Contáctanos

Artículos

Divididos: Un pedazo de la historia del rock

Publicado

en

En ningún caso sería exagerado afirmar que la existencia de Divididos depende exclusivamente de Sumo, banda liderada por el carismático e icónico Luca Prodan que, a pesar de su acotado período de actividad, supo convertirse en una de las agrupaciones más influyentes de la historia del rock argentino. Recordado es el mito que durante una entrevista se le consultó a Prodan si se imaginaba, en un futuro, a los miembros de Sumo divididos, a lo que él habría respondido tajantemente: “¡Divididos, las pelotas!”, siendo esta frase la génesis de las dos bandas que se formarían a partir de la disolución de Sumo en 1988: Divididos (Diego Arnedo y Ricardo Mollo) y Las Pelotas (Germán Daffunchio y Alejandro Sokol).

Mollo y Arnedo reclutaron al baterista Gustavo Collado para formar la banda que, en una primera instancia, fue bautizada como La División, y que posteriormente asumiría el nombre definitivo de Divididos. Su debut discográfico llega de la mano de “40 Dibujos Ahí En El Piso” (1989). En 1990 la agrupación se reestructura con la inclusión de Federico Gil Solá en la percusión, con quién editan los DIVIDIDOS 1exitosos álbumes “Acariciando Lo Áspero” (1991) y “La Era De La Boludez” (1993), cimentando de esta forma los pilares de su sólida trayectoria. En 1995 se produce un nuevo quiebre en la formación, asumiendo el control de las baquetas el ex baterista de Monos Con Navajas, Jorge Araujo. Con esta nueva alineación editan los discos “Otroletravaladna” (“Andalavartelorto” al revés) de 1995, “Gol De mujer” (1998) y “Narigón Del Siglo” (2000), álbum grabado en los legendarios estudios Abbey Road de Londres.

En 2002, Divididos edita su séptimo álbum de estudio, “Vengo Del Placard De Otro”, grabado en los estudios Del Abasto Al Pasto, de Buenos Aires. Su último disco, “Amapola Del 66” (2010), establece un par de hitos importantes en la carrera de la banda, siendo la primera placa registrada bajo su propio sello discográfico, La Calandria, además de representar el debut en la batería de Catriel Ciavarella en reemplazo de Araujo. Un año después, la agrupación edita su primer DVD oficial bajo el nombre de “Audio y Agua”, que incluye material extraído de los dos shows que brindó Divididos en el Estadio Luna Park en 2010.

Fanatismo sin límites

Para nadie es un secreto que a veces el fanatismo adquiere tintes que rayan peligrosamente en la locura, y esto queda en evidencia en algunos episodios que parecen extraídos de las mentes más retorcidas y que se alejan del comportamiento humano más o menos racional. Divididos es una de esas bandas capaces de exacerbar el fanatismo a niveles desproporcionados, dando pie a situaciones como la vivida en febrero de 2014 en la ciudad de Lincoln, Buenos Aires, en donde la banda debió suspender su presentación durante varios minutos al enterarse que un hombre, para poder asistir al DIVIDIDOS 2concierto, había dejado encerrada en el auto a su hija de un año y cuatro meses. El propio Ricardo Mollo tomó a la niña en brazos esperando que apareciera el padre de la criatura, mientras se dirigía al público con frases tales como: “Vení, loco, a buscar a tu hija. ¡Animal!”.

Al cabo de un rato, el guitarrista informó que el papá de la niña ya había aparecido, además de agradecer al público por su paciencia. Posteriormente, Luciano Silva, el cuestionado padre, intentó aclarar los hechos indicando que la responsable de esta situación era su ex pareja y madre de la pequeña, quién habría encerrado a la niña para irse a beber a una cantina con sus amigos. Adicionalmente, el hombre se defendió indicando que él asistió al concierto a trabajar y que sólo pudo reconocer a su hija por las zapatillas.

Baterista atemporal

Cuando se mira la actual alineación de Divididos, una de las primeras cosas que llama la atención es lo atemporal que resulta su baterista, Catriel Ciavarella, quien les lleva más de dos décadas de diferencia a sus compañeros de banda. La historia que rodea la incorporación de Catriel es bastante particular, ya que su primera audición la realizó en 1995 tras la salida de Gil Solá por causas que nunca fueron del todo aclaradas, con tan sólo 14 años. En esa ocasión dejó una muy buena impresión en Mollo y Arnedo al evidenciar un completo dominio de todo el repertorio de la agrupación, sin embargo, su edad era un impedimento insalvable al momento de salir de gira y el puesto finalmente fue ocupado por Jorge Araujo.

DIVIDIDOS 3Tuvieron que pasar casi 10 años para que Ciavarella tuviera su revancha, la que llegó en 2004 tras la deserción de Araujo por problemas internos. Sin embargo, no todo funcionó bien desde un principio, los primeros años le costó mucho trabajo adaptarse a las exigencias que demanda una banda de la envergadura de Divididos, teniendo un pequeño quiebre en 2007, donde inclusive se publicó en el sitio oficial de la banda un aviso para reclutar a un nuevo baterista. Cuando muchos ya daban casi por hecho la salida de Catriel, Mollo salió al paso de los rumores indicando que el joven se había lastimado la mano y que su ausencia sería sólo transitoria. Superado este pequeño traspié, Ciavarella se afianzó en la batería y participó del retorno discográfico de Divididos tras ocho años de silencio con “Amapola Del 66” (2010).

Más de cuatro años han pasado desde la última visita de Divididos a nuestro país,  y el próximo 15 de noviembre tendremos una nueva oportunidad de ser repasados por la aplanadora del rock, cuando se presenten en la segunda edición del Festival Frontera.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. wynkykrosty

    27-Oct-2014 en 9:45 am

    La raja Divididos!!!!!! al Frontera Festival los boletos a ver a estos MAESTROSSS!!!!!!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 15 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: