Contáctanos

Artículos

Chuck Berry: Los hitos del padre del rock & roll

Publicado

en

Una visita ilustre es la que tendremos el placer de disfrutar el próximo 16 de abril en el Movistar Arena, día en que la leyenda de Chuck Berry pise por segunda vez suelo chileno, a más de treinta años del debut de culto en el programa “Vamos a Ver”, conducido por la leyenda criolla de la televisión chilena, el fallecido Raúl Matas.

El paso del tiempo no ha sido benevolente con el viejo Chuck, quien a sus 86 años de edad ya no es capaz de desplegar la misma energía que en sus años mozos, llegando al punto en que muchos han CHUCK BERRY 01pensado en que ya es el momento de que el hombre cuelgue los botines. Pero tal es el poder del rock & roll y del espíritu humano, que no importa el desgaste físico ni la avanzada edad para salir con la guitarra y mostrarle al mundo que el padre del rock sigue con vida y con la garra intacta. Chuck Berry atravesará el continente hasta el último rincón del mundo para regalarnos uno de los conciertos más emblemáticos en la historia de nuestro país. Un verdadero encuentro con la historia.

La gran trayectoria de Chuck Berry da para un libro completo, pero en vista del tiempo y el espacio, este articulo tendrá como función recopilar los principales sucesos que marcaron la carrera del autor de “Johnny B. Goode”, aquellos que pavimentaron el camino de su legado, que no estuvo exento de altos y bajos.

Nacido el 18 de octubre de 1926, en el seno de una familia de clase media de la ciudad de St. Louis, Missouri, en Estados Unidos, Chuck Berry tuvo su primera presentación como músico en la secundaria el año 1941, y luego como parte de un cuarteto de reos durante el período en el que fue condenado a pasar un tiempo en el reformatorio juvenil por robo a tiendas y de un automóvil. Con 21 años y recién casado, Berry trabaja en albañilería y cualquier otro tipo de trabajo que le permita proveer a su hogar, entre ellos, tocar en diferentes locales con bandas de la región.

CHUCK BERRY 03Como parte de Johnnie Johnson’s Trio, grupo liderado por el pianista del mismo nombre, Berry terminó por sedimentar su estilo, mezclando el country, tan popular entre los “blancos” de la época, y el R&B, música insigne de los “negros”. Esta cruza de estilos le valió una gran popularidad, pero, al mismo tiempo, críticas de personas de raza negra, que veían en la figura del guitarrista a un traidor de sus raíces.

Fue en el año 1955 cuando el guitarrista conoció el éxito de la mano del lanzamiento de “Maybellene”, single adaptado del tema original de Bob Wills, “Ida Red”, el cual se instaló en el No.1 del ranking Billboard de R&B. Integrando riffs de guitarra y solos entre los pasajes instrumentales, Berry se creó un sello propio y se transformó en el pionero de lo que más adelante llegaría a ser el estilo musical por antonomasia, sirviendo de influencia para bandas tan esenciales como Jimi Hendrix, The Rolling Stones, Carlos Santana y Led Zeppelin.

El rock & roll se tomaba la nación y canciones como “School Days”, “Rock And Roll Music”, “Sweet Little Sixteen” y “Johnny B. Goode”, hacían escuela durante los primeros –y frenéticos- años del rock como el principal estilo en boga. Fueron años llenos de éxito para Berry, con apariciones en películas y lucrativas giras alrededor del país. Sin embargo, en el año 1960, el músico fue acusado de violar a una joven de 14 años, siendo sentenciado a cinco años de prisión. El guitarrista alegó racismo en el desarrollo de su caso, siendo reducida su condena a tres años.

BERRY LENNONLibre en el año 1963, Berry salía a un mundo donde la invasión británica de bandas como The Beatles o The Rolling Stones había barrido con los exponentes americanos del género, y la popularidad de la que gozaba en sus primeros años, había declinado por el olvido y el escándalo de violación. Pero Berry se las arregló para sacar un puñado de nuevos sencillos, entre los que destacaron el exitoso “Nadine” y su primer registro en vivo con “Live At Fillmore Auditorium” (1967).

Fue así como el comportamiento del guitarrista se volvió cada vez más errático y difícil de manejar durante las giras. Caprichoso y exigente, se volvió una molestia para los equipos de producción. El éxito no volvería a ser el mismo que en el pasado y Chuck Berry grabaría su último LP, “Rock It”, el año 1979. De ahí en adelante, seguiría realizando giras basándose en sus éxitos de antaño, compartiendo escenario con bandas improvisadas, donde los músicos apenas conocían la música, y en algunos casos ni siquiera contaban con un setlist con el cual guiarse durante las presentaciones. Como curiosidad, entre los músicos que formaron parte de los diferentes line up de Berry, se encontraban unos jóvenes Steve Miller y Bruce Springsteen. La decadencia de Berry llegaría a su punto cúlmine el año 1979, cuando fue condenado a cuatro meses de prisión y servicio social por evasión de impuestos.

CHUCK BERRY 02Los escándalos no se detendrían en los años venideros, siendo el de una cámara de seguridad ubicada en el baño de mujeres del restaurante que fundó en los ochentas y una acusación por porte de marihuana, los casos más graves a los que se tuvo que enfrentar Berry durante esa época.

En el año 1986, el director Taylor Hackford realizó el documental que celebraría la carrera de Berry, tan mancillada en el último tiempo, reconociendo el sitial que le corresponde al estadounidense en la historia del rock mundial. “Hail! Hail! Rock ‘n’ Roll” retrataría el homenaje que se hizo a Berry en la víspera de su cumpleaños número sesenta, evento en el que participaron músicos como Eric Clapton, Etta James, Julian Lennon, Robert Cray y Linda Ronstadt.

En la actualidad, Berry sigue presentándose en lugares pequeños para tocar los clásicos que no dejan de aparecer en cada una de las listas de “lo mejor de la historia del rock”. El guitarrista es una institución que, a pesar de labrarse un camino pedregoso en cuanto a controversias personales y problemas con la ley, instauró un estilo musical y un movimiento que no se detiene hasta nuestros días. El encuentro en vivo con este icono del rock, es una cita a la cual ningún amante de la buena música puede quedar ajeno.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. romualdo

    15-Abr-2013 en 7:26 pm

    El show es penoso, sólo hay que buscar las últimas presentaciones de chuck.. Los que vayan al concierto deben ir sabiendo que simplemente irán a rendir honores a una leyenda viviente del rock, pero no a ver un buen show.

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: