Contáctanos

Artículos

Die Antwoord: En tierras desconocidas

Publicado

en

¿Qué multiplicidad de influencias son las que se conjugan para dar lugar a Die Antwoord? Ese bicho raro que inmediatamente llama la atención por la estrambótica imagen que proyectan las principales caras visibles de la banda: Ninja y Yolandi, quienes más allá de limitarse a la mera interpretación de las composiciones, llevan a cabo una puesta en escena que complementa el exotismo musical con una aún más extravagante propuesta visual, elementos que reunidos han logrado atraer la atención, fundamentalmente, por la curiosidad que genera descifrar de qué trata tanta excentricidad. Hip hop, electrónica y pop componen la tríada de ingredientes que suponen las bases de este proyecto, sin embargo, no es esta aleación el principal motivo de su singularidad, o al menos no tanto como lo ha sido la mezcla de influjos culturales que encuentran en su música la posibilidad de convertirse en producto de exportación que logre recorrer el mundo.

DIE ANTWOORD 01Y es que quizá el mayor logro de Die Antwoord radique en dar a conocer a un público masivo las características de los movimientos urbanos provenientes de la remota Sudáfrica. Lejos de apelar a la imagen de culturas indómitas o a lo pintoresco de lo que tradicionalmente ha hecho famoso a su continente de origen, la agrupación da cuenta de una mixtura de influencias históricas, que aproxima a la realidad de las clases medias-bajas de las urbes sudafricanas. El concepto de zef, frecuente en su exuberante apuesta escénica casi tanto como en las letras de sus canciones, es el nombre que recibe el movimiento contracultural sudafricano caracterizado por su origen obrero, con una estética recargada en lujos de bajo costo; un llamado a permitirse un sinfín de libertades tras la progresiva caída de un sistema que alguna vez fue profundamente opresor. En resumidas cuentas, se trata de hacer mucho a partir de muy poco, aprovechando la amplia gama de posibilidades que otorga el panorama actual. En esta misma línea, la banda manifiesta un tránsito idiomático que va desde el inglés al afrikáans, pasando por variados dialectos propios de contextos socioculturales construidos en la diversidad.

Si bien sus discos de estudio son una buena muestra de la combinación entre los mencionados géneros y herencias, sus presentaciones en vivo han demostrado estar mucho más cargadas al hip hop, manteniendo el ánimo en un ascenso constante que llega incluso a evocar la atmósfera de la otrora fiebre rave, pero llevada a un lenguaje mucho más actualizado a las circunstancias actuales. A todo esto se suma una puesta en escena de estética urbana: es así como, en sus más recientes apariciones en vivo, han personalizado el escenario con un telón de fondo que asemeja un muro con múltiples rayados que aluden, principalmente, al mencionado movimiento zef y todas sus implicancias.

DIE ANTWOORD 02En cuanto a los temas a los que conviene poner atención en la previa de Lollapalooza 2016, además de los reconocidos singles “Enter The Ninja”, “I Fink U Freeky” y “Ugly Boy” –paradas obligadas que sin duda elevarán aún más el entusiasmo en la jornada que se vivirá el segundo día de festival–, surgen también como ineludibles “Happy Go Sucky Fucky” y “Pitbull Terrier”, probables herederas de la agresividad vestida de electrónica tan característica de The Prodigy, componente que diferencia de los dos lanzamientos previos a “Donker Mag” (2014), el último larga duración que han publicado hasta la fecha y el más seguro protagonista del setlist que traerá la agrupación a nuestro país.

Más allá de las inclinaciones musicales personales, vale la pena poner atención a esta banda entendiéndola como embajadora de un mundo hasta ahora ignorado: aquel de las clases bajas de una Sudáfrica urbana, punto de encuentro de una curiosa pluralidad de influencias que, finalmente, permiten que se dé lugar a experimentos tan insólitos como Die Antwoord. Representantes de una subcultura que de otra forma probablemente hubiese pasado desapercibida para el resto del orbe, la agrupación nos recuerda el vasto potencial que reside en contextos culturales que nos son exóticos, y con ello extienden la invitación a seguir explorando por estas y otras tierras, para muchos, aún desconocidas.

Por Evelyn Munzenmayer

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Javier

    13-Mar-2016 en 11:20 am

    No puedo creer que los hayan puesto al mismo tiempo que Florence, me los voy a perder 🙁

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: