Conéctate a nuestras redes

Artículos

El medio siglo de Rolling Stones

Publicado

en

Sí, hoy es 12 de julio de 2012, día de invierno, frío, medio fome. Pero esa escarcha no ha sido capaz de congelar el camino de una banda que, en un día como hoy pero hace 50 años, hizo su primer show y de ahí no pararían. Acá la revisión de cómo partió todo.

Los Rolling Stones cumplen medio siglo en los que se demuestran como, tal vez, la agrupación más longeva y exitosa del rock, en ambos frentes, tanto en lo musical como en ventas. 200 millones de discos vendidos no es poco, en especial cuando prácticamente no se han separado –pese a los proyectos solistas de sus integrantes-, pero todo tiene un punto de partida, un Big Bang que desde un hito configura algo que, a estas alturas, ya es mito y leyenda.

Start it up!

Todos sabemos que la primera presentación de los Stones fue en el Marquee Club y que fueron presentados como “The Rollin’ Stones”, pero hay varios detalles detrás de esa presentación, en especial quiénes eran los integrantes de esta “desconocida” banda.

Estuvieron en esa primera formación Brian Jones (guitarra), Mick Jagger (voz), Ian Stewart (piano), Keith Richards (guitarra), Mick Taylor (bajo) y Tony Chapman (batería). Jagger y Richards eran amigos de la infancia en Kent y estudiaron juntos en Londres, para luego armar un grupo de música Keith dijo que ahí surgió el nombre de la banda, desde la planificación (presurosa) de ese primer show. En una entrevista telefónica, Brian Jones fue presionado para dar un nombre. El periodista insistía, e insistía, pero ellos no lo habían definido. Ahí Brian, para salir al paso, miró alrededor y notó que un disco de Muddy Waters estaba sobre un velador y uno de sus tracks se llamaba “Rolling Stone”. Y así quedaron para siempre.

Aunque había un montón de detalles de ese primer concierto que denotarían lo especial que debía ser ese momento, creación de todo un universo musical y del legado que todavía persiste de los londinenses.

The Rolling Stones Horror Picture Show

La referencia será rebuscada, pero de verdad que prácticamente en el mismo edificio se mezclaban los Stones con una película de terror. Esto porque, en el Academy Cinema de Londres, se exhibía ese 12 de julio de 1962 un film basado en la obra “El Día de las Plantas Canívoras” de John Wyndham que estaba escandalizando a la tradicional sociedad británica. Mientras, metros por debajo de ese cine, en el Marquee Club, se fraguaría la primera presentación de la que hoy es una de las bandas más importantes del mundo.

En frente de un centenar de personas, cuando valientes ingleses miraban una película calificada y descalificada por su “horror gráfico”, abajo en un club de jazz, Rollin’ Stones hacía su trabajo por primera vez, dejando en claro de inmediato cómo sonarían.

Dedos pegajosos y nerviosos

Veinteañeros, tímidos, pero con claridad en cómo debían sonar desde el primer momento, los Rolling Stones se vistieron de fiesta, muy en la onda de los mods, ese movimiento estético inglés que también tuvo en The Who a referentes culturales.

Claro, Muddy Waters era una influencia para los londinenses por lo que no podían abandonar aquello, pero la mezcla de sonidos que realizaron fue lo más interesante de ese primer acercamiento al público, donde tuvieron que tomar una par de whiskies para calmarse.

Blues y ritmos americanos marcaban el groove de los cincuenta minutos que duró esa presentación de los Stones, que también tuvo mucho de Chuck Berry, aunque esto no se haya delatado de forma explícita durante todo el show.

La recepción dentro y fuera

Como esta mezcla era poco convencional para un público de jazz y blues más clásico, los Stones (o “Mick Jagger & The Rollin’ Stones” como los presentaron esa noche) tuvieron un relativo éxito esa noche, nada fuera de lo común. Mientras tocaban, la gente le ponía atención a su segundo guitarrista, que gritaba para darle coraje a sus compañeros y tratar de subir el tempo un poco.

Claro que hubo problemas de sonido por el poco tiempo de ensayo y chequeo de sonido que hicieron en el lugar, pero siguieron y dejaron una buena impresión.

Al acabar el show, se despercudieron de sus tensos ropajes y salieron –no sin antes encontrarse con pavorosos espectadores de la película de terror en el Academy Cinema- a tomarse un trago y brindar por el show en el Pub Tottenham que quedaba por los alrededores.

El largo camino al éxito

Poco después quedaría la tarea de definir “adónde vamos”, y ahí es que quedó de inmediato la formación de los Stones de hoy por hoy, esa que genera giras millonarias y alaridos por Jagger de mujeres de 20 o de 80 años, todas por igual.

Pero ahí, siendo Rollin’ Stones, difícil ganar, en especial porque el manager de la banda no podía ser manager por su edad (Andrew Loog Oldham, anterior publicista de The Beatles) o porque no tenía claro cómo ordenar a la banda.

En cambio, ahora venden millones de dólares en un concierto y sus más de 200 millones de álbumes vendidos, no hacen más que constatar la relevancia de una banda que partió como muchas, en un sótano, tocando para grupos pequeños de gente y con más sueños que otra cosa.

La vida cambia. Cambia harto.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Buscando las nueve vidas de Thundercat

Publicado

en

Thundercat

Tras la virtuosidad de Stephen Bruner existe una búsqueda por mezclar mundos, sea como sea y cuanto sea necesario, para lograr algo diferente y único. Quizás por eso incluso el hombre que se hace llamar Thundercat exhibe siempre vestuarios y peinados que desafían lo convencional. Entre colores neón y disfraces más del lado del cosplay reside un talento que es capaz de dejar su huella, pero, a la vez, nutrirse de los pasos ajenos. Pocos músicos tienen la agilidad y la capacidad de saltar de un tejado sonoro a otro con la astucia de Thundercat.

Drunk” (2016) fue la consolidación del camino del bajista, compositor, cantante y productor, quien ha trabajado con Kendrick Lamar, Suicidal Tendencies, Flying Lotus, Erykah Badu, N.E.R.D, o Kali Uchis. Antes, su talento estaba claro, pero la ligereza y fluidez de su último trabajo confirmó que, en vez de buscar mostrar experimentación en estructuras complejas, Thundercat prefería acercarse a lo más tradicional para, desde ahí, subvertirlo y darle otra vida. En vez de hacer un soul o r&b común, aparecen citas al pop ochentero, e incluso al soft rock. Y es que para Bruner no se trata de repetir lo que hacen otros, también le busca la quinta pata al gato, animal que no sólo tributa en su nombre artístico, sino que además en canciones.

Medio en broma y medio en serio, existe un hilarante video donde Thundercat hace un tributo a su gato Turbo Tron Over 9000 Baby Jesus Sally (nombre real), a quien apoda Tron. Aunque ese video, dirigido por el comediante Eric Andre, es una muestra de humor y excesos ligados al sketch, no se aleja del amor que Stephen muestra por su gato y por la capacidad felina. Mal que mal, una forma clásica de tocar bajo es muy similar a la forma de acariciar un felino exitosamente.

La segunda parte de este tributo a Tron aparece en “Drunk” con el track “A Fan’s Mail (Tron Song Suite II)”, que incluso explota el sonido “meow” (miau) en su inicio e intermedio. Pero esa afición felina no es sólo cariño, sino que también capacidad de evitar quedarse estacionado en una sola vereda del camino. Thundercat tiene una raíz en el jazz, y es eso lo que le permite improvisar y, a la vez, expresar mucho con muy poco. En su último disco lo que más se explora son las desventuras de vivir solo, en ese sentido que solamente entienden los gatos, saliendo a veces en hurañas caminatas nocturnas, sintiendo los autos pasar, y otras veces disfrutando del silencio de una madrugada mirando un techo. En otros casos, sólo es la exploración del estado de intemperancia, y aún así existe claridad suficiente para evitar lo acostumbrado, y así sorprender.

Quizás lo más potente del Thundercat que veremos en Chile es que no sólo es un gran músico y compositor, sino que entendió cómo abarcarse a sí mismo, en su plena exuberancia y, así, transformar un don, que en manos de otro sería simplemente una masturbación virtuosa, en una verdadera capacidad de reinventarse y hacerse muchas vidas en el camino, con los bajos bien marcados, ya sea con sus seis cuerdas o la garganta de Tron ronroneando.

Thundercat se presenta el próximo 8 de mayo en el Teatro Nescafé de las Artes. Información de entradas, AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 2 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 3 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 3 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 4 semanas

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas