capaces de sobreponerse a aquello debido a su presencia y entrega, elementos que se transmiten a la hora de un show en vivo. El respeto es algo esencial, con los demás y con uno mismo, y aquí eso está de sobra, ya que se valora y cuida lo que se hace, ejerciéndolo de la manera más dedicada posible.

Por Manuel Cabrales

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 15 horas

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 7 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

Publicidad

Más vistas