Contáctanos

Artículos

Cavalera Conspiracy: Cuando la sangre es más fuerte

Publicado

en

Antes de introducirnos en el universo de Cavalera Conspiracy, resulta necesario hablar primero de Sepultura, ya que precisamente es aquí donde está la génesis de la exitosa carrera de los hermanos Max e Igor Cavalera. En 1984, y de forma totalmente autodidacta, ambos personajes empiezan a incursionar en la música, por un lado Max aprende a tocar la guitarra rítmica, mientras que Igor se embarca en el difícil desafío de dominar la batería.  Ya consolidados en sus instrumentos, deciden formar una banda de trash metal bajo el nombre de Sepultura (inspirados en la canción “Dancing On Your Grave” de Motörhead), para esto convocan al bajista Paulo Pinto y al guitarrista Jairo Guedes, alineación con la cual editarían su primer álbum de estudio: “Morbid Visions” (1986).

En 1987, Jairo abandona la agrupación, ocupando su lugar el experimentado guitarrista Andreas Kisser, con quien editan los discos “Schizophrenia” (1987), “Beneath The Remains” (1989), “Arise” (1991), “Chaos A.D.” (1993) y “Roots” (1996), álbum que cuenta con la colaboración de tres celebres personajes: Mike Patton (Faith No More, Mr. Bungle, Fantômas, Tomahawk, entre otros), Jonathan Davis (Korn) y DJ Lethal (Limp Bizkit), y que marcaría el último trabajo con Max Cavalera en las voces, quien dejaría la banda aludiendo diferencias irreconciliables con su hermano Igor. Posterior a su salida de Sepultura, el vocalista se embarcaría en el proyecto Soulfly.

Sepultura continuaría funcionando, y la responsabilidad de las voces recaería en Derrick Green, con quien lanzan los trabajos “Against” (1998), “Nation” (2001), “Roorback” (2003) y “Dante XXI” (2006). A principios de ese mismo año se produce un nuevo punto de inflexión en el interior de la banda, cuando Igor Cavalera decide tomarse un receso para afrontar su reciente separación y el nacimiento de su cuarto hijo, siendo reemplazado temporalmente por el baterista Roy Mayorga (Stone Sour). El 12 de junio de 2006, Igor comunica que abandonará definitivamente la agrupación debido a incompatibilidades artísticas con el resto de la banda, siendo reclutado Jean Dolabella como baterista fijo. Ya sin los hermanos Cavalera y con Paulo Pinto como único miembro original, Sepultura editaría los álbumes “A-LEX” (2009) y “Kairos” (2011).

En 2007 sucede algo que hace una década parecía completamente improbable, Max e Igor Cavalera deciden superar sus diferencias y volver a tocar juntos, para esto reclutan al guitarrista Marc Rizzo (Soulfly) y al bajista Joe Duplantier (Gojira), con quienes conforman la banda Cavalera Conspiracy (originalmente utilizaron el nombre “Inflikted”, pero debieron cambiarlo por temas legales). El primer trabajo de la agrupación lleva por nombre “Inflikted”, el cual fue grabado en los Undercity Studios de Los Angeles y editado en 2008 bajo la etiqueta Roadrunner Records. Este trabajo cuenta con la colaboración del bajista Rex Brown (Pantera, Down) en el tema “Ultra-Violent”, además de Ritchie Cavalera, hijastro de Max, haciendo las voces en la canción “Dark Ark”.

El segundo álbum de Cavalera Conspiracy lleva por título “Blunt Force Trauma” y salió al mercado en marzo de 2011. Para esta nueva placa se incorpora Johny Chow (Fireball Ministry) como bajista, en reemplazo de Joe Duplantier quien decide abandonar la agrupación para priorizar su trabajo con Gojira. El álbum fue lanzado en dos versiones, una estándar de 11 canciones y otra especial con tres bonus track, además de un DVD con un concierto de 2008 en Francia, show que tiene la particularidad de incluir material de la primera etapa de Sepultura.

El debut en Chile de Cavalera Conspiracy se dio en el marco de la primera versión de Maquinaria Festival (2010), evento que se llevó a cabo en el Club Hípico ante más de 50 mil espectadores. Tras dos años de aquel show, los hermanos Cavalera se repetirán el plato cuando se presenten en el escenario 3 de la tercera versión de este festival, en el Club de Campo Las Vizcachas. Para ir calentando los motores, les dejamos con la interpretación del tema “Roots Bloody Roots”, durante el Sonisphere Fest 2011.

Fotos por Felipe Ramírez

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. longchamps

    08-Nov-2012 en 1:24 am

    Dude.. I am peanuts into perusing, but somehow I acquired to read lots of articles with your blog. Its amazing how interesting it happens to be for me to travel you more often then not.

  2. cuir isabel marant bottes

    08-Nov-2012 en 1:33 am

    This is my novice i go here. I found many entertaining stuff as part of your blog, especially it’s discussion. From the a ton of comments with your posts, I guess I’m not on your own having all the enjoyment in this article! Keep up the excellent work.

  3. micheal kors watches sale

    08-Nov-2012 en 4:02 am

    this is definitely something i’ve never ever previously read. very descriptive analysis.

  4. longchamps pas cher

    08-Nov-2012 en 4:05 am

    this can be something concerning never actually read. very detailed analysis.

  5. Germán Záhtula

    08-Nov-2012 en 1:12 pm

    wat?

  6. juan

    12-Nov-2012 en 3:32 pm

    richie es hijastro no hermanastro

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 5 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 5 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: